¿ SUI­CI­DIO OASESINATO?

Du­ran­te dé­ca­das, el sui­ci­dio fue el úl­ti­mo e in­dis­cu­ti­ble ca­pí­tu­lo de la le­yen­da de Vin­cent van Gogh. Sin em­bar­go, los bió­gra­fos STE­VEN NAI­FEH y GRE­GORY WHI­TE SMITH, ga­na­do­res del Pu­lit­zer, pu­bli­ca­ron un li­bro en 2011 que ofre­cía una hi­pó­te­sis tan sor­pren

Vanity Fair (Spain) - - INVESTIGACIÓN -

Una­fi­gu­ra so­li­ta­ria ca­mi­na con di­fi­cul­tad ha­cia un cam­po de tri­go. Lle­va un lien­zo, un ca­ba­lle­te y una bol­sa de pin­tu­ras. Co­lo­ca el equi­po y em­pie­za a pin­tar rá­pi­do, con fu­ria, los re­mo­li­nos que se for­man en el tri­go cuan­do se ave­ci­na la tor­men­ta. Le ata­can unos cuer­vos; él los ahu­yen­ta. El viento agi­ta vio­len­ta­men­te el tri­go. El hom­bre aña­de a to­da pri­sa unas nu­bes omi­no­sas al lien­zo, y des­pués a los cuer­vos. La lo­cu­ra le in­fla­ma la mi­ra­da. Es­cri­be una no­ta: “Es­toy de­ses­pe­ra­do. No veo nin­gu­na sa­li­da”. Mien­tras aprie­ta los dien­tes, su­mi­do en un in­ten­so do­lor, me­te la mano en el bol­si­llo. Pa­sa­mos a un plano lar­go del tri­gal sa­cu­di­do por la tor­men­ta. Un dis­pa­ro so­bre­sal­ta al con­duc­tor de una ca­rre­ta cer­ca­na. La mú­si­ca co­bra in­ten­si­dad. Apa­re­ce el ró­tu­lo de Fin so­bre un mosaico de cua­dros fa­mo­sos.

Se tra­ta de una gran es­ce­na, de un epi­so­dio le­gen­da­rio: la muer­te del pin­tor ho­lan­dés Vi­cent van Gogh ( Zun­dert, 1853-Au­vers­sur-Oi­se, 1890). Con ella aca­ba el lar­go­me­tra­je El lo­co del pe­lo ro­jo, ba­sa­do en An­he­lo de vi­vir, la obra del pseu­do­bió­gra­fo Ir­ving Sto­ne pu­bli­ca­da en 1934. La no­ve­la fue adap­ta­da al ci­ne en 1956 por el di­rec­tor Vin­cen­te Min­ne­lli, con el ca­ris­má­ti­co Kirk Dou­glas en el pa­pel pro­ta­go­nis­ta.

So­lo hay un pro­ble­ma: to­do es pura in­ven­ción. Tal y como re­ve­la un nue­vo y de­fi­ni­ti­vo aná­li­sis téc­ni­co, la his­to­ria de Sto­ne se ba­sa­ba en una in­ter­pre­ta­ción erró­nea de los da­tos his­tó­ri­cos, psi­co­ló­gi­cos y fo­ren­ses. En 2001, cuan­do vi­si­ta­mos por pri­me­ra vez la Fun­da­ción Van Gogh de Áms­ter­dam, no po­día­mos ima­gi­nar la sor­pre­sa que nos es­pe­ra­ba tras diez años de in­ten­so tra­ba­jo de­di­ca­dos a re­dac­tar la bio­gra­fía de­fi­ni­ti­va del pin­tor. Al es­tu­diar los ar­chi­vos en pro­fun­di­dad, per­ci­bi­mos el he­chi­zo ca­si re­li­gio­so que des­pren­de to­do lo re­la­cio­na­do con el ar­tis­ta. Sin em­bar­go, las in­ves­ti­ga­cio­nes res­que­bra­ja­ron uno de los pi­la­res de nues­tra fe: la his­to­ria so­bre có­mo mu­rió el ar­tis­ta.

