DE NUE­VO, SARAHA­sí

La han sor­pren­di­do en­ga­ñan­do a su ma­ri­do o ven­dien­do a un fal­so je­que su co­ne­xión con la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca. Ha pro­ta­go­ni­za­do ‘reali­ties’, es­cri­to li­bros in­fan­ti­les y pro­mo­cio­na­do pro­duc­tos pa­ra adel­ga­zar. Se ha arrui­na­do, se ha re­cu­pe­ra­do y se ha vue

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por DAVID LÓPEZ

pre­pa­ra la vuel­ta la po­lé­mi­ca du­que­sa de York

Lu­nes 5 de enero. Ves­ti­da con ro­pa de mon­ta­ña ne­gra y afe­rra­da a dos bas­to­nes de sen­de­ris­mo, Sa­rah Ferguson, de 55 años, aban­do­na el cha­let He­lo­ra, en la es­ta­ción de Ver­bier, en el can­tón sui­zo de Va­lais, pa­ra sa­lir a ca­mi­nar por la mon­ta­ña. Fue­ra le es­pe­ra una nu­be de pe­rio­dis­tas. La no­ti­cia se ha co­no­ci­do po­cas ho­ras an­tes: el nom­bre de su ex­ma­ri­do, el prín­ci­pe An­drés, duque de York, ter­cer hi­jo de la rei­na Isabel y quin­to en la lí­nea de su­ce­sión al trono, apa­re­ce vin­cu­la­do en un tri­bu­nal de Mia­mi al del mis­te­rio­so y po­lé­mi­co fi­nan­cie­ro de Nue­va York Jef­frey Epstein. A Epstein, ami­go de los York y con­de­na­do por pros­ti­tu­ción de me­no­res se le acu­sa aho­ra de di­ri­gir una red de pros­ti­tu­tas en­tre las que fi­gu­ra Vir­gi­nia Ro­berts, quien ase­gu­ra que el prín­ci­pe —“Andy”, como ella lo lla­ma­ba— man­tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les con ella cuan­do era me­nor. El duque aún no es­tá acu­sa­do de nin­gún car­go. El pro­ce­so no es con­tra él. Pe­ro an­tes de re­gre­sar a Lon­dres, el día 4, ha es­ta­do re­clui­do jun­to a su ex­mu­jer en su ex­clu­si­vo re­fu­gio de sie­te ha­bi­ta­cio­nes, pis­ci­na cli­ma­ti­za­da y sau­na. Des­de el pa­la­cio de Buc­king­ham nie­gan ca­te­gó­ri­ca­men­te los he­chos. Es­ta ma­ña­na es su exes­po­sa, pa­ra­da an­te los pe­rio­dis­tas que los es­pe­ran en la puer­ta, quien lo ha­ce. “Es el hom­bre más ma­ra­vi­llo­so que pue- de ha­ber. El me­jor del mun­do”, di­ce an­tes de con­ti­nuar co­li­na arri­ba. Una se­ma­na des­pués ha cam­bia­do los bas­to­nes por los fo­cos y Sui­za por Nue­va York. Ferguson acu­de al co­no­ci­do pro­gra­ma de te­le­vi­sión To­day de la NBC. “No lo voy a acep­tar”, le di­ce al pre­sen­ta­dor. “Sé lo que se sien­te cuan­do al­guien fa­bri­ca men­ti­ras sa­la­ces con­tra ti. Es un pa­dre fa­bu­lo­so y un ser hu­mano ex­cep­cio­nal”, afir­ma.

Con sus dos in­ter­ven­cio­nes Sa­rah Ferguson se ha con­ver­ti­do en la­ma­yor de­fen­so­ra del prín­ci­pe. El pro­lon­ga­do si­len­cio de An­drés, ro­to so­lo du­ran­te se­gun­dos en el fo­ro de Da­vos, a fi­na­les de enero, pa­ra li­mi­tar­se a apo­yar los co­mu­ni­ca­dos he­chos des­de pa­la­cio, man­tie­ne el ca­so de Epstein y su in­cier­to desen­la­ce pa­ra el hi­jo de la rei­na en las pri­me­ras pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos. Y de­vuel­ve a ellas a Ferguson. Más aún cuan­do, a los po­cos días de que se co­no­cie­ra la no­ti­cia, la pren­sa bri­tá­ni­ca des­ve­la que el prín­ci­pe y su ex­mu­jer han com­pra­do el cha­let sui­zo en el que se alo­ja­ban por 17mi­llo­nes de eu­ros. Una vi­vien­da que ya ha­bían al­qui­la­do an­te­rior­men­te pa­ra ir a es­quiar a los Alpes y don­de Ferguson se en­ce­rró du­ran­te tres me­ses el pa­sa­do in­vierno pa­ra ini­ciar un ré­gi­men y un en­tre­na­mien­to cu­yos re­sul­ta­dos mos­tra­ría el pa­sa­do­mes de­mar­zo en ex­clu­si­va en la re­vis­ta He­llo!. Fer­gie vol­vía en­ton­ces a ex­hi­bir­se pú­bli­ca­men­te, 25 ki­los más del­ga­da y con la con­fe­sión in­clui­da de que le due­le que sus com­pa­trio­tas ha­gan es­car­nio de sus pro­ble­mas de pe­so y le cam­bien su tí­tu­lo de du­que­sa de York por el gro­tes­co “du­que­sa de Pork”.

