COMO UN PIN­CEL

Nie­ta de la con­de­sa viu­da de Ro­ma­no­nes, hi­ja del ac­tual c0n­de, so­bri­na de Ber­tín Os­bor­ne... Pe­ro­más allá de su ár­bol ge­nea­ló­gi­co, Lu­lu, como to­dos la co­no­cen, es so­bre to­do una pin­to­ra que se abre ca­mino en el­mun­do del ar­te.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - –AL­BER­TO PIN­TE­ÑO

Su me­tro ochen­ta de es­ta­tu­ra, la ca­be­lle­ra ru­bia y la ele­gan­cia con la que ca­mi­na pro­vo­can que mu­chos gi­ren la ca­be­za a su pa­so. Se acer­ca len­ta­men­te a la­me­sa don­de es­toy sen­ta­do, me qui­ta el pe­rió­di­co de las­ma­nos, lo enrolla y lle­ván­do­se­lo con un ges­to al cos­ta­do, ex­cla­ma: “¿ Sa­bes que po­dría ma­tar­te con es­to?”. Y en­ton­ces, an­te mi asom­bro, ( Ma­drid, 1986), Lu­ci­la Ali­ne Fi­gue­roa Do­mecq co­no­ci­da por to­dos como Lu­lu, se echa a reír. “Son las co­sas de mi abue­la. Así nos con­ta­ba sus ba­ta­lli­tas de có­mo ma­tar a una per­so­na”. Ha­bla de , con­de­sa viu­da de Ro­ma­no­nes Ali­ne Griffith y es­pía de la agen­cia an­te­ce­so­ra de la CIA [ la Of­fi­ce of Se­cret Ser­vi­ces, OSS], con quien ha pa­sa­do gran par­te de su in­fan­cia. “A me­nu­do re­pi­te las his­to­rias: ‘ Sa­qué una pis­to­la del bol­so y maté a tal, per­se­guí a cual...’. To­dos sus nie­tos la es­cu­chá­ba­mos en­tu­sias­ma­dos. Im­po­nía siem­pre mu­cho res­pe­to, sal­vo cuan­do se de­di­ca­ba a or­ga­ni­zar ‘con­cien­zu­da­men­te’ sus ce­nas pa­ra que co­no­cié­se­mos a chi­cos de bue­na fa­mi­lia — iro­ni­za Lu­lu—. ¡Nos hu­bie­se en­can­ta­do ha­ber es­ta­do en sus fa­mo­sas reu­nio­nes!”. Se re­fie­re a cuan­do Ali­ne in­vi­ta­ba a ca­sa a , o

Da­lí Au­drey Hep­burn , es­ta úl­ti­ma asis­tió in­clu­so a la bo­da de los pa­dres de De­bo­rah Kerr Lu­lu. “Mi abue­la es ado­ra­ble y re­co­noz­co que hoy es­toy sen­ta­da aquí por­que soy ‘la nie­ta de’, pe­ro no me im­por­ta”.

Lu­lu es qui­zá la me­nos co­no­ci­da de su ex­ten­sa ( y po­pu­lar) fa­mi­lia. Es la­cuar­ta­de­cin­coher­ma­nos­del­ma­tri­mo­nio­for­ma­do

por , ac­tual con­de de Ro­ma­no­nes, y la

Ál­va­ro Fi­gue­roa Griffith je­re­za­na , her­ma­na de la des­apa­re­ci­da Lu­ci­la Do­mecq Wi­lliams

(que fue es­po­sa de ). Du­ran­te su San­dra Do­mecq Ber­tín Os­bor­ne ado­les­cen­cia vio có­mo sus pri­mas , y

Ale­jan­dra Eu­ge­nia Clau­dia ocu­pa­ban las pá­gi­nas del pa­pel cu­ché oc ómo su tío Os­bor­ne Luis

se ca­sa­ba con la prin­ce­sa , Fi­gue­roa The­re­sa zu Sayn- Witt­gens­tein em­pa­ren­ta­da con el , se­gun

prín­ci­peCa­si­mir do ma­ri­do de . “Ga­jes del ofi­cio—

Co­rin­na di­ce Lu­lu rien­do—, tam­bién mu­chos de mis fa­mi­lia­res son co­no­ci­dos por el ar­te”. Las obras de su tío el pin­tor

Cristian cuel­gan en el Cen­tro de Ar­te Co­nDo­mecq tem­po­rá­neo Rei­naSo­fía, en The Wood­ward Co­llec­tion, de Was­hing­ton D. C. y en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal. Él fue quien ins­pi­ró en gran me­di­da a Lu­lu pa­ra­que, tras es­tu­diar His­to­ria del Ar­te en la Com­plu­ten­se, se de­di­ca­ra a la pin­tu­ra. Otra de las per­so­nas que le apo­ya­ron fue su no­vio,

Adrián , ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de pó­ker Saa­ve­dra y con quien vi­ve des­de ha­ce un año en la ciu­dad de Fa­ro, en el Al­gar­ve por­tu­gués: “Gra­cias a él ten­go un ho­ra­rio es­tric­to pa­ra pin­tar. Adrián­se sien­ta fren­te al or­de­na­dor du­ran­te ocho ho­ras pa­ra ju­gar on­li­ne y no hay quien le ha­ble”. En 2009 un ami­go le hi­zo un en­car­go “y a par­tir de en­ton­ces pen­sé que po­día de­di­car­me a mi gran pa­sión”, di­ce al re­cor­dar có­mo or­ga­ni­zó su pri­me­ra ex­po­si­ción en el ga­ra­je de su ca­sa. “Mi her­mano ymi chico me ayu­da­ron

Ál­va­ro a lim­piar­lo de tras­tos y re­mo­zar­lo. Con­vo­qué so­lo a mis con­tac­tos y en no­viem­bre de 2012 las puer­tas del ga­ra­je es­ta­ban abier­tas pa­ra to­dos”. Por allí pa­só

Gon­za­lo , mar­qués de Cas­tri­llón y di­rec­tor Anes de la Real Aca­de­mia de His­to­ria — que fa­lle­ció el pa­sa­do mar­zo— y ad­qui­rió el pri­me­ro de sus cua­dros. “Gra­cias a él lue­go vi­nie­ron otras mu­chas ven­tas”, re­me­mo­ra Lu­lu. Aca­ba de ex­po­ner en la tien­da de mo­daHoss In­tro­pia y es­te año pre­pa­ra una gran­mues­tra. ¿Co­rin­na tie­ne al­gu­na obra su­ya?, le pre­gun­to, “Aún no, pe­ro ya po­see una jo­ya­de­mi abue­la...”.

“MI ABUE­LA SE DE­DI­CA­BA aor­ga­ni­zar ce­nas pa­ra­que las nie­tas co­no­cié­ra­mos a chi­cos de­bue­na fa­mi­lia”

A la iz­da., Lu­lu con ca­mi­sa y za­pa­tos de Mas­si­mo Dut­ti, pan­ta­lón de Max Ma­ra y jo­yas de Aris­to­crazy. Arri­ba, jun­to a su abue­la Ali­ne Griffith en su ex­po­si­ción en la tien­da de Hoss In­tro­pia en Ma­drid. So­bre es­tas lí­neas, de iz­da. a dcha., Ale­jan­dra Os­bor­ne, Cris­ti­na Fi­gue­roa (her­ma­na de Lu­lu), Eu­ge­nia Os­bor­ne y Lu­lu, en la fin­ca fa­mi­liar de Je­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.