EL MÉ­TO­DO COO­PER

Con ‘ El la­do bueno de las co­sas’ y ‘ La gran es­ta­fa ame­ri­ca­na’ al­can­zó es­ta­tus de es­tre­lla. ‘ Re­sa­cón en Las Ve­gas’ subió su ca­ché a los 13mi­llo­nes de eu­ros. Y aho­ra, en‘El fran­co­ti­ra­dor’, di­ri­gi­da por Clint East­wood, Brad­ley Coo­per asu­me el­ma­yor re­to de

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por BUZZ BIS­SIN­GER

Engordó 20 ki­los, pu­lió su acen­to y se en­tre­nó como un­ma­ri­ne. Brad­ley Coo­per asu­me el ma­yor re­to de su ca­rre­ra en “El fran­co­ti­ra­dor”, de Clint East­wood.

T

Bo­dos los días, an­tes de acu­dir al ro­da­je, Brad­ley Coo­per re­ci­ta­ba seis pá­gi­nas de ejer­ci­cios di­se­ña­dos por Ti­mMo­nich, su pro­fe­sor de voz, pa­ra re­for­zar un acen­to y un dia­lec­to de Te­xas­muy es­pe­cí­fi­cos. El ac­tor sa­bía que, si no sur­gían de for­ma au­to­má­ti­ca, le res­ta­rían to­da cre­di­bi­li­dad. En lar­go­me­tra­jes como és­te, y en pa­pe­les como és­te, el­más exi­gen­te de su ca­rre­ra, no hay­mar­gen pa­ra el error. Si no le sa­lía bien, no ha­bía pe­lí­cu­la. Hay­mu­chos acen­tos te­xa­nos en Te­xas. Es­te en con­cre­to, de­bi­do a los si­tios en los que ha­bía vi­vi­do el per­so­na­je real, in­clu­ye ras­gos del oes­te, de las par­tes ru­ra­les y de las zo­nas mon­ta­ño­sas del es­ta­do; un de­je con ele­men­tos del sur, se­me­jan­te al de los va­que­ros más tos­cos. Con cier­tas in­con­gruen­cias muy ca­rac­te­rís­ti­cas. En­tre­cor­ta­do y poé­ti­co a la vez. Brad­ley Coo­per ( Fi­la­del­fia, 1975) acu­mu­la tres no­mi­na­cio­nes a los Oscar. Sin em­bar­go, tal y como se­ña­la su ami­go ín­ti­mo, el di­rec­tor David O. Rus­sell, es­tá acos­tum­bra­do a que no le to­men en se­rio. In­de­pen­dien­te­men­te de las reac­cio­nes que ha­ya sus­ci­ta­do su úl­ti­mo pa­pel, el de El fran­co­ti­ra­dor (di­ri­gi­da por Clint East­wood), na­die po­drá acu­sar­le de fal­ta de se­rie­dad. Y pue­de que eso su­pon­ga un pro­ble­ma. Qui­zá es­te per­so­na­je re­sul­te de­ma­sia­do se­rio, de­ma­sia­do ale­ja­do de su re­gis­tro ha­bi­tual.

El fran­co­ti­ra­dor se ba­sa en el best seller ho­mó­ni­mo que Ch­ris Ky­le, miem­bro del ter­cer equi­po de la Fuer­za de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les de laMa­ri­na es­ta­dou­ni­den­se, es­cri­bió jun­to a Scott Mc Ewen y Jim De­Fe­li­ce. Ky­le par­ti­ci­pó en cua­tro des­plie­gues mi­li­ta­res en la gue­rra de Irak y, como fran­co­ti­ra­dor, se le atri­bu­yen más muer­tes que a cual­quier otro sol­da­do en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. En la pe­lí­cu­la no so­lo apa­re­ce el Ky­le com­ple­ta­men­te in­mer­so en las zo­nas más con­flic­ti­vas y pe­li­gro­sas de Irak. Sus ex­pe­rien­cias bé­li­cas se con­tra­po­nen con sus es­fuer­zos por adap­tar­se a la vida do­més­ti­ca. A su rol de pa­dre de dos hi­jos, de­ma­ri­do de su es­po­sa, Ta­ya, a quien en­car­na Sien­naMi­ller.