“Uy, úl­ti­ma­men­te he­mos ha­bla­do muy po­co, so­lo por SMS, por­que ella vuel­ve a es­tar aho­ra en to­das par­tes”, res­pon­de al te­lé­fono una da­ma de la al­ta so­cie­dad bri­tá­ni­ca, ami­ga de Ferguson. Una de esas fie­les que con­fie­sa “amar­la” por en­ci­ma de to­do y que, an­tes de es­qui­var cor­tés­men­te la lla­ma­da, se­ña­la como uno de sus ras­gos más des­ta­ca­dos la “vida muy fa­mi­liar” que ha­ce la du­que­sa. “La bon­dad siem­pre ven­ce. Sa­rah es bue­na, por eso tie­ne nue­vas opor­tu­ni­da­des”, me di­ce an­tes de col­gar.

Han pa­sa­do ya cin­co años des­de que Ferguson di­na­mi­ta­se pú­bli­ca­men­te la úl­ti­ma de sus opor­tu­ni­da­des. Acu­cia­da por las deu­das y “es­po­lea­da” por el al­cohol, como con­fe­só des­pués. En ma­yo de 2010 Maz­her Mah­mood, re­por­te­ro del des­apa­re­ci­do The News of the World, se ha­cía pa­sar por un je­que mi­llo­na­rio pa­ra gra­bar­la acep­tan­do di­ne­ro a cam­bio de te­ner ac­ce­so al prín­ci­peAn­drés. “500.000 li­bras pa­ra mí, cuan­do pue­das, abren puer­tas”, de­cía Ferguson en aque­llas imá­ge­nes, mien­tras su mano de­re­cha imi­ta­ba en el ai­re el des­pe­gue de un avión, fren­te a una bo­te­lla de vino y un fa­jo de 40.000 li­bras (más de 50.000 eu­ros).

Tras el es­cán­da­lo con­tra­tó los ser­vi­cios de Bell Pot­tin­ger, una pres­ti­gio­sa agen­cia de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cia­lis­ta en ges­tión de cri­sis y repu­tación. Y des­de en­ton­ces ha es­ta­do prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­da. El ob­je­ti­vo, como me con­fir­ma uno de los ase­so­res de la du­que­sa, era “neu­tra­li­zar” aque­lla po­lé­mi­ca, sol­ven­tar su pé­si­ma­si­tua­ción eco­nó­mi­ca y man­te­ner­la con un per­fil ba­jí­si­mo. “La úni­ca ima­gen que de­bía dar es la de ser la bue­na ma­dre de las prin­ce­sas Eu­ge­nia y Bea­triz. Y eso ha he­cho”.

Creo que ya se ha re­cu­pe­ra­do de aque­llo”, con­ce­de el re­por­te­ro Ri­chard Kay, del Daily Mail, uno de los pe­rio­dis­tas que cu­bren la in­for­ma­ción de la ca­sa real bri­tá­ni­ca des­de ha­ce más de dos dé­ca­das y que me­jor co­no­ce a los du­ques de York. Sen­ta­do fren­te a un ca­pu­chino, en una ca­fe­te­ría de Ken­sing­ton High, jun­toa­la im­pre­sio­nan­te se­de de su dia­rio en el edi­fi­cio North­clif­fe Hou­se, Kay cree que el tra­to que ha re­ci­bi­do Ferguson por la pren­sa no ha si­do jus­to. “Su­ma­la ima­gen se re­mon­ta a los ochen­ta, cuan­do aún es­ta­ba ca­sa­da con el prín­ci­pe. La gen­te la veía como una mu­jer co­di­cio­sa que se apro­ve­cha­ba de su es­ta­tus y vi­vía de la fa­mi­lia real en lu­gar de con la fa­mi­lia real”, afir­ma el pe­rio­dis­ta.

