APUES­TA RA­DI­CAL

Es jo­ven, ico­no­clas­ta, am­bi­cio­so. J. W. An­der­son, el nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de Loe­we, to­ma las rien­das de una de las ca­sas de lu­jo más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa pa­ra em­pren­der su trans­for­ma­ción. ¿Su primer ja­que ma­te? Cam­biar el lo­go.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por MU­RRAY HEALY

El jo­ven J. W An­der­son, nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de Loe­we, ha lle­ga­do pa­ra re­vo­lu­cio­nar la mar­ca.

La es­ce­na que con­tem­pla­mos en el backstage de la pre­sen­ta­ción de la colección mas­cu­li­na de J. W. An­der­son ( Ir­lan­da, 1984) pa­ra la pri­ma­ve­ra de 2015 es, en cier­to mo­do, la que es­pe­ra­ría­mos de un di­se­ña­dor emer­gen­te. Mo­de­los lán­gui­dos se des­vis­ten en­tre per­che­ros y se mez­clan con jó­ve­nes edi­to­res de mo­da de­par­tien­do con estilistas que vis­ten sencillas su­da­de­ras ne­gras. Tam­bién deam­bu­lan por allí sol­da­dos con su uni­for­me de ca­mu­fla­je re­gla­men­ta­rio, in­ca­pa­ces de ocul­tar un sem­blan­te de to­tal per­ple­ji­dad, y es que el em­pla­za­mien­to ele­gi­do es un cen­tro de ins­truc­ción mi­li­tar si­tua­do en el cen­tro de Lon­dres.

To­do ello se desa­rro­lla en un con­tex­to de má­xi­ma ex­pec­ta­ción: se tra­ta del primer des­fi­le de An­der­son des­de que el gi­gan­te del lu­jo LVMH lo nom­bra­ra, con so­lo 29 años, di­rec­tor crea­ti­vo de Loe­we. An­der­son ya con­ta­ba con fie­les se­gui­do­res en Lon­dres: las pren­das de su mar­ca ho­mó­ni­ma, que fun­dó en 2008, son lu­ci­das por los miem­bros más ex­cén­tri­cos del sec­tor. Sin em­bar­go, el se­llo de apro­ba­ción de LVMH ha he­cho que em­pie­cen a re­pa­rar en él aque­llos que an­te­rior­men­te re­cha­za­ban la es­té­ti­ca de An­der­son por con­si­de­rar­la de­ma­sia­do arries­ga­da. Mu­chos de ellos acu­den hoy, pre­ci­sa­men­te, a com­pro­bar si la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va de una gran em­pre­sa ha con­se­gui­do do­mar al di­se­ña­dor, co­no­ci­do por no es­ta­ble­cer dis­tin­cio­nes en­tre pren­das mas­cu­li­nas y fe­me­ni­nas. Más tar­de ve­rán que no ha si­do así: su mas­cu­li­ni­dad si­gue lle­van­do crop tops de pun­to, am­plí­si­mos es­co­tes y tú­ni­cas anu­da­das por en­ci­ma del hom­bro. En el cen­tro de to­do, él: Jo­nat­han Wi­lliam An­der­son, quien tras­lu­ce una tran­qui­li­dad ca­si so­bre­na­tu­ral. “La colección es­tá lis­ta des­de ha­ce va­rios días”, ase­gu­ra. So­lo mues­tra preo­cu­pa­ción por la evo­lu­ción de las obras de la nue­va se­de pa­ri­si­na de Loe­we. La com­ple­ta re­no­va­ción del head­quar­ter es uno de los múl­ti­ples in­di­cios que des­ve­lan has­ta qué pun­to An­der­son es­tá rein­ven­tan­do la­mar­ca y có­mo ha de­ci­di­do con­tro­lar la to­ta­li­dad de los de­ta­lles del pro­ce­so.