Mien­tras el pro­yec­to se en­con­tra­ba en vías de desa­rro­llo, Ky­le ( hé­roe na­cio­nal y le­yen­da mi­li­tar; los in­sur­gen­tes ha­bían pues­to pre­cio a su ca­be­za) mu­rió aba­ti­do a ba­la­zos, el 2 de fe­bre­ro de 2013, en un cam­po de ti­ro cer­ca de Step­hen­vi­lle, Te­xas. Te­nía 38 años.

El su­pues­to au­tor de los dis­pa­ros, el ex­ma­ri­ne Ed­die Ray Routh, que tam­bién ha­bía par­ti­ci­pa­do en va­rios des­plie­gues mi­li­ta­res y de quien se de­cía su­fría es­trés pos­trau­má­ti­co, es­tá acu­sa­do de ase­si­na­to con agra­van­te. Coo­per ha­bló co­nKy­le por te­lé­fono, pe­ro no lle­gó a co­no­cer­lo­per­so­nal­men­te. “Lo tre­men­do y — lo bo­ni­to— de la his­to­ria es la for­ma en que mu­rió”, me di­ce Coo­per. “Si se su­pri­me, el re­la­to cam­bia por com­ple­to”.

Pre­pa­ran­do el pa­pel, el ac­tor sa­bía que te­nía que creer­se com­ple­ta­men­te el per­so­na­je que in­ter­pre­ta­ba. Apren­der el acen­to era un re­qui­si­to­más. “Me lo ten­go que creer”, re­pe­tíaCoo­per an­tes del es­treno (en Es­pa­ña, el pa­sa­do fe­bre­ro). “Si no me lo creo, es­toy jo­di­do”.

To­dos los gran­des ac­to­res se arries­gan al fra­ca­so. En el ca­so de Coo­per, el ries­go era enor­me. No en lo re­la­ti­vo a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, sino a la po­si­bi­li­dad de al­can­zar nuevos re­gis­tros como in­tér­pre­te. Mien­tras mu­chos de sus per­so­na­jes se­mos­tra­ban ex­tro­ver­ti­dos y fre­né­ti­cos, en en­tor­nos tam­bién fre­né­ti­cos, en es­te pa­pel ca­si to­do su­ce­de ha­cia den­tro: la for­ma en queKy­le aprie­ta la man­dí­bu­la es tan im­por­tan­te como lo que di­ce. Tie­ne que re­sul­tar su­til y com­ple­jo sin re­cu­rrir al his­trio­nis­mo. De mo­do que, qui­zá sí, es­ta­ba jo­di­do. rad­le­yCoo­per tie­ne 40 años. No los apa­ren­ta. Su as­pec­to aniña­do desarma. Tam­bién esos ojos de co­lor azul a los que in­ten­tas no mi­rar, por­que sa­bes que que­da­rás atra­pa­do en el re­mo­lino de su cé­le­bre e ins­tan­tá­nea sim­pa­tía. El ac­tor ador­na y se­pa­ra sus fra­ses con ex­pre­sio­nes como “tío” y “tron­co”, has­ta un pun­to que qui­zá de­be­ría pa­ten­tar­lo. Aun­que per­te­ne­ce al en­torno de Holly­wood, pa­sa bas­tan­tes tem­po­ra­das en su Fi­la­del­fia na­tal; si­gue sa­lien­do con los “co­le­gas” con los que cre­ció y se edu­có; la ca­sa en la que se crió, en el ba­rrio re­si­den­cial de Ry­dal ( jus­to en­fren­te de un ci­ne) si­gue en ma­nos de su fa­mi­lia. Hi­jo de un agen­te de bol­sa de Me­rrill Lynch, Coo­per tu­vo una in­fan­cia y ado­les­cen­cia sin pri­va­cio­nes. Cur­só el ba­chi­lle­ra­to en uno de los cen­tros pri­va­dos más pres­ti­gio­sos de la zo­na, la Ger­man­town Aca­demy.

Ha­bla con ad­mi­ra­ción de la pri­me­ra vez que vio, con 12 años, El hom­bre ele­fan­te, la pe­lí­cu­la de David Lynch, en un so­fá ro­jo del sa­lón; llo­ró y com­pren­dió, a pe­sar de su edad, la dig­ni­dad de John Merrick. Y su­po que que­ría ser ac­tor. Aun­que se re­fie­re con una pa­sión si­mi­lar a los Phi­la­delp­hia Ea­gles y a las mo­tos (tie­ne cin­co). Le en­can­ta co­mer. Y le en­can­ta la ener­gía ex­plo­si­va de sus reu­nio­nes fa­mi­lia­res; la as­cen­den­cia de su ma­dre es ita­lia­na; la de su pa­dre, ir­lan­de­sa.