Cin­co años des­pués de ha­ber to­ca­do fon­do, Ferguson vuel­ve a la pri­me­ra pla­na. No es un per­so­na­je que fun­cio­ne de re­cla­mo pa­ra ven­der pe­rió­di­cos, como

“ENEEUUELINTERÉS por la reale­za es enor­me. Y en es­te ca­so el ca­rác­ter

de Sa­rah es gran­dio­so”, ex­pli­ca su an­ti­guo so­cio

cree Kay: “Des­de lue­go, nun­ca lo hi­zo co­moLad­yDi, que fue un ca­so his­tó­ri­co”. Pe­ro sus nue­vas aven­tu­ras atraen to­da­vía la aten­ción. Por eso con­tac­to con otro de los ase­so­res de la du­que­sa. Le in­for­mo de que pre­pa­ra­mos es­te re­por­ta­je y de que que­re­mos que par­ti­ci­pe. “A la du­que­sa le en­can­ta­ría, pe­ro no es el mo­men­to ade­cua­do”, re­cha­za por correo elec­tró­ni­co la so­li­ci­tud. In­sis­ti­mos. “¿ Po­dría de­cir­me cuál se­ría la re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca por ha­cer es­ta por­ta­da?”, nos pre­gun­ta en otro men­sa­je.

Yse sor­pren­de? Con ella es to­do siem­pre por di­ne­ro”, me ase­gu­ra una per­so­na que exi­ge que nues­tra con­ver­sa­ción sea con­fi­den­cial. No quie­re que su nom­bre apa­rez­ca en el re­por­ta­je. Pe­ro ha for­ma­do par­te del equi­po de ase­so­res de Ferguson du­ran­te más de diez años. Ha­bla­mos en el bar de The Na­tio­nal Ga­llery. Al otro la­do de la puer­ta bu­lle Tra­fal­gar Squa­re, pla­ga­da de ofi­ci­nis­tas que sa­len de tra­ba­jar y de tu­ris­tas que hu­yen del frío in­ver­nal de la ciu­dad. “Su pro­ble­ma es que gasta a dis­cre­ción. Como si fue­ra mi­llo­na­ria. In­clu­so cuan­do ha­cía re­ga­los o en­via­ba tar­je­tas de Na­vi­dad en ca­jas de pla­ta con una ese gra­ba­da en la ta­pa. Y pa­ra man­te­ner ese rit­mo de vida ha­ce fal­ta mu­cho di­ne­ro”.

Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de la du­que­sa de York han si­do cró­ni­cos ( y re­co­no­ci­dos por ella) des­de que se se­pa­ró del prín­ci­pe An­drés. Am­bos se ca­sa­ron en 1986 en la aba­día de West­mins­ter. Sa­rah es hi­ja del co­man­dan­te del ejér­ci­to Ro­nald Ivor Ferguson y de la aris­tó­cra­ta Su­san Wright. Su ma­dre de­jó a su pa­dre cuan­do Sa­rah y su her­ma­na me­nor, Ja­ne, eran unas ni­ñas, y se fue a vi­vir aAr­gen­ti­na con el ju­ga­dor de po­lo Héctor Ba­rran­tes. La lle­ga­da de Ferguson a la cor­te de la rei­na Isabel fue una revolución. “Su pe­lo ro­jo, su li­ge­re­za y su ri­sa con­ta­gio­sa era lo que ne­ce­si­ta­ba en aquel­mo­men­to una fa­mi­lia que es­ta­ba, di­ga­mos, mal ven­ti­la­da”, me cuen­ta Ch­ris­top­her Wil­son, quien pu­bli­có en 1996 una bio­gra­fía no au­to­ri­za­da de la du­que­sa. “Du­ran­te un tiem­po, in­clu­so, pa­re­cía que ri­va­li­za­ba con Dia­na, pe­ro­mien­tras que és­ta te­nía un gran sen­ti­do de los tiem­pos y con­trol, a Sa­rah le fal­ta­ban esas cua­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra ser prin­ce­sa”.

En 1992, tras seis años de ma­tri­mo­nio, la pa­re­ja se se­pa­ró. Los es­car­ceos ex­tra­ma­tri­mo­nia­les de Ferguson, fo­to­gra­fia­da en top- less aquel ve­rano con un em­pre­sa­rio nor­te­ame­ri­cano be­sán­do­le los pies, ter­mi­na­ron por de­te­rio­rar su ima­gen. Cua­tro años des­pués fir­ma­ron el di­vor­cio. Fer­gie de­ja­ba de ser al­te­za real, pe­ro mien­tras no vol­vie­ra a ca­sar­se con­ser­va­ría el tí­tu­lo de du­que­sa de York que hoy os­ten­ta y uti­li­za recurrentemente.

