PE­DRO SÁN­CHEZ

PAR­TI­DO SO­CIA­LIS­TA Can­di­da­to a la Pre­si­denc ia del Go­bierno, Se­cre­tar io Ge­ne­ral del PSOE, Dipu­tado por Madr id

Vanity Fair (Spain) - - POLÍTICA -

NA­CI­MIEN­TO Ma­drid, 29 de fe­bre­ro de 1972. FOR­MA­CIÓN Li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. Doc­tor en Eco­no­mía y Em­pre­sa por la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la. Más­ter en Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca de la UE por la Uni­ver­si­dad Li­bre de Bru­se­las (1997-1998). Más­ter

en In­te­gra­ción Eco­nó­mi­ca y Mo­ne­ta­ria Eu­ro­pea por el Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio Or­te­ga y Gas­set (2001-2002) y Más­ter en Li­de­raz­go Pú­bli­co por IESE (2004-2005). IDIO­MAS In­glés y fran­cés. EX­PE­RIEN­CIA PRO­FE­SIO­NAL Ase­sor en el Par­la­men­to Eu­ro­peo (1998). Je­fe de ga­bi­ne­te del Al­to Re­pre­sen­tan­te de la ONU en Bos­nia du­ran­te

la Gue­rra de Ko­so­vo (1999). Di­rec­tor de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la OCU (2000). Ase­sor de Eco­no­mía de la CEF del PSOE (2000-2004). Con­ce­jal en el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid (2004-2009). Con­sul­tor. Pro­fe­sor de Es­truc­tu­ra Eco­nó­mi­ca e His­to­ria del Pen­sa­mien­to Eco­nó­mi­co en la Uni­ver­si­dad Rey Juan Carlos (des­de 2008). Dipu­tado por Ma­drid (2009-2011). SUELDO Como dipu­tado: 2.025,99 eu­ros. Die­tas: 870, 56. Como pre­si­den­te

del Gru­po Par­la­men­ta­rio: 1.547,15 eu­ros. To­tal: 4.470,7 eu­ros. FA­MI­LIA Ca­sa­do con dos hi­jas.

En me­nos de un año ha pa­sa­do de ser un anó­ni­mo pro­fe­sor de po­lí­ti­cas a la prin­ci­pal ame­na­za elec­to­ral pa­ra los dos gran­des par­ti­dos po­lí­ti­cos, PP y PSOE. Sol­te­ro, 36 años, me­siá­ni­co en ges­tos y pa­la­bras, há­bil ter­tu­liano y se­rio, muy se­rio, Pablo Igle­sias es muy cons­cien­te del ma­la­ba­ris­mo de “te­ner que ga­nar a la vez que cons­tru­yes el par­ti­do”. Des­de que Po­de­mos con­si­guie­ra cin­co es­ca­ños en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, su vida trans­cu­rre en­tre avio­nes y so­bre­sal­tos por los “ata­ques” que, di­ce, se pu­bli­can con­tra des­ta­ca­dos miem­bros de su for­ma­ción. ¿Con quién se iden­ti­fi­ca? “Hom­bre, no soy como Je­su­cris­to pe­ro a mí la in­ter­pre­ta­ción que ha­ce Francisco del Evan­ge­lio me con­ven­ce. Creo que aho­ra mis­mo Ber­go­glio y yo es­ta­mos en la mis­ma ba­rri­ca­da”.

VANIT Y FAIR: ¿Cuán­do y por­qué de­ci­dió ser po­lí­ti­co?

PABLO IGLE­SIAS: Lle­vo ha­cien­do po­lí­ti­ca des­de que ten­go uso de ra­zón, creo que la po­lí­ti­ca no se re­du­ce a los po­lí­ti­cos, ni si­quie­ra a la po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal. Una se­rie de com­pa­ñe­ros de­ci­di­mos lan­zar una apues­ta po­lí­ti­ca elec­to­ral tras com­par­tir aná­li­sis y diag­nós­ti­cos. No sa­bía­mos que en me­nos de un año íba­mos a es­tar aquí. Aho­ra ha em­pe­za­do la cuen­ta atrás, des­de lue­go pa­ra Ra­joy. Po­de­mos es la ca­sa de to­dos los que quie­ran cam­bios. VF: Pri­me­ra me­di­da si ga­na. PI: Pa­rar los desahu­cios de ban­cos que he­mos res­ca­ta­do con nues­tro di­ne­ro.

VF: Ha­ga au­to­crí­ti­ca. ¿Qué es lo pri­me­ro que cam­bia­ría de su par­ti­do si es­tu­vie­ra en su­mano?

PI: No te­ner que cons­truir­nos al mis­mo tiem­po que te­ne­mos que ga­nar.

VF: Tres me­di­das ur­gen­tes pa­ra lu­char con­tra la co­rrup­ción.

PI: In­cre­men­tar el nú­me­ro de jue­ces has­ta lle­gar a 21 por ca­da 100.000 ha­bi- tan­tes de la me­dia eu­ro­pea; tri­pli­car la par­ti­da des­ti­na­da a jus­ti­cia; re­ba­jar la can­ti­dad a par­tir de la cual se con­si­de­ra que exis­te de­li­to fis­cal ( hoy son 120.000 eu­ros); au­men­tar las pe­nas pa­ra quie­nes am­pa­ren la co­rrup­ción e in­cor­po­rar el de­li­to de obs­truc­ción.

VF: El peor es­cán­da­lo que ha vis­to fue­ra y den­tro de su par­ti­do.

PI: Que el 1% ten­ga la mis­ma ri­que­za que el 70% de la po­bla­ción es­pa­ño­la; de ahí de­ri­va el res­to de los es­cán­da­los. So­bre Po­de­mos: es un es­cán­da­lo pu­bli­car por­ta­das de pe­rió­di­cos con in­for­ma­cio­nes que son fal­sas. Yo co­no­cía to­do lo que se ha es­cri­to so­bre Mo­ne­de­ro y Erre­jón, son ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas. Es nor­mal que nos sa­quen to­do ti­po de bar­ba­ri­da­des. En Po­de­mos sa­be­mos que cual­quier co­sa de tu vida la pue­den uti­li­zar con­tra ti. So­mos un desafío enor­me. Se no­ta que so­mos di­fe­ren­tes, y eso no lo so­por­tan los par­ti­dos del es­ta­blish­ment. Sus ata­ques tra­tan de pre­sen­tar­nos como igua­les, pe­ro no lo so­mos. ¿Si des­cu­brie­ran al­go? Ha­bría que apli­car la le­ga­li­dad.

So­bre la Trans­pa­ren­cia

VF: Enu­me­re for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des. PI: Soy tra­ba­ja­dor y per­se­ve­ran­te, me creo lo que di­go. ¿ De­bi­li­da­des? Pe­co de arro­gan­cia y so­ber­bia, como me re­cuer­dan mis pro­pios com­pa­ñe­ros.

VF: ¿Qué suel­do­de­be­ría ga­nar un­pre­si­den­te del Go­bierno? ¿Y un al­cal­de?

PI: El pre­si­den­te, como un fun­cio­na­rio de ni­ve­lA, en­tre 2.500 y 3.000 eu­ros. Un sueldo digno que le per­mi­ta vi­vir sin preo­cu­pa­cio­nes y sin ver­se ten­ta­do de sa­car di­ne­ro de otra par­te, pe­ro que no le ale­je de la so­cie­dad en que vi­ve. Un al­cal­de, de­pen­de­ría del mu­ni­ci­pio.

