TIEM­POS Mo­der­nos

Ella es ac­triz y nie­ta de Char­les Cha­plin. Él, uno de los ac­to­res de mo­da gra­cias a su pa­pel en la se­rie ‘El Prín­ci­pe’. Son Do­lo­res Cha­plin y Stany Coppet, una pa­re­ja ex­plo­si­va a quien le en­can­ta na­rrar su vida como si fue­ra una pe­lí­cu­la de aven­tu­ras. Hay

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

La ma­dru­ga­da del dos de mar­zo de 1978 fue mis­te­rio­sa­men­te aje­trea­da en el ce­men­te­rio sui­zo de Cor­sier sur Ve­vey. Ha­cía dos me­ses que Char­les Cha­plin ha­bía­muer­to y su cuer­po des­can­sa­ba en aquel pe­que­ño cam­po­san­to. Pe­ro aque­lla no­che, el jo­ven po­la­co Ro­man War­das con­du­jo con de­ter­mi­na­ción has­ta el ce­men­te­rio pa­ra ha­cer lo que lle­va­ba dos me­ses pla­nean­do: ro­bar el ca­dá­ver de Char­les Cha­plin. “Lla­ma­ron pi­dien­do un res­ca­te. Yo era muy pe­que­ña, pe­ro re­cuer­do el re­vue­lo”, me cuen­ta la ac­triz Do­lo­res Cha­plin ( Lon­dres, 1976) re­cos­ta­da so­bre un so­fá azul eléc­tri­co. Afue­ra bri­lla el sol pe­ro la his­to­ria de Cha­plin pro­du­ce es­ca­lo­fríos. “Al­gu­nos de mis tíos iban aún al co­le­gio y tu­vie­ron que po­ner­les guar­daes­pal­das por­que ame­na­za­ron con ma­tar­los”, con­ti­núa mien­tras su pa­re­ja, el ac­tor fran­cés Stany Coppet ( París, 1976), ca­mi­na en círcu­los por la sa­la de al la­do con el be­bé de am­bos, Aki­lles, en bra­zos.

Des­pués de dos me­ses de ten­sas ne­go­cia­cio­nes, la po­li­cía en­con­tró el ca­dá­ver en un cam­po de maíz. Es­te ro­cam­bo­les­co re­la­to, que igual po­dría ser un th­ri­ller de Hitch­cock que una co­me­dia del pro­pio Char­lot, se ha con­ver­ti­do en pe­lí­cu­la gra­cias al di­rec­tor fran­cés Xa­vier Beau­vois. “Me pi­dió que par­ti­ci­pa­ra en el pro­yec­to du­ran­te la ce­na de clau­su­ra del fes­ti­val de ci­ne de Beau­vi­lle. Yo ha­bía be­bi­do un po­co y di­je que sí, aun­que no me lo to­mé muy en se­rio”, ex­pli­ca Do­lo­res, que son­ríe re­cor­dan­do aquel mo­men­to. Un año des­pués el guión de El pre­cio de la fa­ma, que se es­tre­na el sie­te de en enero en Fran­cia, lle­gó a sus ma­nos y al po­co tiem­po ro­da­ba en Ma­noir de Ban, la man­sión sui­za don­de su abue­lo se ins­ta­ló en 1952 hu­yen­do del Ma­cart­his­mo y la ca­za de bru­jas en Es­ta­dos Uni­dos.

Com­pa­ra­do con su­mu­jer, el ac­tor fran­cés Stany Coppet tu­vo una in­fan­cia de lo más pro­sai­ca. Su pa­dre era fun­cio­na­rio, su ma­dre tra­ba­ja­ba en Air Fran­ce, vi­vían a las afue­ras de París y lo­más ex­tra­va­gan­te que le ocu­rrió en su ado­les­cen­cia fue ir­se cua­tro años a la Gua­ya­na Fran­ce­sa. “Mis pa­dres se can­sa­ron de la vida en París y qui­sie­ron cam­biar de ai­res. Mi pa­dre ha­bía na­ci­do en Gua­ya­na y él y mi ma­dre de­ci­die­ron mu­dar­se. Aho­ra es­tán di­vor­cia­dos, pe­ro vi­ven en el mis­mo edi­fi­cio y si­guen sien­do muy ami­gos”.

“Tam­po­co he co­no­ci­do a Mi­chael Jack­son ni he ce­na­do con David Bo­wie”, ase­gu­ra con re­sig­na­ción, por ci­tar dos de las per­so­na­li­da­des que han des­fi­la­do por la vida de Do­lo­res. “La per­so­na más in­creí­ble que he co­no­ci­do gra­cias a ella es Mi­chael, su pa­dre. Con­du­ce un vie­jo mer­ce­des, lle­va las ma­nos lle­nas de ani­llos y es­cu­cha mu­cho Ca­ma­rón. Tie­ne al­ma gi­ta­na, como Char­lot. Es un per­so­na­je de no­ve­la”.

