PA­ME­LA AN­DER­SON

EL RE­GRE­SO DE

Vanity Fair (Spain) - - PORTADA - Por MAR­TA DE LA CAL­ZA­DA

“Soy ín­ti­ma ami­ga de Ju­lian As­san­ge. Por fin no me pre­gun­tan so­lo por mis pe­chos”

Los ama­ne­ce­res en Ma­li­bú pa­re­cen fon­dos de pan­ta­lla de or­de­na­dor que uno se des­car­ga gra­tui­ta­men­te. La luz del sol de las 6 de la ma­ña­na se re­fle­ja en los mue­lles y los chi­cos ha­cen surf. A esa ho­ra, mien­tras los 12.000 ha­bi­tan­tes de es­ta lo­ca­li­dad al oes­te de Los Án­ge­les don­de Brit­ney Spears gra­ba vi­deo­clips y Sean Penn tie­ne una man­sión de más de 4 mi­llo­nes de dó­la­res se des­pier­tan, la que ha si­do con­si­de­ra­da una de las mu­je­res más sensuales de C. J. en Los vi­gi­lan­tes de la pla­ya, ele­van­do el ero­tis­mo a otro ni­vel, el do­més­ti­co. Nun­ca un sen­ci­llo tra­je de ba­ño ro­jo fue tan sexy. Des­de que se lo en­fun­da­ra pa­só a ser la ima­gen de la chi­ca ca­li­for­nia­na por an­to­no­ma­sia, al­go que no de­ja de re­sul­tar gra­cio­so si se tie­ne en cuen­ta que na­ció en Ca­na­dá. “¡Y tam­po­co soy ru­bia!”, di­ce di­ver­ti­da la ac­triz con una voz tan dul­ce que es la que siem­pre ha­bría­mos ima­gi­na­do pa­ra una Barbie girl. “Creo que mu­chas ru­bias lo con­si­guen así”, bro­mea. “Fue mi ma­dre quien me en­se­ñó a te­ñir­me el pelo, no de­jo que na­die me lo to­que, soy yo quien lo de­co­lo­ro con un pro­duc­to de 5 dó­la­res. En Los vi­gi­lan­tes de la pla­ya in­sis­tía en lle­var pes­ta­ñas pos­ti­zas y aca­ba­ban en­te­rra­das en la are­na”, cuen­ta. “Me le­van­ta­ba a las 3 de la ma­ña­na pa­ra ir a ca­sa de una ami­ga a que me pei­na­ra, a las 4 ya es­ta­ba en el set, pe­ro no que­ría que na­die me lo to­ca­ra”. En los más de 200 ca­pí­tu­los de la se­rie Pa­me­la re­co­rría me­tros y me­tros de are­na de­fen­dien­do a los ba­ñis­tas de te­rre­mo­tos, ata­ques de ti­bu­ro­nes y has­ta Pe­ro no pa­ra pa­re­cer chic sino pa­ra di­ver­tir­me. Nun­ca qui­se ser cool’”.

Tras pro­ta­go­ni­zar ca­tor­ce por­ta­das de la pu­bli­ca­ción ame­ri­ca­na ate­rri­zó en Holly­wood. “Me de­jé lle­var, to­do pa­só muy de­pri­sa. Yo era muy in­ge­nua y me cos­tó asi­mi­lar­lo. Re­cuer­do que la pri­me­ra per­so­na a la que vi y per­se­guí fue a Shir­ley Ma­cLai­ne. Re­sul­tó má­gi­co por­que en el avión que me lle­vó des­de Van­cou­ver iba le­yen­do su li­bro Lo que sé de mí. Lla­mé a mi ma­dre y le con­té que eso pa­re­cía un des­fi­le del or­gu­llo gay. Le di­je: ‘¡Ma­má, no so­lo los gays exis­ten sino que se pa­sean tran­qui­la­men­te con pan­ta­lo­nes cortos ro­sas!’. Aca­ba­ba de lle­gar al si­tio más gay que ha­bía vis­to ja­más. Sin em­bar­go, mi pri­mer ami­go enHolly­wood fue Sean Penn”.

Ha­ce una se­ma­na que Pa­me­la ha vuel­to a ate­rri­zar en Los Án­ge­les tras una lar­ga gi­ra fue­ra de ca­sa que la ha lle­va­do por me­dia Eu­ro­pa pro­mo­cio­nan­do su úl­ti­mo li­bro, Raw, una re­co­pi­la­ción de poe­mas (“mi abue­lo era poe­ta y yo es­cri­bo poe­sía des­de ni­ña”) y pro­mo­ver la la­bor

ICONO POP

Una de las imá­ge­nes que el fo­tó­gra­fo es­ta­dou­ni­den­se Da­vid Lachapelle ha to­ma­do de Pa­me­la An­der­son, su­mu­sa y a quien ha re­tra­ta­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.