VF: Cam­bios que con­si­de­ra ne­ce­sa­rios en la Cons­ti­tu­ción.

PI: Al­gu­nos ya exis­ten en la ac­tual for­mal­men­te, pe­ro son pa­pel­mo­ja­do. ¿Có­mo pen­sa­mos los nuevos de­re­chos la­bo­ra­les acor­de a las dis­tin­tas for­mas ac­tua­les de tra­ba­jar y pro­du­cir ri­que­za? ¿Hay que ga­ran­ti­zar que no se pue­da mer­ca­dear con bie­nes co­mu­nes como el agua? ¿Es Es­pa­ña una na­ción de na­cio­nes?

VF: ¿ Has­ta dón­de lle­ga su am­bi­ción po­lí­ti­ca?

PI: An­to­nio Grams­ci di­fe­ren­cia­ba en­tre dos ti­pos de am­bi­ción en po­lí­ti­ca: la pe­que­ña y opor­tu­nis­ta que re­du­ce to­do a las as­pi­ra­cio­nes egoís­tas y mi­se­ra­bles; y la am­bi­ción gran­de que ayu­da a le­van­tar pro­yec­tos co­lec­ti­vos de cam­bio so­cial. Yo reivin­di­co la se­gun­da, como él. De ti­po per­so­nal la ver­dad es que no com­pen­sa la vida que lle­vo. Echo de me­nos dar cla­ses, leer, ver se­ries..

VF: ¿Por qué cir­cuns­tan­cias aban­do­na­ría la po­lí­ti­ca?

PI: Mu­chí­si­mas. Per­so­na­les; sen­tir que eres un obs­tácu­lo.. Y el tiem­po. Creo que es im­por­tan­te no es­tar ha­cien­do po­lí­ti­ca como aho­ra de ma­ne­ra per­ma­nen­te. VF: El día más du­ro y el más fe­liz. PI: Le voy a con­tar una anéc­do­ta. El día 25 por la no­che, tras las elec­cio­nes eu­ro­peas, ha­bía­mos que­da­do en ca­sa de un ami­go, tar­de, pa­ra to­mar unas cer­ve­zas y re­la­jar­nos tras mu­chos me­ses de du­ro tra­ba­jo. Pe­ro nos di­mos cuen­ta de que te­nía­mos mu­chas co­sas que ha­cer, que es­to era so­lo el prin­ci­pio y que de­bía­mos ir­nos a dor­mir. Es­to pa­ra los más jó­ve­nes del equi­po fue du­ro. De­bía ser un mo­men­to fe­liz y, sin em­bar­go, fue un mo­men­to de má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad.

VF: ¿Qué le gus­ta­ría sa­ber que la nue­va ley de trans­pa­ren­cia no con­tem­pla?

PI: No con­tem­pla un re­gis­tro de en­tra­da de los mi­nis­te­rios o deMon­cloa, lo que im­pi­de sa­ber qué lob­bies se reúnen con el go­bierno pa­ra in­fluir en sus po­lí­ti­cas. VF: Como su en­cuen­tro con ZP. PI: No­so­tros fui­mos dis­cre­tos, ellos nos pi­die­ron que no se su­pie­ra por­que po­día ha­cer da­ño a su par­ti­do. No fui­mos no­so­tros quie­nes fil­tra­mos la in­for­ma­ción.

VF: Tres cua­li­da­des que de­be te­ner un po­lí­ti­co. PI: Pru­den­cia, va­len­tía, au­da­cia. VF: ¿Qué les pe­di­ría a los re­yes Fe­li­pe VI y Le­ti­zia?

PI: En de­mo­cra­cia no de­be ha­ber re­yes ni rei­nas. Se­gu­ra­men­te el rey Fe­li­pe VI y Le­ti­zia es­tén de acuer­do en que la me­jor for­ma de ser un je­fe del Es­ta­do es ser ele­gi­do. No creo que nin­gu­na­mu­jer quie­ra ser

“¿DE­BI­LI­DA­DES? PE­CO DE ARRO­GAN­CIA YSOBERBIA, CO­MO­ME RE­CUER­DAN MIS PRO­PIOS COM­PA­ÑE­ROS”

Pablo Igle­sias

pre­sen­ta­da como” se­ño­ra de”. VF: Po­se­sión­más pre­cia­da. PI: Mis li­bros. VF: ¿En qué oca­sio­nes mien­te? PI En po­lí­ti­ca, como cuan­do uno li­ga, es me­jor man­te­ner re­ser­vas pe­ro no men­tir, al me­nos no in­ten­cio­na­da­men­te. No­so­tros no nos po­de­mos per­mi­tir la­men­ti­ra. Se nos mi­ra con una lu­pa con la que no se ha ob­ser­va­do a na­die.

Ave­ces­me­di­go: ¿por qué ha­ces sin­ce­ri­ci­dio sin ne­ce­si­dad?”, re­fle­xio­na­ba Ta­nia Sán­chez fren­te a su com­pa­ñe­ro Al­ber­toGar­zón, cuan­do am­bos eran aún las ca­ras más vi­si­bles de Iz­quier­da Uni­da ( IU). Días des­pués Sán­chez aban­do­na­ba la coa­li­ción y su ac­ta de dipu­tada re­gio­nal pa­ra for­mar un nue­vo par­ti­do con el que pre­sen­tar una can­di­da­tu­ra de “uni­dad po­pu­lar” en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. El fu­tu­ro de IU y de Ta­nia Sán­chez es hoy una in­cóg­ni­ta.

VANIT Y FAIR: ¿Cuán­do y por­qué de­ci­dió ser po­lí­ti­co?

TÁNI A SÁN­CHE Z : No se de­ci­de ser po­lí­ti­co. La gen­te es po­lí­ti­ca y de­ci­de o no me­ter­se en co­sas po­lí­ti­cas. La pri­me­ra vez que par­ti­ci­pé en una aso­cia­ción fue en­mi ba­rrio, en pri­me­ro de BUP, en el Co­lec­ti­vo Re­vo­lu­cio­na­rio Ama­ne­ce Que No Es Po­co. A IU lle­gué con 19 o 20 años.

AL­BER­TO GAR­ZÓN: Po­lí­ti­ca es mu­cho más que es­tar en el Con­gre­so. Yo ya ha­cía ac­ti­vis­mo so­cial en el ins­ti­tu­to y des­pués co­la­bo­ré con mo­vi­mien­tos an­ti­glo­ba­li­za­ción. Es­ta­ba pi­dien­do una be­ca pa­ra ir­me a Lon­dres a es­tu­diar un pos­gra­do cuan­do IU me pro­pu­so ser can­di­da­to y me pre­sen­té pa­ra ayu­dar. VF: Pri­me­ra me­di­da si ga­na. TS: Lo ur­gen­te en Ma­drid es asu­mir que los ni­ños no pa­sen ham­bre. Ma­drid no pue­de te­ner ese ni­vel de de­sigual­dad, en el que hay­mul­ti­mi­llo­na­rios y otros que no pue­den dar de co­mer a sus hi­jos.

AG: Tra­ba­jo ga­ran­ti­za­do. Por 9.400 mi­llo­nes de eu­ros, que es una can­ti­dad con­si­de­ra­ble, pe­ro­me­nor de lo que se ha des­em­bol­sa­do pa­ra res­ca­tar ban­cos, se sa­ca­ría a un­mi­llón de per­so­nas del des­em­pleo. Y como eco­no­mis­ta sé que esa no es una cues­tión de im­po­si­bi­li­dad téc­ni­ca, sino de vo­lun­tad po­lí­ti­ca.

