In Me­mo­riam

LA CO­LOM­BIA­NA DO­RIS SAL­CE­DO HA­CE AR­TE SO­BRE LO QUE LA GEN­TE DESEA OL­VI­DAR

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - Do r i s S al ce­do

Siem­pre que los fa­mi­lia­res de una víc­ti­ma de la vio­len­cia enCo­lom­bia con­tem­plan una es­cul­tu­ra que ha ela­bo­ra­do a par­tir de su in­ves­tiDo­ris Sal­ce­do ga­ción so­bre la muer­te del ase­si­na­do, se sien­ten in­va­ria­ble­men­te de­cep­cio­na­dos. Sus es­cul­tu­ras no son ho­me­na­jes. La ar­tis­ta uti­li­za ma­te­ria­les hu­mil­des, ma­de­ra vie­ja y ás­pe­ro ace­ro, en lu­gar de már­mol o bron­ce. “Las fa­mi­lias no es­tán sa­tis­fe­chas en ab­so­lu­to — ex­pli­ca Sal­ce­do—. Son de­ma­sia­do abs­trac­tas pa­ra ellos”. La ar­tis­ta, de 56 años, ha de­di­ca­do su ca­rre­ra a re­cor­dar y ex­po­ner lo que la­ma­yo­ría de la gen­te tra­ta de ol­vi­dar. Me­lan­có­li­cas pe­ro no acu­sa­to­rias, sus crea­cio­nes evo­can la do­lo­ro­sa his­to­ria de suCo­lom­bia na­tal, don­de, en las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das, cien­tos de­mi­les de per­so­nas han si­do ase­si­na­das y hay más de 5 mi­llo­nes des­pla­za­das por la bru­ta­li­dad de las fuer­zas pa­ra­mi­li­ta­res de la de­re­cha y de las gue­rri­llas iz­quier­dis­tas.

Sal­ce­do, una mu­jer de mi­ra­da fir­me e in­ten­sa y una co­ro­na de sal­va­je pe­lo ca­no­so, in­ves­ti­ga en pro­fun­di­dad an­tes de co­men- zar una obra. Reúne in­for­mes de muer­tes ho­rri­bles y lee so­bre ellas has­ta que las ha me­mo­ri­za­do. Vi­si­ta las ca­sas en las que vi­vían las víc­ti­mas y ca­mi­na por las ca­lles en la que fue­ron se­cues­tra­das. “In­ves­ti­go no so­lo como pe­rio­dis­ta sino ca­si como un de­tec­ti­ve”, ex­pli­ca la ar­tis­ta. El re­sul­ta­do de su tra­ba­jo po­drá ver­se en una gran re­tros­pec­ti­va des­de el 21 de fe­bre­ro has­ta el 24 de ma­yo en el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Chica­go ( MCA Chica­go), y des­pués via­ja­rá al Gug­gen­heim de Nue­va York. “Los tiem­pos que vi­vi­mos de­no­tan con­vic­cio­nes sospechosas y no es fá­cil hoy en­con­trar otro ar­tis­ta con tan­tos prin­ci­pios”, ob­ser­va