Sin em­bar­go, des­de en­ton­ces, Ferguson ha vi­vi­do ba­jo la pro­tec­ción de An­drés, quien se ha en­car­ga­do has­ta de sol­ven­tar sus deu­das. Y des­de 2006, am­bos com­par­ten la­mis­ma ca­sa, la man­sión Ro­yal Lod­ge, enWind­sor, don­de la rei­na­ma­dre vi­vió has­ta su muer­te en 2002. “Hay dos gran­des mis­te­rios en la vida de es­ta pa­re­ja”, ana­li­za Kay. “El pri­me­ro es por qué se di­vor­cia­ron, nun­ca su­pi­mos bien los mo­ti­vos. El se­gun­do, por qué ha se­gui­do él tra­tán­do­la siem­pre como a su es­po­sa. Va­le, es la ma­dre de sus hi­jas, pe­ro ellas ya no son unas ni­ñas... Se sien­te cul­pa­ble por ha­ber­la in­tro­du­ci­do en la reale­za y des­pués ha­ber­la echa­do. Pe­ro igual­men­te ha pa­sa­do mu­cho tiem­po de aque­llo”.

En Ro­yal Lod­ge vi­ve tam­bién su hi­ja Eu­ge­nia, de 26 años, que aca­ba de de­jar su tra­ba­jo en la pro­duc­to­ra Sony. Su her­ma­na Bea­triz, de 24, se tras­la­dó el año pa­sa­do a Nue­va York, don­de tra­ba­ja en la em­pre­sa de subas­tas de ar­te on­li­ne Padd­le8. Las prin­ce­sas ape­nas tie­nen pre­sen­cia pú­bli­ca, más allá de la famosa fo­to en la bo­da de su pri­mo Guillermo con sus apa­ra­to­sos som­bre­ros di­se­ña­dos por Phi­lip Treacy. O cuan­do al­gún pa­pa­raz­zi las pi­lla des­pre­ve­ni­das, como su­ce­dió el pa­sa­do enero co­nBea­triz cuan­do se en­con­tra­ba de va­ca­cio­nes en el Ca­ri­be con su no­vioDa­veC­lark, di­rec­ti­vo de Vir­gi­nGa­lac­tic. Tam­po­co tie­nen pa­pel ofi­cial en la fa­mi­lia real, cu­yo círcu­lo se ha re­du­ci­do en los úl­ti­mos años al prín­ci­pe Carlos y sus hi­jos. Ni si­quie­ra cuen­tan con la pro­tec­ción que an­tes les brin­da­ba Scotland Yard. Des­de 2011, cuan­do se cues­tio­na­ba en los me­dios bri­tá­ni­cos el gas­to que su­po­nen los pri­vi­le­gios de al­gu­nos miem­bros de la fa­mi­lia real, sus guar­daes­pal­das se que­da­ron fue­ra del pre­su­pues­to. Las fo­tos de las chi­cas sa­lien­do de ma­dru­ga­da de clu­bes noc­tur­nos con es­col­tas fue­ron de­ter­mi­nan­tes.

Pe­ro gra­cias al ca­ri­ño que su abue­la sien­te por sus úni­cas nie­tas, Ferguson man­tie­ne cier­to con­tac­to con la fa­mi­lia. Así se en­tien­de que los dos úl­ti­mos ve­ra­nos, des­pués de mu­chos años au­sen­te y des­pla­za­da, tras no ha­ber si­do si­quie­ra in­vi­ta­da a la bo­da del prín­ci­pe Guillermo yKa­te Midd­le­ton, la rei­na vol­vie­ra a alo­jar­la en Bal­mo­ral, su re­si­den­cia de ve­rano. Ye­so a pe­sar de que es pú­bli­co su desen-

Su ma­yor enemi­go en pa­la­cio es Fe­li­pe de Edim­bur­go. Se­ría el úni­co mo­ti­vo

por el que An­drés y Sa­rah no se ca­san de nue­vo

cuen­tro con la ma­yor par­te de la fa­mi­lia.

