EN­CUEN­TROS EN PA­LA­CIO

Un edi­fi­cio ex­tra­ño y fan­tas­mal, una pa­re­ja que avan­za por pa­si­llos os­cu­ros. AGUS­TÍN FER­NÁN­DEZ MA­LLO re­la­ta un­mis­te­rio vi­vi­do e in­quie­tan­te.

Vanity Fair (Spain) - - FIRMA -

En Mon­te­vi­deo exis­te el lu­gar más ex­tra­ño que has­ta hoy he vi­si­ta­do: Pa­la­cio Sal­vo, le­van­ta­do en la con­cu­rri­da Pla­za de la In­de­pen­den­cia. Un fo­lle­to nos in­di­có que era una to­rre de ca­si 100 me­tros, inau­gu­ra­da en 1928, obra de Ma­rio Pa­lan­ti, has­ta 1935 la más alta de Su­da­mé­ri­ca y de es­ti­lo ecléc­ti­co y abi­ga­rra­do; en­tre art dé­coy­ma­nue­lino, me­pa­re­ció. El­mis­mo ar­qui­tec­to ha­bía cons­trui­do una to­rre si­mi­lar en Bue­nos Ai­res, am­bas ins­pi­ra­das en la Di­vi­na Co­me­dia. En su día, Le Cor­bu­sier acon­se­jó la in­me­dia­ta de­mo­li­ción. Y sin em­bar­go, es pre­cio­so. To­das las ca­pas so­cia­les se ha­llan allí re­pre­sen­ta­das. En los pi­sos cer­ca­nos a tie­rra cien­tos de pe­que­ños apar­ta­men­tos se en­ca­jan los unos en los otros. Esos cu­bícu­los los ha­bi­tan per­so­nas de ba­jos in­gre­sos eco­nó­mi­cos me­dian­te un tras­va­se de pro­pie­dad de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción que nin­gu­na nor­ma mu­ni­ci­pal ha con­se­gui­do re­vo­car. A me­di­da que se as­cien­de los apar­ta­men­tos van ga­nan­do en es­pa­cio y lu­jo, aun­que no en lu­mi­no­si­dad pues el in­te­rior de la to­rre, de ven­ta­nas más pe­que­ñas arri­ba que aba­jo, es lla­ma­ti­va­men­te os­cu­ro. No es­tá per­mi­ti­da la en­tra­da al pú­bli­co.

Con la ex­cu­sa de ir a las ofi­ci­nas de una agen­cia de via­jes si­tua­da en el en­tre­sue­lo, aque­lla­ma­ña­na nos dio por en­trar. En el as­cen­sor pul­sa­mos la te­cla del quin­to pi­so. En­con­tra­mos un am­plio hall de cu­yas es­qui­nas par­tían cua­tro pa­si­llos. To­ma­mos unoal azar. Mal ilu­mi­na­do, pen­sé que por pri­me­ra vez un fo­lle­to­pu­bli­ci­ta­rio no men­tía. Pa­sa­mos an­te mu­chas puer­tas de as­pec­to en­de­ble, to­das ellas nu­me­ra­das de una ma­ne­ra que nos pa­re­ció ar­bi­tra­ria. Vi­mos man­chas de hu­me­dad y un bo­que­te en la pa­red, a tra­vés del cual no qui­si­mos­mi­rar. Nooí­mos ac­ti­vi­dad­de­trás de nin­gu­na puer­ta. Tras­cu­rri­dos unos mi­nu­tos, un hom­bre de pelo cano y tez­muy blan­ca, del­ga­do, de avan­za­da edad pe­ro en apa­ren­te­buen es­ta­do fí­si­co, sa­lió­de­trás de una puer­ta: por­ta­ba una bol­sa que de­jó en el sue­lo­pa­ra ce­rrar con la lla­ve y se fue por un pa­si­llo la­te­ral. Nos to­pa­mos con un as­cen­sor, pro­te­gi­do por re­jas, que pa­re­cía no te­ner ac­ti­vi­dad des­de ha­cía años. Subimos unas es­ca­le­ras pa­ra ir a dar a otro hall dis­tri­bui­dor, a par­tir del cual per­di­mos la cuen­ta de las es­qui­nas que gi­ra­mos. Has­ta que, sin sa­ber có­mo, lle­ga­mos al ves­tí­bu­lo del cual ha­bía­mos par­ti­do. Lla­ma­mos al as­cen­sor, que lle­gó va­cío. En el trán­si­to de ba­ja­da se de­tu­vo en el cuar­to pi­so. Allí en­tró una mu­jer de ca­be­lle­ra atra­ve­sa­da por pro­fun­dos sur­cos de pei­ne, co­mo si la hu­bie­ra ara­do, que no sa­lu­dó. En el ter­cer pi­so se subió un hom­bre de­me­dia­na edad, te­ja­nos la­va­dos a la pie­dra, de­por­ti­vas y fuer­te olor a co­lo­nia. En la se­gun­da plan­ta, una pa­re­ja de me­dia­na edad, ros­tros pe­co­sos y vio­lá­ceos, ha­bla­ban en­tre ellos un dia­lec­to del es­pa­ñol que no en­ten­dí del to­do. En la pri­me­ra, una jo­ven con ves­ti­do flo­rea­do, y en el en­tre­sue­lo, don­de tam­bién hi­zo pa­ra­da, no en­tró na­die.

Una vez en la plan­ta ba­ja, to­dos ellos sa­lie­ron y, ca­da uno por su la­do, se con­fun­die­ron en el tu­mul­to de la pla­za. Tu­ve la sen­sa­ción de que eran gen­te­muer­ta que se dis­per­sa­ba co­mo­per­di­go­nes­pa­ra ha­cer su tra­ba­jo. Mi­nu­tos des­pués, sen­ta­dos en una ca­fe­te­ría, ella­me di­jo: “El an­cia­no­que vi­mos sa­lir de uno de los apar­ta­men­tos, el de pelo blan­co y tez blan­ca, me pa­re­cis­te tú. Tú con cua­ren­ta años­más”. Hi­ce co­mo que no­me im­por­ta­ba o no oía. �

El Pa­la­cio Sal­vo,

si­tua­do en la Pla­za

de la In­de­pen­den­cia

deMon­te­vi­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.