La mo­de­lo que odia­ba La fa­ma

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES -

Mos­trar­se des­nu­da en un des­fi­le his­tó­ri­co es una bue­na for­ma de pre­sen­tar­se an­te el mun­do como la nue­va it- mo­del. Edie Camp­bell (Lon­dres, 1990) fue la en­car­ga­da de ce­rrar el úl­ti­mo show de Marc Ja­cobs pa­ra Vuit­ton: lle­va­ba por to­do ves­tua­rio una pin­tu­ra cor­po­ral es­tra­té­gi­ca­men­te si­tua­da. Esa mis­ma tem­po­ra­da, Camp­bell fue mu­sa de Ba­len­cia­ga, de Dior, de Gi­venchy, de Saint Lau­rent y de McQueen (y pa­ra ca­si to­do ellos hi­zo cam­pa­ña). Pe­ro el gran gol­pe de efec­to que ayu­dó a es­ta bri­tá­ni­ca de ojos gi­gan­tes y si

— lue­ta me­nu­da hi­ja­de una edi­to­ra de mo­da

— de Vo­gue ín­ti­ma ami­ga de Ma­rio Tes­tino a con­ver­tir­seen el ob­je­to de de­seo de las­gran­des fir­mas, fue mu­cho me­nos gran­di­lo­cuen­te: un cor­te de pe­lo mu­llet (si­mi­lar al de la can­tan­te Ch­ris­sie Hyn­de en los años ochen­ta) jus­to cuan­do el MET ho­me­na­jea­ba la es­té­ti­ca punk en su bai­le anual la pu­so en ór­bi­ta. Su ac­ti­tud per­so­nal, sin em­bar­go, es­tá muy le­jos de ser tan sal­va­je como su pei­na­do o sus com­pa­re­cen­cias fas­hion: “No por ser mo­de­lo tie­nes que son­reír to­do el tiem­po e ir a to­das las fies­tas”, di­ce ella. “Al­gu­nas mo­de­los es­tán en­lo­que­ci­das con los me­dios y siem­pre es­tán ha­cien­do re­la­cio­nes pú­bli­cas. Yo me pre­gun­to: ¿No pue­des sim­ple­men­te ser una per­so­na y te­ner una vida se­pa­ra­da de tu tra­ba­jo?”. Camp­bell, que sa­le con un hi­jo de Brian Ferry des­de ha­ce cin­co años y es gra­dua­da en His­to­ria del Ar­te pul­ve­ri­za los cli­chés de las ce­le­bri­ties con­tem­po­rá­neas: “Cuan­do voy a un afies­ta sue­lo es­tar con ca­ra de ma­las pul­gas en una es­qui­na. La gen­te se pre­gun­ta: ¿Quién es esa ra­ri­ta de la es­qui­na con pei­na­do mu­llet?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.