ADIC­TO AL TRA­BA­JO

ES UN PRIN­CI­PE AU STERO, YUN IN­TRI­GAN­TE" (I. WRIGHT)

Vanity Fair (Spain) - - ENTREVISTA -

ru­bio y for­ni­do. —¿Có­mo te lla­mas?—le es­pe­tó. —Tur­ki Al Fai­sal —con­tes­tó él. —¿Tur­ki? ¿Co­mo el pa­vo de Ac­ción de Gra­cias? [ tur­key en in­glés].

Se­ma­nas más tar­de, cuan­do lle­gó el mo­men­to de trin­char el pa­vo, el co­le­gio bu­llía con el tra­sie­go de alum­nos que se pre­pa­ra­ban pa­ra ce­le­brar Thanks­gi­ving con sus fa­mi­lias. To­dos me­nos él. “Es­cri­bí una car­ta a mi pa­dre pa­ra de­cir­le lo mu­cho que les echa­ba de me­nos y lo que me gus­ta­ría po­der via­jar a Ara­bia Sau­dí pa­ra es­tar con ellos. Me con­tes­tó di­cién­do­me que apre­cia­ba mis sen­ti­mien­tos y que mi au­sen­cia tam­bién es­ta­ba te­nien­do efec­to en él y en mi ma­dre. Pe­ro que­me en­via­ron allí con un pro­pó­si­to y de­bía cum­plir­lo. Y que las va­ca­cio­nes de ve­rano es­ta­ban a la vuel­ta de la es­qui­na”, me cuen­ta. Una de esas va­ca­cio­nes le tra­jo a Es­pa­ña. “Con­du ni in­ten­tos de de­rro­car el ré­gi­men.

En su des­pa­cho, la por­ta­da en­mar­ca­da que la re­vis­ta Time de­di­có al rey Fai­sal en 1974, los li­bros —uno so­bre Fahish que ocul­ta con fo­lios pa­ra la fo­to— y las mon­ta­ñas de pa­pe­les con­vi­ven con una tro­na pa­ra be­bé y un pe­rri­to de ju­gue­te que ladra ca­da vez que el fo­tó­gra­fo dis­pa­ra su cá­ma­ra. De la co­lec­ción de ins­tan­tá­neas que ador­nan la ca­sa una lla­ma es­pe­cial­men­te mi aten­ción. Re­tra­ta a dos hom­bres so­bre una ca­le­sa. Uno vis­te tra­je, elo­tro el thawb. “Es mi pa­dre con el pre­si­den­te Lyn­don B. John­son”.

El rey Fai­sal, ase­si­na­do en 1975 ama­nos de uno de sus so­bri­nos, ejer­ce to­da­vía una enor­me in­fluen­cia en el prín­ci­pe Tur­ki. Le men­cio­na va­rias ve­ces du­ran­te la en­tre­vis­ta. Una de sus fra­ses so­bre la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción pre­si­de, es­cul­pi­da en una pla­ca, el sa­lón de la ca­sa. Cuan­do en 1973 Su Al­te­za Real ter­mi­nó su for­ma­ción en Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña re­gre­só al reino. Le pre­gun­tó a su pa­dre qué ha­cer y es­te cre­yó que le es­ta­ba

La fi­gu­ra del prín­ci­pe Tur­ki es con­tro­ver­ti­da. “Es un pa­la­dín del Is­lam aus­te­ro y un pro­mo­tor de los de­re­chos de las mu­je­res. Un mul­ti­mi­llo­na­rio adic­to al tra­ba­jo y un hom­bre pío. Un afi­cio­na­do al dai­qui­ri de ba­na­na y un in­tri­gan­te, un in­te­lec­tual y un prín­ci­pe leal” que “abra­za­ría to­das las con­tra­dic­cio­nes de Ara­bia Sau­dí”, leo en The Se­cret His­tory of the CIA, Afg­ha­nis­tan and Bin La­den, from the So­viet In­va­sión to Sep­tem­ber 10. Law­ren­ce Wright ofre­ce va­rios ejem­plos de esas con­tra­dic­cio­nes: en su eta­pa en los Ser­vi­cios Se­cre­tos al­ter­na­ba su ca­sa de una plan­ta en Riad y su fin­ca del de­sier­to, don­de pa­sa­ba los fi­nes de se­ma­na y cria­ba aves­tru­ces, con su ya­te Ca­ba­lle­ro Blan­co y sus re­si­den­cias en Lon­dres y Pa­rís. Pa­ra sus ho­mó­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses Tur­ki Al Fai­sal era “nues­tro hom­bre en Riad”. El 2 de agos­to de 1990 es­ta­ba en el ci­ne vien­do La jun­gla de cristal cuan­do re­ci­bió una lla­ma­da de la Ca­sa Blan­ca. Irak aca­ba­ba de in­va­dir Ku­wait. Pa­só esa no­che en la CIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.