Es­ta­mos pas­teu­ri­za­dos, por eso gri­to ¡ Go­ra Pru­sia!”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - – PA­LO­MA SI­MÓN

n ca­sa de David de Jor­ge no hay te­le­vi­sión, lo que no ha im­pe­di­do que el co­ci­ne­ro gui­puz­coano ( Hon­da­rri­bia, 1970) se ha­ya ga­na­do a la au­dien­cia al gri­to de “¡ Go­ra Pru­sia!” con su al­ter ego te­le­vi­si­vo: Ro­bin Food. Des­de su pro­gra­ma, Atra­cón a mano ar­ma­da, de­fien­de que la co­ci­na es el re­duc­to úl­ti­mo an­te la cru­da reali­dad: “Aún sien­do un tío po­si­ti­vo, me da náu­sea”.

Cur­ti­do en los fo­go­nes de Pe­dro Su­bi­ja­na, Mar­tín Be­ra­sa­te­gui o la te­le­vi­si­va Ele­na Santonja, De Jor­ge reivin­di­ca las re­ce­tas de la can­ción de Vai­ni­ca Do­ble: pa­pas con arroz, bo­ni­to con to­ma­te, co­chi­ni­llo, cal­de­re­ta y mi­gas con cho­co­la­te. Pe­ro si por al­go se dis­tin­gue es por las Gua­rrin­don­ga­das, ver­sión sui gé­ne­ris de la co­ci­na de fu­sión que to­dos, “pre­si­den­tes del Go­bierno, obis­pos y car­de­na­les”, gui­san en la in­ti­mi­dad. “Cons­ti­tu­yen la má­xi­ma ex­pre­sión de la gas­tro­no­mía, el­má­xi­mo de­lei­te, por­que se co­men con noc­tur­ni­dad, ale­vo­sía, en ro­pa in­te­rior, des­cal­zo... No hay me­nú que su­pere el pla­cer que pro­por­cio­na ese bo­ca­ta in­fec­to de an­choas en sa­la­zón con le­che con­den­sa­da”. Au­tor de va­rios li­bros, el úl­ti­mo, Más de cien re­ce­tas adel­ga­zan­tes pe­ro sa­bro­sas (De­ba­te), el co­ci­ne­ro cree enDios, “la tor­ti­lla de pa­ta­ta”, y en el in­fierno, “el vi­na­gre de Mó­de­na re­du­ci­do”.

Ni­ños que co­ci­nan, fa­mo­sos en los fo­go­nes, co­ci­ne­ros es­tre­lla... ¿la gas­tro­no­mía es el nue­vo cu­ché?

Ni idea, pe­ro bien­ve­ni­do sea. La co­ci­na tie­ne un úni­co fin, que es el bien de laHu­ma­ni­dad. Po­cas obras li­te­ra­rias o pro­gra­mas te­le­vi­si­vos com­par­ten esa me­ta.

¿Aca­ba­re­mos em­pa­cha­dos?

No se­ría un mal fi­nal. Me­jor em­pa­cha­dos que­muer­tos de ham­bre.

“El ego­chef es in­su­fri­ble”, ha di­cho. ¿Y el Mas­ter Chef?

No me gus­ta el tono com­pe­ti­ti­vo, pe­ro su fin úl­ti­mo si­gue sien­do el bien del te­le­vi­den­te. Me di­cen que co­ci­nan has­ta los ni­ños. Bien.

David de Jor­ge Ecei­za­ba­rre­na.

Pa­ra co­ci­nar, ¿se ne­ce­si­tan ocho ape­lli­dos vas­cos?

Lo que ha­ce fal­ta es le­van­tar­se del so­fá e ir al mer­ca­do. Te­ner vo­lun­tad de dis­fru­te, de con­vo­car a los ami­gos. El mun­do es­muy an­cho. Lo de los ape­lli­dos vas­cos es un es­te­reo­ti­po.

¿Go­ra Eus­ka­di o Go­ra Pru­sia?

Me gus­ta mu­cho le­van­tar el pu­ño. Como vi­vi­mos en un mun­do ato­lon­dra­do la gen­te se lle­va las ma­nos a la ca­be­za con lo que ha­go y di­go. De­tec­to una es­pe­cie de pas­teu­ri­za­ción men­tal que nos atur­de a to­dos, y es una lás­ti­ma. Me da la sen­sa­ción de que nos ro­ban las pa­la­bras. Yo di­go co­pón, y cier­ta gen­te se apro­pia del vo­ca­blo. O cas­ta, que pa­ra mí ha sig­ni­fi­ca­do siem­pre pas­tor de ove­jas, y aho­ra no pue­des de­cir­lo sin que pa­rez­ca que alu­des a cier­ta cla­se so­cial. Me re­ve­lo. Por eso di­go Go­ra Pru­sia, Go­ra Eus­ka­di y lo que ha­ga fal­ta.

El buen co­mer ¿ayu­dó a pa­sar el tra­go en el País Vasco?

Y en el mun­do, la bue­na co­mi­da apla­ca a los es­pí­ri­tus más ator­men­ta­dos. Aun­que hoy co­bi­je a foo­dies y de­más.

Di­ce Fe­rran Adrià que pre­fie­re Pas­teur a Pi­cas­so.

Us­ted ¿pre­fie­re Car­pan­ta o Adrià?

Sin du­da, Car­pan­ta. A Adrià le res­pe­to mu­cho, pe­ro Car­pan­ta re­fle­ja esa Es­pa­ña cai­ni­ta y muer­ta de ham­bre cu­yo hu­mor me con­mue­ve.

“Walt Dis­ney es el ma­yor te­rro­ris­ta de la his­to­ria”. El bue­nis­mo no es lo su­yo...

Pa­ra co­mer hay que ma­tar, y los ani­ma­les son ani­ma­les. Los di­bu­jos ani­ma­dos in­su­fri­bles de Dis­ney han si­do ne­fas­tos. Cuan­do yo era cha­val par­ti­ci­pa­ba en lama­tan­za, re­co­gía la san­gre del cer­do con un cu­bo. Aho­ra so­lo co­me­mos yo­gu­res des­na­ta­dos y lee­mos su­ple­men­tos do­mi­ni­ca­les. So­mos muy mo­der­nos, pe­ro he­mos per­di­do la co­ne­xión con la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za.

En sus en­tre­vis­tas ci­ta a Ché­jov o Nietzs­che. Sin em­bar­go, re­nie­ga del co­ci­ne­ro fi­ló­so­fo.

¿An­tes muer­to que pe­dan­te?

Re­nie­go del co­ci­ne­ro pro­fe­ta o su­mo sa­cer­do­te. Yo es­tu­dié con los cu­ras, pe­ro otros no han co­no­ci­do la re­li­gión en su ado­les­cen­cia, sino con 50 años y a tra­vés de su ofi­cio. Ejer­cen el sa­cer­do­cio en la co­ci­na. Han con­ver­ti­do el res­tau­ran­te en un lu­gar

ab­sur­do.

¿Es us­ted

nihi­lis­ta?

Es evi­den­te: es­ta­mos abo­ca­dos al abis­mo. Pe­ro el mer­ca­do, la ca­ce­ro­la, el so­fri­to... La co­ci­na te ha­ce sen­tir vi­vo.

CA­NÍ­BAL

El co­ci­ne­ro

David de Jor­ge,

po­pu­lar por su

al­ter ego te­le­vi­si­vo,

Ro­bin Food.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.