VF: ¿Qué cam­bia­ría de Iz­quier­da Uni­da si es­tu­vie­ra en su mano?

TS: La agi­li­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes. Las de­ci­sio­nes que no se to­man, se pu­dren.

AG: IU se ha ol­vi­da­do de que, ade­más de ga­nar las elec­cio­nes, hay que trans­for­mar la so­cie­dad, y pa­ra eso hay que es­tar en la ca­lle. Nos he­mos en­ce­rra­do en los des­pa­chos y he­mos des­co­nec­ta­do de los mo­vi­mien­tos so­cia­les, de los ba­rrios... Hay per­so­nas que han he­cho de la po­lí­ti­ca una ca­rre­ra.

So­bre la Co­rrup­ción

VF: Tres me­di­das ur­gen­tes pa­ra ata­jar la co­rrup­ción.

TS: Que el po­der po­lí­ti­co es­té don­de tie­ne que es­tar, que es con la ma­yo­ría de la gen­te. Que las le­yes es­tén al ser­vi­cio de las per­so­nas y no de los mer­ca­dos. Trans­pa­ren­cia y par­ti­ci­pa­ción.

AG: Que las em­pre­sas im­pli­ca­das en un pro­ce­so de co­rrup­ción no pue­dan vol­ver a con­tra­tar nun­ca más con la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Se­gun­do: en­du­re­cer las le­yes. Y ter­ce­ro: trans­pa­ren­cia pa­ra que si un Ayun­ta­mien­to quie­re sa­car a con­cur­so la ges­tión de cual­quier es­pa­cio pú­bli­co, se se­pan las con­di­cio­nes del con­tra­to, cuán­to se va a gas­tar, quién se la que­da... En esa opa­ci­dad es­tá to­da la co­rrup­ción de es­te país.

VF: El peor es­cán­da­lo que ha vis­to den­tro y fue­ra de su par­ti­do.

TS: Ca­ja Ma­drid. Es el es­cán­da­lo por ex­ce­len­cia.

AG: ¡Te­ne­mos tan­tos! Bár­ce­nas, los ERE, Gür­tel... Pe­ro­qui­zá el­más es­can­da­lo­so es el ca­so Nóos, que im­pli­ca a la Ca­sa Real. Den­tro de mi par­ti­do, des­de lue­go, Ca­ja Ma­drid. El vi­ce­pre­si­den­te era de IU. VF: Enu­me­re for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des. TS: Mi pri­me­ra for­ta­le­za es el te­són, no­me rin­do nun­ca; la se­gun­da, la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo; la ter­ce­ra, la ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer erro­res. Mis de­bi­li­da­des: exi­jo de­ma­sia­do a la gen­te que me ro­dea; ten­go una­ma­la le­che po­co ges­tio­na­ble y a ve­ces de­be­ría ac­tuar con­más mano iz­quier­da.

AG: Ani­vel po­lí­ti­co es una for­ta­le­za ser eco­no­mis­ta. Yo me edu­qué con una fra­se de Joan Robinson que de­cía: “Hay que es­tu­diar eco­no­mía pa­ra evi­tar ser en­ga­ña­dos por los eco­no­mis­tas”. De­bi­li­da­des: que soy nue­vo y eso im­pli­ca que, cuan­do yo lle­gué a mi par­ti­do, el apa­ra­to ya es­ta­ba mon­ta­do. Y los apa­ra­tos son­muy fuer­tes.

VF: ¿Qué sueldo de­be­rían ga­nar un pre­si­den­te del Go­bierno y un al­cal­de?

TS: Los sa­la­rios de los car­gos pú­bli­cos de­be­rían te­ner una re­la­ción di­rec­ta con la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país, el pre­su­pues­to que ma­ne­jan y la res­pon­sa­bi­li­dad.

AG: Hay que pen­sar­lo en tér­mi­nos re­la­ti­vos, en tér­mi­nos éti­cos. Yo dono una par­te de mi sueldo pa­ra que­dar­me en torno a los 2.000 eu­ros que ten­go de re­fe­ren­cia por mi pa­dre, pro­fe­sor de geo­gra­fía e his­to­ria en un co­le­gio de se­cun­da­ria en Má­la­ga. Es tres ve­ces el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal [640 eu­ros].

So­bre la Cons­ti­tu­ción

VF: ¿Qué cam­bios ha­ría en la Cons­ti­tu­ción?

T S: Uno, el mo­de­lo te­rri­to­rial. Dos, hay que ha­cer que sean reales to­dos los ar­tícu­los que se re­fie­ran a la eco­no­mía. La eco­no­mía tie­ne que es­tar al ser­vi­cio de las ma­yo­rías. Tres, to­do el ca­pí­tu­lo de de­re­chos so­cia­les y ci­vi­les de­be es­tar blin­da­do.

AG: Soy par­ti­da­rio de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. Nues­tra Cons­ti­tu­ción ha si­do va­cia­da por el PP y el PSOE y es­tá sien­do adap­ta­da pa­ra el in­te­rés de una mi­no­ría de la so­cie­dad. VF: ¿Has­ta dón­de lle­ga su am­bi­ción? TS: Mi am­bi­ción es la de cam­biar es­te país y re­cu­pe­rar la dig­ni­dad de sus ma­yo­rías. En lo per­so­nal, ser fe­liz, te­ner una vida tran­qui­la, no su­frir.

AG: Mi am­bi­ción po­lí­ti­ca es muy am­plia, lo que no ten­go es am­bi­ción per­so­nal. El cos­te que con­lle­va con tu pa­re­ja,

“TEN­GO TE­SÓN, NO ME RIN­DO NUN­CA, EXI­JO DE­MA­SIA­DO YTEN­GO UNA MA­LA LE­CHE PO­CO GES­TIO­NA­BLE” Ta­nia Sán­chez

ami­gos... es enor­me. Si tu­vie­ra am­bi­ción po­lí­ti­ca en el sen­ti­do pe­yo­ra­ti­vo es­ta­ría en el PP.

VF: ¿Por qué cir­cuns­tan­cias aban­do­na­ría la po­lí­ti­ca?

TS: La po­lí­ti­ca es como Matrix, si te has to­ma­do la pas­ti­lla ro­ja, te la has to­ma­do, no te pue­des en­so­ñar, no lo aban­do­nas. Pe­ro la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca es­pe­ro aban­do­nar­la en no mu­cho tiem­po.

AG: Si yo fue­ra res­pon­sa­ble de al­go que va en con­tra de los prin­ci­pios y éti­ca de­mi or­ga­ni­za­ción. Si por ac­ción u omi­sión per­mi­tie­ra que las si­glas de I Use vin­cu­la­ran a un pro­ce­so de co­rrup­ción.

VF: El día más du­ro des­de que es­tá en po­lí­ti­ca y el más fe­liz.

TS: [ Ta­nia Sán­chez cam­bió su res­pues­ta tras su aban­dono de IU]. El día más du­ro fue cuan­do tu­ve que ex­pli­car a mis com­pa­ñe­ros en Ma­drid que IU no ser­vía de ins­tru­men­to de cam­bio.