La unión en­tre An­der­son y Loe­we no re­sul­ta ob­via: una em­pre­sa de lu­jo que cuen­ta, en­tre otros, con la Fa­mi­lia Real es­pa­ño­la en­tre sus clien­tes, y un di­se­ña­dor de 30 años co­no­ci­do por su for­ma ra­di­cal­men­te uni­sex de abor­dar las pren­das. An­der­son ya ha da­do va­rias pis­tas al mer­ca­do de has­ta dón­de pue­den lle­gar su ta­len­to y am­bi­ción. Tras cua­tro años como di­rec­tor crea­ti­vo de Suns­pel, un fa­bri­can­te bri­tá­ni­co de pren­das bá­si­cas de al­go­dón, don­de lo­gró in­tro­du­cir un atrac­ti­vo ma­tiz hips­ter, pa­sa­ría a di­se­ñar una colección cáp­su­la pa­ra la lí­nea jo­ven de Ver­sa­ce, Ver­sus, en 2013, en la que se per­ci­bía una des­ca­ra­da im­pron­ta sexy ale­ja­da de la re­cia so­brie­dad de su pro­pia mar­ca. “De es­ta for­ma pu­so de ma­ni­fies­to su ver­sa­ti­li­dad”, de­cla­ra Pie­rre-Yves Rou­seel, pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do del gru­po LVMH quien, jun­to a la he­re­de­ra del con­glo­me­ra­do, Delp­hi­ne Ar­nault (en la prác­ti­ca ejer­ce de ca­za­ta­len­tos), ya in­si­nua­ba, en el ve­rano de 2013, una po­si­ble in­ver­sión en la em­pre­sa del di­se­ña­dor, fun­da­da sie­te años an­tes. “Pa­ra crear una mar­ca hay que ser mu­cho­más que un di­rec­tor ar­tís­ti­co ex­cep­cio­nal”, afir­ma Rous­sel. “Tie­nes que sa­ber en­fo­car los te­mas des­de to­dos los án­gu­los po­si­bles y no per­der nun­ca la mo­ti­va­ción. Jo­nat­han po­see to­do eso; ade­más sa­be ro­dear­se de un gran equi­po, y pien­sa de for­ma glo­bal. No es ha­bi­tual en­con­trar gen­te que reúna to­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas”. LVMH ad­qui­rió una par­ti­ci­pa­ción mi­no­ri­ta­ria en la fir­ma de An­der­son en sep­tiem­bre de 2013. “Es­tá­ba­mos cre­cien­do muy de­pri­sa”, de­cla­ra An­der­son, “y ha­ce fal­ta mu­cho ca­pi­tal pa­ra po­der man­te­ner­se”. Em­pu­ñar las rien­das de Loe­we no for­ma­ba par­te del acuer­do ori­gi­nal; sin em­bar­go, cuan­do Rous­sel men­cio­nó que bus­ca­ba a al­guien pa­ra di­ri­gir la com­pa­ñía tras la mar­cha de Stuart Ve­vers a Coach, An­der­son no qui­so des­apro­ve­char la opor­tu­ni­dad. “Se me plan­tea­ba un re­to”, de­cla­ra, mien­tras se en­ros­ca el ca­be­llo ru­bio con los de­dos, una cos­tum­bre que ha­ce que pa­rez­ca aún más jo­ven de lo que es. Su can­di­da­tu­ra al pues­to la pre­sen­ta­ría con un por­fo­lio con­fec­cio­na­do con gran me­ticu­losi­dad. “En él ha­bla­ba de for­mas, es­té­ti­ca, éti­ca, cul­tu­ra, tac­to,

emo­ción. Era bri­llan­te”, re­cuer­da Rous­sel, quien ase­gu­ra que él fue su úni­ca op­ción. Un ele­men­to in­clui­do en ese mood­board fue una se­sión de fo­tos de 1997 fir­ma­da por Ste­ven Mei­sel pa­ra Vo­gue Ita­lia y pro­ta­go­ni­za­da por Ka­te Moss, Am­ber Va­llet­ta y Mag­gie Ri­zer pa­sean­do por una pla­ya. “Pa­ra­mí, Loe­we era eso”, afir­ma An­der­son, que ha uti­li­za­do esas mis­mas imá­ge­nes en su pri­me­ra cam­pa­ña pa­ra la fir­ma. La idea de có­mo per­ci­bía la mar­ca le vino a la ca­be­za tan so­lo una ho­ra des­pués de ha­blar con Rous­sel. Fue un con­cep­to in­tui­ti­vo y per­so­nal ins­pi­ra­do en las va­ca­cio­nes in­fan­ti­les que ha­bía pa­sa­do en la ca­sa de ve­rano que su fa­mi­lia po­see en Ibi­za. “Mu­chas de mis re­fe­ren­cias en mo­da sur­gen de esos via­jes”, cuen­ta en un ca­fé al nor­te de Lon­dres. “Me sen­ta­ba en la pla­ya de Aguas Blan­cas y ob­ser­va­ba to­da una cul­tu­ra que sen­tía avan­za­da y li­bre”. La pri­ma­ve­ra pa­sa­da el di­se­ña­dor vo­ló a la is­la con un Ama­zo­na vin­ta­ge de an­te y con­tem­pló có­mo el mar y la are­na lo des­gas­ta­ban. “Pen­sé: ‘Por eso es­te bol­so es per­fec­to”, pro­si­gue. “Por­que se creó pa­ra ser usa­do”.