Mi­chael es el se­gun­do de los ocho hi­jos que Cha­plin tu­vo con su cuar­ta es­po­sa, Oo­na O’Neill. Él es un bohe­mio enamo­ra­do del jazz y la li­te­ra­tu­ra; su­mu­jer, una ex­mo­de­lo con es­tu­dios en Be­llas Ar­tes. Cuan­do se co­no­cie­ron, de­ja­ron sus vi­das pa­ra re­co­rrer jun­tos el mun­do. “Al mo­rir mi abue­lo vi­vi­mos un año en Ma­noir de Ban. En­ton­ces ocu­rrió to­do aque­llo del se­cues­tro. Lue­go pa­sa­mos otro año en Tri­ni­dad. Re­cuer­do co­mer bo­ca­di­llos de ti­bu­rón en la pla­ya. Pi­ca­ban un po­co pe­ro es­ta­ban ri­quí­si­mos”, cuen­ta Do­lo­res, que es la ma­yor de una nu­me­ro­sa fa­mi­lia de cin­co her­ma­nos. Al cum­plir sie­te años, sus pa­dres pen­sa­ron que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de asen­tar­se y es­co­la­ri­zar a sus hi­jos. “Nos ins­ta­la­mos en una gran­ja en el sur de Fran­cia. Tu­ve que apren­der fran­cés. Re­sul­tó di­fí­cil acos­tum­brar­se a una es­truc­tu­ra, nun­ca se­me dio bien la es­cue­la”.

Do­lo­res y Stany pa­re­cen una pa­re­ja com­pen­sa­da. Ella ha he­re­da­do el ca­rác­ter bohe­mio y, a la vez, re­la­ja­do de sus pa­dres. “No me gus­ta pla­ni­fi­car. La lle­ga­da de A ki­lles fue una sor­pre­sa. Aho­ra es­toy cen­tra­da por pri­me­ra vez en mi vida. Ha si­do como una bo­fe­ta­da de reali­dad”. Stany, sin em­bar­go, es pu­ro ner­vio. Ca­mi­na, se sien­ta, se le­van­ta, in­te­rrum­pe la en­tre­vis­ta y sa­le co­rrien­do de pron­to. “Siem­pre es­toy pre­vien­do. Or­ga­ni­zo to­do. Do­lo­res di­ce que so­lo me tran­qui­li­zo cuan­do es­toy con su­pa­dre. Nos jun­ta­mos en su ca­sa de Fran­cia y nos po­ne­mos a pre­pa­rar pis­to. Va­mos cor­tan­do el ca­la­ba­cín, la za­naho­ria y la ce­bo­lla mien­tras es­cu­cha­mos fla­men­co”.

Re­sul­ta di­fí­cil re­co­no­cer al frío y cal­cu­la­dor Kah­led de El Prín­ci­pe en es­te atle­ta de las re­la­cio­nes pú­bli­cas. La se­rie, que na­rra la his­to­ria de amor en­tre un agen­te de po­li­cía cris­tiano (Álex González) y una jo­ven mu­sul­ma­na (Hi­ba A bouk), her­ma­na de un nar­co­tra­fi­can­te (Ru­bén Cor­ta­da), se ha con­ver­ti­do en una de los for­ma­tos de fic­ción más exi­to­sos de nues­tra te­le­vi­sión. El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de la pri­me­ra tem­po­ra­da atra­pó a seis mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. El es­treno de la se­gun­da es uno de los­más es­pe­ra­dos del in­vierno.

— Qué es lo me­jor y lo peor de tra­ba­jar en El Prín­ci­pe?

— Es un re­to. In­ter­pre­tar a un ára­be y ac­tuar en es­pa­ñol me abre puer­tas pa­ra fu­tu­ros tra­ba­jos. La se­rie es­muy am­bi­cio­sa y la his­to­ria tam­bién. Y en­ci­ma tie­ne éxi­to. ¿Qué más pue­do pe­dir? Por aho­ra no hay na­da ma­lo.

T“SE­CUES­TRA RON EL CA­DÁ­VER DE MI ABUE­LO Y LLA­MA­RON PI­DIEN­DO UN RES­CA­TE” ( Do­lo­res Cha­plin)

am­po­co con sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo? ¿No hay lu­cha de egos? En ab­so­lu­to. Hi­ba [Abouk] me ha ayu­da­do mu­cho. Al prin­ci­pio, cuan­do te­nía pro­ble­mas con el idio­ma, me ha­cía de tra­duc­to­ra. Con Ru­bén [Cor­ta­da] me lle­vo muy bien. Te­ne­mos el mis­mo hu­mor. A ve­ces nos en­tra la ri­sa flo­ja y ya no po­de­mos mi­rar­nos. Te­ne­mos que ro­dar ca­si dán­do­nos la es­pal­da.