AG: Yo ten­go la san­gre muy fría, así que sin gran­des dra­mas, el día­más du­ro fue el ve­rano de 2013, cuan­do­mis re­des so­cia­les se lle­na­ron de ame­na­zas de muer­te. Di­je que me pa­re­cía bien lo que el Tri­bu­nal de De­re­chos Hu­ma­nos de Es­tras­bur­go ha­bía dic­ta­mi­na­do so­bre la doc­tri­na Pa­rot. Des­de en­ton­ces no pue­do ir en me­tro, tu­ve que cam­biar de ca­sa... Y el día más fe­liz fue cuan­do con­se­gui­mos rom­per la se­gu­ri­dad del Con­gre­so y gra­bar la com­pa­re­cen­cia del pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Ma­rio Drag­hi, an­te los dipu­tados. To­do era a puer­ta ce­rra­da, sin mó­vi­les, sin In­ter­net ni ta­quí­gra­fos. Lo­gra­mos col­gar los ví­deos pa­ra que la gen­te se en­te­ra­ra.

VF: ¿Qué le gus­ta­ría sa­ber que la nue­va ley de trans­pa­ren­cia no con­tem­pla?

TS: Los gran­des acuer­dos del Go­bierno con las em­pre­sas.

AG: El des­glo­se de la Ca­sa Real. Lo que tie­ne que ver con las cuen­tas en pa­raí­sos fis­ca­les, Co­rin­na, la uti­li­za­ción del CNI...

VF: Tres cua­li­da­des im­pres­cin­di­bles en un po­lí­ti­co. TS: Ho­nes­ti­dad, te­són, fle­xi­bi­li­dad. AG: For­ma­ción y pe­da­go­gía, por­que si no lle­na­mos las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do de me­dio­cri­dad in­te­lec­tual. Hu­mil­dad, cer­ca­nía: cuan­do ví a Elvira Ro­drí­guez, ac­tual pre­si­den­ta de la CNMV, vo­tar a fa­vor de los desahu­cios, ella que tie­ne ocho ca­sas... Ylo úl­ti­mo, hon­ra­dez, por­que no pue­des ha­cer le­yes al ser­vi­cio de lo pri­va­do si es­tás al ser­vi­cio de lo pú­bli­co. VF: ¿Qué les pe­di­rían a los re­yes? TS/ AG: Que ab­di­quen. VF: ¿Po­se­sión más pre­cia­da? TS: Mi li­ber­tad. AG: Una bi­blio­te­ca ex­ce­len­te que me ayu­da a en­ten­der el mun­do.

VF: Ras­go que más le agra­da y des­agra­da de sí­mis­mo.

T S: Me des­agra­da mi ca­rác­ter, me agra­da mi sen­ti­do del hu­mor.

AG: El que más­me gus­ta, la san­gre fría. El que me­nos, que soy­muy ca­be­zo­ta. Te­nía una no­via que me de­cía que era una ho­ja de Ex­cel. VF: ¿Dón­de y cuán­do fue más fe­liz? TS: En los ve­ra­nos de­mi ju­ven­tud en Ri­vas con la gen­te del ba­rrio, cuan­do me pa­sa­ba to­da la ma­ña­na en la pis­ci­na, iba a ca­sa, echa­ba la sies­ta, lue­go a ju­gar, al ci­ne de ve­rano...

AG: En mi in­fan­cia y ado­les­cen­cia, en el Rincón de la Vic­to­ria, en Má­la­ga, en pri­me­ra lí­nea de pla­ya. VF: ¿En qué oca­sio­nes mien­te? TS: No sue­lo men­tir. Pue­do ma­ti­zar al­gu­na co­sa pa­ra que no pa­rez­ca...

AG: So­lo en jue­gos de­me­sa. Ahí sí.

Con so­lo 22 años la Guar­dia Ci­vil le avi­só de que ETA le bus­ca­ba pa­ra ma­tar­lo. Hoy es pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar de Guipúzcoa — el mis­mo car­go que os­ten­ta­ba Gre­go­rio Or­dó­ñez, víc­ti­ma de la ban­da— y re­pre­sen­ta a la ge­ne­ra­ción mo­der­na del par­ti­do con­ser­va­dor, afín a las re­des so­cia­les y a sa­lir a la ca­lle a tes­tar la reali­dad. Bor­ja Sém­per apues­ta por po­ten­ciar el per­fil cen­tris­ta y li­be­ral del PP y cree que el peor es­cán­da­lo en su ca­sa ha si­do el del “pá­ja­ro de Bár­ce­nas”. ¿ La pri­me­ra me­di­da que to­ma­ría si go­ber­na­ra? “Car­gar­me el IVA cul­tu­ral”.

So­bre la Po­lí­ti­ca

VA­NITY FAIR: ¿Cuán­do y por­qué de­ci­dió ser po­lí­ti­co?

BOR­JA SEM­PER: Con 17 años. En Eus­ka­di no con­tem­pla­ba otra al­ter­na­ti­va que de­di­car­me a la po­lí­ti­ca pa­ra com­ba­tir a ETA y al na­cio­na­lis­mo obli­ga­to­rio. VF: Pri­me­ra me­di­da si ga­na. BS: Me car­ga­ría el IVA cul­tu­ral. VF: Ha­ga au­to­crí­ti­ca, ¿qué cam­bia­ría de su par­ti­do si es­tu­vie­ra en su­mano?

BS: Po­ten­cia­ría el per­fil cen­tris­ta y li­be­ral del PP. Y li­be­ral me re­fie­ro no so­lo en lo eco­noó­mi­co, sino tam­bién en lo so­cial. En­ten­der que el Es­ta­do se tie­ne que me­ter lo me­nos po­si­ble en la vida de la gen­te. El cen­tro no es una po­si­ción ideo­ló­gi­ca, es una ac­ti­tud.

VF: Tres me­di­das ur­gen­tes pa­ra ata­jar la co­rrup­ción.

BS: Un gran pac­to, un gran acuer­do en­tre el PSOE y el PP que sa­que ade­lan­te to­das las ini­cia­ti­vas que es­tán tra­mi­tán­do­se en el Con­gre­so. Se­gun­da: en cuan­to apa­rez­ca un ca­so de co­rrup­ción, aun a ries­go de ser in­jus­tos, reac­cio­nar con con­tun­den­cia y ra­pi­dez. Ter­ce­ra: re­cor­dar­nos que so­mos em­plea­dos de los ciu­da­da­nos se­ría una me­di­da con­tra la co­rrup­ción ma­ra vi­llo­sa. Igual que el me­men­to mo­ri de los ro­ma­nos les re­cuer­da que son mor­ta­les.

VF: El peor es­cán­da­lo que ha vis­to den­tro y fue­ra de su par­ti­do.

