UNA HE­REN­CIA BRI­LLAN­TE

CON CIN­CO GE­NE­RA­CIO­NES DE­TRÁS, KIM EVA WEM­PE ES LA NUE­VA GRAN DA­MA DE LA JO­YE­RÍA EU­RO­PEA En 135 años la fir­ma ha con­se­gui­do alian­zas con las me­jo­res ca­sas re­lo­je­ras sui­zas, pa­ten­tes re­vo­lu­cio­na­rias en cro­nó­gra­fos na­va­les y un ta­ller de jo­ye­ría van­guar­dis

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – RA­QUEL PELÁEZ

El ta­len­to em­pren­de­dor es un ras­go ge­né­ti­co que se pue­da he­re­dar? , el Kim Eva Wem­pe al­ma crea­ti­va de la fir­ma de re­lo­je­ría y jo­yas más pres­ti­gio­sa de Ale­ma­nia, lle­va so­bre sus es­pal­das la res­pon­sa­bi­li­dad de cin­co ge­ne­ra­cio­nes en­tre­ga­das a la mis­ma em­pre­sa. “El in­te­rés por es­te ofi­cio no es­tá en los ge­nes, pe­ro se lo pue­des en­se­ñar a tus hi­jos sim­ple­men­te ha­cién­do­les vi­vir la ex­pe­rien­cia em­pren­de­do­ra día a día. Yo em­pe­cé a tra­ba­jar con­mi pa­dre a los vein­te años, an­tes in­clu­so de sa­ber lo que real­men­te que­ría”. En un mun­do do­mi­na­do por enor­mes cor­po­ra­cio­nes con con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción co­pa­dos por los ban­cos, las em­pre­sas fa­mi­lia­res re­sul­tan un fe­nó­meno tan in­tere­san­te de ob­ser­var como un ta­ller de or­fe­bres mol­dean­do con sus pro­pias ma­nos me­ta­les pre­cio­sos. El primer Wem­pe, , te­nía un

Ger­hard Die­drich Wil­helm ol­fa­to ins­tin­ti­vo pa­ra los ne­go­cios y un in­ne­ga­ble sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad: apro­ve­chan­do sus re­la­cio­nes pri­vi­le­gia­das con miem­bros de la in­dus­tria re­lo­je­ra sui­za, em­pe­zó a ven­der pie­zas de al­ta ho­ro­lo­gía so­bre ban­de­jas de ter­cio­pe­lo cons­trui­das por él mis­mo en el sa­lón de la ca­sa de su tía. Muy pron­to abri­ría tien­da en una de las ca­lles co­mer­cia­les de Ham­bur­go — ya en­ton­ces uno de los en­cla­ves por­tua­rios más fre­né­ti­cos de Eu­ro­pa—, don­de ven­de­ría en ex­clu­si­va re­lo­jes de Omega, Mo­va­do, Lon­gi­nes o Ze­nith. En 1938, , hi­jo

Her­bert Wem­pe del fun­da­dor, com­pró la ma­nu­fac­tu­ra de cro­nó­gra­fos pa­ra bar­cos más pres­ti­gio­sa de Ale­ma­nia.

Pe­ro en los años cin­cuen­ta, el mun­do pe­día jo­yas. Era el tiem­po de ce­le­bri­ties como y ,

Eli­za­beth Tay­lor Ri­chard Bur­ton mun­dial­men­te co­no­ci­dos por ex­pre­sar­se su amor en qui­la­tes (él le re­ga­ló a ella el dia­man­te Krupp, va­lo­ra­do en un mi­llón de dó­la­res). Y, jus­to pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de aquel mo­men­to, lle­gó la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción. “Re­cuer­do la son­ri­sa de or­gu­llo de mi pa­dre ca­da vez que abría­mos un nue­vo show­room”. El pa­dre de Kim Eva, , se in­cor­po­ró

Hell­mut al ne­go­cio cuan­do ni si­quie­ra es­ta­ba cer­ca de ser ma­yor de edad: a los tre­ce años. Él fue quien vio que la re­lo­je­ría per­so­na­li­za­da po­día con­ver­tir­se en uno de los pun­tos fuer­tes de la mar­ca y quien la lle­vó de via­je por to­da Ale­ma­nia: abrió tien­das en Lü­beck, Bre­men, Berlín, Ha­no­ver... y quien se atre­vió a lle­var su bou­ti­que a laQuin­taA­ve­ni­da deNue­vaYork a fi­na­les de los años se­ten­ta, en­me­dio de la peor re­ce­sión eco­nó­mi­ca que

el mun­do ha­bía su­fri­do des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En 1987, Kim Eva en­tró ofi­cial­men­te en la com­pa­ñía. “Mis ami­gos siem­pre han bro­mea­do di­cién­do­me que yo te­nía el fu­tu­ro re­suel­to, pe­ro nun­ca lo he vis­to así”, sos­tie­ne ella, quien de­bu­tó con trein­ta años como di­se­ña­do­ra.

En su pri­me­ra colección que­dó cla­ro que es­ta­ba lla­ma­da a ser una —la ex­cén­tri­ca di­se­ña­do­ra ita­lia­na que creó pie­zas El­sa Pe­ret­ti icó­ni­cas pa­ra Tif­fany— a la ale­ma­na: ella in­tro­du­jo en el ta­ller de la fir­ma, téc­ni­ca­men­te in­ta­cha­ble pe­ro es­té­ti­ca­men­te muy or­to­do­xo, las lí­neas y tex­tu­ras or­gá­ni­cas, el em­pleo van­guar­dis­ta de las pie­dras y los me­ta­les pre­cio­sos. Un len­gua­je muy pró­xi­mo al es­ti­lo in­ter­na­cio­nal que ha­bía he­cho triun­far en to­do el pla­ne­ta a Car­tier. ¿Un ejem­plo? El ani­llo He­lio­ro. “Re­pre­sen­ta nue­ve ra­yos de sol que se en­tre­la­zan”, ex­pli­ca Kim Eva.

Hoy Wem­pe es­tá pre­sen­te en to­do el mun­do (con pun­tos en Reino Uni­do, Fran­cia, Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tria, Ita­lia, China y Es­pa­ña) y ha abier­to una tien­da en el cru­ce­ro de lu­jo MS Eu­ro­pa, pa­ra ren­dir ho­me­na­je a su pa­sa­do como re­lo­je­ros na­va­les. “La ver­dad es que mi pa­dre me ha de­ja­do en he­ren­cia una em­pre­sa im­pe­ca­ble, pe­ro aho­ra yo ten­go que adap­tar­la a los va­lo­res del si­glo XXI”. De mo­men­to, pa­re­ce que lo es­tá con­si­guien­do.

PRE­CI­SIÓN Y TRA­DI­CIÓN Arri­ba, tien­da en Wands­beck, Ham­bur­go, en los años 70. Abajo, Hell­mut Wem­pe en los años 50.

DOS GE­NE­RA­CIO­NES Hell­mut Wem­pe

en los años se­ten­ta. Kim Eva en la ac­tua­li­dad. Al­re­de­dor, bo­ce­tos de sus crea­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.