Ur­dan­ga­rin

LAHO­RA de LA­VER­DAD

Vanity Fair (Spain) - - PORTADA - Por EVA LA­MAR­CA

LA IN­FAN­TA SO­LO SE SEN­TA­RÁ EN EL BAN­QUI­LLO DE TRES A CIN­CO DÍAS

UR­DAN­GA­RIN CREE QUE ÉL NO IRÁ ALA CÁR­CEL

DIE­GO TO­RRES NOS ADE­LAN­TA EN EX­CLU­SI­VA LI­BRO BOM­BA EL QUE PU­BLI­CA­RÁ SO­BRE SU EX­SO­CIO

“Dis­cul­pen si les lla­mo ca­ba­lle­ros, pe­ro to­da­vía no les co­noz­co bien”

— GROU­CHO MARX

Se lo lan­zó su hi­jo ma­yor na­da más en­trar por la puer­ta sin la con­cien­cia de quien dis­pa­ra a bo­ca­ja­rro la úl­ti­ma cues­tión del día, la úni­ca que no le ha­bían he­cho ni el juez ni el fis­cal du­ran­te su de­cla­ra­ción en Ma­llor­ca. —Pa­pá, ¿vas a ir a la cár­cel? Cuen­tan que la pre­gun­ta de Juan Va­len­tín, de 16 años, fue tan vo­raz, tan di­rec­ta, que pa­ra­li­zó a los ami­gos más ín­ti­mos de Cris­ti­na, los re­ga­tis­tas Vicky Fu­ma­dó, Ro­ber­to Mo­li­na y su mu­jer, reuni­dos en ca­sa de su com­pa­ñe­ra Mar­ta Mas, don­de ha­bían or­ga­ni­za­do una bar­ba­coa pa­ra dis­traer a los ni­ños y dar áni­mos a la pa­re­ja en un día cla­ve.

La idea de la acep­ta­ción de la con­de­na aso­ma­ba, ca­da vez más, a la su­per­fi­cie.

“Los dos han ne­ce­si­ta­do es­te tiem­po ayu­da psi­co­ló­gi­ca pa­ra su­pe­rar pre­gun­tas co­mo esa y peo­res”, di­ce hoy una ami­ga. Ur­dan­ga­rin ha su­fri­do, ade­más, ex­pli­can, an­te un es­pec­tácu­lo des­mo­ra­li­za­dor: ner­vio­so y ac­ti­vo co­mo es, se le­van­ta­ba ca­da día pa­ra lle­var a los ni­ños al co­le­gio, prac­ti­car al­go de de­por­te y vol­ver a ca­sa sin na­da­más que ha­cer en to­do el día que pre­pa­rar su de­fen­sa. “Aho­ra, por un la­do es­tá ner­vio­so, y por otro es­tá­más tran­qui­lo por­que lle­ga el prin­ci­pio del fi­nal”.

El día 11 de enero, cua­tro días an­tes de su 48 cum­plea­ños, Ur­dan­ga­rin y Cris­ti­na de Bor­bón se sen­ta­rán en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. Al ex­du­que le impu­tan dos de­li­tos fis­ca­les ade­más de pre­va­ri­ca­ción, mal­ver­sa­ción, frau­de, es­ta­fa, fal­se­dad en do­cu­men­to pú­bli­co, fal­se­dad en do­cu­men­to­mer­can­til y blan­queo de ca­pi­ta­les. El fis­cal pi­de pa­ra él 19,5 años de pri­sión. Ella, si la doc­tri­na Bo­tín no la sal­va, se en­fren­ta­rá al car­go de coope­ra­do­ra ne­ce­sa­ria de los de­li­tos fis­ca­les de su ma­ri­do. Ma­nos Lim­pias so­li­ci­ta ocho años de cár­cel. Tal y co­mo ha de­ci­di­do el tri­bu­nal que los juz­ga­rá, los acu­sa­dos so­lo de­be­rán per­ma­ne­cer en la sa­la has­ta que ha­yan de­cla­ra­do to­dos los in­cul­pa­dos. Des­pués, po­drán aban­do­nar el juz­ga­do siem­pre que ha­ya un abo­ga­do su­yo pre­sen­te en el jui­cio. Se es­ti­ma, por tan­to, que Cris­ti­na de Bor­bón per­ma­nez­ca en­tre tres y cin­co días. Ur­dan­ga­rin se que­da­rá en­tre dos y tres se­ma­nas más por vo­lun­tad pro­pia. Am­bos se hos­pe­da­rán ese tiem­po en Pal­ma de Ma­llor­ca mien­tras sus hi­jos pro­si­guen sus cla­ses y su ru­ti­na en Gi­ne­bra. “Quie­ren ale­jar­los de las cá­ma­ras, evi­tar que vean la te­le­vi­sión de Es­pa­ña y tra­tar de que lle­ven una vi­da lo más nor­mal po­si­ble”.

Iña­ki, ase­gu­ran, da por he­cho que se­rá de­cla­ra­do cul­pa­ble. Pe­ro con­fía. No cree que va­ya a en­trar en pri­sión. Aun­que no lo tie­ne, pa­re­ce, tan sen­ci­llo.