BS: El “pá­ja­ro” de Bár­ce­nas por un la­do, den­tro de mi ca­sa; y de fue­ra los ERE, que­me pa­re­ce al­go sal­va­je, sal­va­je. VF: Enu­me­re for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des. BS: Soy una per­so­na con ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a la evo­lu­ción de las co­sas. No me in­co­mo­da que me lle­ven la con­tra­ria, al re­vés, me es­ti­mu­la, me gus­ta apren­der, cre­cer. Y de­bi­li­da­des: qui­zá re­la­ti­vi­zo mu­cho los pro­ble­mas. Des­pués de ha­ber he­cho po­lí­ti­ca en Eus­ka­di, en cir­cuns­tan­cias­muy ex­tre­mas, lue­go vie­nes a Ma­drid y la dis­cre­pan­cia en­tre la dia­léc­ti­ca tra­di­cio­nal de iz­quier­da y de­re­cha me pa­re­ce una bro­ma. Dos: siem­pre es­toy co­rrien­do

“IN­TEN­TO CON­TRO­LAR EL EGO Y RE­LA­TI­VI­ZO LOS PRO­BLE­MAS. MI HI­JO ES MI DE­BI­LI­DAD” Bor­ja Sém­per

y a ve­ces las co­sas ne­ce­si­tan ma­du­rar. Y una ter­ce­ra es in­ten­tar con­tro­lar el ego. No es que lo ten­ga des­me­su­ra­do, pe­ro hay si­tua­cio­nes que es­ti­mu­lan más el ego. Como cuan­do en­tras a una dis­co­te­ca y te mi­ra una chi­ca o te mi­ra un chico y di­ces: “Joé, soy el más gua­po”. Ymi gran de­bi­li­dad: mi hi­jo. VF: ¿Qué sueldo de­be­ría ga­nar un pre­si­den­te del go­bierno y un al­cal­de?

BS: Yo aho­ra no to­ca­ría los suel­dos por­que creo que es inasu­mi­ble, pe­ro de­be­ría ser ho­mo­lo­ga­ble al de un primer mi­nis­tro o pre­si­den­te del Go­bierno de cual­quier país desa­rro­lla­do. Al fran­cés, al in­glés... Ten­go la sen­sa­ción de que los al­cal­des es­tán me­jor pa­ga­dos que los pre­si­den­tes del Go­bierno.

VF: ¿Qué cam­bios ha­ría en la Cons­ti­tu­ción?

BS: Lo pri­me­ro que te­ne­mos que cam­biar es nues­tra ac­ti­tud ha­cia la Cons­ti­tu­ción. Se ha con­ver­ti­do en el sa­co de to­dos los gol­pes pa­ra jus­ti­fi­car de­ter­mi­na­das de­fi­cien­cias del sis­te­ma yme pa­re­ce in­jus­to. Y des­pués de eso, más que re­for­mas me gus­ta­ría ha­blar de mo­der­ni­za­ción.

So­bre la Am­bi­ción

VF: ¿ Has­ta dón­de lle­ga su am­bi­ción po­lí­ti­ca?

BS: Has­ta es­ta tar­de. Vi­vo en el día a día. Si al­go he apren­di­do en po­lí­ti­ca es que to­dos los cálcu­los son cuen­tos de la le­che­ra.

VF: ¿Por qué cir­cuns­tan­cias aban­do­na­ría la po­lí­ti­ca?

BS: Si pier­do la ilu­sión y la con­vic­ción. Si ca­da ma­ña­na que­me le­van­to no pien­so que ha­go al­go in­tere­san­te y ma­ra­vi­llo­so.

VF: El día más du­ro des­de que es­tá en po­lí­ti­ca y el más fe­liz.

BS: No quie­ro que sue­ne vic­ti­mis­ta, pe­ro ca­da vez que ETA ha ase­si­na­do a un com­pa­ñe­ro. Y cuan­do con 22 años un Guar­dia Ci­vil vino y me di­jo que la ban­da me bus­ca­ba pa­ra ma­tar­me. El día más fe­liz, cuan­do ETA de­cre­tó la tre­gua de­fi­ni­ti­va.

VF: ¿Qué le gus­ta­ría sa­ber que la nue­va ley de trans­pa­ren­cia no con­tem­pla?

BS: Pues me he pues­to a co­ti­llear y no echo en fal­ta gran­des co­sas. Lo que sor­pren­de es que nos ha­ya­mos que­da­do en la anéc­do­ta de los suel­dos, ¿ no?

VF: Tres cua­li­da­des im­pres­cin­di­bles en un po­lí­ti­co.

BS: Hon­ra­dez ex­tre­ma, ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, cin­tu­ra.

VF: ¿Qué le pe­di­ría a los re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia?

BS: Pues­mi­re, amí­me gus­tan bas­tan­te por­que son per­so­nas que han en­ten­di- do la épo­ca en la que les ha to­ca­do ser re­yes, la Es­pa­ña en la que van a rei­nar. Les pe­di­ría que si­guie­ran pro­fun­di­zan­do en esa lí­nea. VF: ¿Po­se­sión más pre­cia­da? BS: Mis li­bros, sin du­da. Sue­na muy pe­dan­te, pe­ro es ver­dad. He ido per­dien­do al­gu­nos y me ha do­li­do mu­cho. Ya sa­be que hay dos ti­pos de ton­tos, el que pres­ta y el que de­vuel­ve el li­bro. (Aho­ra voy a pu­bli­car un li­bro de poe­mas).

VF: ¿Qué es lo que más le agra­da de sí mis­mo y lo que me­nos?

BS: Voy a pa­re­cer Gand­hi, pe­ro lo que más me agra­da de mí mis­mo es que in­ten­to bus­car lo bueno, lo me­jor de las per­so­nas. Lo que me­nos me gus­ta, que me cues­ta de­cir “no”. VF: ¿Dón­de y cuán­do fue más fe­liz? BS: Aho­ra soy más fe­liz que nun­ca. Creo que la fe­li­ci­dad hay que bus­car­la en el mo­men­to.

VF: ¿Cuán­tas ho­ras de sue­ño ne­ce­si­ta pa­ra sen­tir­se bien?

BS: Cin­co. Me acues­to so­bre las dos, dos y me­dia. Es el­mo­men­to en el que baja la pre­sión, pue­des leer o ver una pe­lí­cu­la. VF: ¿En qué oca­sio­nes mien­te? BS: Pro­cu­ro no men­tir. Al gu­na men­ti­ri­ji­lla con­ta­ré, pe­ro in­ten­to no ha­cer­lo nun­ca.

Son, tras Po­de­mos, el otro par­ti­do re­ve­la­ción. Han lle­ga­do al pa­no­ra­ma na­cio­nal des­pués de un as­cen­so ful­gu­ran­te (de tres a nue­ve dipu­tados en el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña) en tan so­lo­dos años. Tras un in­ten­to frus­tra­do de acuer­do con UP­yD pa­ra con­cu­rrir jun­tos a las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, Ciu­da­da­nos no se po­ne te­cho a su am­bi­ción po­lí­ti­ca. Su lí­der, Al­bert Ri­ve­ra, es, se­gún to­das las en­cues­tas, uno de los po­lí­ti­cos me­jor va­lo­ra­dos por los ciu­da­da­nos.

VA­NITY FAIR: ¿Cuán­do y por­qué de­ci­dió ser po­lí­ti­co?

AL­BERT RI­VE­RA: Ha­ce ocho años, cuan­do en Bar­ce­lo­na sur­gió una pla­ta­for­ma ci­vil con in­te­lec­tua­les que abo­ga­ban por un par­ti­do cons­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­co fren­te al na­cio­na­lis­mo. Me sen­tí iden­ti­fi­ca­do con aque­lla gen­te. Ha­bía que pa­sar del so­fá y el ca­breo a la ac­ción.

INÉS ARRI­MA­DAS: Lo mío es ca­sua­li­dad. Nun­ca­me ha­bía plan­tea­do en­trar en po­lí­ti­ca. Un día fui a un ac­to de Ciu­da­da­nos y es­cu­ché a Al­bert Ri­ve­ra. Era fi­na­les de 2010. En 2012 en­tré de dipu­tada. VF: Pri­me­ra me­di­da si ga­na. AR: Lla­ma­ría a los lí­de­res de los de­más par­ti­do­sa Mon­cloa pa­ra pro­pi­ciar una se­gun­da tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca y rea­li­zar una se­rie de pac­tos y re­for­mas jun­tos.

