SE ACABÓEL VIA­JE

¿Qué pa­sa con­mi prós­ta­ta, con tus ca­ta­ra­tas, con su­mar­ca­pa­sos cuan­do vas al cie­lo si crees en el­más allá? JOSÉ OVEJEROa­teo­ma­ni ies­to, res­pon­de.

Vanity Fair (Spain) - - FIRMA -

n la fa­cha­da de un edi­fi­cio si­tua­do junto a las vías del tren, en­treD­res­de y Pir­na, pue­de leer­se un le­tre­ro que di­ce: “No te vas del to­do. Al­go tu­yo se que­da.” Es­ta ama­ble des­pe­di­da no es­tá di­ri­gi­da a los via­je­ros, sino que el ró­tu­lo ador­na un­mu­ro de una fu­ne­ra­ria.

Al leer el ró­tu­lo pien­so que quien cree de­be de ca­re­cer de ima­gi­na­ción. Ame­nu­do se con­si­de­ra que so­mos los ra­cio­na­lis­tas quie­nes ca­re­ce­mos de fan­ta­sía, pe­ro a mí me pa­re­ce que son los cre­yen­tes los que no son ca­pa­ces de ima­gi­nar en de­ta­lle las con­se­cuen­cias de lo que di­cen, y pue­den man­te­ner una va­ga idea de la vi­da de ul­tra­tum­ba, tran­qui­li­za­do­ra y ama­ble, pe­ro fal­ta de con­tor­nos pre­ci­sos.

Por­que si me pre­gun­to qué es lo que se que­da­rá mío cuan­do me va­ya, lo más agra­da­ble y lim­pio que se me ocu­rre son mis ce­ni­zas. No, no­me voy­del to­do: os­de­ja­ré aquí par­te de mi ma­te­ria, aun­que no en las me­jo­res con­di­cio­nes. Vis­to así, ese al­go­que se que­da no­me sir­ve de con­sue­lo.

Otra fra­se que he es­cu­cha­do a me­nu­do pa­ra ali­viar el do­lor por la muer­te es “Tu­ma­dre (o tu pa­dre, o tu hi­jo) te es­ta­rá mi­ran­do des­de el cie­lo”. ¿Es eso tran­qui­li­za­dor? ¿Quién desea que su ma­dre, o su pa­dre, o su hi­jo, vean to­do lo que ha­ce? No es ne­ce­sa­rio que nos pon­ga­mos es­ca­bro­sos pa­ra dar­nos cuen­ta de que no es una pers­pec­ti­va agra­da­ble.

Tam­po­co la vi­da en el pa­raí­so pro­me­ti­da a los cris­tia­nos que se la ha­yan ga­na­do con su vir­tud pa­re­ce ha­ber si­do ima­gi­na­da en de­ta­lle. Ha­brán oí­do esa fra­se di­ri­gi­da al pa­rien­te de un fa­lle­ci­do, que le pro­me­te que se re­uni­rá con el muer­to en el más allá.

In­ten­te­mos ima­gi­nar el en­cuen­tro: pri­me­ro, su­pon­go que, aun­que el pa­raí­so sea un club bas­tan­te ex­clu­si­vo, con el pa­so de los si­glos es­ta­rá ha­bi­ta­do por de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas, lo que vuel­ve com­pli­ca­da la lo­gís­ti­ca del re­en­cuen­tro. Y, cuan­do ten­ga lu­gar la re­su­rrec­ción de la car­ne, ¿re­su­ci­ta­ré con la edad­con la que me mue­ra? ¿Quie­nes fa­llez­can jó­ve­nes se en­con­tra­rán con sus hi­jos an­cia­nos? ¿Qué pa­sa­rá con mi prós­ta­ta, con tus ca­ta­ra­tas, con su mar­ca­pa­sos? Más preo­cu­pan­te aún: si me han tras­plan­ta­do el hí­ga­do o el co­ra­zón de otra per­so­na, ¿quién se que­da­rá con el ór­gano en la otra vi­da? Por otro la­do, ima­gino que ha­brá allí co­sa­cos, fe­ni­cios, ba­bi­lo­nios… Na­da que ob­je­tar al en­ten­di­mien­to en­tre los pue­blos. Pe­ro me pre­gun­to des­de qué fa­se de la evo­lu­ción del ser hu­mano se su­po­ne que es­te tie­ne al­ma y pue­de sal­var­se: se­gu­ro que hay hom­bres del neo­lí­ti­co en el pa­raí­so, pe­ro ¿ha­brá cro­ma­ño­nes o nean­der­ta­les? ¿Co­rro el ries­go de pa­sar­me la eter­ni­dad sen­ta­do junto a un aus­tra­lo­pi­te­co? Y una pre­gun­ta aún más in­có­mo­da: tras la re­su­rrec­ción de la car­ne, ¿ori­na­rán y de­fe­ca­rán los sal­va­dos? En la re­li­gión mu­sul­ma­na, que des­cri­be con más de­ta­lle que la cris­tia­na có­mo se­rá el pa­raí­so, lle­ga­ron a la con­clu­sión­de que las hu­ríes no­rea­li­za­rían esas des­agra­da­bles fun­cio­nes cor­po­ra­les.

Les pa­re­ce­rá que es­tas son dis­qui­si­cio­nes tí­pi­cas de un ateo irres­pe­tuo­so. Sin em­bar­go, no es así: mu­chos teó­lo­gos cris­tia­nos han de­di­ca­do años a di­lu­ci­dar ta­les cues­tio­nes (por cier­to, pa­ra tran­qui­li­zar­les les­di­ré que re­su­ci­ta­ría­nus­te­des con 33 años). Pe­ro sus con­clu­sio­nes siem­pre me han pa­re­ci­do pi­rue­tas in­te­lec­tua­les que so­lo pue­den con­ven­cer a los ya con­ven­ci­dos y es ob­vio que, a pe­sar de los des­ve­los de los teó­lo­gos, la­ma­yo­ría de los cre­yen­tes si­gue sin sa­ber con exac­ti­tud lo que di­ce cuan­do ha­bla del “Más Allá”. En con­clu­sión, aun­que se em­pe­ñen en en­dul­zar­nos “el úl­ti­mo via­je” con la po­si­ble lle­ga­da a un­des­ti­no­pla­cen­te­ro, yo­se­gui­ré­pen­san­do lo que­me pa­re­ce­más pro­ba­ble: cuan­do te mue­res, se aca­bó el via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.