Una ma­ña­na de no­viem­bre, el fis­cal del ca­so, Pe­dro Ho­rrach, for­mu­la con ca­den­cia ma­llor­qui­na los da­tos fun­da­men­ta­les que se­rán ob­je­to de de­ba­te en la cau­sa. An­tes, sin em­bar­go, en­fa­ti­za: “No po­de­mos par­tir de pre­sun­cio­nes de cul­pa­bi­li­dad. El jui­cio es don­de se prac­ti­ca­rán las prue­bas que va­lo­ra­rán los ma­gis­tra­dos”.

El pri­me­ro son los dos de­li­tos fis­ca­les que pre­sun­ta­men­te co­me­tió Ur­dan­ga­rin en­tre los años 2007 y 2008. “En vez de tri­bu­tar sus in­gre­sos vía IRPF, tal y co­mo obli­ga la ley, lo hi­zo vía su so­cie­dad Ai­zoon”.

“Ade­más se le impu­ta un de­li­to de fal­se­dad do­cu­men­tal —pro­si­gue di­dác­ti­co el fis­cal—, pues­to que las fac­tu­ras que se gi­ra­ban en­tre las so­cie­da­des no res­pon­den a la pres­ta­ción de un ser­vi­cio”.

Ho­rrach ex­pli­ca el pun­to qui­zá más con­tro­ver­ti­do de la acu­sa­ción, que el an­ti­guo ju­ga­dor de ba­lon­mano ha ne­ga­do siem­pre: la su­pues­ta cons­ti­tu­ción de una es­truc­tu­ra fi­du­cia­ria fic­ti­cia en el ex­tran­je­ro pa­ra des­viar di­ne­ro a pa­raí­sos fis­ca­les y evi­tar el pa­go a Ha­cien­da. “Me reunie­ron Mi­guel Te­jei­ro y Die­go To­rres y me in­for­ma­ron de la in­ten­ción de crear em­pre­sas fue­ra de Es­pa­ña, pe­ro lo re­cha­cé”, di­jo el ex­du­que en su de­cla­ra­ción. Sin em­bar­go, Ho­rrach, en su es­cri­to de acu­sa­ción, afir­ma que “se cons­ti­tu­yó una es­truc­tu­ra fi­du­cia­ria con el ob­je­ti­vo de ca­na­li­zar la sa­li­da de fon­dos de la tra­ma em­pre­sa­rial ha­cia el ex­tran­je­ro sin jus­ti­fi­ca­ción pa­ra ocul­tar­lo al fis­co”.

Hay otros he­chos que se­rán ob­je­to de con­tro­ver­sia. Se­gún el fis­cal, “los cos­tes de los con­gre­sos de Va­len­cia y Pal­ma han si­do ana­li­za­dos por la IGAE ( In­ter­ven­ción Ge­ne­ral del Es­ta­do) y por la Agen­cia Tri­bu­ta­ria y am­bas han con­clui­do que las fac­tu­ras que el Ins­ti­tu­to Nóos pre­sen­tó a las en­ti­da­des pú­bli­cas no cu­bren to­do el di­ne­ro que les die­ron”. Por ello, la acu­sa­ción man­tie­ne que Ur­dan­ga­rin y To­rres, cu­yo Ins­ti­tu­to Nóos era, su­pues­ta­men­te, sin áni­mo de lu­cro, “se apo­de­ra­ron de­mi­llo­nes de eu­ros”.

Lohi­cie­ron, se­gún el fis­cal, pre­sun­ta­men­te pre­va­ri­can­do. De he­cho, el ex­pre­si­den­te de Ba­lea­res, Jau­me Ma­tas, ha re­co­no­ci­do en va­rias en­tre­vis­tas que ad­ju­di­có los con­tra­tos a Ur­dan­ga­rin

“Pa­pá, ¿vas a ir a la cár­cel?”, le pre­gun­tó Juan Va­len­tín. “Cris­ti­na e Iña­ki han ne­ce­si­ta­do ayu­da psi­co­ló­gi­ca”

por ser quien era. Ma­tas, se­gún fuen­tes del ca­so, po­dría sor­pren­der du­ran­te el jui­cio con una con­fe­sión inédita que su abo­ga­do, hoy, ni con­fir­ma ni des­mien­te: la re­ve­la­ción de que el rey Juan Car­los le lla­mó en per­so­na y le di­jo: “Tra­ta bien a mi yerno”. La con­fi­den­cia no ten­dría nin­gún efec­to ju­rí­di­co, pues­to que la fi­gu­ra del mo­nar­ca es in­vio­la­ble, pe­ro su­pon­dría la cons­ta­ta­ción de que don Juan Car­los ayu­dó a su yerno en los ne­go­cios de Nóos.

An­te es­te pa­no­ra­ma, pre­gun­to a Ho­rrach por un po­si­ble acuer­do en­tre las par­tes que evi­ta­ría ex­po­ner más a la Mo­nar­quía.

—¿Es­tán los abo­ga­dos de Ur­dan­ga­rin y To­rres in­ten­tan­do lle­gar a un pac­to con us­ted?