I A: Bus­car el con­sen­so pa­ra so­lu­cio­nar los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la gen­te. Aba­ra­ta­ría el cos­te de la con­tra­ta­ción y ha­ría una re­for­ma fis­cal que im­pul­sa­ra a los au­tó­no­mos y a las pe­que­ñas em­pre­sas.

VF: Ha­ga au­to­crí­ti­ca, ¿qué cam­bia­ría de su par­ti­do si es­tu­vie­ra en su­mano?

AR: Nues­tro par­ti­do na­ció como una reac­ción, como na­cen lo­smo­vi­mien­tos ci­vi­les. Y hoy se ha con­ver­ti­do en proac­ti­vo.

IA: De­be­ría­mos ser más cons­cien­tes del pa­pel que po­de­mos te­ner en to­da Es­pa­ña, so­mos una al­ter­na­ti­va real.

VF: Tres me­di­das ur­gen­tes pa­ra ata­jar la co­rrup­ción.

AR: La pri­me­ra, lis­tas abier­tas pa­ra po­der pre­miar o pe­na­li­zar com­por­ta­mien­tos per­so­na­les. Se­gun­da, pri­ma­rias: que no se co­lo­que a gen­te pa­ra pro­te­ger­se de la co­rrup­ción. Y fi­nal­men­te, la res­pon­sa­bi­li­dad sub­si­dia­ria de los par­ti­dos: que pa­guen con di­ne­ro, has­ta la quie­bra si ha­ce fal­ta, los

“SOY HI­JO DE AU­TÓ­NO­MOS Y SÉ LO DU­RA QUE ES ES­TA CRI­SIS PA­RA MU­CHA GEN­TE POR­QUE LA VI­VO” Al­bert Ri­ve­ra

ca­sos de co­rrup­ción de sus car­gos.

IA : La se­pa­ra­ción de po­de­res es muy ur­gen­te. Los jue­ces no pue­den es­tar de­sig­na­dos por los po­lí­ti­cos. Cam­biar la ley de fi­nan­cia­ción de par­ti­dos, la ley elec­to­ral, y la trans­pa­ren­cia. Te­ne­mos que sa­ber dón­de se des­ti­na ca­da eu­ro del di­ne­ro pú­bli­co.

VF: El peor es­cán­da­lo que ha vis­to fue­ra y den­tro de su par­ti­do.

AR: Los 37 mil mi­llo­nes de eu­ros de res­ca­te a Ban­kia y Cai­xa Ca­ta­lun­ya a cos­ta de im­pues­tos, re­cor­tes y di­ne­ro pú­bli­co. Es in­mo­ral. Y el ca­so de los ERE: re­par­tir­se el di­ne­ro de los des­em­plea­dos con un 24% de pa­ro es la pa­ra­do­ja de la in­mo­ra­li­dad. Den­tro de mi par­ti­do no he vis­to nin­guno. Si su­ce­de, es­pe­ro que no lo am­pa­re­mos.

IA: En mi par­ti­do no he vis­to nin­guno pe­ro si lo veo, lo de­nun­cia­ré. Fue­ra de mi par­ti­do, el ca­so Pu­jol. Y como an­da­lu­za, el ca­so de los ERE. VF: Sus for­ta­le­zas y sus de­bi­li­da­des. AR: Mi for­ta­le­za es que no de­pen­do de la po­lí­ti­ca. ¿Mi de­bi­li­dad? La inex­pe­rien­cia de no ha­ber go­ber­na­do aún.

IA: Que soy­muy tra­ba­ja­do­ra. Mi de­bi­li­dad es que soy in­se­gu­ra en de­ter­mi­na­dos as­pec­tos y eso en la po­lí­ti­ca pa­sa fac­tu­ra.

VF: ¿Qué sueldo de­be­ría ga­nar un pre­si­den­te del Go­bierno y un al­cal­de?

AR: De­be­ría co­brar como el me­jor de los di­rec­ti­vos de cual­quier em­pre­sa. La ma­yor em­pre­sa de Es­pa­ña es Es­pa­ña y quien go­bier­na pa­ra 47 mi­llo­nes de per­so­nas de­be te­ner un sueldo acor­de. Na­die se cree que Ra­joy ga­ne 3.000 eu­ros por­que no es así y, ade­más, tie­ne otras par­ti­das. IA: Uno acor­de con su res­pon­sa­bi­li­dad. VF: Bre­ve­men­te, qué cam­bios con­si­de­ra ne­ce­sa­rios en la Cons­ti­tu­ción.

AR: La Cons­ti­tu­ción no nos ro­ba, nos ro­ban los co­rrup­tos; no crea des­em­pleo, lo crean los des­pi­dos o la ma­la ges­tión del di­ne­ro pú­bli­co. No es ella la que ha hun­di­do la eco­no­mía es­pa­ño­la, la han hun­di­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, el sis­te­ma in­mo­bi­lia­rio y la ges­tión ne­ga­ti­va del sis­te­ma pú­bli­co. Por tan­to, no ha­ga­mos de la Cons­ti­tu­ción el chi­vo ex­pia­to­rio. Soy par­ti­da­rio de en­mien­das téc­ni­cas, pe­ro nun­ca de ven­der que un cam­bio de un ar­tícu­lo va a aca­bar con los co­rrup­tos o ge­ne­rar em­pleo.

IA: El prin­ci­pal pro­ble­ma es su no cum­pli­mien­to. Yo ha­ría una de­fi­ni­ción más cla­ra de com­pe­ten­cias pa­ra las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas.

So­bre la Am­bi­ción

VF: ¿Has­ta dón­de lle­ga su am­bi­ción? AR: No hay na­da im­po­si­ble. Que­re­mos go­ber­nar Es­pa­ña, trans­for­mar es­te país, abrir una nue­va eta­pa po­lí­ti­ca, y eso sig­ni­fi­ca no po­ner­se te­cho. Con la mis­ma hu­mil­dad le di­go que si ma­ña­na ha­ce­mos mal las co­sas, des­apa­re­ce­mos.

IA : Pa­ra­mí Ciu­da­da­nos no es un fin, sino un ins­tru­men­to pa­ra­me­jo­rar la vida de la gen­te.

VF: ¿Por qué cir­cuns­tan­cias aban­do­na­ría la po­lí­ti­ca?

AR: Si fue­ra in­com­pa­ti­ble con mi fe­li­ci­dad. Ten­go otras ilu­sio­nes fue­ra de la po­lí­ti­ca. O el día que ten­ga que vo­tar en con­tra de lo que pien­so o que me ta­pen la bo­ca o ten­ga que go­ber­nar al ser­vi­cio de no se qué po­de­res, me voy a ca­sa.

IA: Si se die­ra al­gu­na cir­cuns­tan­cia per­so­nal o fa­mi­liar gra­ve. VF: El día más du­ro y el­más fe­liz. AR: Cuan­do na­ció Ciu­da­da­nos en2009, tu­vi­mos una cri­sis muy fuer­te. Me so­me­tí a una mo­ción de con­fian­za des­pués de un mal re­sul­ta­do elec­to­ral. Me plan­teé de­jar la po­lí­ti­ca, por­que se me hi­zo du­ro ver a los que se su­po­ne que son tus com­pa­ñe­ros cri­ti­car­te, ade­más, en clave per­so­nal. Y el día más fe­liz has­ta la fe­cha, las elec­cio­nes de 2012: pa­sa­mos de tres dipu­tados a nue­ve en tan so­lo dos años.