“ME LO TENGOQUECREER”, REPETÍAMIENTRAS SEMETIAENLA PIELDEKYLE.

“SI NO ME LO CREO ES­TOY JO­DI­DO”

Tam­bién alu­de con dis­cre­to do­lor a la muer­te de su pa­dre, Char­les, en 2011, a los 71 años. Im­pri­me a sus pa­la­bras una su­til be­lle­za. Ex­pli­ca que se sin­tió “pri­vi­le­gia­do” al abra­zar­le por úl­ti­ma vez mien­tras ex­pi­ra­ba. Lle­va su ani­llo de ca­sa­do, que Coo­per nun­ca le vio qui­tar­se. Sus ojos son he­ren­cia de las raí­ces ir­lan­de­sas de su pro­ge­ni­tor. Re­sul­ta evi­den­te que Coo­per es un hom­bre gua­po, pe­ro en un mo­men­to de­ter­mi­na­do de su ca­rre­ra, tras una au­di­ción, lle­ga­ron a ca­li­fi­car­le de “no fo­lla­ble”. Co­sas de Holly­wood.

Aprio­ri, su fí­si­co no trans­mi­te car­na­li­dad y sex ap­peal. Sin em­bar­go, y como se­ña­la Rus­sell, ese ras­go le ha per­mi­ti­do “que­dar bien como pro­ta­go­nis­ta, un po­co a la ma­ne­ra de Gary Coo­per”. Tam­bién la po­si­bi­li­dad de “ofre­cer un as­pec­to ra­ro” en fun­ción del plano. Gra­cias a esa pe­cu­lia­ri­dad los pa­pe­les que ha ob­te­ni­do, so­bre to­do en los que le ha di­ri­gi­do Rus­sell ( El la­do bueno de las co­sas, La gran es­ta­fa ame­ri­ca­na), han su­pues­to al­go­más que una sim­ple y li­mi­ta­da ex­cu­sa pa­ra alar­dear de lo bueno que es­tá. Ha sa­li­do be­ne­fi­cia­do de la con­si­de­ra­ble ex­pe­rien­cia vi­tal que acu­mu­ló an­tes de al­can­zar el es­tre­lla­to. La adic­ción al al­cohol y las dro­gas ( lle­va so­brio des­de 2004), la do­lo­ro­sa in­quie­tud que se sien­te cuan­do la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal no aca­ba de des­pe­gar y la des­ga­rra­do­ra muer­te de su pa­dre tras una es­pan­to­sa lu­cha con­tra el cán­cer de pul­món le han pro­por­cio­na­do ex­pe­rien­cia y pers­pec­ti­va. “Per­der a una per­so­na muy cer­ca­na, sa­ber lo que son el amor y la muer­te... me ha he­cho dar­me cuen­ta de qué es lo im­por­tan­te”, de­cla­ra el ac­tor. “Tam­bién de que, al fi­nal, so­lo me ten­go a mí. Así que no in­ten­to ser lo que los de­más quie­ren que sea. No creo que con eso va­ya a con­se­guir lo que ne­ce­si­to. A me­di­da que vas cum­plien­do años tu fí­si­co se va de­te­rio­ran­do. Afor­tu­na­da­men­te, el es­pí­ri­tu se for­ta­le­ce. Con la edad, veo me­jor los ma­ti­ces de la vida”, re­fle­xio­na. “Con vein­ti­mu­chos las co­sas eran pa­ra­mí o blan­cas o ne­gras. Vi­vir así re­sul­ta com­pli­ca­do... Aho­ra ya no juz­go a la gen­te. Así es más fá­cil acer­car­te a los de­más”.

“Brad­ley no es per­fec­to”, afir­ma Todd Phi­llips, quien lo di­ri­gió en Re­sa­cón en Las Ve­gas y sus dos se­cue­las. Tres lar­go­me­tra­jes que ca­ta­pul­ta­ron al ac­tor al es­tre­lla­to y por cu­ya úl­ti­ma en­tre­ga, en 2013, co­bró 13mi­llo­nes de eu­ros. “Ha vi­vi­do un­mon­tón de si­tua­cio­nes, ha lu­cha­do mu­cho. E in­terio­ri­za sus ex­pe­rien­cias de­mo­do que las trans­for­ma en evo­lu­ción per­so­nal”, aña­de.