—No —res­pon­de ta­jan­te—. Pe­ro aña­de: “El acuer­do de con­for­mi­dad es po­si­ble in­clu­so el mi­nu­to an­tes de ini­ciar el jui­cio”. —¿Cum­pli­rán ín­te­gras las pe­nas de pri­sión? —Una co­sa son las pe­ti­cio­nes de con­de­na de las acu­sa­cio­nes y otra muy dis­tin­ta, que se con­de ne. Yen ca­so de con­de­na, las pe­nas no tie­nen por qué coin­ci­dir con las de las acu­sa­cio­nes. To­do de­pen­de­rá de lo que con­si­ga­mos pro­bar en el jui­cio.

Co­mo apun­tan abo­ga­dos de la cau­sa, las pe­nas sue­len que­dar­se por de­ba­jo de las pe­ti­cio­nes de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar y la del fis­cal. Es de­cir, en­tre nue­ve y diez años.

Días des­pués le re­pi­to la cues­tión a Die­go To­rres. El ex­so­cio de Ur­dan­ga­rin se re­vuel­ve en su sillón en una ca­fe­te­ría de Barcelona. “¿Un con­ve­nio? ¡Ni por aso­mo. Voy a de­mos­trar mi inocen­cia y pa­ra eso lle­vo cin­co años pre­pa­rán­do­me!”. El con­sul­tor se en­fren­ta a 16,5 años de pri-sión y su mu­jer, Ana María Te­jei­ro, ados. So­bre la me­sa con ta­pe­te To­rres des­plie­ga los pri­me­ros ca­pí­tu­los del li­bro La ver­dad so­bre el ca­so Nóos, que pu­bli­ca­rá jus­to al ini­cio del jui­cio. “Siem­pre­me he man­te­ni­do en si­len­cio con la ex­cep­ción de la en­tre­vis­ta que con­ce­dí a Va­nity Fair. Me he te­ni­do que mor­der mu­cho la len­gua y creo que es­to­me ha per­ju­di­ca­do irre­ver­si­ble­men­te. Ya es ho­ra de con­tar la ver­dad. No voy a ser el chi­vo ex­pia­to­rio de na­die”. Ha­ce una pau­sa, sin dra­mas, y mues­tra me­ca­no­gra­fia­do lo que ha vi­vi­do des­de que la­ma­ña­na del 8 de no­viem­bre de 2011 la po­li­cía en­tra­ra a re­gis­trar su ca­sa.

“Quien no ha pa­sa­do por al­go así no pue­de ni ima­gi­nar lo que es —es­cri­be—. Nu­me­ro­sas per­so­nas ar­ma­das re­vol­vien­do tu ro­pa, tus ca­jo­nes. Re­cuer­do que en­con­tra­ron las car­tas de mi mu-jer y mías de cuan­doé­ra­mos no­vios con 17 años. Las leían de­lan­te de mí, se reían y hac ían pre­gun­tas. Tam­bién re­cuer­do cuan­do co­gie­ron mi pa­sa­por­te y vie­ron que ha­bía via­ja­do a Co­lom­bia. Ha­bía si­do un via­je de tra­ba­jo con otros pro­fe­so­res de ESADE. La ex­ci­ta­ción del que lo en­con­tró: ‘¡Mi­rad, mi­rad! ¡Lo te­ne­mos! ¡Ha ido a Co­lom­bia! ¡Fo­to­có­pia­lo!’, co­mo si yo fue­ra un nar­co­tra­fi­can­te al que hu­bie­ran pi­lla­do con las ma­nos en la ma­sa. Mi ca­sa es gran­de, pe­rono lu­jo­sa. Así que lo úni­co que les sor­pren­dió fue la gran can­ti­dad de li­bros. Los sa­ca­ban y gri­ta­ban: ‘¡Cuan­tos li­bros! ¡Se­rán so­bre có­mo ro­bar!’. Ves a agen­tes de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia tran­si­tan­do tran­qui­la­men­te en­tre el caos, con una son­ri­si­ta enel ros­tro. En esos mo­men­tos te em­pie­zas a dar cuen­ta de que el­mun­do no es co­mo pen­sa­bas, que las co­sas no fun­cio­nan co­mo se su­po­ne que han de fun­cio­nar”.

Ese co­mien­zo po­co aus­pi­cio­so que re­la­ta To­rres no si­guió me­jor. Abier­ta la cau­sa, lo in­te­rro­ga­ron: “El fis­cal ha­bía sa­li­do a des­can­sar. Los otros po­li­cías pre­sen­tes apro­ve­cha­ron pa­ra sa­lir un mo­men­to. Mi abo­ga­do es­ta­ba fue­ra ha­blan­do por te­lé­fono. En ese ins­tan­te me que­de so­lo con una per­so­na. No sa­bía quién era. No se ha­bía pre­sen­ta­do ni ha­bía abier­to la bo­ca en to­das las ho­ras de in­te­rro­ga­to­rio. De re­pen­te, me mi­ró a la ca­ra y me di­jo:

“Cris­ti­na as­pi­ra­ba a ju­gar un pa­pel en la Ca­sa Real. Pe­ro al lle­gar Le­ti­zia em­pe­za­ron los ‘me­jor no ven­gáis”

