De Lan­gos­tas y ‘ Tu­xe­dos’

Les pre­sen­ta­mos los há­bi­tats na­tu­ra­les de la cla­se aco­mo­da­da de Nue­va York, allá don­de el es­mo­quin es tan fre­cuen­te como el chán­dal en el Me­dio Oes­te y has­ta se ha­bla un dia­lec­to pro­pio...

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

Tu­xe­do Park y Lo­cust Va­lley. A pe­sar de sus nom­bres ri­dícu­los ( Par­que del Es­mo­quin y Va­lle de la Lan­gos­ta) son los dos en­cla­ves, a las afue­ras de Nue­va York, don­de vi­ven las fa­mi­lias pa­tri­cias de la Cos­ta Es­te con más ran­cio abo­len­go. En las fa­bu­lo­sas man­sio­nes es­ti­lo Gran Gatsby de Lo­cust Va­lley, a so­lo 30mi­nu­tos de Man­hat­tan, ha­blan lo­cust lock­jaw (man­dí­bu­la tra­ba­da de la lan­gos­ta, li­te­ral­men­te). Un dia­lec­to inin­te­li­gi­ble que, se­gún las ma­las len­guas, les per­mi­te ig­no­rar a los fo­ras­te­ros.

De Tu­xe­do Park bas­ta de­cir que es don­de es­cri­bió a co­mien­zos

Emily Post del si­glo XX Eti­quet­te, su fa­mo­so tra­ta­do de bue­nas ma­ne­ras. Y que el es­mo­quin de­be su nom­bre en in­glés ame­ri­cano, tu­xe­do, a un bai­le de oto­ño que se ce­le­bró allí en 1886. Cuan­do uno de los in­vi­ta­dos vio a otro con frac a la eu­ro­pea, in­qui­rió es­can­da­li­za­do por qué la le­vi­ta no te­nía co­la. Qui­zá a cau­sa del vo­lu­men de la mú­si­ca, el in­ter­pe­la­do en­ten­dió que le es­ta­ban pre­gun­tan­do de dón­de era y res­pon­dió: “Tu­xe­do”. En es­te jue­go del te­lé­fono es­ca­cha­rra­do, el primer ca­ba­lle­ro, tan fino como co­ti­lla, con­tó en­se­gui­da a sus amis­ta­des de Man­hat­tan que ha­bía vis­to a un hom­bre con cha­qué sin co­la, “una pren­da lla­ma­da tu­xe­do”. Des­de en­ton­ces, el tux se im­plan­tó como ves­ti­men­ta ofi­cial de los even­tos for­ma­les en Es­ta­dos Uni­dos. Los ha­bi­tan­tes de es­tos su­bur­bios es­nobs lo usan tan­to como el chán­dal y los jeans en el res­to del país.

El tra­to con es­tas tri­bus so­fis­ti­ca­das tie­ne sus in­con­ve­nien­tes. Una jo­ven de fa­mi­lia bur­gue­sa de Man­hat­tan em­pe­zó a sa­lir con un mu­cha­cho de Lo­cust Va­lley. Al­to, de pe­lo co­lor are­na y man­dí­bu­la cua­dra­da, lle­va­ba en su ro­pa las in­sig­nias de su club de golf y do­mi­na­ba las pis­tas de bai­le con pa­si­tos de hip- hop de prin­ci­pios de los no­ven­ta. Im­po­si­ble no de­rre­tir­se, de­cía ella. Bue­na par­te del cor­te­jo se desa­rro­lló vía mail, What­sApp y SMS, agra­va­do por el he­cho de que ella se en­con­tra­ba en Fran­cia cur­san­do un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio. Los en­cuen­tros eran tan in­fre­cuen­tes que no los apro­ve­cha­ban, pre­ci­sa­men­te, pa­ra ha­blar. Vi­vie­ron jun­tos en Nue­va York, pe­ro la re­la­ción no pros­pe­ró. En cuan­to él se re­la­ja­ba, se le atas­ca­ba la man­dí­bu­la y no se en­ten­día na­da de lo que de­cía.

Al fi­nal, lo aban­do­nó por el tí­pi­co due­ño de fon­do de in­ver­sión na­ci­do en los ba­jos fon­dos de la ciu­dad, vir­gen en ro­pa de eti­que­ta. Su voz na­sal y la ve­lo­ci­dad con la que es­cu­pe las pa­la­bras con su ru­do acen­to neo­yor­quino irri­ta a sus ami­gas pe­ro, pa­ra ella, es irre­sis­ti­ble. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.