El prín­ci­pe Carlos re­ce­la­ría de ella por­que la res­pon­sa­bi­li­za de mu­chas in­for­ma­cio­nes que la pren­sa ha pu­bli­ca­do so­bre él. Lady Di, de quien fue ami­ga mu­cho tiem­po, de­jó de ha­blar­le un año an­tes de fa­lle­cer por­que ha­bía con­ta­do in­ti­mi­da­des su­yas en su primer li­bro de me­mo­rias My story. El prín­ci­pe Guillermo tam­po­co­man­tie­ne con­tac­to con ella, si­guien­do el ejem­plo de sus pa­dres. Pe­ro quien ha si­do siem­pre su ma­yor enemi­go en pa­la­cio, se­gún nos re­ve­lan va­rias per­so­nas de su en­torno, es Fe­li­pe de Edim­bur­go, el ma­ri­do de la rei­na. El re­cha­zo del duque por su ex­nue­ra lle­ga has­ta el pun­to de que en In­gla­te­rra se ha ex­ten­di­do el ru­mor de que él es el úni­co mo­ti­vo por el cual el An­drés y Fer­gie no se han ca­sa­do de nue­vo. Y que cuan­do fa­llez­ca, fi­nal­men­te lo ha­rán.

Ferguson sa­be que per­noc­tar en Bal­mo­ral su­po­ne la me­jor cam­pa­ña de ima­gen po­si­ble. “Las va­ca­cio­nes con la rei­na son una mues­tra del cam­bio.

No ha ha­bi­do co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos, lo que sig­ni­fi­ca que la gen­te lo res­pe­ta”, en­sal­za el ase­sor de la du­que­sa. a in­vi­ta­ción con­fir­ma tam­bién su re­cu­pe­ra­ción. Y es­te es el mo­ti­vo de que Ferguson afron­te aho­ra una nue­va eta­pa. Así lo co­rro­bo­ra su ase­sor, quien ex­pli­ca que la du­que­sa deYork tie­ne dos per­fi­les muy di­fe­ren­tes y có­mo tra­ba­ja pa­ra asen­tar­los. Uno, el más co­no­ci­do pa­ra no­so­tros, es el que tie­ne en el Rei­noU­ni­do: allí es aún la dís­co­la ex­mu­jer del prín­ci­pe, pe­ro al mis­mo tiem­po tra­ba­ja ac­ti­va­men­te en cau­sas be­né­fi­cas, como su pro­pia or­ga­ni­za­ción a fa­vor de los ni­ños, Chil­dren in Cri­sis. En su país so­lo quie­re dar “ima­gen de ma­dre ex­cep­cio­nal”. El otro es en Es­ta­dos Uni­dos, don­de ha­ce los ne­go­cios y apro­ve­cha la per­cep­ción di­fe­ren­te que la so­cie­dad tie­ne de ella. Ahí vuel­ve aho­ra a la car­ga con unplan em­pre­sa­rial si­mi­lar al que le fa­lló a fi­na­les de la dé­ca­da pa­sa­da, cuan­do su fra­ca­so aca­bó ex­pues­to en el ví­deo de The News of the World.

Des­de que se se­pa­ró, la du­que­sa ha man­te­ni­do una va­rio­pin­ta ac­ti­vi­dad. Es au­to­ra de más de una do­ce­na de li­bros in­fan­ti­les, ha pu­bli­ca­do dos au­to­bio­gra­fías y un pu­ña­do de li­bros de es­ti­lo de vida. Es con­fe­ren­cian­te, por un sa­la­rio que su­pera los 200.000 eu­ros, en char­las en las que ha­bla so­bre có­mo ser una bue­na­ma­dre o có­mo so­bre­po­ner­se a las ad­ver­si­da­des. Ha abier­to, y ce­rra­do, como cons­ta en el re­gis­tro de em­pre­sas del Reino Uni­do, me­dia do­ce­na de com­pa­ñías des­ti­na­das a ex­plo­tar su ima­gen y sus pro­yec­tos au­dio­vi­sua­les, por ejem­plo el do­cu­men­tal que hi­zo so­bre la rei­na Vic­to­ria o el que aho­ra pre­pa­ra so­bre el prín­ci­pe Al­ber­to, con­sor­te de la fa­mo­sa­mo­nar­ca del si­gloXIX. Y tam­bién ha si­do la ima­gen de va­rias em­pre­sas: de Avon, de los pro­duc­tos adel­ga­zan­tes de la nor­te­ame­ri­ca­naWeigh­tWat­chers o de las por­ce­la­nas deWedg­wood. Hoy es em­ba­ja­do­ra de Tris­tar Pro­ducts, una com­pa­ñía que fa­bri­ca li­cua­do­ras con pro­pie­da­des su­pues­ta­men­te adel­ga­zan­tes y que la du­que­sa pro­mo­cio­na en su pro­pia pá­gi­na web, Du­ches­sDis­co­ve­ries, como el se­cre­to de­trás de su no­ta­ble pér­di­da de pe­so.