‘¿Có­mo se atre­ve a ha­cer­le es­to a la Familia Real? ¡Con to­do lo que ellos han he­cho por us­ted!’. No en­ten­dí a qué se re­fe­ría. Has­ta en­ton­ces na­die­me ha­bía pre­gun­ta­do por la Ca­sa Real ni yo la ha­bía men­cio­na­do. Y no pue­do trans­mi­tir el tono de odio y el tras­fon­do de ame­na­za con el que pro­nun­ció aque­llas pa­la­bras. So­lo po­día re­fe­rir­se a que asu­mie­ra di­rec­ta­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de las acu­sa­cio­nes pa­ra evi­tar ma­yo­res ma­les a otras per­so­nas, co­mo des­pués tam­bién hi­cie­ron cier­tos abo­ga­dos ofre­cién­do­me di­ne­ro por asu­mir más res­pon­sa­bi­li­dad. Ima­gino que era al­guien del CNI, aun­que nun­ca lo pu­de con­fir­mar”.

Des­de en­ton­ces y has­ta aho­ra Die­go To­rres ha con­ta­do muy po­co so­bre Iña­ki Ur­dan­ga­rin ¿Có­mo era en las dis­tan­cias cor­tas? ¿Pa­re­cía am­bi­cio­so, co­mo lo des­cri­ben al­gu­nos de sus ex­co­le­gas? ¿Por qué que­ría tra­ba­jar? ¿Pa­ra qué ne­ce­si­ta­ba tan­to di­ne­ro? ¿Có­mo era la re­la­ción con la in­fan­ta? ¿Ycon el res­to de la Familia Real? ¿Uti­li­za­ba a su sue­gro pa­ra ha­cer ne­go­cios? ¿Por qué de­ja­ron de ha­blar­se? Hoy, por pri­me­ra vez, es­cri­be el re­tra­to de un hom­bre con el que com­par­tió cua­tro años de su vi­da y con el que se sen­ta­rá en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. Al­gu­nos de los da­tos que ofre­ce en su li­bro son, re­vi­sa­dos a la luz del pre­sen­te, muy re­ve­la­do­res.

Barcelona. Abril de 2005. Res­pues­tas de don Iña­ki Ur­dan­ga­rin al cues­tio­na­rio de per­so­na­li­dad Myers-Briggs: “¿Dis­fru­ta pres­tan­do ser­vi­cios ne­ce­sa­rios a la gen­te aun­que se apro­ve­chen de us­ted? Ver­da­de­ro. ¿Se po­ne en el lu­gar de los de­más? ¿Us­ted es quien en una reunión pre­gun­ta có­mo afec­ta­rá es­to a la gen­te in­vo­lu­cra­da? Ver­da­de­ro. ¿En­cuen­tra el fu­tu­ro y sus po­si­bi­li­da­des in­tere­san­tes, más que ate­mo­ri­zan­tes? ¿Ge­ne­ral­men­te le atrae más a dón­de va que dón­de es­tá? Ver­da­de­ro. ¿Tie­ne in­cli­na­ción a las chan­zas y a los jue­gos de pa­la­bras? Ver­da­de­ro”.

To­rres pa­sea la­mi­ra­da po­ru­na ta­bla de co­lo­res. El en­gra­na­je de las res­pues­tas de Ur­dan­ga­rin, se­ña­la, da­ba co­mo re­sul­ta­do un lí­der ins­pi­ra­dor. “Iña­ki era ama­ri­llo pu­ro, lo que sig­ni­fi­ca­ba que era un ti­po so­cia­ble y op­ti­mis­ta. No le cos­ta­ba na­da ce­le­brar los éxi­tos, aun­que fue­sen pe­que­ños: no era ex­tra­ño que apa­re­cie­ra en la ofi­ci­na con una ban­de­ja de mi­ni­crois­sants pa­ra to­dos. De he­cho, la for­ma de ser de Iña­ki no en­ga­ña­ba lo más mí­ni­mo. Re­cuer­do la pri­me­ra im­pre­sión que­me cau­só. Me pa­re­ció un jo­ven de­por­tis­ta, sa­no­te, vas­co, ale­gre y di­rec­to. Siem­pre me lla­mó la aten­ción su en­tu­sias­mo, có­mo se in­vo­lu­cra­ba rá­pi­da­men­te en

cual­quier nue­va ini­cia­ti­va, y se po­nía in­me­dia­ta­men­te ma­nos a la obra. Sen­tía pa­sión por el tra­ba­jo, por ha­cer co­sas di­fe­ren­tes, por cons­truir al­go nue­vo. Iña­ki era una per­so­na más emo­cio­nal que ra­cio­nal. Se preo­cu­pa­ba por los sen­ti­mien­tos de los de­más, in­ten­ta­ba cons­truir y man­te­ner las re­la­cio­nes per­so­na­les. Era en­trar en la ofi­ci­na y per­ca­tar­se al mo­men­to de los es­ta­dos de áni­mo de to­dos: ‘Hoy Lui­sa tie­ne ma­la ca­ra, al­go le pa­sa’, o ‘¡Qué con­ten­to an­da hoy Juan Pa­blo!’. Ypa­ra to­dos te­nía unas pa­la­bras. Y sí, era muy aman­te de los chis­tes”.