Hay al­go en la ac­ti­tud del ac­tor que pa­re­ce de­cir: ‘Jo­der, to­da­vía no me lo creo’. “A una par­te de él a la que le cues­ta asu­mir que to­do sea real, que le ha­ya su­ce­di­do a un chico de Fi­la­del­fia”, ase­gu­ra Sien­na Mi­ller. “No aca­ba de ver­se del mis­mo mo­do en que lo per­ci­ben los de­más. Ha atra­ve­sa­do pe­río­dos bue­nos yma­los, pe­ro tam­bién ha con­se­gui­do man­te­ner su inocen­cia in­fan­til. Ha al­go en él que re­sul­ta muy pu­ro”, aña­de la ac­triz. En su com­por­ta­mien­to no exis­te ras­tro de la pre­po­ten­cia de cier­tos ac­to­res. Iba en­me­tro a los en­sa­yos de El hom­bre ele­fan­te (que in­ter­pre­tó enB­road­way has­ta fe­bre­ro, y que es­tre­na­rá en ma­yo enLon­dres). Coo­per no par­ti­ci­pó de­ma­sia­do en los mon­ta­jes tea­tra­les de la Ger­man­town Aca­demy, ni en los de Geor­ge­town, uni­ver­si­dad en la que se li­cen­ció cum lau­de en li­te­ra­tu­ra in­gle­sa en 1997. A con­ti­nua­ción, so­li­ci­tó una pla­za en el más­ter del Ac­tor’s Stu­dio Dra­ma School de Nue­va York, ca­si como un di­ver­ti­men­to.

Al aca­bar los es­tu­dios de ar­te dra­má­ti­co no le cos­tó en­con­trar tra­ba­jo. Apa­re­ció con fre­cuen­cia en Alias, la se­rie de J. J. Abrams; hi­zo de­mo­ni­tor de cam­pa­men­to gay enWet Hot Ame­ri­can Sum­mer, y le die­ron un pa­pel se­cun­da­rio en De bo­da en bo­da, en 2005, con el que bri­lló más que los pro­ta­go­nis­tas. Sin em­bar­go, al­go em­pe­zó a fa­llar en su vida.

Co­men­zó a re­cu­rrir al al­cohol y las dro­gas. En agos­to de 2004 se des­in­to­xi­có. No ha re­caí­do des­de en­ton­ces; pa­ra afron­tar la trans­for­ma­ción fí­si­ca de El fran­co­ti­ra­dor se ne­gó a to­mar es­ti­mu­lan­tes. “Se­guí el pro­ce­so­de for­ma­na­tu­ral. Lle­vo­diez años sin con­su­mir na­da y no que­ría re­cu­rrir a nin­gu­na sus­tan­cia”, me di­ce. “Fui rea­lis­ta, y me pre­gun­té: ‘¿ Pue­do lo­grar­lo en tres me­ses? ¿Pue­do ga­nar 13 ki­los de pu­tomúscu­lo? No sa­bía si se­ría ca­paz. Por suer­te, mi cuer­po reac­cio­nó rá­pi­do, jo­der”.

En 2006 re­pre­sen­tó en Broad­way la pie­za tea­tral Tres días de llu­via. Sus com­pa­ñe­ros de re­par­to eran Ju­liaRo­berts y Paul Rudd. Fue una “opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca”. Tam­bién un pun­to de in­fle­xión en su ca­rre­ra. “Si es­to no fun­cio­na ten­dré que des­car­tar la ac­tua­ción como me­dio de vida”, se di­jo a sí mis­mo. Se plan­teó in­clu­so re­to­mar los es­tu­dios pa­ra ob­te­ner un doc­to­ra­do en in­glés y en­se­ñar li­te­ra­tu­ra.

La obra no re­ci­bió bue­nas crí­ti­cas. Pe­ro su pa­pel in­cluía un mo­nó­lo­go de diez mi­nu­tos que le sos­tu­vo, le dio ener­gía. Unos años des­pués, la sen­sa­ción de va­cío vol­vió a ron­dar­le. “Sa­bía que que­ría es­tar en las trin­che­ras, con el di­rec­tor, ro­dan­do el fil­me”, di­ce. “Siem­pre he sen­ti­do que eso es lo que se su­po­ne que de­bo ha­cer. En mi fue­ro in­terno sé que, si no es de­trás de la cá­ma­ra, no du­ra­ré de­ma­sia­do en es­te ne­go­cio”.