Van Gogh no de­jó una no­ta de sui­ci­dio, al­go ex­tra­ño en un hom­bre que las re­dac­ta­ba de for­ma com­pul­si­va y des­me­su­ra­da. Una car­ta, ha­lla­da su­pues­ta­men­te en­tre su ro­pa des­pués de su muer­te, re­sul­tó ser el bo­rra­dor de la úl­ti­ma mi­si­va que di­ri­gió a su her­mano Theo el día del dis­pa­ro fa­tal: el 27 de ju­lio de 1890. En el es­cri­to ha­bla­ba con ilu­sión, in­clu­so con en­tu­sias­mo, del fu­tu­ro. Po­cos días an­tes ha­bía en­car­ga­do una in­gen­te re­me­sa de pin­tu­ras.

El pro­yec­til de­jó in­tac­tos sus ór­ga­nos vi­ta­les. Van Gogh tar­dó 29 an­gus­tio­sas ho­ras en mo­rir. ¿Qué cla­se de per­so­na, por des­equi­li­bra­da que es­té, tra­ta de qui­tar­se la vida dis­pa­rán­do­se en el ab­do­men? ¿Y, en lu­gar de re­ma­tar­se con una se­gun­da ba­la, re­co­rre a du­ras pe­nas más de un ki­ló­me­tro has­ta su ha­bi­ta­ción ago­ni­zan­do de do­lor?

El prin­ci­pal ins­ti­ga­dor de la teo­ría del sui­ci­dio fue el pin­tor Émi­le Ber­nard, el pri­me­ro que pre­sen­tó la muer­te de Van Gogh como una in­mo­la­ción ar­tís­ti­ca. Lo hi­zo en una car­ta di­ri­gi­da a un crí­ti­co cu­yo fa­vor an­he­la­ba. Dos años an­tes ha­bía re­cu­rri­do a la mis­ma ar­gu­cia cuan­do Van Gogh se cor­tó par­te de la ore­ja; Ber­nard ur­dió un re­la­to com­ple­ta­men­te in­ven­ta­do del epi­so­dio, en el que se atri­buía un pa­pel prin­ci­pal. “Mi que­ri­do ami­go Vin­cent, mi­me­jor ami­go, es­tá lo­co”, ase­gu­ra­ba en la mi­si­va. “Yo mis­mo he es­ta­do a pun­to de per­der la ra­zón al per­ca­tar­me”. Ber­nard no pre­sen­ció el dis­pa­ro que aca­bó con su vida, pe­ro sí acu­dió al funeral del pin­tor.

Si con­si­de­ra­mos creí­bles cier­tos tes­ti­mo­nios pos­te­rio­res ( que han si­do ca­si siem­pre cues­tio­na­dos en fa­vor de la teo­ría del sui­ci­dio), la po­li­cía em­pren­dió una so­me­ra investigación del asun­to. Nin­gún do­cu­men­to al res­pec­to ha lle­ga­do has­ta nues­tros días. Mien­tras Van Gogh ya­cía en su le­cho de muer­te, el gen­dar­me lo­cal que lo in­te­rro­gó le ani­mó a ha­blar y le pre­gun­tó di­rec­ta­men­te: “¿Ha tra­ta­do us­ted de sui­ci­dar­se?”. El pin­tor res­pon­dió con am­bi­güe­dad y per­ple­ji­dad: “Creo que sí”.

Es­te re­la­to de los he­chos, como la ma­yo­ría de las ver­sio­nes pri­mi­ge­nias del cha­pu­ce­ro in­ten­to de sui­ci­dio de Van Gogh, se apo­ya­ba fun­da­men­tal­men­te en el tes­ti­mo­nio de Ade­li­ne Ra­voux, la hi­ja del due­ño de la posada Ra­voux en Au­vers don­de el pin­tor se hos­pe­da­ba, y don­de mu­rió. Ade­li­ne te­nía en­ton­ces 13 años. Su de­cla­ra­ción no que­dó re­co­gi­da has­ta 1953; cuan­do la pres­tó, la mu­jer re­creó en esen­cia las his­to­rias que Gustave, su pa­dre, le ha­bía con­ta­do me­dio si­glo an­tes. La na­rra­ción de los acon­te­ci­mien­tos de Ade­li­ne, a quien Van Gogh pin­tó en 1890, cam­bia­ba cons­tan­te­men­te; iba aña­dien­do ele­men­tos dra­má­ti­cos e in­clu­so diá­lo­gos nuevos.

