TRA­TA­MIEN­TO PA­RA CU­RAR­ME DE LA

“ME QUE­DAN TRES SE­MA­NAS DE HE­PA­TI­TIS C QUE CON­TRA­JE CON TOMMYLEE”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

de la his­to­ria de la te­le­vi­sión pa­sea des­cal­za al bor­de del mar mien­tras ha­ce tiem­po pa­ra lle­var a sus hi­jos, Bran­don y Dy­lan, aún ado­les­cen­tes, al co­le­gio. El ca­be­llo pla­tino y unas cur­vas que mar­ca­ron a to­da una ge­ne­ra­ción son lo úni­co que la ha­cen fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble pa­ra los pa­pa­raz­zi que des­de ha­ce vein­te años es­pe­ran aga­za­pa­dos tras los se­tos de su do­mi­ci­lio. Ha sus­ti­tui­do su lar­ga me­le­na ru­bia por un atrac­ti­vo cor­te pi­xie, uno de esos ti­pos de pei­na­do sa­na­do­res que anun­cian re­no­va­ción, y le­jos ha que­da­do un rit­mo de vi­da des­con­tro­la­do y fre­né­ti­co que fue tan ten­ta­dor y ren­ta­ble pa­ra la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta. Ni Fa­rraw Faw­cett ni Brigitte Bar­dot. La mu­jer con la que ha­blo es Pa­me­la An­der­son (Ca­na­dá, 1967), la so­co­rris­ta que a co­mien­zos de los no­ven­ta re­vo­lu­cio­nó las pan­ta­llas de los ho­ga­res de me­dio mun­do con su pa­pel de ase­si­nos en se­rie. Pe­ro ¿quién de­fen­día a Pammy?, le pre­gun­to. “Di­ce mi ami­go, el fo­tó­gra­fo Da­vid LaChapelle que no sé es­tar so­la, que soy una ro­mán­ti­ca”.

—¿Cree que ha bus­ca­do el amor a la de­ses­pe­ra­da?

—Más bien una familia es­ta­ble. Y lo he in­ten­ta­do. Una de las co­sas más du­ras ha si­do ver có­mo mis ma­tri­mo­nios se de­rrum­ba­ban. Qui­zá no he si­do tan afor­tu­na­da de te­ner la vi­da per­fec­ta.

Hi­ja de una ca­ma­re­ra y un re­pa­ra­dor de hor­nos que lle­van ca­sa­dos cua­ren­ta años, fue des­cu­bier­ta du­ran­te un ve­rano, el de 1989, cuan­do asis­tía a un par­ti­do de fút­bol y su ima­gen se pro­yec­tó en una enor­me pan­ta­lla. Play­boy lla­mó a su puer­ta. “Yo era muy tí­mi­da y nun­ca me sen­tí gua­pa, siem­pre­me he re­fu­gia­do tras mi me­le­na. A mí me gus­ta dis­fra­zar­me, que mis no­vios me ma­qui­llen, ju­gar con los som­bre­ros... de su fundación, Pa­me­la An­der­son Foun­da­tion, en de­fen­sa de los de­re­chos de los ani­ma­les y del me­dio am­bien­te.

El ar­tis­ta Ai Wei Wei o el ac­ti­vis­ta Jul ian As­san­ge son al­gu­nos de los fa­mo­sos re­la­cio­na­dos con el proyecto. “Ju­lian As­san­ge es uno de mis me­jo­res ami­gos, ca­da vez que es­toy en Lon­dres lo vi­si­to. Creo que es uno de los lí­de­res del mun­do mo­derno, al fin y al ca­bo la in­for­ma­ción es lo más va­lio­so que te­ne­mos”. —¿Có­mo lo co­no­ció? —En Ber­lín, a tra­vés de una ami­ga co­mún, la di­se­ña­do­ra Vi­vien­ne West­wood. Él in­sis­te en que se en­cuen­tra

bien, pe­ro vi­ve en­ce­rra­do en un es­pa­cio mí­ni­mo sin po­der sa­lir a la ca­lle. Ne­ce­si­ta un po­co de com­pa­ñía y yo con­si­go sa­car­le una son­ri­sa, ha­bla­mos du­ran­te ho­ras. “Pa­me­la ha apren­di­do a ser po­lí­ti­ca­men­te es­pa­bi­la­da”, me cuen­ta por su par­te el fun­da­dor de Wi­ki­Leaks re­fi­rién­do­se a su ami­ga. “Te des­ar­ma por su in­te­li­gen­cia y su luz. No tie­ne na­da que ver con la ima­gen que la gen­te tie­ne de ella. Sal­vo que es un sex sym­bol, eso no es un mi­to. Me vi­si­ta ca­da vez que pa­sa por Lon­dres y ha­bla­mos de­mu­chos te­mas off the re­cord, no so­lo de la di­rec­ción que es­tá to­man­do el mun­do”.

—Tie­ne us­ted unos ami­gos muy in­tere­san­tes que po­cos ima­gi­na­rían, ¿en qué es us­ted di­fe­ren­te res­pec­to de la mi­to­lo­gía po­pu­lar?

— Sean Penn me sue­le de­cir: “Eres la fa­mo­sa más anó­ni­ma que co­noz­co”. Se­gún él, na­die sa­be na­da so­bre mí y en cam­bio creen que lo sa­ben to­do.

Qui­zá ha­ber­se cor­ta­do el pelo, con 48 años, ha­ya si­do un in­ten­to de huir del cli­ché Pa­me­la, de su pro­pio per­so­na­je, de de­mos­trar que es al­go más que una estrella que firma au­tó­gra­fos a sus ad­mi­ra­do­res a las puer­tas de los gran­des al­ma­ce­nes Wal-Mart. “Un ges­to li­be­ra­dor”, pun­tua­li­za ella. Un cor­te por lo sano que coin­ci­de con un­mo­men­to cla­ve en su vi­da: “Me que­dan so­lo tres se­ma­nas de tra­ta­mien­to pa­ra cu­rar­me de la he­pa­ti­tis C que con­tra­je cuan­do es­ta­ba ca­sa­da con Tommy Lee Jo­nes (ba­te­ría del gru­po de rock Mötley Crüe y su pri­mer ma­ri­do). Me die­ron diez años de vi­da y en­tré en una di­ná­mi­ca au­to­des­truc­ti­va, me da­ba pá­ni­co es­tar so­la”. a ima­gen atlé­ti­ca y sa­lu­da­ble de la guar­da­cos­tas a quien una se­rie de te­le­vi­sión ha­bía cam­bia­do la vi­da era so­lo eso, un con­jun­to de pí­xe­les guio­ni­za­dos. “Yo era muy naíf cuan­do co­no­cí a Tommy. Él era re­bel­de, sal­va­je, se me­tía en líos, sa­lía has­ta muy tar­de. Me que­dé em­ba­ra­za­da y de­jé de beber. Des­pués me vol­ví a me­ter en líos. Tommy y yo com­par­ti­mos unas agu­jas pa­ra ha­cer­nos un ta­tua­je [en su mo­men­to él ne­gó que tu­vie­ra el vi­rus]y con­tra­je he­pa­ti­tis C. Me la diag­nos­ti­ca­ron cuan­do me aca­ba­ba de di­vor­ciar de Tommy, con dos be­bés que te­nía que criar so­la por­que él es­ta­ba siem­pre de gi­ra. Re­co­mien­do a las mu­je­res

Pa­me­la An­der­son fo­to­gra­fia­da por Em­ma Dun­la­vey en

Taor­mi­na, Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.