EL GRAN SAL­TO

La ri­ca he­re­de­ra cum­ple 30años dis­pues­ta a to­mar las rien­das de su for­tu­na y con­cen­tra­da en los Jue­gos Olím­pi­cos de Río 2016. Ade­más, en 2015 ce­le­bra su dé­ci­mo aniver­sa­rio de bo­da con el ji­ne­te bra­si­le­ño Do­da Mi­ran­da.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - At­hi­na Onas­sis – PA­LO­MA SI­MÓN

No con­ce­de en­tre­vis­tas por­que no con­fía en la pren­sa. Vi­ve por y pa­ra la hí­pi­ca. Y tra­ba­ja muy du­ro pa­ra en­trar en la lis­ta de los me­jo­res ji­ne­tes del mun­do. Su sue­ño es par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro, en 2016”. Fré­dé­ric es el re­dac­tor je­fe de L’Epe­ron, un Tar­der men­sual fran­cés es­pe­cia­li­za­do en de­por­tes ecues­tres. Y la úni­ca per­so­na que ha en­tre­vis­ta­do a . Ella y su At­hi­na Onas­sis ma­ri­do, el ji­ne­te bra­si­le­ño Al­va­ro Af­fon­so , co­no­ci­do como de Mi­ran­da Ne­to Do­da , lo re­ci­bie­ron en sus es­ta­blos de Mi­ran­da la lo­ca­li­dad ho­lan­de­sa de Val­kens­waard, se­de del em­po­rio ecues­tre de la pa­re­ja. La que fue­ra la ‘ni­ña más ri­ca del mun­do’ es hoy una­mu­jer de 30 años ( los cum­ple el 29 de enero) que se afa­na por lle­var una vida “tran­qui­la y fa­mi­liar” y “so­lo ha­bla de caballos”, sub­ra­ya Tar­der. Y que se dis­po­ne a dar car­pe­ta­zo a los li­ti­gios so­bre su he­ren­cia. Cuan­do su ma­dre, , Ch­ris­ti­na mu­rió en Bue­nos Ai­res, a los 37 años de edad, At­hi­na te­nía so­lo tres. Re­ci­bió 2.700mi­llo­nes de eu­ros. La can­ti­ne­la de la po­bre ni­ña ri­ca no se hi­zo es­pe­rar. Tu­vo que cum­plir la ma­yo­ría de edad pa­ra dis­po­ner de su he­ren­cia. A los 21 de­be­ría ha­ber asu­mi­do la pre­si­den­cia de la Fun­da­ción Ale­xan­der Onas­sis, eri­gi­da por su abue­lo, Aris­tó­te­les Onas­sis , en me­mo­ria de su pri­mo­gé­ni­to, fa­lle­ci­do en ac­ci­den­te de avia­ción en 1973 a los 24 años. Onas­sis ins­ti­tu­yó la or­ga­ni­za­ción con los mil mi­llo­nes de eu­ros de la épo­ca (el 45% de su for­tu­na) que ha­bría he­re­da­do . El di­ne­ro Ale­xan­der de la dis­cor­dia.

En 2013, At­hi­na em­pe­zó a ven­der pro­pie­da­des. Subas­tó jo­yas fa­mi­lia­res, arren­dó la is­la de Skor­pios al go­bierno grie­go y se des­hi­zo del cha­let de Lau­sa­na don­de

cre­ció y de par­te de la Olimpyc Tower de Nue­va York, uno de los prin­ci­pa­les ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios de la Fun­da­ción. Hay quien in­ter­pre­ta las ope­ra­cio­nes como el pa­so pre­vio a des­vin­cu­lar­se de la or­ga­ni­za­ción y a to­mar las rien­das de la par­te de su for­tu­na que aún de­ten­tan ad­mi­nis­tra­do­res sui­zos y grie­gos. Al­go que su­ce­de­ría es­te año.