La nue­va se­de de Loe­we ocu­pa las cua­tro pri­me­ras plan­tas de un edi­fi­cio de apar­ta­men­tos en la Rue Bo­na­par­te, el ba­rrio en que re­si­den pa­ri­si­nos ilus­tres, como Cat­he­ri­ne De­neu­ve. Las pa­re­des han si­do pin­ta­das con el tono blan­co gri­sá­ceo que An­der­son ha es­co­gi­do per­so­nal­men­te pa­ra las ca­jas y en­vol­to­rios de la mar­ca: una re­fe­ren­cia a la pie­dra de Portland em­plea­da en la cons­truc­ción del Mu­seo Bri­tá­ni­co. Ca­da pie­za de la colección se ex­po­ne so­bre una ba­se con una pla­ca en la que se es­pe­ci­fi­can el nom­bre, la fun­ción y la com­po­si­ción de ca­da pren­da, como si se tra­ta­ra de una obra de ar­te en una ga­le­ría.

Re­par­ti­das por la sa­la, unas si­llas de mim­bre de Wi­lliam Mo­rris que An­der­son ha es­ta­do per­si­guien­do en di­ver­sas subas­tas pa­ra em­pren­der el nue­vo di­se­ño de las tien­das de Loe­we. “Aca­ba­mos de com­prar dos si­llas de Ren­nie Mac­kin­tosh”, de­ta­lla el di­se­ña­dor. El in­te­rés de An­der­son por el in­terio­ris­mo se ha avi­va­do tras fa­mi­lia­ri­zar­se con las ideas de Javier Car­va­jal, una­de la­sma­yo­res men­tes crea­ti­vas de Loe­we de 1950 a 1960. Más ar­qui­tec­to que di­se­ña­dor, Car­va­jal su­po in­su­flar a la mar­ca ai­res in­ter­na­cio­na­les. “Sus pri­me­ras tien­das eran una in­ter­pre­ta­ción de la cul­tu­ra sue­ca en un con­tex­to es­pa­ñol”, ex­pli­ca An­der­son. Aun­que el re­no­va­do Loe­we se ins­pi­re en los días de pla­ya, el di­se­ña­dor cree que de­be pre­sen­tar las pie­zas en un en­torno in­te­lec­tua­li­za­do y que en­tron­que con di­ver­sas tra­di­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas. Aquí en­con­tra­re­mos una mez­cla del Mu­seo Bri­tá­ni­co con la aris­to­cra­cia bohe­mia de Fran­cia”, sin­te­ti­za el jo­ven. Y, de he­cho, An­der­son pa­re­ce un au­tén­ti­co guía de mu­seo mien­tras mues­tra la colección a los gru­pos de edi­to­res que se su­ce­den. Al di­se­ña­dor le gus­ta ha­blar, se ha vis­to obli­ga­do a man­te­ner en se­cre­to to­do lo que ha­bía pla­nea­do pa­ra Loe­we du­ran­te los ocho­me­ses an­te­rio­res, y aho­ra tie­ne mu­cho que con­tar. “Pa­ra dar­le un nue­vo co­mien­zo a una mar­ca de­bes ha­cer que la gen­te ol­vi­de lo que era an­tes. Por eso qui­se cam­biar­lo to­do: el es­pa­cio, el lo­go­ti­po, has­ta las per­chas. El es­fuer­zo com­pen­sa cuan­do­me fi­jo, por ejem­plo, en la nue­va per­cha sin desear que sea de otra for­ma. Tar­da­mos tres me­ses en desa­rro­llar­la y sa­lió jus­to como que­ría­mos. He con­tro­la­do mu­cho to­do el pro­ce­so, lo re­co­noz­co”. Re­qui­rió tam­bién la ayu­da de Mat­hias Au­gusty­niak y Mi­chael Am­za­lag, del pres­ti­gio­so es­tu­dio M/M ( París), cé­le­bres por su es­ti­lo in­te­lec­tual y grá­fi­co al abor­dar la crea­ción de li­bros y re­vis­tas de mo­da, con el de­seo de que co­la­bo­ra­ran en to­dos los as­pec­tos de la nue­va iden­ti­dad vi­sual de Loe­we.

