‘gla­mour’ y po­der

Vanity Fair (Spain) - - ELÍSEO -

Bru­ni re­ci­be a Trier­wei­ler en el elí­seo tras la elec­ción de Fra­nçois (1) Ho­llan­de como pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, en­ma­yo de 2012. el

(2) ma­tri­mo­nio Bru­ni- Sarkozy re­tra­ta­do en parís, en­mar­zo de 2014.

la pa­re­ja con su hi­ja­giu­lia enNue­va york, el pa­sa­do abril. Jun­to(3) al rey Juan Carlos en el pa­la­cio de la Zar­zue­la, el 27 de ma­yo (4) de 2014. Nas­ser al- Khe­laï­fi, Nicolas Sarkozy y ro­nal­do du­ran­te

(5) un par­ti­do de fút­bol en no­viem­bre de 2014. du­ran­te una

(6) co­mi­da ofi­cial en dow­ning Street, con el primer mi­nis­tro david

Ca­me­ron y su es­po­sa Sa­mant­ha, en ju­nio de 2010.

mi­nis­tro en tres oca­sio­nes du­ran­te su­man­da­to, que in­clu­yó la car­te­ra de In­te­rior. Ase­gu­ra que Car­la Bru­ni no es­tá en ab­so­lu­to en con­tra del re­gre­so de su­ma­ri­do: “Es muy crí­ti­ca con Fra­nçois Ho­llan­de, con el­mun­do de la po­lí­ti­ca y con los pe­rio­dis­tas. No desea­ba que Nicolas vol­vie­ra a la es­ce­na pú­bli­ca, pe­ro tam­po­co ha­mos­tra­do el­mí­ni­mo sig­no­de opo­si­ción, más­bien al con­tra­rio”.

Hor­te­feux me ex­pli­ca có­mo es­tá vi­vien­do su vuel­ta Sarkozy: “He­mos sub­es­ti­ma­do dos co­sas. La pri­me­ra, las ex­pec­ta­ti­vas de una par­te de los fran­ce­ses. Du­ran­te la cam­pa­ña in­ter­na ha­bía­mos pre­vis­to sa­las con un afo­ro de 500 per­so­nas y siem­pre acu­dían 3.000. La se­gun­da, la hos­ti­li­dad que ha ge­ne­ra­do su re­gre­so, es­pe­cial­men­te por par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”. Du­ran­te los dos años si­guien­tes a su de­rro­ta en las pre­si­den­cia­les, la pa­re­ja ya ha­bía dis­fru­ta­do de la vida y re­cu­pe­ra­do el tiem­po per­di­do. De­vo­ran­do se­ries de te­le­vi­sión como Hou­se of cards, Jue­go de tro­nos, Boss o Los So­prano y via­jan­do mu­cho, es­pe­cial­men­te cuan­do él da­ba con­fe­ren­cias por el mun­do —y por las que se ha­bría em­bol­sa­do in­gre­sos va­lo­ra­dos en dos mi­llo­nes de eu­ros, se­gún re­la­tan Nat­ha­lie Schuk y Fré­dé­ric Gers­chel en su li­bro Ça res­te en­tre nous, hein? [“Que que­de en­tre no­so­tros, ¿eh?”]—. EnF­ran­cia, país don­de ge­ne­ral­men­te el di­ne­ro es­tá­mal vis­to, esa la­bor de con­fe­ren­cian­te in­ter­na­cio­nal ge­ne­ra po­lé­mi­ca. La pa­re­ja apro­ve­cha­ba sus via­jes pa­ra ce­rrar al­gu­na que otra ci­ta im­por­tan­te. ¿Que Car­la Bru­ni can­ta­ba enMos­cú? Pues Sarkozy se reunía co­nV­la­di­mir Pu­tin, ade­lan­tán­do­se así a Ho­llan­de, que le re­ci­bi­ría tres días más tar­de en París. Tam­bién vino a Es­pa­ña en va­rias oca­sio­nes, a ve­ces en se­cre­to, otras de­ma­ne­ra­más ofi­cial. Es un país que le gus­ta­mu­cho y al que te­nía­mu­cho ca­ri­ño Cé­ci­lia, su an­te­rior es­po­sa y pri­ma de Al­ber­to Ruiz- Ga­llar­dón. El 27 de­ma­yo de 2014, Ma­ria­no­Ra­joy re­ci­bióaNi­co­las Sarkozy en una reunión pri­va­da de 50 mi­nu­tos. Ese mis­mo día, a las sie­te de la tar­de, el rey Juan Carlos hi­zo lo pro­pio en el pa­la­cio de la Zar­zue­la — el mo­nar­ca le ha­bía con­de­co­ra­do con el Toi­són de Oro en 2012 por su co­la­bo­ra­ción en la lu­cha con­tra ETA, cuan­do Sarkozy era aún pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca fran­ce­sa—. El en­torno del ex­pre­si­den­te no pier­de la opor­tu­ni­dad de con­tar que don Juan Carlos le in­for­mó el domingo, 1 de ju­nio, an­tes de ha­cer­lo pú­bli­co al día si­guien­te, de su ab­di­ca­ción.

Pe­ro aho­ra to­ca vol­ver al tra­ba­jo. Car­la Bru­ni ha par­ti­ci­pa­do en cua­tro de los 19mí­ti­nes de su ma­ri­do du­ran­te las elec­cio­nes a la pre­si­den­cia de la UMP. “¡La úl­ti­ma vez que es­tu­ve aquí fue pa­ra lle­var­le la gui­ta­rraa­mi mu­jer!”, di­joNi­co­las Sarkozy en uno de ellos. En mar­zo y ma­yo de 2015, Car­la vol­ve­rá a su­bir­se a los es­ce­na­rios pa­ri­si­nos y tie­ne pre­vis­to pu­bli­car un nue­vo ál­bum en oto­ño. En una en­tre­vis­ta a Pa­ris Match, tras la elec­ción de su ma­ri­do como ca­be­za del par­ti­do, Bru­ni con­fe­só: “Le gus­ta ga­nar, pe­ro tam­bién sa­be per­der. Lo que quie­ro es que sea fe­liz. Su ofi­cio es la po­lí­ti­ca. Es el me­jor, con di­fe­ren­cia”.

