'FIRST LA­DIES'

¿ Qué fue de las pri­me­ras da­mas de la Pri­ma­ve­ra Ára­be?

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM -

En 2010, As­ma Al Asad com­par­tía me­sa y man­tel con y Car­la Bru­ni en el Nicolas Sarkozy Elí­seo. “Dia­na de Orien­te, ra­yo de luz en un país lleno de som­bras”, fue­ron los epí­te­tos que le de­di­có la pren­sa lo­cal. Un año des­pués, , un Moha­med Boua­zi­zi ven­de­dor am­bu­lan­te, se in­mo­la­ba en Tú­nez en el que se con­si­de­ra como el de­to­nan­te de la Pri­ma­ve­ra Ára­be. “Cuan­do ad­ver­ti­mos a Sarkozy de que

era el peor de los Bas­har Al Asad ti­ra­nos con­tes­tó que con una mu­jer así no po­día ser del to­do ma­lo”, re­ve­la­ría el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res,

. Ber­nard Kouch­ner

“Re­gí­me­nes como el si­rio ex­por­ta­ban mo­der­ni­dad a tra­vés de las pri­me­ras da­mas”, afir­ma , Hai­zam Ami­rah Fernández in­ves­ti­ga­dor del Real Ins­ti­tu­to El­cano. “Una fi­gu­ra oc­ci­den­ta­li­za­da, pe­ro que ejer­cía de pi­lar de un sis­te­ma au­to­crá­ti­co y clien­te­lar”.

Un lus­tro des­pués de co­dear­se con los Sarkozy o con el rey — los

Juan Carlos Al Asad vi­si­ta­ron Es­pa­ña en 2010— to­do apun­ta a que As­ma se re­fu­gia en un bu­que de gue­rra ru­so atra­ca­do en el puer­to de Da­mas­co, pres­to pa­ra huir a Moscú si su ma­ri­do pier­de una gue­rra que se ha co­bra­do 200.000 vi­das. Qui­zá a bor­do si­ga gas­tan­do mi­les de eu­ros en jo­ye­ría y mo­bi­lia­rio (14.000 eu­ros en una al­fom­bra, 3.500 en un ja­rrón) como re­ve­ló Wi­kileaks en 2012.

De es­ca­par, As­ma se­gui­ría el ejem­plo de ,

Leila Tra­bel­si Ma­da­me La Pré­si­den­te du­ran­te los 23 años que du­ró el man­da­to de - Zi­ne El Abi­di­ne

. En 2011 Ben Ali hu­ye­ron de Tú­nez. An­tes re­ti­ra­ron una to­ne­la­da y me­dia de oro del Ban­co Cen­tral, pu­bli­có Le Mon­de. Ella lo des­mien­te en Mi Ver­dad, sus me­mo­rias, en las que ase­gu­ra que de­jó el país con lo pues­to rum­bo a Ara­bia Sau­dí. Los paí­ses del Gol­fo aco­gie­ron tam­bién a la viu­da de , , que

Ga­da­fi Sa­fia en­con­tró re­fu­gio en Omán (ella y su for­tu­na, que se es­ti­ma en 25.000 mi­llo­nes de eu­ros e in­clu­ye una ae­ro­lí­nea, Bu­raq Air). ,

Sa­ji­da viu­da de

Sad­dam Hus­sein (de­rro­ca­do por el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se en 2003), ate­rri­zó en Ca­tar pro­ce­den­te de Lí­bano con un car­ga­men­to de oro, se­gún la pren­sa in­ter­na­cio­nal. no ha

Su­zan­neMu­ba­rak pa­sa­do por el tran­ce del exi­lio: la ha­nim egip­cia si­gue en El Cairo.

noha­sa­li­do in­dem­ne. Ra­nia de Jor­da­nia En2011, la so­be­ra­na ha­che­mi­ta em­pe­zó a do­si­fi­car sus apa­ri­cio­nes. Es­te ve­rano in­ten­si­fi­có su ac­ti­vi­dad en las re­des y su apo­yo a la in­fan­cia o la al­fa­be­ti­za­ción. Ma­los tiem­pos pa­ra el gla­mour en el de­sier­to.

mu­jer en gue­rra Sa­fia Ga­da­fi (arri­ba, con Indira Gand­hi en 1984) se en­cuan­tra en Omán. As­ma Al Asad (iz­da.) si­gue en Da­mas­co.

‘ wes­tern girls’

Leila Ben Ali (arri­ba, con Hi­llary Clin­ton), Su­zan­ne Mu­ba­rak (iz­da.) o Ra­nia de Jor­da­nia

sua­vi­za­ban la ima­gen ex­te­rior de los re­gí­me­nes de

sus ma­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.