“Los nor­te­ame­ri­ca­nos ado­ra­mos las his­to­ria de su­pera­ción. Hay mu­chas ce­le- bri­ties que tie­nen subidas y ba­ja­das, pe­ro no­ge­ne­ran la­mis­ma aten­ción­que ella”, me cuen­ta Mi­ke Do­nahue des­de Chica­go. Él fue uno de sus so­cios an­tes de la tor­men­ta de The News of the­World. Tras ha­ber tra­ba­ja­do como di­rec­ti­vo deM­cDo­nald’s, lo re­clu­ta­ron pa­ra el pro­yec­to de Sa­rah Ferguson. “El di­ne­ro no era su pri­me­ra mo­ti­va­ción. Creo que la po­día­mos ha­ber tras­for­ma­do en al­guien más gran­de que Mart­ha Ste­wart”, me ex­pli­ca, en alu­sión a la po­pu­lar pre­sen­ta­do­ra­de te­le­vi­sión­queha for­ja­do un im­pe­rio con los pro­duc­tos de es­ti­lo de vida pa­ra las amas de ca­sa nor­te­ame­ri­ca­nas y que en 2005 fac­tu­ró mil mi­llo­nes de dó­la­res. “Te­nía­mos nu­me­ro­sas com­pa­ñías in­tere­sa­das en ella, des­de li­bros, has­ta­pro­duc­tos de sa­lud, spas, fra­gan­cias, lo­ca­les de fitness, in­clu­so un pro­yec­to pa­ra con­ver­tir­la en por­ta­voz de un pro­gra­ma be­né­fi­co pa­ra ni­ños y jó­ve­nes”, aña­de.

El ob­je­ti­vo, se­gún el plan de ne­go­cios al que ha te­ni­do ac­ce­so Va­nity Fair, era trans­for­mar su per­fil. De “su­per­vi­vien­te” a “po­de­ro­sa”, de “di­vor­cia­da de la reale­za” a “aris­tó­cra­ta”, de “ma­dre famosa” a “ma­dre exi­to­sa”, de “tra­di­cio­nal” a “ori­gi­nal” y de “ins­pi­ra­do- ra” a “as­pi­ra­cio­nal”, se­gún se de­ta­lla en los do­cu­men­tos. Lo­grar que Sa­rah Ferguson, la du­que­sa de York, fue­ra una nue­va Mart­ha Ste­wart ca­paz de ven­der cual­quier pro­duc­to a sus se­gui­do­ras. Pe­ro el plan fra­ca­só. Otra de las per­so­nas que es­tu­vo in­vo­lu­cra­da en el pro­yec­to, y que no quie­re que su nom­bre fi­gu­re, me ex­pli­ca que re­sul­tó im­po­si­ble tra­ba­jar con ella. “Pa­re­cía muy de­ci­di­da. Y te­nía­mos mu­chas ideas. Pe­ro siem­pre ter­mi­na­ba por sa­bo­tear to­do. Cuan­do es­tá­ba­mos a pun­to de fir­mar un acuer­do que­ría­me­ter nue­vas cláu­su­las que no te­nían sen­ti­do pa­ra la otra par­te em­pre­sa­rial”, me ex­pli­ca. Ade­más tu­vo que en­fren­tar­se al es­ti­lo de vida de Ferguson. En el úl­ti­mo mi­nu­to, con to­do ce­rra­do, de­ci­día que no via­ja­ría a otra ciu­dad a dar la con­fe­ren­cia pa­ra la que la ha­bían con­tra­ta­do; o que que­ría des­pla­zar­se en jet pri­va­do a car­go de la tar­je­ta de cré­di­to­de una com­pa­ñía, Hart­moor, aún sin in­gre­sos. “Si le de­cías al­go se en­fa­da­ba. Te­nías suer­te si lo­gra­bas fre­nar dos de ca­da diez de­ci­sio­nes erró­neas que to­ma­ba. Yo la­mi­ra­ba yme re­cor­da­ba a esas es­ce­nas de pe­lí­cu­la en las que al­guien tie­ne un de­mo­nio en un hom­bro y un án­gel en el otro y no sa­be a cuál es­cu­char. Nos can­sa­mos de aque­llo”, re­su­me.