En­ton­ces, Coo­per vol­vió al tea­tro. Se en­con­tra­ba re­pre­sen­tan­do The Un­ders­tudy en Williamstown, Mas­sa­chus­sets, cuan­do re­ci­bió un mail de Todd Phi­llips. Seis me­ses an­tes ha­bían ha­bla­do de un pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co que se ti­tu­la­ba Re­sa­cón en Las Ve­gas. El men­sa­je de­cía: “Va­mos a ro­dar es­to ya, ca­bro­nes”. El per­so­na­je de Phil, un hom­bre di­so­lu­to, co­ol y des­preo­cu­pa­do, en de­fi­ni­ti­va bue­na per­so­na, lan­zó la ca­rre­ra del ac­tor. Ade­más, Coo­per par­ti­ci­pó en el ro­da­je de una ma­ne­ra más in­ten­sa de la que re­que­ría su pa­pel: se­me­tió en la sa­la demon­ta­je. Y se mos­tró dis­pues­to a que su­pri­mie­ran al­gu­na es­ce­na, por bien pa­ra­do que sa­lie­ra, si ra­len­ti­za­ba el rit­mo na­rra­ti­vo. “Va a ser un gran ci­neas­ta”, ase­gu­ra Phi­llips.

East­wood no­tó lo mis­mo du­ran­te el ro­da­je de El fran­co­ti­ra­dor: “De­tec­to en él mu­cha cu­rio­si­dad; me re­cuer­da a mí cuan­do era jo­ven”.

Tra­sRe­sa­cón enLa­sVe­gas, los gran­des pro­yec­tos con ac­to­res de pri­me­ra no se hi­cie­ron es­pe­rar: Sin lí­mi­tes, con De Ni­ro.

“AMEDIDAQUEVASCUMPLIENDOAÑOS TU FI­SI­CO SE DE­TE­RIO­RA

PE­RO TU ES­PÍ­RI­TU SE FOR­TA­LE­CE”

El la­drón de pa­la­bras, con Je­remy Irons. Cru­ce de ca­mi­nos, con Ryan Gos­ling. En 2011, David O. Rus­sell, un di­rec­tor tan bri­llan­te como po­co con­ven­cio­nal, irrum­pió en la vida deCoo­per.

Rus­sell apre­cia­ba el tra­ba­jo pre­vio del in­tér­pre­te, pe­ro le da­ba la sen­sa­ción de que “no es­ta­ba uti­li­zan­do to­dos sus re­gis­tros”. El di­rec­tor re­cuer­da que am­bos se reunie­ron en el ho­tel Green­wich­deNue­vaYork, don­de es­tu­vie­ron­ha­blan­do­del­per­so­na­je de Pat So­la­tano, el pro­ta­go­nis­ta de El la­do bueno de las co­sas.

Tam­bién char­la­ron so­bre “ex­pe­rien­cias que Brad­ley ha­bía te­ni­do, o mo­men­tos de su vida en los que ha­bía si­do una per­so­na re­ser­va­da e in­fe­liz. Cuan­do co­men­ta­mos la im­pre­sión que me ha­bía he­cho de él, me mos­tró mu­chas cla­ves de su per­so­na­li­dad”, aña­de. “Reac­cio­nó de for­ma muy abier­ta y au­tén­ti­ca. En él sub­ya­cía un acer­vo de ex­pe­rien­cias y emo­cio­nes que aún no ha­bía re­fle­ja­do en la pan­ta­lla”. Coo­per se al­zó con el pa­pel de So­la­tano, un hom­bre dul­ce, con­fu­so, aque­ja­do de una bi­po­la­ri­dad que le im­pi­de en­ca­jar con los de­más en El la­do bueno de las co­sas. Un per­so­na­je que an­he­la en­con­trar el amor, pe­ro lo bus­ca don­de no le con­vie­ne. Su pa­pel más com­ple­jo has­ta la fe­cha, con di­fe­ren­cia. “La ver­dad es que asu­mie­ron un ries­go, un ries­go tre­men­do”, ase­gu­ra Coo­per.

