LANOCHESÍ ESPARAMÍ

Con so­lo 25 años aca­ba de to­mar el tes­ti­go de los ne­go­cios de su pa­dre, Pedro Tra­po­te, uno de los em­pre­sa­rios del ocio más im­por­tan­tes de nues­tro país. El an­ti­guo Pa­chá o Joy Es­la­va ya tie­nen su­ce­sor. ‘The show must go on!’.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - Pa­bloT­ra­po­te

Es­ta­ma­ña­nahe­mos ve­ni­do a ha­blar de ne­go­cios. (Ma­drid, 1990) Pa­blo Tra­po­te lle­ga an­tes de la ho­ra pre­vis­ta y espera pa­ra desa­yu­nar en una me­sa apar­ta­da­deEm­bassy, una­de las ca­fe­te­rías le­gen­da­rias de la ca­pi­tal. Pe­ro pa­ra es­ta­ble­ci­mien­tos con his­to­ria, los de su pa­dre, quien­tras­más de45 años ges­tio­nan­do­las­mí­ti­cas Pedro Tra­po­te, sa­las de fies­ta Pa­chá —ac­tual Tea­tro Bar­ce­ló— y Joy Es­la­va, y las cho­co­la­te­rías San Gi­nés, ha de­ci­di­do ce­der el tes­ti­go de sus exi­to­sas em­pre­sas almenor de los hi­jos que tu­vo con su pri­me­ra mu­jer, la ve­ne­zo­la­na . El jo­ven­de 25 años, con

Gi­se­la Vit­hen­court un lar­go fle­qui­llo que le cu­bre los ojos cuan­do ges­ti­cu­la, ca­mi­sa de ra­ya di­plo­má­ti­ca bor­da­da con ini­cia­les y un re­loj Ro­yal Oak de sumarca favorita, Au­de­mars Pi­guet (los re­lo­jes son, con los co­ches y elRea­lMa­drid, sus pa­sio­nes), se ha re­gi­do des­de pe­que­ño por un ca­len­da­rio de va­ca­cio­nes muy dis­tin­to al es­pañol. Pa­blo, des­de ni­ño, ce­le­bra Thanks­gi­ving. “Mi pa­dre me en­vió in­terno a Sui­za, a Le Ro­sey —el co­le­gio de la jet set eu­ro­pea y uno de los más eli­tis­tas del­mun­do—. Yo es­ta­ba­muy tris­te, me­pro­me­tió­que se­ría por un año pe­ro se fue pro­lon­gan­do”, cuen­ta. “Des­pués pa­sé una tem­po­ra­da en una aca­de­mia mi­li­tar en Fi­la­del­fia y es­tu­dié Em­pre­sa­ria­les en Nue­va York”.

—Ade­más de una gran opor­tu­ni­dad, ¿cree que su pa­dre le en­vió fue­ra pa­ra ale­jar­le del mun­do que le ro­dea­ba?

—Él que­ría apar­tar­me un po­co, sí. Te­nía mie­do de que em­pe­za­se a sa­lir y no le gus­ta­ba la idea.

Mien­tras tan­to, du­ran­te es­te retiro lec­ti­vo, su pa­dre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.