Des­de el en­torno de Ferguson di­cen hoy que el ne­go­cio, que la de­jó en­deu­da­da, fa­lló por­que fa­lla­ron los in­ver­so­res. Y que aho­ra vuel­ve a in­ten­tar re­flo­tar aque­lla idea, ven­dien­do esas li­cua­do­ras mi­la­gro­sas y con pla­nes pa­ra lan­zar nuevos pro­duc­tos ba­jo su pro­pia­mar­ca, Du­chess Dis­co­ve­ries, como plan­chas ali­sa­do­ras de pe­lo. “Yo creo que pue­de ha­cer­lo”, me di­ce su an­ti­guo so­cio Do­nahue. “Si re­gre­sa cen­tra­da y con un buen equi­po po­dría te­ner éxi­to tan­to en los ne­go­cios como en las cau­sas so­li­da­rias. En Es­ta­dos Uni­dos el in­te­rés por la reale­za es enor­me. Y en es­te ca­so el ca­rác­ter de Sa­rah es gran­dio­so. Tie­ne un au­ra es­pe­cial. Pue­de ver a tra­vés de la gen­te, tie­ne un sex­to y has­ta un sép­ti­mo sen­ti­do. Y su apa­rien­cia, su for­ma de ser des­bor­dan­te y su be­lle­za van­más allá de lo fí­si­co”.

— Pe­ro ella no for­ma par­te ya de la fa­mi­lia real…

— Las úni­cas per­so­nas que real­men­te creen que es­tá fue­ra de la fa­mi­lia real son los miem­bros de la fa­mi­lia real. So­lo por­que Buc­king­ham

lo crea los nor­te­ame­ri­ca­nos no van a de­jar de pen­sar­lo.

Ofi­cial­men­te, Ferguson no cons­ta. Pe­ro ex­trao­fi­cial­men­te Fer­gie si­gue ahí. Ella mis­ma se ha aga­rra­do a esa fi­gu­ra du­ran­te años. No so­lo ex­plo­ta co­mer­cial­men­te su tí­tu­lo de du­que­sa, sino que da esas char­las en las que ha­bla del re­to per­so­nal que su­pu­so reha­cer su vida tras ser des­pla­za­da de la fa­mi­lia. In­clu­so re­cu­rre a ello en las pre­sen­ta­cio­nes de sus li­bros cuan­do cuen­ta a los ni­ños có­mo co­no­ció “a un prín­ci­pe muy atrac­ti­vo” con el que tu­vo “una bo­ni­ta bo­da”.

“Es to­do ba­su­ra. Bus­ca ex­plo­tar el vic­ti­mis­mo e ins­pi­rar com­pa­sión. Lo ha­ce con­ti­nua­men­te. En pú­bli­co y en pri­va­do. ¿ Se ha fi­ja­do en sus en­tre­vis­tas? Siem­pre igual: que si no ten­go di­ne­ro, que si me han ex­pul­sa­do del sis­te­ma, que si ten­go que su­pe­rar­me, que si mi vida no ha si­do fá­cil…”, me cuen­ta la per­so­na que for­mó par­te de su equi­po. Y lo ha­ce no­ta­ble­men­te re­sen­ti­da de que al fi­nal la ima­gen que per­du­re de Ferguson sea esa. “Por eso es­toy ha­blan­do hoy con us­ted, pa­ra po­der ex­pli­car­le bien có­mo es ella”, aña­de.

La me­jor ac­tua­ción de Fer­gie de los úl­ti­mos años se pro­du­jo pro­ba­ble­men­te des­pués del es­cán­da­lo del fal­so je­que. Aquel ca­pí­tu­lo tam­bién da­ñó la repu­tación ya to­ca­da del prín­ci­pe An­drés, que ejer­cía — en un car­go in­ven­ta­do por él mis­mo al que aca­bó re­nun­cian­do— de en­via­do es­pe­cial de co­mer­cio del Reino Uni­do y a quien la pren­sa cues­tio­na­ba su uso in­dis­cri­mi­na­do de avio­nes ofi­cia­les y los con­tac­tos que ha­cía con opa­cos em­pre­sa­rios en Asia cen­tral y Orien­te Me­dio. So­lo seis me­ses des­pués de aque­llo, Ferguson ya ha­bía fir­ma­do un con­tra­to con la pre­sen­ta­do­ra Oprah Winfrey pa­ra ha­cer un reality show de seis ca­pí­tu­los pa­ra su ca­de­na en Es­ta­dos Uni­dos. Un fal­so do­cu­men­tal en el que ella se so­me­tía al tra­ta­mien­to de co­no­ci­dos y te­le­vi­si­vos es­pe­cia­lis­tas, des­de un psi­có­lo­go a una ase­so­ra fi­nan­cie­ra, pa­ra su­pe­rar sus pro­ble­mas. En ju­nio de 2011, cuan­do por fin se emi­tió, la du­que­sa te­nía pre­pa­ra­do, ade­más, un nue­vo li­bro in­fan­til y una au­to­bio­gra­fía en la que con­ta­ba en pri­me­ra per­so­na el via­je de re­des­cu­bri­mien­to que aca­ba­ba de ha­cer. Aque­lla era su for­ma de pe­dir per­dón. Y de vol­ver a ha­cer ca­ja.