La pri­me­ra vez que pen­só en ser ac­tor te­nía 14 años, pe­ro Stany hi­zo de to­do an­tes de dar el sal­to. Se li­cen­ció en Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal, pre­sen­tó un pro­gra­ma de ac­tua­li­dad en la te­le­vi­sión y mon­tó uno de ci­ne en la ra­dio. Ca­da cam­bio, lo acer­ca­ba a su me­ta. “Un día lo de­jé to­do y me fui a es­tu­diar in­ter­pre­ta­ción a Nue­va York”. Te­nía 28 años.

Do­lo­res tam­bién vi­vió en Nue­va York, aun­que de­ci­dir su pro­fe­sión no re­sul­tó tan com­pli­ca­do. “Siem­pre qui­se ser ac­triz. O eso creía. Em­pe­cé a ha­cer co­sas aquí y allá pe­ro nun­ca en plan muy pro­fe­sio­nal”. Se for­mó con Su­san Bat­son, la coach de Ni­co­le Kid­man y de Ha­lle Berry, una de las pro­fe­so­ras de in­ter­pre­ta­ción más pres­ti­gio­sas. “Una es­pe­cie de mi­ni Ti­na Tur­ner subida a unos ta­co­nes de in­fierno”, re­cuer­da. En aque­lla épo­ca Do­lo­res te­nía 20 años y, se­gún cuen­ta, no es­ta­ba es­pe­cial­men­te cen­tra­da. “Vi­vía la vida. Te­nía amo­res, desamo­res… Siem­pre he que­ri­do ha­cer co­sas pe­ro me ha fal­ta­do el co­ra­je de lan­zar­me. Pen­sa­ba que no, pe­ro creo que mi ape­lli­do me ha con­di­cio­na­do. El na­ci­mien­to de mi hi­jo me ha da­do fuer­za pa­ra lu­char”.

En la vida de Do­lo­res Cha­plin to­do pa­re­ce me­dio in­cons­cien­te, me­dio irreal. Los re­cuer­dos flo­tan en su me­mo­ria sin or­den ni re­fe­ren­te tem­po­ral. Es in­ca­paz de acor­dar­se del año en que mu­rió su abue­la Oo­na, “soy ma­lí­si­ma pa­ra las fe­chas”, pe­ro tie­ne gra­ba­da la emo­ción que le pro­du­cía ir con ella a una tien­da de ju­gue­tes enor­me. “Nos lle­va­ba el chó­fer en el Rolls Roy­ce. El sue­lo es­ta­ba fo­rra­do con ta­piz blan­co. Me im­pre­sio­na­ba, pen­sa­ba: ‘¿Có­mo con­se­gui­rán man­te­ner­lo tan lim­pio?’. Era una sen­sa­ción má­gi­ca”.

La hi­ja del Pre­mio No­bel de li­te­ra­tu­ra Eu­ge­ne O’Neill era una mu­jer de ca­rác­ter que se ca­só con Cha­plin na­da más cum­plir los 18. Los se­pa­ra­ban 36 años. “Mi abue­la era una au­tén­ti­ca se­ño­ra. A par­tir de los 13 años po­día­mos co­mer en la me­sa con ella pe­ro te­nías que ser ex­tre­ma­da­men­te edu­ca­do. Siem­pre ha­bía in­vi­ta­dos pres­ti­gio­sos. Re­cuer­do es­pe­cial­men­te a David Bo­wie, que ve­nía a me­nu­do a ce­nar a ca­sa. Vi­vía muy cer­ca de Ma­noir de Ban y se ha­bía he­cho muy ami­go de­mi abue­lo”.

En aque­lla épo­ca, Ma­noir de Ban era una ex­ten­sión de 14 hec­tá­reas con una man­sión neo­clá­si­ca de cua­tro pi­sos en ple­na ac­ti­vi­dad. “Ha­bía mu­cho ser­vi­cio. Ma­yor­do­mos, co­ci­ne­ros, jar­di­ne­ros, chó­fer… Un po­co Down­ton Ab­bey”, bro­mea. Uno de los gran­des enamo­ra­dos de aque­lla ca­sa fue Mi­chael Jack­son, quien pen­só com­prar­la en va­rias oca­sio­nes. “Se hi­zo muy ami­go de­mi ma­dre. Ve­nía mu­cho a co­mer a ca­sa y te­nían gran­des char­las. A ve­ces lla­ma­ba de ma­dru­ga­da por­que se ha­cía un lío con el des­fa­se ho­ra­rio. Re­cuer­do co­ger el te­lé­fono a las tres de la ma­ña­na y es­cu­char su vo­ce­ci­ta: ‘ May I speak to your mot­her?’. Yo col­ga­ba pen­san­do: ‘Es­to es un muy lo­co. Aca­bo de ha­blar con Mi­chael Jack­son”. Tras la muer­te de Oo­na man­te­ner la ca­sa re­sul­ta­ba ca­rí­si­mo. “Fi­nal­men­te se con­ver­ti­rá en mu­seo y abri­rá sus puer­tas en2015”, cuen­ta su nie­ta.