En ju­nio, An­der­son di­fun­dió a tra­vés de su cuen­ta per­so­nal de Ins­ta­gram una ima­gen­pu­bli­ci­ta­ria de unas ca­jas en las que se apre­cia­ba el nue­vo lo­go, y ter­mi­nó re­ve­lan­do la cam­pa­ña en­te­ra. “Me im­pre­sio­na la in­me­dia­tez de Ins­ta­gram”, de­cla­ra. Es esa mis­ma sen­sa­ción de in­me­dia­tez la que An­der­son quie­re que pro­yec­te la mar­ca. En su crea­ti­vi­dad com­pul­si­va pue­de te­ner mu­cho que ver que na­cie­ra en un pe­que­ño pue­blo de Ir­lan­da del Nor­te, Mag­he­ra­felt. Su­ma­dre era pro­fe­so­ra de in­glés y su pa­dre el ca­pi­tán del equi­po de rugby lo­cal. Mien­tras cre­cía, re­cu­rrió a la mo­da como vía de es­ca­pe. Le gus­ta ac­tuar con ra­pi­dez “pa­ra ven­cer al po­si­ble abu­rri­mien­to”, ase­gu­ra. No aca­ba de que­dar muy cla­ro si se re­fie­re al del clien­te o al su­yo pro­pio.

Una se­ma­na des­pués de acu­dir a su pre­sen­ta­ción, vol­ve­mos a re­unir­nos con él, es­ta vez al oes­te de Lon­dres, lu­gar en el que

“SOY­MUY COM­PE­TI­TI­VO. SI FOR­MAS PAR­TE­DE ES­TO Y NO LO ERES, NI TE MO­LES­TES. LOE­WE TIE­NE LA BA­SE PA­RA SER LA MAR­CA MÁS IM­POR­TAN­TE DEL MUN­DO”

An­der­son acu­de a la con­sul­ta de un acu­pun­tor pa­ra in­ten­tar de­jar de fu­mar. “No me ha fun­cio­na­do”, di­ce, mien­tras en­cien­de un ci­ga­rri­llo y re­co­no­ce que pro­si­gue es­tos tra­ta­mien­tos por­que le ayu­dan a re­la­jar­se. Cuen­ta que aca­ba de pre­si­dir en Ma­drid una im­por­tan­te ce­na de Loe­we. Re­co­no­ce que es­te ha­bía si­do el even­to que más ner­vios le ge­ne­ró. “En Es­pa­ña la con­si­de­ran su mar­ca de lu­jo in­sig­ne, la pro­te­gen mu­cho. ¡Y yo he cam­bia­do has­ta el lo­go! Pe­ro me he sen­ti­do muy apo­ya­do”.

La lí­nea de mu­jer es más com­pli­ca­da que la mas­cu­li­na: “El mer­ca­do es más com­pe­ti­ti­vo”. Al igual que en la de hom­bre, en es­ta tam­bién es­tá pre­sen­te Ibi­za como re­fe­ren­cia: “La dis­co­te­ca Pa­chá, los años se­ten­ta, esa sen­sa­ción de li­ber­tad y he­do­nis­mo”, di­ce. Tras ha­blar del pro­duc­to no quie­re de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de ma­ni­fes­tar lo bien aco­gi­do que se sien­te en la em­pre­sa. “Mi ex­pe­rien­cia den­tro de LVMH­se eri­ge so­bre la con­fian­za que me ins­pi­ran tan­to Delp­hi­ne como Pie­rre-Yves”. A es­te ni­vel no pue­des triun­far sin que crean en ti”. Qui­zá fue­ra la gran se­gu­ri­dad en sí mis­mo que mues­tra An­der­son lo que lo ha con­ver­ti­do en un per­so­na­je tan atrac­ti­vo pa­ra LVMH. “Soy muy com­pe­ti­ti­vo”, re­co­no­ce el di­se­ña­dor. “Si for­mas par­te de es­ta in­dus­tria y no lo eres, ni te mo­les­tes. Loe­we de­be­ría es­tar com­pi­tien­do a es­ca­la glo­bal; tie­ne la ba­se ne­ce­sa­ria pa­ra con­ver­tir­se en la mar­ca más im­por­tan­te del mun­do, y es lo que quie­ro que sea”. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.