Mi in­ter­lo­cu­tor no la cree. Me mi­ra y ha­ce una mue­ca iró­ni­ca cuan­do co­men­ta­mos aque­lla re­den­ción te­le­vi­si­va y el epi­so­dio de The News of the World. “Yo la he vis­to en si­tua­cio­nes así an­tes. No ofre­cien­do ac­ce­so a cam­bio de di­ne­ro, que es el lí­mi­te exa­ge­ra­do, pe­ro sí uti­li­zan­do un len­gua­je, un có­di­go, que así lo in­si­nua­ba. Es­tá fa­mi­lia­ri­za­da con ese ti­po de con­ver­sa­cio­nes en las que no se men­cio­na al­go pe­ro se sa­be que es­tá ahí, por de­ba­jo. Y jue­ga con ello”, me re­ve­la.

Los ami­gos de Ferguson, aun­que her­mé­ti­cos, mues­tran otra ima­gen de ella. Ape­nas ha­bla na­die, des­de sus amis­ta­des en Lon­dres a las que ha he­cho en Es­pa­ña en sus fre­cuen­tes vi­si­tas a Mar­be­lla, como Gu­ni­lla von Bis­marck, o la fa­mi­lia Fernández de Cór­do­va, en So­to­gran­de, don­de se la veía ca­da agos­to en el tor­neo de po­lo del Club San­ta Ma­ría. Allí, mien­tras su ex­ma­ri­do se es­ca­bu­llía en se­cre­to al cam­po de golf de Val­de­rra­ma, le so­lían pe­dir que en­tre­ga­ra los tro­feos. Has­ta que lle­gó el es­cán­da­lo y de­ja­ron de ha­cer­lo. “La ado­ra­mos”, “siem­pre ha si­do­muy leal a la rei­na” o “ella in­ten­ta no ofen­der a la fa­mi­lia real” son las es­ca­sas fra­ses que, con es­fuer­zo, arran­co a quie­nes la co­no­cen. Una de las per­so­nas que for­man hoy par­te de su en­torno más cer­cano se ex­pla­ya: “Des­pués de aque­lla cá­ma­ra ocul­ta re­ci­bió mu­chas pro­pues­tas en el Reino Uni­do, so­bre to­do pa­ra par­ti­ci­par en reali­ties, y las re­cha­zó. Pe­ro, so­bre to­do, le ofre­cie­ron mu­chí­si­mo di­ne­ro por co­men­tar la bo­da real, y ella se ne­gó. No ha­ce na­da que per­ju­di­que a la co­ro­na”.

Fer­gie se mue­ve en cons­tan­te equi­li­brio. Des­de fue­ra pe­ro con un pie den­tro. Le­jos, pe­ro cer­ca. Sin ser al­te­za real, pe­ro sin co­rre­gir a quien así la lla­ma. Di­vor­cia­da de su ma­ri­do, pe­ro vi­vien­do con él. Des­de ha­ce vein­te años, bus­can­do su si­tio, ca­yen­do y le­van­tán­do­se, en una mon­ta­ña ru­sa per­pe­tua. Aho­ra vuel­ve a co­ger im­pul­so. Es su nue­va opor­tu­ni­dad de sa­lir ade­lan­te. Pe­ro en es­ta oca­sión el re­sul­ta­do no es­tá so­lo en sus ma­nos. La in­cóg­ni­ta ra­di­ca en sa­ber có­mo se desa­rro­lla­rá el es­ca­bro­so ca­so ju­di­cial que sal­pi­ca al prín­ci­pe An­drés. Han cam­bia­do las tor­nas y, como con­fir­man des­de el en­torno de la du­que­sa, por pri­me­ra vez An­drés pue­de per­ju­di­car­le a ella. A su fa­vor tie­ne, como ex­pli­ca Wil­son, su bió­gra­fo, que es “una mu­jer re­sis­ten­te que nun­ca mi­ra atrás ni ha­ce re­cuen­to de las con­se­cuen­cias de sus ac­tos. Mien­tras la rei­na vi­va, siem­pre ha­brá un hi­lo de es­pe­ran­za pa­ra Sa­rah”. �

“Es to­do ba­su­ra. Bus­ca ex­plo­tar el vic­ti­mis­mo e ins­pi­rar com­pa­sión”, ase­gu­ra al­guien que ha tra­ba­ja­do con ella

TODOSOBRE SA­RA

Ferguson en el cé­le­bre pro­gra­ma es­ta­dou­ni­den­se

The To­night Show con su pre­sen­ta­dor Jay Leno en 1996.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.