DE RE­PEN­TE, UNA AR­TIS­TA

Per­te­ne­ce a una de las sa­gas de em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes de nues­tro país. Su abue­lo fue al­cal­de de Bil­bao y su pa­dre un re­fe­ren­te de los ‘mass me­dia’. El ape­lli­do con­ti­núa con Inés Ybarra, ar­tis­ta y di­rec­to­ra de ar­te de las mar­cas jó­ve­nes es­pa­ño­las de

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - Iné­sY­ba­rraPasch

Eres mo­de­lo?”, sue­len pre­gun­tar­le a (Madrid, 1991) cuan­do al­guien Inés Ybarra la tra­ta por pri­me­ra vez. Su cons­ti­tu­ción es­pi­ga­da, su na­riz pro­mi­nen­te y sus fac­cio­nes fuer­tes la con­vier­ten en una be­lle­za di­fe­ren­te. No lo es (aun­que po­dría), pe­ro su pro­fe­sión es­tá de­di­ca­da por com­ple­to a la es­té­ti­ca. Es fo­tó­gra­fa, es­ti­lis­ta y di­rec­to­ra de ar­te pa­ra­mar­cas co­moRoc­kin­hor­ses, Nac oMint and Ro­se. “Siem­pre tu­ve cla­ro que que­ría es­tu­diar fue­ra —lo hi­zo en laU­ni­vers­tity of Arts deLon­dres—, creo que enEs­pa­ña a la gen­te crea­ti­va no se la va­lo­ra lo su­fi­cien­te”, re­co­no­ce. “Mi pa­dre es muy abier­to, en lu­gar de de­cir­me que me en­fo­ca­ra a la ban­ca o al de­re­cho me ha ani­ma­do a que po­ten­cie mi sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca”. Hi­ja de (ex­pre­si­den­te

En­ri­que de Ybarra e Ybarra de Vo­cen­to) y nie­ta de , quien

Ja­vier de Ybarra y Ber­gé fue pre­si­den­te de El Co­rreo yEl Diario Vas­co y al­cal­de de Bil­bao du­ran­te seis años, for­ma par­te de una fa­mi­lia de re­fe­ren­cia en la his­to­ria em­pre­sa­rial de nues­tro país (par­tí­ci­pes en la crea­ción del Ban­co de Bil­bao y los Al­to­sHor­nos de Viz­ca­ya). “Mi her­ma­na ma­yor, , aca­ba de pu­bli­car un li­bro — El

Ga­brie­la Ybarra Co­men­sal, Ed. Ca­ba­llo de Tro­ya— so­bre la his­to­ria de nues­tra fa­mi­lia, es una no­ve­la de su­pera­ción, que de eso tra­ta la vi­da”, sen­ten­cia. La no­ve­la arran­ca con la muer­te, ha­ce cua­tro años, de su ma­dre, la psi­có­lo­ga , y con­ti­núa con las

Er­nes­ti­na Pasch se­cue­las que de­jó en ellos el ase­si­na­to de su abue­lo a ma­nos de ETAen 1977. “Me cuen­tan que­mi abue­lo nun­ca in­te­rrum­pió su ru­ti­na ni de­jó de ha­cer lo que­más le gus­ta­ba, que era vol­car­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.