¿El me­jor? Sarkozy tie­ne una ven­ta­ja: aho­ra es el je­fe y pue­de ha­blar como lí­der de la opo­si­ción. En 2016 or­ga­ni­za­rá unas pri­ma­rias al es­ti­lo es­ta­dou­ni­den­se que se­rán to­da una no­ve­dad pa­ra la de­re­cha fran­ce­sa — la iz­quier­da lo hi­zo en 2012 y fue así como Ho­llan­de em­pren­dió su ca­mino al es­tre­lla­to—. Pe­ro la si­tua­ción ha cam­bia­do. Al con­tra­rio de lo que ocu­rrió en 2007, cuan­do se hi­zo con el Elí­seo, Sar­ko ya no es el úni­co en su par­ti­do que po­dría arre­ba­tar la pre­si­den­cia a Ho­llan­de — el so­cia­lis­ta que ba­te ré­cords de im­po­pu­la­ri­dad— y a una iz­quier­da que se tam­ba­lea. Ha pa­sa­do la épo­ca en la que era el hom­bre pro­vi­den­cial. La ma­gia ya no fun­cio­na como an­tes. Uno de sus an­ti­guos mi­nis­tros ad­mi­te: “Po­seía una cua­li­dad, la fres­cu­ra, que ya no tie­ne”. En el ca­mino a la pre­si­den­cia ten­drá que en­fren­tar­se con el ex primer mi­nis­tro Alain Jup­pé — que ha re­sur­gi­do de los abis­mos tras ser du­ran­te mu­cho tiem­po el po­lí­ti­co más odia­do—, y con el que fue su primer mi­nis­tro, Fra­nçois Fi­llon, ade­más de con al­gu­nos de sus an­ti­guos can­ci­lle­res como Xa­vier Ber­trand o Bruno Le Mai­re. Es­te úl­ti­mo com­pi­tió con él por la pre­si­den­cia del UMP y es muy crí­ti­co con su fi­gu­ra: “Hoy en día el des­pre­cio que ge­ne­ra es­más fuer­te que la fas­ci­na­ción que des­pier­ta”, ase­gu­ra. In­clu­so al­gu­nos de sus más fie­les se­gui­do­res le cri­ti­can pú­bli­ca­men­te. Na­di­ne Mo­rano, quien fue­ra mi­nis­tra du­ran­te su man­da­to, con­tó a la pren­sa una con­ver­sa­ción ti­ran­te que man­tu­vo con él: “¡Haz­me el fa­vor de tran­qui­li­zar­te un po­qui­to!”, pa­re­ce que le es­pe­tó a Sarkozy. Ya no hay res­pe­to.

Pel rey juan carlos le in­for mó de su ab­di­ca­ción un día an­tes de anun­ciar­la

ar­te del elec­to­ra­do de de­re­chas si­gue ab­so­lu­ta­men­te enamo­ra­do de Sarkozy y es­tá dis­pues­to a apo­yar­le sea cual sea la vía que to­me. Esa es sin du­da su me­jor ba­za pa­ra ga­nar las pri­ma­rias. Pe­ro en ge­ne­ral, la opi­nión pú­bli­ca si­gue sin fiar­se de él y es el po­lí­ti­co que más di­vi­de al país. “Tie­ne la in­te­li­gen­cia y los me­dios pa­ra re­con­ci­liar­se con los fran­ce­ses, pe­ro ¿ten­drá el ca­rác­ter que ha­ce fal­ta?”, se­ña­la a Va­nity Fair el ex primer mi­nis­tro con­ser­va­dor Jean- Pie­rre Raf­fa­rin. Y aña­de: “La prin­ci­pal ven­ta­ja con la que cuen­ta es Ho­llan­de. Los gran­des de­fec­tos del ac­tual pre­si­den­te son pre­ci­sa­men­te las vir­tu­des que to­dos re­co­no­cen a su pre­de­ce­sor: li­de­raz­go, ca­pa­ci­dad de reac­ción y ener­gía”. Y apun­ta otra in­du­da­ble ven­ta­ja: es un león me­diá­ti­co. “¡Se co­me lo que le echen, a sus ad­ver­sa­rios les cos­ta­rá mu­cho des­ha­cer­se de él!”.

Sarkozy tie­ne po­si­bi­li­da­des reales de ga­nar las elec­cio­nes en 2017. A su fa­vor, el con­trol del par­ti­do, la im­po­pu­la­ri­dad de Fra­nçois Ho­llan­de y el au­ge en las ur­nas de la ex­tre­ma de­re­cha, que do­bla en in­ten­ción de vo­to a los so­cia­lis­tas, se­gún las en­cues­tas. De mo­men­to, la ame­na­za pa­ra el ex­pre­si­den­te pro­vie­ne de sus pro­pias fi­las. Pe­ro es­tá con­ven­ci­do de que lo­gra­rá lo que na­die an­tes ha con­se­gui­do: vol­ver al Elí­seo des­pués de que lo echa­ran. Du­ran­te­nues­troúl­ti­mo en­cuen­tro, re­su­mióa­sí sud­es­tino: “Yo soy di­fe­ren­te. Eso­me ha ayu­da­do y me ha per­ju­di­ca­do”. �

6

2

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.