His­to­rias Por­tu­gue­sas

PAU­LA RE­GO RE­GRE­SA A ES­PA­ÑA CON UNA GRAN EX­PO­SI­CIÓN DRA­MÁ­TI­CA Y LI­TE­RA­RIA

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - – M. DEL RIEGO

ue­ra de las mo­das y a con­tra­co­rrien­te,

(Lis­boa, Pau­la Re­go 1935) se for­jó un nom­bre en Lon­dres has­ta con­se­guir una obra re­co­no­ci­ble por su rea­lis­mo má­gi­co po­bla­do de ani­ma­les-hu­ma­nos, mu­je­res do­lien­tes y más­ca­ras. En no­viem­bre trae a la ga­le­ría Marl­bo­rough (Orfila, 5, Madrid) una mag­ní­fi­ca ex­po­si­ción que si­gue el hi­lo de El pri­mo Ba­si­lio y otras his­to­rias, la no­ve­la de Eça de Quei­roz am­bien­ta­da en el as­fi­xian­te am­bien­te de la bur­gue­sía lis­boe­ta de fi­na­les del si­glo XIX. VANIT Y FAIR:

¿Se con­si­de­ra una con­ta­do­ra de his­to­rias o una ar­tis­ta? PAUL A RE­GO: No es­cri­bo his­to­rias, pe­ro las uso. Quei­roz pin­ta per­so­na­jes reales, des­cri­be un Por­tu­gal que co­noz­co. VF:

PR: No es­toy se­gu­ra de te­ner un es­ti­lo. El es­ti­lo pue­de ser un obs­tácu­lo pa­ra des­cu­brir al­go nue­vo. VF:

Sus pin­tu­ras pro­vo­can en el es­pec­ta­dor un shock: odio o amor vis­ce­ral. PR: Cuan­do pin­to nun­ca pien­so en lo que sen­ti­rá el es­pec­ta­dor. Él apor­ta sus pro­pios sen­ti­mien­tos: ho­rror, ri­sa o am­bos. Pue­de usar mis obras pa­ra pro­yec­tar sus his­to­rias de la mis­ma for­ma que yo uti­li­zo las his­to­rias de los otros pa­ra des­cu­brir al­go so­bre mí mis­ma. VF:

cuan­do se acer­can al se­xo. ¿No exis­te el ero­tis­mo... fe­liz? PR: Ten­go cu­rio­si­dad por sa­ber có­mo se com­por­ta la gen­te y el se­xo es una fuer­za que uti uti­li­zan - li­zan a su ma­ne­ra: flir­tean, do­mi­nan, pro­vo­can. En The family una mu­jer es­tá en­tre las pier­nas de un hom­bre vis­tién­do­lo (o des­vis­tién­do­lo). des­vis­tién­mun­do. In­ten­ta que él reac­cio­ne. Es­tá sien­do ru­da pa­ra pro­vo­car­lo. La se­xua­li­dad no pue­de ser ig­no­ra­da, pe­ro no es mi te­ma prin­ci­pal. VF:

¿Có­mo es su re­la­ción con Es­pa­ña? PR: Ado­roEs­pa­ña. Pa­sé una­de las épo­cas más fe­li­ces de mi vi­da enMa­drid con mi ma­ri­do [Vic­tor Wi­lling] en 1957… Des­afor­tu­na­da­men­te Fran­co aún vi­vía. El Pra­do es el mu­seo más ma­ra­vi­llo­so del mun­do. To­do es­tá ahí, al me­nos lo im­por­tan­te. Mis di­rec­to­res fa­vo­ri­tos­fa vo­ri­tos son Bu­ñuel y Al­mo­dó­var. Sin ha­blar del fla­men­co: po­der, be­lle­za y cruel­dad.

Creó su es­ti­lo en con­tra de los mo­vi­mien­tos

ar­tís­ti­cos del mo­men­to.

La pri­me­ra pin­tu­ra

de la se­rie de El pri­mo

Ba­si­lio... en la que se

ve a los pro­ta­go­nis­tas en

el sa­lón de su ca­sa.

En su obra, las mu­je­res su­fren

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.