Broad­way no Cie­rra en Enero

VIO­LI­NIS­TAS, PSI­CÓ­PA­TAS, PRÍN­CI­PES HE­RE­DE­ROS Y OTRAS GEN­TES DE NUE­VA YORK

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - – P.J.L. DO­MÍN­GUEZ

e to­dos los pla­ce­res tor­ci­dos que apro­ve­chan el mal ajeno, el de ir­se cuan­do los de­más vuel­ven no es el­me­nor. Lo sa­ben quie­nes hu­yen en sep­tiem­bre aban­do­nan­do a sus con­gé­ne­res en las ga­rras del sín­dro­me pos­va­ca­cio­nal. Y lo dis­fru­ta­rán los que se acer­quen a Nue­va York des­pués de que las hor­das his­pa­nas que la pi­so­tean en Na­vi­dad—co­mo si fue­ra unaCa­lleMa­yor a lo bes­tia— ha­yan vuel­to a sus cuar­te­les de in­vierno. Su­men a la sa­tis­fac­ción de sen­tir­se ori­gi­na­les una vi­si­ta a esa quin­tae­sen­cia del en­tre­te­ni­mien­to lla­ma­da Broad­way y a lo me­jor es­te año lo de su enero no es cues­ta, sino pa­seo. Te­ne­mos tres pro­pues­tas.

La pri­me­ra es pa­ra los aman­tes de las in­ver­sio­nes se­gu­ras. Fidd­ler on the roof ( fidd­ler­mu­si­cal.com) es el quin­to re­ma­ke pro­du­ci­do en Broad­way de El vio­li­nis­ta en el te­ja­do, que en 1964 se lle­vó nue­ve premios Tony. Si su­ma­mos la pe­lí­cu­la de 1971 (tres Os­car) vie­ne a re­sul­tar que hay de me­dia un nue­vo vio­li­nis­ta ca­da diez años. Es­te aca­ba de es­tre­nar­se en el Broad­way Thea­tre ( shu­bert.nyc/thea­tres/ broad­way), con la ga­ran­tía de

Bartlett , pre­mio Tony por la di­rec­ción de Sher otro clásico del gé­ne­ro: South Pa­ci­fic. El pro­ta­go­nis­ta, , lo ha

Danny Burs­tein in­ter­pre­ta­do to­do y lo ha ga­na­do to­do.

A los más ta­llu­di­tos les so­na­rá El hom­bre que ca­yó a la tie­rra, una pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da en 1974 por ,

Da­vid Bo­wie que en aque­lla épo­ca ha­cía cual­quier co­sa que aña­die­ra in­ten­si­dad a su au­ra de ex­tra­va­gan­cia, fue­ra de prin­ce­sa del glam, de alie­ní­ge­na o de vam­pi­ro. A sus ca­si se­ten­ta años, ha con­ver­ti­do la tra­ma del ex­tra­te­rres­tre que lle­ga a nues­tro pla­ne­ta en un mu­si­cal ti­tu­la­do La­za­rus y pro­ta­go­ni­za­do por , un mu­cha­cho más

Mi­chael C. Hall co­no­ci­do co­mo Dex­ter, el sim­pá­ti­co ase­sino psi­có­pa­ta. Tras ago­tar las en­tra­das en tres ho­ras, las fun­cio­nes se es­ti­ra­ron has­ta enero, así que aún es­tán a tiem­po de acer­car­se al New York City Thea­tre ( new­york­cityt­hea­tre.com).

¿De­ma­sia­da nos­tal­gia? Si se mue­ve a la ca­pi­tal del­mun­do pa­ra es­tar a la úl­ti­ma, a lo me­jor lo su­yo es King Char­les III ( king­char­le­siii­broad­way.com). Co­mo cuen­tan que di­jo una vez nues­tro mo­nar­ca emé­ri­to, “hay que ver la ca­ra de idio­ta que se le po­ne a uno mien­tras es­pe­ra”. ¿Quién ha es­pe­ra­do más que , prín­ci­pe de

Car­los Ga­les? ¿Se de­be­rá a eso su ex­pre­sión? La obra, pre­mio Law­ren­ce Oli­vier 2015, po­ne en es­ce­na el mo­men­to en que el eterno he­re­de­ro su­ce­de­rá a su ma­dre. ¿Se­rá ca­paz la reali­dad de su­pe­rar es­ta ficción po­lí­ti­ca de ai­res sha­kes­pe­ria­nos, es­cri­ta en ver­so (!) y que in­clu­ye la apa­ri­ción del fan­tas­ma de Lady Di? En elMu­si­cBox Thea­tre ( shu­bert.nyc/ thea­tres/mu­sic-box).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.