Ma­de­lei­ne , di­rec­to­ra del MCA de Chica­go, quien con­si­de­ra a Grynsz­tejn Sal­ce­do “la ar­tis­ta más im­por­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na y una de las más im­por­tan­tes del mun­do”. Des­pués de ha­ber al­can­za­do la ma­yo­ría de edad ar­tís­ti­ca en un mo­men­to en el que Co­lom­bia ha­bía pa­sa­do por un pe­río­do muy os­cu­ro, Sal­ce­do se ha man­te­ni­do fiel a ese som­brío pa­no­ra­ma. Al­gu­nos crí­ti­cos sos­tie­nen que di­fa­ma al país y so­lo­mues­tra es­ce­nas de su­fri­mien­to. Sal­ce­do ma­ti­za: “Lo que es im­por­tan­te es ser leal al tes­ti­mo­nio de las víc­ti­mas”. Pa­ra su obra Atra­bi­lia­rios re­co­gió los za­pa­tos demu­je­res que ha­bían des­apa­re­ci­do y que se em­plean pa­ra tra­tar de iden­ti­fi­car los cuer­pos arro­ja­dos a fo­sas co­mu­nes. La ar­tis­ta tra­ba­ja con unos 10 co­le­gas a tiem­po com­ple­to y re­quie­re la ayu­da de ex­per­tos pa­ra cier­tos pro­yec­tos. “Quie­ro que sea evi­den­te que no es po­si­ble que una so­la per­so­na pue­da ha­ber he­cho es­to”, ex­pli­ca. Ade­más, ella tam­bién de­pen­de de otros. En 1993, se le diagnosticó de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar. Aun­que us­ted no lo no­ta­ría al co­no­cer­la, Sal­ce­do es le­gal­men­te cie­ga.

Cria­da en una fa­mi­lia de cla­se me­dia en Bo­go­tá, la es­cul­to­ra asis­tió a la uni­ver­si­dad en su ciu­dad, pe­ro ella re­co­no­ce

que una par­te im­por­tan­te de su educación vie­ne de

Bea­triz , ar­tis­ta co­lom­bia­na que en­se­ñó a un gru­po de es­tu­dio González en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Bo­go­tá. En 1982, Sal­ce­do se tras­la­dóaNue­vaYork, don­de ob­tu­vo un tí­tu­lo de pos­gra­do en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York y don­de desa­rro­lló su afi­ni­dad por la obra de , de , y, en par­ti­cu­lar, por la

Robert Smith­son Eva Hes­se de . Una de sus gran­des ideas gi­ra en torno a la his

Jo­seph Beuys to­ria de las ma­dres que per­die­ron a sus hi­jos por la vio­len­cia de las pan­di­llas en EEUU. Su sue­ño es crear una pla­za en la que el nom­bre de las víc­ti­mas se es­cri­ba con agua. “Pe­ro lo­más di­fí­cil ha si­do en­con­trar una ciu­dad que quie­ra re­co­no­cer la vio­len­cia ar­ma­da”. Ella cree que el ol­vi­do exa­cer­ba el pro­ble­ma. “Si como so­cie­dad fué­ra­mos ca­pa­ces de llo­rar, ha­bría­me­nos víc­ti­mas. La vio­len­cia es im­pa­ra­ble

por­que a na­die le im­por­ta”.

–ART­HUR LU­BOW

Pa­ra ‘Shib­bo­leth’, qui­zá su pie­za más cé­le­bre, Sal­ce­do cor­tó una pro­fun­da he­ri­da irre­gu­lar en el sue­lo de ce­men­to de la Sa­la de Tur­bi­nas de la Ta­te Mo­dern que su­gie­re el abis­mo ra­cis­ta al que se en­fren­tan los in­mi­gran­tes.

JUS­TI­CIA AR­TÍS­TI­CA Iz­da., la obra No­viem­bre 6 y 7 (2002) en la fa­cha­da del Pa­la­cio de Jus­ti­cia de Bo­go­tá re­cuer­da la ocu­pa­ción gue­rri­lle­ra de 1985 en la que mu­rie­ron más de 100 per­so­nas, en­tre ellas 11 jue­ces. “Fue muy im­por­tan­te pa­ra mí” ex­pli­ca la ar­tis­ta Do­ris Sal­ce­do (abajo).

COM­PRO­MI­SO En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj: de­ta­lles en el es­tu­dio de Sal­ce­do;

Un­titled, 1998. Ins­ta­la­ción en la pla­za de Bo­lí­var que re­cor­da­ba el ase­si­na­to de los con­gre­sis­tas. Un­titled en la Bie­nal de Es­tam­bul de 2003. Shib­bo­leth, en la Ta­te Mo­dern.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.