Gra­cias a es­te tra­ba­jo ob­tu­vo su pri­me­ra no­mi­na­ción al Oscar, al me­jor ac­tor, en 2013. Con su se­gun­da co­la­bo­ra­ción con Rus­sell, La gran es­ta­fa ame­ri­ca­na, lo­gró otra no­mi­na­ción en 2014, al me­jor ac­tor de re­par­to; en es­ta cin­ta en­car­na a Ri­chie DiMa­so, un agen­te del FBI que un día le da una pa­li­za a su je­fe y al si­guien­te apa­re­ce con ru­los en el pe­lo.

En cuan­to el guio­nis­ta Ja­so­nHall le pre­sen­tó el pro­yec­to de El fran­co­ti­ra­dor, Brad­ley se sin­tió atra­pa­do por la his­to­ria. War­ner Bros ha­bía re­cha­za­do in­vo­lu­crar­se en la cin­ta, pe­ro una vez queCoo­per ac­ce­dió a par­ti­ci­par, el es­tu­dio com­pró los de­re­chos del li­bro. Se aso­ció pa­ra ello con la pro­duc­to­ra del ac­tor, 22 & In­dia­na Pic­tu­res ( bau­ti­za­da así en ho­nor a la con­fluen­cia de esas dos ca­lles, al nor­te de Fi­la­del­fia, don­de se crió su pa­dre).

ACh­ri­sKy­le le hi­zo­mu­cha ilu­sión sa­ber que Coo­per le da­ría vida en la gran pan­ta­lla. Aun­que pu­so una con­di­ción: “Voy a te­ner que atar­lo a mi fur­go­ne­ta y arras­trar­lo por la ca­lle pa­ra que sea me­nos gua­po”. En­ton­ces ma­ta­ron a Ky­le, sin que és­te lle­ga­ra a co­no­cer al ac­tor ni su­pie­ra que Clint East­wood, su op­ción fa­vo­ri­ta pa­ra di­ri­gir el fil­me, iba a ro­dar­lo. A fi­na­les de enero de 2014, Coo­per y East­wood via­ja­ron a Mid­lot­hian, cer­ca de Da­llas, pa­ra re­unir­se con Ta­ya, la mu­jer de Ky­le; con los pa­dres del sol­da­do, Way­ne y Deby, y con su her­mano Jeff y su cu­ña­da Amy. No po­dían ha­ber ele­gi­do una fe­cha peor: el primer aniver­sa­rio de la muer­te de Ch­ris. “Aca­ba­ba de pa­sar un año des­de el ase­si­na­to de su hi­jo, y dos tíos de Holly­wood se pre­sen­tan y suel­tan: ‘Eh, que va­mos a ha­cer una pe­li so­bre él’, re­cuer­daCoo­per. “¡Hay que jo­der­se! ¡Qué si­tua­ción tan su­rrea­lis­ta!”. “Co­gí el to­ro por los cuer­nos y les con­tes­té que no­me ha­cía gra­cia que la ro­da­ran”, ad­mi­teWay­ne. No le gus­ta­ba el pro­yec­to “por­que Ch­ris no po­día asu­mir un con­trol di­rec­to”.

La obra deC­lint East­wood en su con­jun­to le da­ba cier­ta tran­qui­li­dad. Pe­ro, pa­ra Way­ne Ky­le, “Brad­ley era un chico gua­po, un cha­val de ciu­dad. Aun­que es un ac­tor ex­ce­len­te, la ver­dad es que no sa­bía­mos ca­si na­da de él”. Tam­po­co se cor­tó a la ho­ra de ad­ver­tir­le lo si­guien­te: “Si ha­ce al­go que per­ju­di­que la repu­tación de mi hi­jo, me ase­gu­ra­ré de que las pa­se ca­nu­tas”. “Sa­bía que pi­sa­ba un te­rreno muy de­li­ca­do; pa­ra Clint y pa­ra mí fue un re­ga­lo po­der es­tar en aque­lla ca­sa y co­no­cer a esas per­so­nas”, afir­ma Coo­per. “Nos di­mos cuen­ta de lo que su­po­nía”. Way­ne Ky­le tam­bién se per­ca­tó de has­ta qué pun­to el ac­tor era sin­ce­ro: “Me he pa­sa­do la vida ro­dea­do de ga­na­do. En­se­gui­da de­tec­to si al­go hue­le mal”.

