La Ven­ta­na In­dis­cre­ta

Bo­to­nes‘hips­ters’, co­mi­daor­gá­ni­ca, ilu­mi­na­ció­nin­te­li­gen­te... En­los ho­te­les­de­mo­da­deNue­vaYork‘se­so­bre­vi­vea­ba­se­de­vo­yeu­ris­mo’.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

uan­do , el

Ge­ne Sim­mons ba­te­ría de Kiss, lle­ga­ba al ho­tel Pla­za, se col­ga­ba del can­de­la­bro de cristal. Des­pués en­via­ba al bo­to­nes — sin im­por­tar que fue­ra me­dia­no­che en me­dio de una tor­men­ta de nie­ve— a al­gu­na tien­da cu­tre a com­prar­le na­ta ba­ti­da en es­pray. So­lo esa le ser­vía pa­ra es­cul­pir so­bre el cuer­po de su acom­pa­ñan­te fe­me­ni­na. Sin esa ru­ti­na no po­día dor­mir. Hoy, his­to­rias co­mo la de Sim­mons se­rían im­po­si­bles. No so­lo por­que Kiss sa­le po­co de gi­ra y el Pla­za (co­mo lamayor par­te de los ho­te­les his­tó­ri­cos de Nue­va York) se ha re­con­ver­ti­do en pi­sos de lu­jo. Sino por­que la co­mi­da que se ofre­ce en los ho­te­les de moda es siem­pre or­gá­ni­ca y co­se­cha­da en la huer­ta de la te­rra­za del áti­co del edi­fi­cio pa­ra no de­jar hue­lla de dió­xi­do de car­bono. Aun­que ha­blen­múl­ti­ples idio­mas, los be­llos hips­ters ve­ga­nos que sus­ti­tu­yen a los bo­to­nes de to­da la vi­da ja­más po­drían en­ten­der el con­cep­to de na­ta en es­pray. Me­nos aún dón­de com­prar­la, da­do que no se con­si­gue en el far­mer´s mar­ket de Brooklyn de los do­min­gos.

Se­gun­do, por­que el can­de­la­bro de cristal de la ha­bi­ta­ción, eterno sím­bo­lo del lu­jo y de la de­ca­den­cia sexy, fue re­em­pla­za­do por un sis­te­ma de ilu­mi­na­ción compu­tari­za­do tan in­vi­si­ble co­mo sus in­te­rrup­to­res. Uno pa­ga for­tu­nas por pa­sar la no­che pe­ro ter­mi­na vis­tién­do­se a la luz de su iPho­ne. Por no ha­blar del­man­do a dis­tan­cia de la te­le­vi­sión. Una ami­ga­muy dis­tin­gui­da no po­día so­por­tar el enano de jar­dín que le ha­bían pues­to en la me­si­ta de no­che pa­ra rom­per con la mo­no­to­nía gris del res­to de la ha­bi­ta­ción. Cuan­do lo co­gió pa­ra es­con­der­lo en el ar­ma­rio se dio cuen­ta de que to­dos los con­tro­les es­ta­ban allí, en su ba­rri­ga, y que de­bía le­van­tar el abri­gui­to ver­de de Loro Pia­na (sí, te­nía la eti­que­ta) del gno­mo pa­ra en­con­trar­los.

En lamayor par­te de los ca­sos, la tec­no­lo­gía in­te­li­gen­te fue di­se­ña­da pa­ra que la pan­ta­lla de te­le­vi­sión ul­tra­pla­na, ul­tra­gi­gan­te y ul­tra­inú­til res­pon­da a los co­man­dos de nues­tra voz. Co­mo no en­tien­de ni idio­mas ni acen­tos ex­tran­je­ros, el 90 por cien­to de los hués­pe­des se ve obli­ga­do a en­tre­te­ner­se mi­ran­do por la ven­ta­na. Qui­zá sea a pro­pó­si­to. Pue­de ser la pri­me­ra no­che en mu­cho tiem­po en la que vea las es­tre­llas. O a los ve­ci­nos.

En un fa­mo­so ho­tel con la fa­cha­da de vi­drio pi­den ex­plí­ci­ta­men­te a los hués­pe­des que no se acer­quen a la ven­ta­na es­ca­sos de ro­pa o en ac­ti­vi­da­des com­pro­me­te­do­ras. Pe­ro si uno no en­cuen­tra la luz pa­ra leer y no pue­de en­cen­der la te­le, ¿có­mo no en­tre­gar­se al vo­yeu­ris­mo/ ex­hi­bi­cio­nis­mo? ¿Y có­mo no lla­mar a al­gu­nos ami­gos, igual­men­te abu­rri­dos en los cuar­tos de al la­do, pa­ra que se unan? Por las de­nun­cias de los ve­ci­nos, se de­du­ce que na­da de lo que el mí­ti­co Sim­mons pro­bó en ma­te­ria se­xual ha que­da­do por in­ten­tar­se en ese ho­tel mo­derno. Sal­vo lo de la na­ta en es­pray, un pro­duc­to cien por cien ar­ti­fi­cial. Y eso sí que es ta­bú en la Gra­nMan­za­na. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.