Lo de­mues­tran la de­ce­nas de co­rreos que se cru­za­ba con sus ami­gos y pro­fe­so­res de ESADE. De he­cho, fue uno de ellos, Carles To­rre­ci­lla, quien le hi­zo la bro­ma que lue­go él re­pi­tió has­ta la sa­cie­dad con sus co­le­gas y que se ha con­ver­ti­do en un clásico del ca­so Nóos: “Es­ti­ma­do Du­que em­Pal­ma­do (su­pon­go que no soy el pri­me­ro en ela­bo­rar tan as­tu­ta de­ri­va­ción de tu tí­tu­lo)”.

To­rres des­mon­ta en sus pá­gi­nas la his­to­ria del pro­fe­sor que se fi­jó en el alumno y le pro­pu­so ha­cer ne­go­cios. “Lo he leí­do cien­tos de ve­ces, pe­ro no es así. Nun­ca fue mi alumno”. Y con­fie­sa: “Es ver­dad que ESADE-le di­se­ñó a Iña­ki un­pro­gra­ma es­pe­cial. No era el pri­me­ro. A otros de­por­tis­tas de éli­te se lo ha­bían he­cho an­tes. Él era di­plo­ma­do en Em­pre­sa­ria­les. En po­co tiem­po ob­tu­vo una li­cen­cia­tu­ra y el MBA. Pe­ro no ha­bía en­tre­ga­do su te­si­na y por tan­to no te­nía el tí­tu­lo ofi­cial. Cuan­do de­jó Nóos yo le ani­mé a que la ter­mi­na­ra, pe­ro le cos­ta­ba mu­chí­si­mo tra­ba­jar so­lo, no po­día… Fue en­ton­ces cuan­do en ESADE le pu­sie­ron otro tu­tor, el pro­fe­sor Luis Vi­ves. Pe­ro no sé si fi­nal­men­te la es­cri­bió”.

Vi­ves re­co­no­ció an­te el ma­gis­tra­do que con quien real­men­te se reunía pa­ra la te­sis era con la mano de­re­cha de Iña­ki, el tam­bién impu­tado Ma­rio So­rri­bas, a quien el du­que se ha­bía lle­va­do de Nóos a su em­pre­sa Ai­zoon. So­rri­bas ha de­cli­na­do ha­blar pa­ra es­te re­por­ta­je. No es el úni­co.

La her­ma­na ma­yor de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, Ana, sus­pi­ra al otro la­do del te­lé­fono y di­ce: “Lo sien­to, no es al­go de lo que po­da­mos ha­blar en es­tos­mo­men­tos”. To­rre­ci­lla, el pro­fe­sor de ESADE que le ha­bía he­cho la bro­ma so­bre el “du­que em­pal­ma­do”, quien le ase­gu­ra­ba en sus mails “el otro día en el bar de pro­fes es­ta­ban ha­blan­do muy bien de ti. Su­pon­go que no te co­no­cen, pe­ro yo men­tí y di­je que eres un tío co­jo­nu­do”. El mis­mo al que Ur­dan­ga­rin res­pon­día con “ho­la ca­ri­ñín”, ale­ga an­tes de col­gar con un in­có­mo­do si­len­cio: “No me in­tere­sa ha­blar de es­te te­ma”. Car­los Gar­cía Re­ven­ga, el se­cre­ta­rio de las in­fan­tas y su­mano de­re­cha es­cri­be: “La­men­ta­ble­men­te no voy a po­der co­rres­pon­der”.

Los que aho­ra ca­llan son los mis­mos pro­fe­so­res de ESADE que en su día acon­se­ja­ron a To­rres y a Ur­dan­ga­rin que se aso­cia­ran: “Yo con­sul­té a los pe­sos pe­sa­dos de la es­cue­la y to­dos me di­je­ron: ‘¡Es una idea fan­tás­ti­ca! ¡Os apo­ya­re­mos!”, cuen­ta Die­go To­rres. Ca­llan tam­bién los tra­ba­ja­do­res de Nóos. Al­gu­nos, co­mo Juan Pa­blo Mo­li­ne­ro, in­clu­so com­par­tie­ron fi­nes de se­ma­na con el du­que en Ba­quei­ra y lue­go co­men­ta­ban a sus ami­gos: “Im­pre­sio­nan­te, del ver­bo im­pre­sio­nan­te. Ca­sa de 4 pi­sos, ser­vi­cios a full, los guar­daes­pal­das te suben los es­quís a las pis­tas, el re­ser­va­do del res­tau­ran­te pre­pa­ra­do, for­fait gra­tis y los tres enanos que son la re­vo­lu­ción. Pe­nas con pan son me­nos”.