IA: Los días más du­ros han si­do los días de exal­ta­ción del na­cio­na­lis­mo en Ca­ta­lu­ña; he re­ci­bi­do ame­na­zas e in­sul­tos por Twit­ter. Y los más sa­tis­fac­to­rios, cuan­do una per­so­na en la ca­lle te da las gra­cias por es­tar ahí. En­ton­ces te lle­nas de ener­gía pa­ra un mes de in­sul­tos.

VF: ¿Qué le gus­ta­ría sa­ber y de quién que la nue­va ley de trans­pa­ren­cia no con­tem­pla?

AR: Pro­po­ne­mos el ac­ce­so a to­da la in­for­ma­ción, que los ciu­da­da­nos pue­dan pre­gun­tar por ca­da eu­ro pú­bli­co, has­ta por cuán­to cues­ta la bom­bi­lla que ilu­mi­na un par­que. Y no que nos den ellos la in­for­ma­ción que les con­vie­ne.

IA : Esa ley no va a la raíz del pro­ble­ma. La trans­pa­ren­cia tie­ne que dar la po­si­bi­li­dad a los ciu­da­da­nos de pe­dir una in­for­ma­ción y te­ner­la, no yo, ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, doy es­tos da­tos y tú ya te apa­ña­rás pa­ra en­con­trar­los.

VF: Tres cua­li­da­des im­pres­cin­di­bles, a su jui­cio, en un po­lí­ti­co.

AR: Ser hon­ra­do, sen­sa­to y te­ner for­ma­ción pa­ra su car­go. Y ha­ber co­ti­za­do en la Se­gu­ri­dad So­cial o ha­ber te­ni­do una em­pre­sa. Eso es fun­da­men­tal pa­ra co­no­cer la reali­dad de un país. Soy hi­jo de au­tó­no­mos y sé lo du­ra que es es­ta cri­sis pa­ra mu­cha gen­te por­que la vi­vo.

IA: Te­ner los pies en el sue­lo y ha­ber vi­vi­do. Ser hon­ra­do y tra­ba­ja­dor. VF: ¿Qué le pe­di­ría a los re­yes? AR: Pro­fe­sio­na­li­dad, hu­mil­dad y ejem­pla­ri­dad.

Arri­ma­das: “Los días más du­ros han si­do los de exal­ta­ción del na­cio­na­lis­mo; he re­ci­bi­do ame­na­zas e in­sul­tos en Twit­ter”

IA: Que sean ca­pa­ces de adap­tar a los nuevos tiem­pos la mo­nar­quía y la je­fa­tu­ra del Es­ta­do so­bre la cual se sus­ten­ta. Yo es­toy es­pe­ran­za­da.

VF: Aplí­que­se la trans­pa­ren­cia. ¿ Ha he­cho al­gu­na ope­ra­ción es­té­ti­ca a su cu­rrícu­lo?

AR: Yo creo que no. Sin­ce­ra­men­te no lo ne­ce­si­to. IA: No, nun­ca, ja­más. VF: ¿Cuál es su po­se­sión más pre­cia­da? AR: Lo­me­jor que he he­cho en­mi vida es mi hi­ja Da­nie­la de tres años y me­dio.

IA: La fa­mi­lia. Si me pre­gun­ta por al­gu­na po­se­sión fí­si­ca: li­bros, fo­tos y re­cuer­dos. VF: ¿Dón­de y cuán­do fue más fe­liz? AR: Pues yo le di­ría que aquí y aho­ra. Soy fe­liz en­mi vida per­so­nal y en­mi vida pro­fe­sio­nal o en mi vo­ca­ción.

IA: He si­do siem­pre bas­tan­te fe­liz. No me pue­do que­jar de na­da.

VF: ¿Cuán­tas ho­ras de sue­ño ne­ce­si­ta pa­ra sen­tir­se bien?

AR: Duer­mo po­co, la ver­dad. Con seis, sie­te ho­ras de me­dia so­bre­vi­vo.

IA: Sie­te ho­ras. Ne­ce­si­to sie­te ho­ras pa­ra es­tar bien. VF: ¿En qué oca­sio­nes mien­te? AR: Pues pa­ra ha­cer fe­liz a la gen­te. IA: Men­ti­ras pia­do­sas sí que di­go de vez en cuan­do.

Se hi­zo famosa fre­nan­do desahu­cios (e in­ten­tos de sui­ci­dio de per­so­nas desahu­cia­das) como pro­mo­to­ra y por­ta­voz de Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca ( PAH). Ase­gu­ra que ha­ce po­lí­ti­ca “con ma­yús­cu­las”, en­ten­di­da como lu­cha ciu­da­da­na, des­de que tie­ne uso de ra­zón. Ha­ce un año fun­dó Guan­yem Bar­ce­lo­na (aho­ra Bar­ce­lo­na en Co­mú), una agru­pa­ción que as­pi­ra a con­quis­tar la al­cal­día de Bar­ce­lo­na. Su mo­de­lo se ha re­pli­ca­do en otras ciu­da­des como Ma­drid, Sevilla o Za­ra­go­za. Ada Co­lau se perfila como una bue­na com­pa­ñe­ra de via­je de Po­de­mos.

So­bre el Po­der

VA­NITY FAIR: ¿Cuán­do y por­qué de­ci­dió ser po­lí­ti­co?

ADA COL AU: Po­lí­ti­ca con ma­yús­cu­las, en­ten­di­da como ayu­dar a ha­cer una so­cie­dad me­jor, des­de que ten­go uso de ra­zón. Po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal, el úl­ti­mo año. En mi ca­sa me han edu­ca­do pa­ra que me in­dig­ne la in­jus­ti­cia. He cre­ci­do con con­cien­cia crí­ti­ca ha­cia el mun­do. De pe­que­ña mis pa­dres me lle­va­ban a las ma­ni­fes­ta­cio­nes. La pri­me­ra a la que fui so­la fue con­tra la gue­rra del Gol­fo. Te­nía 15 años. [ Tiem­po des­pués for­mó par­te del mo­vi­mien­to “Atu­rem la gue­rra”, que se mo­vi­li­zó en con­tra de la se­gun­da gue­rra de Irak].

VF: La pri­me­ra me­di­da que to­ma­rá si lle­ga al po­der.

AC: Aún no he lle­ga­do, pe­ro ya he vi­vi­do la ex­pe­rien­cia del po­der ciu­da­dano con la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca ( PAH). Al ini­cio de la cri­sis el pro­ble­ma era in­vi­si­ble y las víc­ti­mas es- ta­ban cul­pa­bi­li­za­das. Unir a to­dos pa­ra re­be­lar­se nos hi­zo con­se­guir co­sas que pa­re­cían im­po­si­bles: pa­rar desahu­cios, re­ne­go­ciar con los ban­cos…

VF: Tres me­di­das ur­gen­tes pa­ra lu­char con­tra la co­rrup­ción.

