‘STRIP­TEA­SE’

Vanity Fair (Spain) - - CARTA DE LA DIRECTORA - – LOUR­DES GAR­ZÓN

Co­mo se­gu­ro que ya su­po­nen, es­ta car­ta que lee­rán us­te­des jus­to des­pués de las elec­cio­nes del 20 de di­ciem­bre es­tá es­cri­ta días an­tes, mien­tras las en­cues­tas suben y ba­jan y los can­di­da­tos con­ti­núan com­pa­gi­nan­do co­mo pue­den mí­ti­nes, de­ba­tes y en­ter­tain­ment. El Par­la­men­to va a cam­biar co­mo ni si­quie­ra ima­gi­ná­ba­mos ha­ce unos me­ses (o no) pe­ro lo que sí ha en­tra­do en otra di­men­sión ha si­do la cam­pa­ña elec­to­ral. Por pri­me­ra vez en años, ha­bla­mos de po­lí­ti­ca y que­da­mos con ami­gos pa­ra ver los de­ba­tes co­mo en los me­jo­res tiem­pos de Eu­ro­vi­sión. De dos se­ño­res dis­cu­tien­do y ha­blan­do ca­da uno pa­ra su pú­bli­co he­mos pa­sa­do a cua­tro (o tres más uno). Es de­cir, de un dúo a un cuar­te­to, del bi­no­mio a la po­li­fo­nía. Por re­su­mir, de Pim­pi­ne­la a Mo­ce­da­des.

Co­no­ce­mos a los can­di­da­tos de cer­ca, muy de cer­ca, qui­zá de­ma­sia­do. El pa­so de lo cer­cano a lo es­ca­to­ló­gi­co es a ve­ces tan in­con­tro­la­ble co­mo la ad­ju­di­ca­ción de un es­ca­ño de­ci­si­vo por la Ley D’Hondt. He­mos co­rri­do con ellos, to­ma­do cer­ve­zas, nos he­mos du­cha­do, desa­yu­na­do pan con to­ma­te, via­ja­do en glo­bo, ju­ga­do al fut­bo­lín, al ping pong, co­ci­na­do, con­du­ci­do en­tre el ba­rro. Sa­be­mos que a Be­go­ña le gus­tan las flores, que al pe­que­ño Ivan le da ra­bia que su­ma­dre se en­gan­che al­mó­vil y que al ni­ño de Ra­joy el vi­deo­jue­go de la FIFA le pa­re­ce una mier­da. Las pa­re­jas (si eran se­ño­ras) han acom­pa­ña­do, los es­ti­lis­tas han he­cho pa­ra bien o pa­ra mal su tra­ba­jo, los fo­tó­gra­fos se han en­tre­ga­do a fon­do, los ma­qui­lla­do­res han arries­ga­do con el ro­sa fuc­sia y han bor­da­do el contouring y los ni­ños han cum­pli­do su pe­que­ña pe­ro vis­to­sa fun­ción. Too much in­for­ma­tion, aun­que bien mi­ra­do, se agra­de­ce des­pués de años de se­quía en que lo más es­can­da­lo­so de las cam­pa­ñas era el pu­ro en­cen­di­do de Ra­joy o las ma­llas de Za­pa­te­ro.

Su­pon­go que el ham­bre agu­di­za el in­ge­nio y los po­lí­ti­cos, nue­vos y an­ti­guos, sa­ben que tie­nen que re­par­tir y arries­gan. Se han atre­vi­do a des­em­pol­var la ban­de­ra en un mitin, a des­en­te­rrar a María Os­tiz y Mi que­ri­da Es­pa­ña el día de la Cons­ti­tu­ción, a ser el úni­co in­vi­ta­do mal­tra­ta­do de la his­to­ria de El Hor­mi­gue­ro, a de­jar­nos en­tre­ver po­ses li­ge­ra­men­te Un­der­wood y a in­quie­tar­nos con más pac­tos y con­tra­pac­tos que en Bor­gen.

Las no­ve­da­des, apar­te de mo­men­tos di­ver­ti­dos han traí­do tam­bién una li­ge­ra pe­ro re­con­for­tan­te sen­sa­ción de ar­gu­men­tos más ela­bo­ra­dos, pre­gun­tas no pac­ta­das, en­tre­vis­tas en di­rec­to, opi­nio­nes dis­pa­res, ma­los ra­tos en­tre los can­di­da­tos, al­gu­na di­mi­sión y pro­gra­mas no so­lo pu­bli­ca­dos sino leí­dos y has­ta co­men­ta­dos. A par­tir de aho­ra qui­zá nos pa­rez­ca ra­ro no ver al can­di­da­to en albornoz (o sin albornoz, de­pen­dien­do de la frag­men­ta­ción del ar­co par­la­men­ta­rio) pe­ro es­pe­ro que no les sal­ga gra­tis res­pon­der pre­gun­tas que ellos mis­mos ha­bían es­cri­to, es­gri­mir un ar­gu­men­to y el con­tra­rio, ju­gar al es­tos son mis prin­ci­pios pe­ro ten­go otros si no le gus­tan, y pro­me­ter una vez­más un gran pac­to por el Em­pleo, otro por la Edu­ca­ción y, de pa­so, la Paz en el Mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.