Se es­con­den hoy ami­gos co­mo el em­pre­sa­rio Joa­quim Boi­xa­reu. La in­fan­ta di­jo an­te el juez que man­te­nían con él una “amis­tad de ve­cin­da­rio”. La ver­dad es que Boi­xa­reu fue quien, co­mo hom­bre de pa­ja de Ur­dan­ga­rin, creó la Fundación De­por­te, Cul­tu­ra e In­te­gra­ción so­cial, he­re­de­ra del Ins­ti­tu­to Nóos. Con él com­par­tía par­ti­das de tenis (“¿Có­mo va el tenis? Any pla­ce, any time”, le es­cri­bía), es­quí en Ba­quei­ra (“Subimos den­tro de tres ho­ras al va­lle, si es­táis po­de­mos es­quiar”), ce­nas y el ob­je­ti­vo de com­prar­se unos te­rre­nos enel Am­pur­dà pa­ra edi­fi­car dos vi­vien­das ane­xas. Pen­sa­ron tam­bién en ad­qui­rir la ca­sa de la ama­zo­na Bea­triz Fe­rrer Sa­lat. El abo­ga­do y em­pre­sa­rio Borja Gar­cía-Nie­to tam­bién les ten­ta­ba con una ma­sía: “Es­ta tar­de he es­ta­do vien­do fin­cas, no te he lla­ma­do por­que no quie­ro que subas los pre­cios y es di­fí­cil es­con­der­te”. Hoy, nin­guno quie­re ha­blar.

“Es ver­dad que su pri­mer pi­so de Pe­dral­bes se que­da­ba pe­que­ño —ex­pli­ca To­rres—. Se que­ja­ban de que no te­nían es­pa­cio con tan­tos ni­ños. Y los re­yes les ha­bían co­men­ta­do que, si tu­vie­ran una ca­sa más gran­de, se­po­drían que­dar allí y no en un ho­tel”.

Fi­nal­men­te en­con­tra­ron la vi­vien­da de la ca­lle Eli­sen­da de Pi­nós. “Él in­sis­tía mu­cho en que era una in­ver­sión, aun­que les da­ba un po­co de res­pe­to. Re­cuer­do el día que­me con­sul­tó so­bre la fi­nan­cia­ción de la ca­sa. En ge­ne­ral Iña­ki era muy transparente, pe­ro es­ta­ba vi­si­ble­men­te ner­vio­so. Al fi­nal me con­tó que el rey les iba a dar un mi­llón dos­cien­tos mil eu­ros y que los nú­me­ros sa­lían”. La in­fan­ta, sin em­bar­go, ase­gu­ró an­te el juez que el di­ne­ro de su pa­dre era “un prés­ta­mo”, lo que les evi­ta­ba pa­gar el pre­cep­ti­vo im­pues­to de do­na­cio­nes. No fue la úni­ca vez que min­tió.

Se­gún su de­cla­ra­ción, Iña­ki y ella man­te­nían con To­rres y su­mu­jer una re­la­ción “de tra­ba­jo”. Sin em­bar­go To­rres, aun­que ad­mi­te que su con­tac­to era fun­da­men­tal­men­te la­bo­ral, na­rra en su li­bro los cum­plea­ños, las ce­nas y las con­fi­den­cias en co­mún. “Cris­ti­na as­pi­ra­ba, por­que te­nía muy bue­na re­la­ción con su her­mano, a ju­gar un pa­pel de re­fuer­zo en la Ca­sa Real. Que­rían y desea­ban es­tar en ac­tos pú­bli­cos. Pe­ro al lle­gar Le­ti­zia em­pe­za­ron los ‘me­jor no va­yáis a es­to, no ven­gáis a lo otro’… Un día que es­tu­vi­mos co­mien­do en el res­tau­ran­te El Tra­pío sa­lió el te­ma y ella es­ta­ba­muy en­fa­da­da. Se sen­tía apar­ta­da por la in­fluen­cia de Le­ti­zia. Iña­ki de vez en cuan­do­me lo co­men­ta­ba y le do­lía”.

La re­la­ción, ase­gu­ra, no siem­pre fue así. To­rres des­cri­be a un Iña­ki “fe­liz”, “lleno de ilu­sión”, el día que el en­ton­ces prín­ci­pe le pi­dió un fa­vor: “Una tar­de me di­jo que le acom­pa­ña­ra a ha­cer una ges­tión. Mien­tras con­du­cía­mos ha­cia Barcelona me ex­pli­có que íba­mos a es­co­ger el ani­llo de com­pro­mi­so pa­ra Le­ti­zia. Felipe, sa­bien­do que si él acu­día a com­prar­lo a cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to

“La re­fe­ren­cia de Iña­ki siem­pre era: ‘Yo no quie­ro ser un flo­re­ro, yo no quie­ro ser Ma­ri­cha­lar”

de Ma­drid la noticia co­rre­ría co­mo la pól­vo­ra, ha­bía con­fia­do en Iña­ki pa­ra ele­gir­lo. Acu­di­mos a la jo­ye­ría Sua­rez de Barcelona. Allí es­tá­ba­mos los dos, sin te­ner ni idea, mi­ran­do ani­llos y tra­tan­do de es­co­ger el­más bo­ni­to. Tam­bién fue Iña­ki quien con Pe­ri­co Ló­pez Que­sa­da le or­ga­ni­zó una dis­cre­ta des­pe­di­da de sol­te­ro”.

