LLÁ­MA­LO ‘FAHISH’,

“POR FA­VOR, DE­JA DE DE­CIR DAESH. (OBS­CENO). NI ES UN ES­TA­DO NI ES IS­LÁ­MI­CO”

Vanity Fair (Spain) - - ENTREVISTA -

El Asad ha per­pe­tra­do en tér­mi­nos de muer­te, des­truc­ción de ho­ga­res y pue­blos y des­pla­za­mien­to de­mi­llo­nes de per­so­nas con lo que ha he­cho el ISIS, que yo pre­fie­ro lla­mar Fahish, que sig­ni­fi­ca obs­ceno en ára­be, no hay com­pa­ra­ción”.

Su Al­te­za Real vi­ve en el con­da­do de Fair­fax, Virginia. Pa­ra lle­gar a su ca­sa con­du­ci­mos por la Belt­way, la ca­rre­te­ra de cir­cun­va­la­ción que une Was­hing­ton DC con los barrios re­si­den­cia­les del otro la­do del río Potomac. La pren­sa es­ta­dou­ni­den­se usa el tér­mino pa­ra re­fe­rir­se a los asun­tos in­ter­nos del país: es­tás o no es­tás den­tro del Belt­way. Eres o no un in­si­der. Los ha­bi­tan­tes del con­da­do de Fair­fax, Virginia, fun­cio­na­rios del Go­bierno o tra­ba­ja­do­res de la CIA o del Pen­tá­gono—las dos ma­yo­res atrac­cio­nes de la zo­na, con per­mi­so de Geor­ge­town—, di­plo­má­ti­cos y lobbys­tas es­tán en el Belt­way, li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te. in­for­mal de un per­fec­to ca­ba­lle­ro in­glés que cam­bia­rá por el thawb pa­ra una de las fo­tos. Ha­bla­mos de Es­pa­ña. “Mi pa­dre via­jó allí en 1966, cuan­do aún vi­vía Fran­co, e in­vi­tó a los en­ton­ces prín­ci­pes Juan Car­los y Sofía a Ara­bia Sau­dí. Aun­que fue una vi­si­ta no ofi­cial les rin­die­ron ho­no­res de je­fes de Es­ta­do. El rey Sal­man fue su acom­pa­ñan­te. Ahí arran­ca una amis­tad que aún per­du­ra”. En la an­te­sa­la de su des­pa­cho, de­co­ra­da con mu­lli­dos so­fás de se­da, va­rias fo­to­gra­fías re­su­men grá­fi­ca­men­te su tra­yec­to­ria: imá­ge­nes con Geor­ge W. Bush y Bill Clin­ton (con quien es­tu­dió en Geor­ge­town y le une una gran amis­tad) con Ma­de­lei­ne Al­bright o con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU.

El pa­sa­do abril, en una tri­bu­na pa­ra The Huf­fing­ton Post, el prín­ci­pe Tur­ki des­cri­bía al Es­ta­do Is­lá­mi­co co­mo una “mez­cla tó­xi­ca de re­la­cio­nes pú­bli­cas y te­rror”. Cuan­do abor­do el te­ma uso el que creo es el tér­mino co­rrec­to en su idio­ma, Daesh. La ter­ce­ra vez que pro­nun­cio la pa­la­bra me in­te­rrum­pe con­tra­ria­do. “Por fa­vor, de­ja Ba­char el Asad. Si le con­ven­cie­ran de al­gu­na ma­ne­ra de via­jar a Eu­ro­pa, qui­zá a Lon­dres don­de es­tu­dió, esos cien­tos de mi­les de per­so­nas no se ve­rían obli­ga­das a aban­do­nar Siria.

—¿Cuál es la pos­tu­ra ofi­cial de Ara­bia Sau­dí al res­pec­to?

— Siem­pre he­mos apo­ya­do a los re­fu­gia­dos. Ara­bia Sau­dí es el ma­yor do­nan­te ára­be al Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra Siria. He­mos re­ci­bi­do a 2,5mi­llo­nes de ciu­da­da­nos de ese país des­de que es­ta­lló la cri­sis en 2011. Y no les con­si­de­ra­mos re­fu­gia­dos. Quie­nes de­ci­den que­dar­se ob­tie­nen la re­si­den­cia y pue­den tra­ba­jar y dis­fru­tar de la sa­ni­dad y la edu­ca­ción. De lo con­tra­rio, les fa­ci­li­ta­mos vi­sa­dos tem­po­ra­les has­ta que de­ci­dan adón­de ir. Es­ta es nues­tra pos­tu­ra. Pe­ro no es su­fi­cien­te. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be po­ner fin a la gue­rra. Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y el mun­do ára­be tie­nen los me­dios. So­lo tie­nen que unir­se y de­cir bas­ta.

Ex­tre­ma­da­men­te edu­ca­do, cálido y afa­ble, Su Al­te­za Real cla­va la mi­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.