Do­lo­res pa­re­ce can­sa­da. Des­de que na­ció su hi­jo duer­me muy po­co y le cues­ta con­cen­trar­se: “Ten­go la im­pre­sión de es­tar di­cien­do mu­chas ton­te­rías”. Stany, sin em­bar­go, va y vie­ne con Aki­lles en bra­zos y se acer­ca enér­gi­co has­ta no­so­tras pa­ra mos­trar­lo con or­gu­llo. “Aho­ra com­pren­do me­jor amis pa­dres. Cuan­do eres ni­ño los ha­ces su­frir un po­co”.

La pa­re­ja lle­va cin­co años de re­la­ción y se co­no­ció ro­dan­do un cor­to: “Yo te­nía un pa­pel de cas­ti­ga­do­ra y él que­ría in­vi­tar­me a ce­nar. A mí me gus­ta­ba mu­cho, pe­ro pre­fe­rí es­pe­rar al fi­nal del ro­da­je. Si cenaba con él ya no se­ría ca­paz de me­ter­me en ese rol”, cuen­ta en­tre ri­sas.

Por en­ton­ces, Stany ya ha­bía vi­vi­do su sue­ño ame­ri­cano: “Aun­que hu­bo ve­ces que se con­vir­tió en una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla”. Tras pa­sar tres años en Nue­va York su ca­rre­ra no ter­mi­na­ba de des­pe­gar. Así que de­ci­dió de­jar­lo to­do y pro­bar suer­te en Holly­wood: “En­ton­ces em­pe­zó a ir­me mal de ver­dad”.

En Los Án­ge­les se ins­ta­ló en una ca­ra­va­na al la­do de un ce­men­te­rio. “No te­nía agua ni luz y ha­bía unas ra­tas así de gran­des”, y se­pa­ra las­ma­nos en el ai­re sin po­der re­pri­mir un ges­to de as­co: “Por las no­ches los yon­quis lla­ma­ban a mi puer­ta y a me­nu­do un he­li­cóp­te­ro so­bre­vo­la­ba la zo­na por­que ha­bían ase­si­na­do a un po­li­cía en esa mis­ma ca­lle un mes atrás”. Así es­tu­vo sie­te me­ses has­ta que un má­na­ger lo fi­chó y le per­mi­tió dor­mir en su so­fá. “En con­tra­par­ti­da tra­ba­ja­ba pa­ra él, y me se­guía pre­sen­tan­do a cas­tings”, re­cuer­da. Al po­co tiem­po su vi­sa es­ta­ba a pun­to de ca­du­car, los guio­nis­ta de Holly­wood co­men­za­ron una lar­ga huel­ga, y Stany, ex­haus­to, se subió a un avión rum­bo a la vie­ja Eu­ro­pa.

Des­de en­ton­ces no le ha vuel­to a fal­tar tra­ba­jo: “Cuan­do me lla­ma­ron pa­ra El Prín­ci­pe es­ta­ba ro­dan­do en el Ama­zo­nas. Lle­vo dos años pre­pa­ran­do un do­cu­men­tal con el pa­dre de Do­lo­res so­bre los orí­ge­nes gi­ta­nos de Char­les Cha­plin”.

Su pa­pel de Kha­led es, sin du­da, su pro­yec­to más im­por­tan­te, y en la se­gun­da tem­po­ra­da su per­so­na­je co­bra pro­ta­go­nis­mo. Stany ca­da vez ha­bla me­jor es­pa­ñol y la pa­re­ja pa­sa mu­cho tiem­po en Ma­drid. —En París no le co­no­ce­rá na­die. —No creas. Vi­vi­mos en Mont­mar­tre, un ba­rrio muy tu­rís­ti­co. A ve­ces sal­go del sú­per car­ga­do con bol­sas y me pi­den una fo­to. Los fran­ce­ses ni se en­te­ran, pe­ro de los españoles no­me es­ca­po. �

COSADEDOS Do­lo­res lle­va ves­ti­do y jo­yas deDior. Stany

lu­ce tra­je os­cu­ro y ca­mi­sa blan­ca de Adolfo Do­mín­guez

y ga­fas Per­sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.