En­tre­tan­to, y has­ta que to­do se di­ri­ma (como en to­do lo con­cer­nien­te a su pa­tri­mo­nio im­pe­ra la opa­ci­dad), At­hi­na so­lo se pro­di­ga en la hí­pi­ca. La úl­ti­ma vez, des­he­cha en lá­gri­mas. En di­ciem­bre, su ye­gua más pre­cia­da, Ca­mi­lle Z, tu­vo que ser sa­cri­fi­ca­da tras rom­per­se una pa­ta en el con­cur­so de sal­tos de Ginebra. Un in­ci­den­te que po­dría trun­car sus pla­nes olím­pi­cos. “Aún es­tá a tiem­po. Su es­ti­lo es só­li­do. Tie­ne ta­len­to”, ex­pli­ca el ex­ji­ne­te e ins­truc­tor

Ca­ro­lo . Ca­da ma­ña­na un Rolls López Quesada Roy­ce re­co­ge a At­hi­na y a su ma­ri­do en su man­sión de Am­be­res y los con­du­ce al cen­tro hí­pi­co de Ha­ras de Ligny. Jun­tos se en­tre­nan en la es­cue­la de .

Nel­son Pes­soa “La co­sa so­cial no va con ella. Cree que to­do el mun­do tie­ne de­re­cho a vi­vir su vida”, in­sis­te Tar­der, “y la su­ya es tran­qui­la y fa­mi­liar”. Trans­cu­rre en­tre Am­be­res y el apar­ta­men­to de 900 me­tros cua­dra­dos y seis mi­llo­nes de eu­ros de Sao Pau­lo que ocu­pa con Do­da, con quien con­tra­jo ma­tri­mo­nio en 2005 ves­ti­da de . Va­len­tino

Vi­ve tam­bién con los dos hi­jos de és­te: , de 13 años, fru­to de la re­la­ción Vi­vien­ne en­tre el me­da­llis­ta olím­pi­co y la­mo­de­lo ,y , de 17, vás­ta­go Ci­be­le Dor­sa Fer­nan­do de la mo­de­lo y el em­pre­sa­rio Fer­nan­do . Se hi­cie­ron car­go de ellos tras el Oli­va sui­ci­dio de su ma­dre, en 2011. La mal­di­ción de los Onas­sis so­bre­vo­ló de nue­vo a At­hi­na, pe­ro to­do vol­vió pron­to su cau­ce.

Como se­ña­la­ba en 2013 el mag­na­te de la hí­pi­ca Jr., “los Ona­sMa­son Phelps sis- Mi­ran­da son gen­te de al­be­ro. Tie­nen diez o do­ce ami­gos. To­dos ji­ne­tes”. Mar­ta y , tan ce­lo­sos de Or­te­ga Ser­gio Ál­va­rez su in­ti­mi­dad como ellos, fi­gu­ran en ese círcu­lo. Lo que pa­sa en la hí­pi­ca, se que­da en la hí­pi­ca.

CA­DA MA­ÑA­NA, DO­DA Y AT­HI­NA VAN EN ROLLS ROY­CE A EN­TRE­NAR­SE. SU VIDA ES­TÁ CON­SA­GRA­DA A LA HÍ­PI­CA

At­hi­na Onas­sis du­ran­te una com­pe­ti­ción hí­pi­ca en Es­ta­dos Uni­dos en

fe­bre­ro de 2008.

At­hi­na con sus pa­dre s, Ch­ris­ti­na Onas­sis y Th i erry Rouss el, en 1985.

3

1

ÁL­BUM PRI­VA­DO (1) At­hi­naO­nas­sis abra­za a Do­da Mi­ran­da, en 2004. (2) Los abue­los de At­hi­na, Aris­tó­te­les Onas­sis y At­hi­na Li­va­nos, a quien de­be su nom­bre, en 1954. (3) At­hi­na con Vi­vien­ne, hi­ja de Do­da y la ma­lo­gra­da Ci­be­le Dor­sa, en un tor­neo hí­pi­co en Por­to Ale­gre, Bra­sil, en 2005. (4) En 1998, la jo­ven vi­si­tó Gre­cia con su pa­dre, su ma­dras­tra y sus tres her­ma­nos.

2

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.