Me En­gor­das, ‘Dar­ling’

Si­de­jaa­su­ma­ri­do­pue­de­que­pier­da­mu­cho­más­que­pe­so. Es la­nue­va(ya­te­rra­do­ra) mo­da­que­triun­faen­la ‘high­class’.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

i At­kins, ni die­ta que val­ga. Cuan­do se tra­ta de eli­mi­nar pe­so na­da es tan efec­ti­vo como des­ha­cer­se de un ma­ri­do mo­les­to.

ha Ca­ro­li­na de Mó­na­co per­di­do un mon­tón de ki­los des­de que

se eva­po­ró de su Er­nes­to de Han­no­ver vida. Una co­no­ci­da que pa­re­ce ha­ber in­ves­ti­ga­do en pro­fun­di­dad va­rios ca­sos me lo ex­pli­ca: “Mi­ma­ri­do me en­gor­da por­que­me estresa tan­to que bom­beo cor­ti­sol como un po­zo petrolífero de Te­jas yme in­flo cual pez glo­bo”. Es­te cu­rio­so sín­dro­me de mi ma­ri­do me en­gor­da tam­bién ha lle­ga­do al Reino Uni­do. Una de las he­re­de­ras bri­tá­ni­cas más ri­cas del país le aca­ba de de­cir bye, bye a su tam­bién ri­co ma­ri­do y es­tá tan fres­ca, a pe­sar de ha­ber fi­ni­qui­ta­do 16 años de ma­tri­mo­nio.

To­do em­pe­zó en el co­me­dor pa­ne­la­do de dos al­tu­ras a la ho­ra del desa­yuno. Mien­tras se des­car­ga­ba la edi­ción de Country Li­fe, es­ta ru­bia mar­que­sa de 40 años anun­ció, ca­si sin par­pa­dear, que se iba a ha­cer fon­ta­ne­ra. En un país don­de los exa­lum­nos de Ea­ton tra­ba­jan en in­mo­bi­lia­rias y las jó­ve­nes aris­tó­cra­tas son pro­fe­so­ras en guar­de­rías, la fa­mi­lia de mi ami­ga lo acep­to como una ex­cen­tri­ci­dad pa­sa­je­ra. Al fin y al ca­bo, es­ta cria­tu­ra, una le­gen­da­ria be­lle­za, es­ta­ba en cri­sis des­de que in­ten­tó ocul­tar su in­fe­li­ci­dad aña­dien­do ca­da año una ca­pa nue­va de gra­sa. “No te­ner pro­ble­mas le de­be re­sul­tar abu­rri­dí­si­mo, dar­ling”, me de­cía una ami­ga. “Por eso co­me”. “Yo creo que es la fal­ta de se­xo lo que la en­gor­da”, de­cía otra que lle­va­ba 45mi­nu­tos pa­sean­do me­dio agua­ca­te en una en­sa­la­da verde. La ver­sión de la mar­que­sa de las ca­ñe­rías era­mu­cho­más naíf: “Mi ma­ri­do no me pres­ta­ba aten­ción, era como si no exis­tie­ra y como nun­ca fui una lum­bre­ra en los es­tu­dios se me ocu­rrió es­to de la fon­ta­ne­ría como un hobby. Al fin y al ca­bo, nos gas­ta­mos más di­ne­ro en fon­ta­ne­ros que en res­tau­rar nues­tros old mas­ters”, me ex­pli­ca­ba. Seis­me­ses des­pués de gra­duar­se en fon­ta­ne­ría, ha per­di­do 25 ki­los y ya no ocul­ta su amor por un co­le­ga al que co­no­ció en el cur­so y que no se cree có­mo ha aca­ba­do con al­guien que ador­na las pá­gi­nas so­cia­les de As­cot. El her­mano de la mar­que­sa, con un acen­to tan posh que ten­dría di­fi­cul­tad en

Car­lo­sWind­sor en­ten­der­le, tra­ta de que la chi­ca en­tre en ra­zón­pe­ro ella si­gue ade­lan­te con sua­mor. Lo tris­te se­rá que tar­de o tem­prano aca­ba­rá sien­do tan abu­rri­do como su ex­ma­ri­do, pe­ro con la des­ven­ta­ja de que no po­drá pre­sen­tar en so­cie­dad a al­guien que no sa­be si es un pin­tor re­na­cen­tis­ta

Cra­nach o una me­di­ci­na con­tra los es­pas­mos es­to­ma­ca­les. Sea como fue­re, ella se ha que­da­do­mas del­ga­da que un pa­li­llo y pa­re­ce 10 años más jo­ven. “Es cues­tión de me­ses has­ta que se har­te de la cer­ve­za y vuel­va a pre­fe­rir el cham­pán”, di­cen los su­yos.. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.