De los días que com­par­tie­ron jun­tos, To­rres re­cuer­da cier­tos via­jes de ne­go­cios (“Un día íba­mos con­du­cien­do cuan­do sonó el te­lé­fono. Iña­ki acep­tó la lla­ma­da en ma­nos li­bres. Era el rey. A pe­sar de ir al vo­lan­te, ca­si da un sal­to en su asien­to. Se le no­ta­ba en­can­ta­do de oír­lo, sí, pe­ro ca­si es­ta­ba en po­si­ción de fir­mes, ple­na­men­te cons­cien­te de la ins­ti­tu­ción que re­pre­sen­ta­ba su in­ter­lo­cu­tor. Siem­pre le lla­ma­ba “Se­ñor”. Nun­ca hu­bie­ra cues­tio­na­do sus opi­nio­nes o le hu­bie­ra de­so­be­de­ci­do”); las con­ver­sa­cio­nes so­bre sus hi­jos (“Lo que­me trans­mi­tía era que les preo­cu­pa­ba que tu­vie­ran ca­ri­ño y no una in­fan­cia fría co­mo la que, en oca­sio­nes, ha­bía te­ni­do ella) y al­gu­nas con­fe­sio­nes (“Me con­ta­ba que la con­vi­ven­cia en Ma­ri­vent era com­pli­ca­da. Re­cuer­do un día de ve­rano de 2003me lla­mó por te­lé­fono: ‘Es­to es muy di­fí­cil. Los hi­jos de Ma­ri­cha­lar y Ele­na es­tán to­tal­men­te asil­ves­tra­dos. Al Je­fe, en ge­ne­ral, le mo­les­ta tan­to ni­ño por la ca­sa… Y hay mu­cha ten­sión en­tre Cris­ti­na y Ma­ri­cha­lar… Es­to se ha­ce­muy largo, Die­go”).

Ma­ri­cha­lar. Su gran ob­se­sión. Si en al­go coin­ci­den Die­go To­rres y quie­nes han ha­bla­do ba­jo el acuer­do del off the re­cord es en el em­pe­ño de Ur­dan­ga­rin por no ser co­mo su ex­cu­ña­do, Jai­me de Ma­ri­cha­lar. “Su re­fe­ren­cia siem­pre era: ‘Yo no quie­ro ser un flo­re­ro, yo no quie­ro ser Ma­ri­cha­lar’. Lo te­nía en­tre ce­ja y ce­ja. No que­ría ser un tío al que co­lo­ca­ran en cua­tro con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción pa­ra co­brar. Él que­ría ga­nar­se la vi­da, no ser un tí­te­re. Por eso cuan­do le apar­ta­ron de to­do se sin­tió fa­tal”.

“Lo que de ver­dad que­ría Iña­ki era ser pre­si­den­te, pri­me­ro del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol, del que era miem­bro des­de 2002 y vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro des­de 2004, y lue­go del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal”, me di­ce un ami­go. Fue­ron mu­chos los que le que­rían ayu­dar a as­cen­der, co­mo el pe­rio­dis­ta Ra­món Tre­cet: “To­dos es­tán de acuer­do en­que el ac­tual pre­si­den­te del COE [José María Eche­va­rría y Ar­te­che] lo que más sa­be es de to­ros. To­dos ven con bue­nos ojos que tú seas el pró­xi­mo pre­si­den­te por­que con­si­de­ran que les pue­des ayu­dar mu­cho ges­tio­nan­do vo­tos in­ter­na­cio­na­les pa­ra la can­di­da­tu­ra”, le es­cri­be a Ur­dan­ga­rin en abril de 2004. Y días des­pués aña­de: “El lu­nes se re­uni­rán con Lis­sa­vetzky y le plan­tea­rán que te ten­ga en cuen­ta co­mo per­so­na de con­sen­so, mo­der­na de ideas y co­no­ce­do­ra de los ava­ta­res olím­pi­cos”.

Sin em­bar­go, los ne­go­cios pri­va­dos de Ur­dan­ga­rin ya ha­bían em­pe­za­do a sa­lir en pren­sa, un gra­ve in­con­ve­nien­te pa­ra el COE. Sus ami­gos pe­rio­dis­tas pre­sio­na­ban a los me­dios: “Fi­nal­men­te lo he con­se­gui­do. He po­di­do re­unir a las per­so­nas que en el dia­rio El Mun­do pen­sa­ron que ‘de­nun­ciar’ a Iña­ki Ur­dan­ga­rin era ‘pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción’, ‘Es­pí­ri­tu Wa­ter­ga­te’,’ ‘De­nun­cia con men­ta­li­dad pro­gre, etc.’. Con­fron­ta­dos es­tos ac­to­res-pe­rio­dis­tas con ra­zo­nes más o me­nos de la reali­dad y des­de po­si­cio­nes más ome­nos im­par­cia­les, no­me su­pie­ron dar res­pues­ta a la pre­gun­ta bá­si­ca: ‘Pe­ro, ¿qué ha he­cho de ma­lo Ur­dan­ga­rin?’… Creo que no se­gui­rán to­can­do las na­ri­ces, sal­vo en al­gún suel­to… Con las re­ser­vas pro­pias del ca­so, creo que la ba­ta­lla es­tá ga­na­da y so­bre to­do neu­tra­li­za­da. Ca­mino abier­to pa­ra que con­vier­tas al COE en un or­ga­nis­mo mo­derno, di­ná­mi­co, ac­ti­vo, con men­ta­li­dad de tra­ba­jo y las ca­ren­cias mí­ni­mas”, le es­cri­be Tre­cet.