En torno a la mis­ma épo­ca apa­re­ció otro tes­ti­go: el hi­jo de Paul Ga­chet, el mé­di­co ho­meó­pa­ta que po­só pa­ra el fa­mo­so re­tra­to de Van Gogh en 1890 y que te­nía 17 años cuan­do se pro­du­jo el dis­pa­ro. Paul hi­jo pa­só ca­si to­da su vida exa­ge­ran­do la im­por­tan­cia que tan­to él como su pro­ge­ni- tor tu­vie­ron en la vida del ar­tis­ta. Tam­bién se de­di­có a au­men­tar el va­lor de los cua­dros que am­bos se lle­va­ron del es­tu­dio del pin­tor, sin per­mi­so, los días pos­te­rio­res a su muer­te. Y fue él quien di­fun­dió la idea de que el dis­pa­ro ha­bía ocu­rri­do en los tri­ga­les a las afue­ras de Au­vers. Has­ta el hi­jo de Theo, Vin­cent, fun­da­dor de­lmu­seo de­di­ca­do a su tío (y to­ca­yo y ahi­ja­do del ar­tis­ta), de­cla­ró que con­ce­día “muy po­ca cre­di­bi­li­dad” a su tes­ti­mo­nio. Así pues, ¿ có­mo es po­si­ble que la le­yen­da del sui­ci­dio per­sis­tie­ra, a pe­sar de la es­ca­sez de prue­bas que la sus­ten­ta­ban?

Van Gogh mu­rió en el mo­men­to pre­ci­so, jus­to cuan­do el­mun­do del ar­te em­pe­za­ba por fin a re­co­no­cer­le. Po­cos­me­ses an­tes de su de­ce­so se pu­bli­có una des­me­di­da y elo­gio­sí­si­ma crí­ti­ca de su obra en una des­ta­ca­da re­vis­ta pa­ri­si­na. La his­to­ria de los úl­ti­mos días de Van Gogh no en­ca­ja­ba con la de una per­so­na que se sui­ci­da­ba por de­ses­pe­ra­ción, pe­ro el re­la­to era ya im­pa­ra­ble. Alen­ta­da por la cau­ti­va­do­ra na­rra­ción de su úl­ti­mo ac­to in­mo­la­to­rio, la fa­ma de Van Gogh subió como la es­pu­ma; El lo­co del pe­lo ro­jo echó más le­ña al fue­go. El lar­go­me­tra­je re­ci­bió un sin­fín de crí­ti­cas en­tu­sias­tas, y cua­tro no­mi­na­cio­nes a los Oscar. Se al­zó con uno, el de­me­jor ac­tor de re­par­to, Ant­hony Quinn por su com­po­si­ción de un Paul Gau­guin se­reno, com­pa­si­vo y muy ale­ja­do del per­so­na­je real.

Si Van Gogh no apre­tó el ga­ti­llo, ¿ quién lo hi­zo? En 1890, Re­né Se­cré­tan era el hi­jo de 16 años de un far­ma­céu­ti­co de París cu­ya fa­mi­lia ve­ra­nea­ba en Au­vers. En la ca­pi­tal fran­ce­sa, el es­ta­tus de ba­chi­ller del jo­ven le ha­bía abier­to las puer­tas de la so­cie­dad bur­gue­sa. En Au­vers, ese mis­mo es­ta­tus le otor­ga­ba li­cen­cia pa­ra hos­ti­gar. Cuan­do Re­né lle­gó pa­ra ve­ra­near, Van Gogh ya era ob­je­to de ru­mo­res y bur­las y cru­za­ba ren­quean­te el pue­blo, con la ore­ja mu­ti­la­da y car­gan­do a du­ras pe­nas con los uten­si­lios de tra­ba­jo. Pin­ta­ba don­de le ape­te­cía.

¿ QUÉ CLA­SE DE PER­SO­NA SE SUI­CI­DA DIS­PA­RÁN­DO­SE ENEL AB­DO­MEN Y CA­MI­NA KI­LÓ­ME­TROS TAMBALEANDOSE HAS­TA SU HA­BI­TA­CIÓN, AGO­NI­ZAN­DO DE DO­LOR?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.