Coo­per ha­bría te­ni­do que ga­nar ca­si 20 ki­los de ma­sa mus­cu­lar —pa­ra pa­re­cer­se fí­si­ca­men­te a Ky­le— en un año. Pe­ro East­wood que­ría em­pe­zar a ro­dar en mar­zo, an­tes de que hi­cie­ra de­ma­sia­do ca­lor en Ma­rrue­cos.

Los en­tre­na­mien­tos del ac­tor trans­cu­rrían siem­pre con la mis­maB.S.O: la lis­ta de can­cio­nes que es­cu­cha­baKy­le cuan­do se ejer­ci­ta­ba en Irak, du­ran­te su eta­pa co­mo­miem­bro de la­Fuer­za de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les de la Ma­ri­na, en­tre un turno y otro. Cuan­do es­ta­ba de ser­vi­cio, el sol­da­do aca­ba­ba em­pa­pa­do en su pro­pia ori­na. Mien­tras per­se­guían in­sur­gen­tes no po­dían ha­cer nin­gu­na pau­sa. Se le atri­bu­yen al me­nos 170 muer­tes.

Al ga­nar­múscu­lo, Coo­per pa­só de los 83 a los 102 ki­los. In­ge­ría unas 5.000 ca­lo­rías dia­rias. Al fi­nal del pro­ce­so era ca­paz de le­van­tar 180ki­los. Ric­kWa­lla­ce­yKe­vi­nLacz, an­ti­guos­miem­bros de la­Fuer­za deO­pe­ra­cio­nes Es­pe­cia­les, le en­se­ña­ron a em­pu­ñar las ar­mas que Ky­le em­plea­ba, y a dis­pa­rar con ellas. El ac­tor no fue ca­paz de aba­tir un ob­je­ti­vo a 1.900me­tros de dis­tan­cia, como lo­gró Ky­le en Irak en una oca­sión; pe­ro sí a 550me­tros.

Du­ran­te el ro­da­je, el in­tér­pre­te no aban­do­nó al per­so­na­je ni un se­gun­do. Ha­bla­ba con su no­via, la ac­triz bri­tá­ni­ca Su­ki Wa­ter­hou­se, de 22 años, como si fue­raKy­le. En un res­tau­ran­te, con Mi­ller y East­wood, pi­dió la co­mi­da como si fue­ra el sol­da­do; dis­cu­tió la po­si­bi­li­dad de in­ter­ve­nir en otro lar­go­me­tra­je del pro­duc­tor Har­vey Weins­tein sin sa­lir del per­so­na­je.

No obs­tan­te, lo an­te­rior no ga­ran­ti­za­ba ne­ce­sa­ria­men­te una gran in­ter­pre­ta­ción. Ca­bía la po­si­bi­li­dad de que las ex­pec­ta­ti­vas fue­ran des­me­di­das. Ca­bía la po­si­bi­li­dad de que Brad­ley Coo­per es­tu­vie­ra jo­di­do. De ver­dad.

Ha­ce unos­me­ses vi­sio­né una ver­sión aca­ba­da al 95 por cien­to de El fran­co­ti­ra­dor en una sa­la de pro­yec­ción de los es­tu­dios de War­ner Bros. A ex­cep­ción de las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron di­rec­ta­men­te en la pro­duc­ción, fui la pri­me­ra per­so­na en ver la pe­lí­cu­la. La reac­ción de los crí­ti­cos no in­flu­yó en mi reac­ción; ni la de ellos ni la de na­die.

Ca­da vez que el ac­tor apa­re­cía en la pan­ta­lla­me da­ba la sen­sa­ción de es­tar pre­sen­cian­do al­go asom­bro­so. No so­lo una de las me­jo­res ac­tua­cio­nes del año, sino un tra­ba­jo in­ter­pre­ta­ti­vo que pa­sa­rá a la his­to­ria. De ésos que se te me­ten en el al­ma a al­tas ho­ras de la no­che. Así que pue­de que, des­pués de to­do, Brad­ley Coo­per no es­té jo­di­do. �

“RO­DAR UNA PE­LÍ­CU­LA SO­BRE KY­LE ERA UN RIES­GO.

PI­SAR TE­RRENO PE­LI­GRO­SO.

CLINT Y YO ÉRA­MOS CONS­CIEN­TES DE­LO­QUE SU­PO­NÍA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.