“Al fi­nal no pu­do ser y él echó en fal­ta que el rey don Juan Car­los le ayu­da­ra a con­se­guir el pues­to. Es­ta­ba muy en­fa­da­do por eso”, me cuen­ta un ami­go. Des­pués las co­sas em­peo­ra­ron.

“La Ca­sa Real le apar­tó de to­do lo que él que­ría ha­cer. Iña­ki se vol­vió re­sa­bia­do, amar­ga­do y pe­se­te­ro —es­cri­be To­rres—. Co­mo ya no as­pi­ra­ba a na­da su­pon­go que de­ci­dió que iba a ga­nar di­ne­ro. Ne­go­cios en Jor­da­nia, en Mé­xi­co, en Por­tu­gal… Yo no es­ta­ba de acuer­do. Ade­más, de re­pen­te, me pi­dió que su ín­ti­mo José María Es­te­ve au­di­ta­se mis em­pre­sas. Ya es­tá­ba­mos se­pa­ra­dos, le ha­bía com­pra­do sus ac­cio­nes a pre­cio de mer­ca­do, ¿por qué te­nía que acep­tar que su ami­go me au­di­ta­se na­da? Des­pués me pi­dió co­mi­sio­nes que equi­va­lían a la­mi­tad de la fac­tu­ra­ción de mis em­pre­sas, lo que por ejem­plo in­cluía mis re­tri­bu­cio­nes co­mo pro­fe­sor de ESADE. No era su em­pre­sa y yo no era su tes­ta­fe­rro. Le di­je que ni mu­cho me­nos. Po­dría­mos ha­ber ido a me­dias de los be­ne­fi­cios en aque­llos pro­yec­tos en los que él me hu­bie­se ayu­da­do. Por ejem­plo, me ha­bía re­co­men­da­do a Per­nord Ri­card pa­ra un proyecto y que­ría co­brar­me por aque­llo, aun­que nun­ca ha­bía­mos ha­bla­do de que­me pe­di­ría una co­mi­sión. Pe­ro­me so­li­ci­ta­ba tan­to, que no­me sa­lía a cuen­ta. To­do lo que me pe­día era ab­sur­do, yo no en­ten­día na­da. Con el tiem­po he sa­bi­do que ya ha­bía abier­to una cuen­ta en Sui­za y es­ta­ba ha­cien­do ges­tio­nes pa­ra co­brar él so­lo aquel tra­ba­jo. Por tan­to, creo que úni­ca­men­te es­ta­ba bus­can­do la rup­tu­ra con­mi­go. La úl­ti­ma vez que ha­bla­mos fue en ju­lio de 2008. Le de­jé un­men­sa­je di­cién­do­le que lo que me pe­día no era ra­zo­na­ble, pe­ro que no de­bía­mos rom­per nues­tra amis­tad. Des­de en­ton­ces no he­mos vuel­to a ha­blar”

Aho­ra, ocho años des­pués de su úl­ti­ma con­ver­sa­ción, se sen­ta­rán jun­tos en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. Ha­rán fren­te a un fu­tu­ro de hie­rro y de col­mi­llos. Por el ca­mino se han que­da­do ami­gos, fa­mi­lia­res… “La ma­yo­ría de nues­tros ami­gos des­apa­re­cie­ron a los po­cos días…—di­ce To­rres—. Mi familia ni si­quie­ra qui­so que mi hi­ja fue­ra a pa­sar el ve­rano a Ma­llor­ca con ellos. Ima­gí­ne­se có­mo es pen­sar que, si pa­sa lo peor pa­ra mí y pa­ra mi es­po­sa, si fi­nal­men­te no se im­par­te jus­ti­cia, mis hi­jos se que­da­rán ab­so­lu­ta­men­te so­los en el mun­do”. Es qui­zá la pri­me­ra vez en cin­co años que le veo emo­cio­nar­se.

Qui­zá por eso Ur­dan­ga­rin, cuan­do su hi­jo le pre­gun­tó si iría a la cár­cel, so­lo acer­tó a des­viar la con­ver­sa­ción ha­cia otra par­te. �

ENEMI­GOS ÍN­TI­MOS

Iña­ki Ur­dan­ga­rin, cum­pli­rá 48 años sen­ta­do en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos jun­to a su ex­so­cio Die­go To­rres, de 50. Am­bos se en­fren­tan a 19,5 y 16,5 años de pri­sión.

4

AC­TO­RES SE­CUN­DA­RIOS

(1) El fis­cal del ca­so, Pe­dro Ho­rrach, en enero de 2014. (2) Los aún du­ques de Pal­ma jun­to con Ele­na y los en­ton­ces prín­ci­pes de As­tu­rias en el 70 cum­plea­ños del rey Juan Car­los. (3) Ur­dan­ga­rin y su cu­ña­do Jai­me de Ma­ri­cha­lar du­ran­te el tro­feo de la Co­pa del Rey en Ma­llor­ca en ju­lio de 2002. (4) La familia con Juan Va­len­tín, Pa­blo Ni­co­lás yMi­guel por las ca­lles de Gi­ne­bra (Sui­za) don­de re­si­den des­de el ve­rano de 2013.

1

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.