AC: No­so­tros he­mos apro­ba­do un có­di­go éti­co, y yo pe­di­ría a to­dos los po­lí­ti­cos que ha­gan pú­bli­ca su ren­ta, su pa­tri­mo­nio, etc… Ha­bría que evi­tar las puer­tas gi­ra­to­rias: que los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de los ban­cos y las eléc­tri­cas es­tén lle­nos de ex­mi­nis­tros es co­rrup­ción le­gal. El con­tra­po­der ciu­da­dano es bá­si­co pa­ra con­tro­lar la co­rrup­ción por­que el po­der, por de­fi­ni­ción, co­rrom­pe. El ciu­da­dano tie­ne que im­pli­car­se en los asun­tos pú­bli­cos: des­de el tra­ba­jo, su ba­rrio, su ciu­dad.

So­bre los Es­cán­da­los

VF: El peor es­cán­da­lo que ha vis­to fue­ra y den­tro de su par­ti­do.

AC: So­mos una pla­ta­for­ma ciu­da­da­na, no un par­ti­do al uso, y aca­ba­mos de na­cer. Lo­más es­can­da­lo­so es que se nor­ma­li­ce la co­rrup­ción. Lo peor es com­pa­rar el pi­lla­je de al­guien que ro­ba pa­ra so­bre­vi­vir, con quie­nes ro­ban des­de la fun­ción pú­bli­ca pa­ra en­ri­que­cer­se. Es el peor de los de­li­tos por­que es­tás trai­cio­nan­do a la co­lec­ti­vi­dad con el úni­co afán del lu­cro per­so­nal.

VF: Enu­me­re sus for­ta­le­zas y sus de­bi­li­da­des.

AC: La em­pa­tía, la apren­dí de mi ma­dre. Me ayu­da a con­fiar en los de­más; si nos con­ven­cen de que es­ta­mos so­los, es­ta­mos per­di­dos. Mi de­bi­li­dad es la vehe­men­cia, de­fien­do las co­sas con mu­cho en­tu­sias­mo. A ve­ces de­ma­sia­do.

VF: ¿Qué sueldo de­be­ría ga­nar un pre­si­den­te del go­bierno? ¿Y un al­cal­de?

AC: Un sueldo digno que no sea pre­ca­rio, como lo son la ma­yo­ría de suel­dos de es­te país, y que te per­mi­ta pa­gar tus fac­tu­ras. En­tre 2.000 y 3.000 eu­ros al mes. De­pen­de tam­bién de las res­pon­sa­bi­li­da­des que se asu­man.

VF: Bre­ve­men­te, qué cam­bios con­si­de­ra ne­ce­sa­rios en la Cons­ti­tu­ción.

AC: Ne­ce­si­ta­mos un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te pa­ra re­dac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción. No se tra­ta de par­tir de ce­ro. Hay co­sas muy in­tere­san­tes en nues­tra Car- ta Mag­na que ha­ría que se cum­plie­ran, como las ga­ran­tías ju­di­cia­les, el de­re­cho a la vi­vien­da, la in­de­pen­den­cia del po­der ju­di­cial, la igual­dad an­te la ley, el de­re­cho al tra­ba­jo… To­do eso es pa­pel mo­ja­do. Es ne­ce­sa­rio un de­ba­te pú­bli­co, ciu­da­dano, pa­ra dis­cu­tir so­bre qué Cons­ti­tu­ción que­re­mos.

VF: ¿ Has­ta dón­de lle­ga su am­bi­ción po­lí­ti­ca?

AC: Mi am­bi­ción no es per­so­nal sino co­lec­ti­va. Mi fi­na­li­dad no es con­se­guir un car­go, es trans­for­mar la reali­dad y con­se­guir un país más de­mo­crá­ti­co.

VF: ¿ Por qué cir­cuns­tan­cia aban­do­na­ría la po­lí­ti­ca?

AC: Si no pue­do cum­plir con lo que­me he com­pro­me­ti­do. Si quie­nes han con­fia­do en mí de­jan de ha­cer­lo.

VF: El día más du­ro y el más fe­liz des­de que es­tá en po­lí­ti­ca.

AC: Los días más du­ros, cuan­do hay un sui­ci­dio a cau­sa de un desahu­cio. Es un fra­ca­so ro­tun­do de la po­lí­ti­ca. Los­más fe­li­ces, cuan­do pa­ra­mos un desahu­cio.

VF: ¿Qué le gus­ta­ría sa­ber ( y de quién ) que la nue­va ley de trans­pa­ren­cia no con­tem­pla?

AC: Yo que­rría que la ley lo mos­tra­ra to­do, que no hu­bie­ra lí­mi­tes. Mien­tras sea pú­bli­co, en­se­ñar­lo: cuen­tas, agen­das, car­gos, etc…

VF: Tres cua­li­da­des im­pres­cin­di­bles en un po­lí­ti­co.

AC: Ho­nes­ti­dad, cohe­ren­cia y te­ner la con­cien­cia de que so­los no so­mos na­die. El po­lí­ti­co es­tá al ser­vi­cio de un pro­yec­to co­lec­ti­vo. Lo de­más son de­li­rios de gran­de­za.

So­bre la Mo­nar­quía

VF: ¿Qué le pe­di­ría a los re­yes Fe­li­pe VI y Le­ti­zia?

AC: Que re­nun­cia­ran a su car­go. Sin juz­gar­los, que no los co­noz­co, pe­ro si son de­mó­cra­tas, que den un ejem­plo y ani­men a la ciu­da­da­nía a vo­tar. Ellos se po­drían pre­sen­tar, por su­pues­to. Igual ga­nan.

VF: Aplí­que­se la trans­pa­ren­cia: ¿ha he­cho una ope­ra­ción es­té­ti­ca de cu­rrícu­lo? AC: No, soy la que soy. VF: ¿Cuál es su po­se­sión más pre­cia­da? AC: In­ten­to po­seer po­cas co­sas, con me­nos pro­pie­da­des se vi­ve me­jor. Lo úni­co que me gus­ta te­ner son mis pro­pios li­bros. Soy bi­blió­fi­la. Me cues­ta pres­tar­los.

VF: ¿Cuán­tas ho­ras de sue­ño ne­ce­si­ta pa­ra sen­tir­se bien? AC: Sie­te. VF: ¿En qué oca­sio­nes mien­te? AC: Por sis­te­ma no mien­to. A ve­ces, por no he­rir a al­guien pue­do no de­cir to­da la ver­dad. �

“Pe­di­ría a los re­yes que re­nun­cia­ran a su car­go. Sin juz­gar­los, que no los co­noz­co, que den ejem­plo” (Ada Co­lau)

PABLO IGLE­SIAS El lí­der de Po­de­mos po­só an­te la cá­ma­ra en el res­tau­ran­te Mo­ka­fé de Bru­se­las, Bél­gi­ca.

A. GAR­ZÓN / T. SÁN­CHEZ

El lí­der de Iz­quier­da Uni­da y su ex­com­pa­ñe­ra de par­ti­do Ta­nia Sán­chez, fo­to­gra­fia­dos en Ma­drid.

BOR­JA SÉM­PER El dipu­tado del Par­ti­do Po­pu­lar po­só en la bar­be­ríaMa­la­yer­ba en la

Pla­za dos de Ma­yo de Ma­drid.

A. RI­VE­RA / I. ARRI­MA­DAS

Los miem­bros de Ciu­da­da­nos fue­ron fo­to­gra­fia­dos en la es­ca­le­ra

del ci­ne Ca­llao deMa­drid.

ADA CO­LAU

La fun­da­do­ra de Bar­ce­lo­na en Co­mú fo­to­gra­fia­da en un pi­so

pri­va­do enMa­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.