CA­MA Y PO­LÍ­TI­CA

Ellano so­por­ta­ba aPo­de­mos. Élno aguan­ta­ba aCiu­da­da­nos. JUANBONILLA re­la­ta con­hu­mor­có­mo­la­si­tua­ción­po­lí­ti­cae­nEs­pa­ña­se in­ter­po­neen­tre­una­pa­re­ja.

Vanity Fair (Spain) - - FIRMA -

e di­jo que a ver si nos to­má­ba­mos un ca­fé después de mu­cho tiem­po sin sa­ber de ella y di­je que sí, cla­ro, cuan­do qui­sie­ra. Ca­si ni me de­jó sen­tar­me a su me­sa cuan­do me dio la no­ti­cia: ha­bía ro­to con X. ¿Y eso?, pre­gun­té sin sa­ber si fe­li­ci­tar­la o dar­le el pé­sa­me. Es de Po­de­mos, me res­pon­dió.

Por lo vis­to, la nue­va po­lí­ti­ca tam­bién se cue­la en los dor­mi­to­rios y pone en ries­go la con­vi­ven­cia fa­mi­liar. Mi ami­ga, ar­qui­tec­ta, no so­por­ta­ba que su pa­re­ja, mú­si­co, no vie­se, co­mo veía ella cla­ra­men­te, que Po­de­mos era un mon­ta­je buen­ro­llis­ta de dis­cur­so va­cío y anec­do­tis­mo ba­ra­to. ¿Es que no se co­no­cían has­ta aho­ra? Sí, se co­no­cían lo que pue­den co­no­cer­se dos per­so­nas que lle­van años vi­vien­do jun­tos. Pe­ro has­ta aho­ra la reali­dad ape­nas los ha­bía en­fren­ta­do más que en temas ge­ne­ra­les. Alos dos les as­quea­ba la co­rrup­ción, les emo­cio­na­ba el ví­deo del Yes we can de Oba­ma y ha­bla­ban de re­ge­ne­ra­ción. Pe­ro a la ho­ra de la ver­dad, de to­mar de­ci­sio­nes, des­cu­brie­ron­que­noes­ta­ban­dea­cuer­doen na­da. Era una cues­tión de­me­ra sim­pa­tía más que de ideo­lo­gía, por­que la ideo­lo­gía es la tum­ba de las ideas y te­ner una vi­sión pre­via del mun­do an­tes de sa­ber qué te va a pro­po­ner el mun­do, no de­ja de ser co­mo leer las car­tas del Ta­rot: so­lo pue­de con­si­de­rar­se una cien­cia con mu­cho hu­mor. Así que mi ami­ga, de re­pen­te, an­te un co­men­ta­rio ba­nal de su pa­re­ja, mú­si­co, se te­mió lo peor: “¿De ver­dad crees que los de Po­de­mos son gen­te se­ria con la que se pue­de ir a al­gún si­tio? No ha­cen más que re­pe­tir es­ló­ga­nes. Por no de­te­ner­nos en la ton­te­ría esa del de­re­cho a de­ci­dir. ¿Lo apli­ca­rán a otros asun­tos?”. El mú­si­co no su­po ca­llar­se: “Por lo me­nos es gen­te­más fres­ca que esa car­cun­dia deCiu­da­da­nos, que son ni fu ni fa y no se­mo­jan nun­ca en na­da por no en­fa­dar al Ibex 38”. “Es Ibex 35—le co­rri­gió ella—, pe­ro ya veo que te va re­pe­tir las con­sig­nas po­de­mi­tas”.

Ah, el mo­men­to en el que el mun­do se in­ter­po­ne en­tre dos, qué épi­co re­sul­ta siem­pre. Con la ace­le­ra­ción de epi­so­dios po­lí­ti­cos vi­vi­dos en Es­pa­ña en es­tos úl­ti­mos me­ses, la pa­re­ja po­co a po­co fue hun­dién­do­se. Ya no era cues­tión ideo­ló­gi­ca, ya era la voz me­lo­sa de Ri­taMaes­tre, las ma­nos ner­vio­sas de Al­bert Ri­ve­ra, los dis­cur­sos cur­sis de Pa­blo Iglesias o una rue­da de pren­sa­deBe­go­ñaVi­lla­cís por­que leha­bían he­cho una pin­ta­da en la puer­ta de su ca­sa.

El­mú­si­co y la ar­qui­tec­ta fue­ron des­cu­brien­do que no so­por­ta­ban las sim­pa­tías del otro y que, con­for­me a las te­sis de Carl Sch­mitt, se­gún las cua­les en po­lí­ti­ca so­lo hay ami­gos y enemi­gos y es­tos son­siem­pre cir­cuns­tan­cia­les, la ex­pre­sión de esas sim­pa­tías se vol­vía ata­que per­so­nal. Po­dían ha­ber acor­da­do apa­gar el te­le­vi­sor o no co­men­tar las ju­ga­das de la jor­na­da po­lí­ti­ca, pe­ro se vie­ron arras­tra­dos por es­ta ma­rea que nos en­tre­tie­ne las me­nin­ges sin que­na­daha­ya­cam­bia­do. Era­co­mo­si ca­da una de las ac­cio­nes de los par­ti­dos se de­bie­ran a un mo­vi­mien­to de la vo­lun­tad de ellos. Co­mo si pa­ra el mú­si­co la cul­pa­ble de que juz­ga­ran a Ri­ta Maes­tre fue­ra la ar­qui­tec­ta y co­mo si, pa­ra la ar­qui­tec­ta, el cul­pa­ble de que la alian­za en­tre so­cia­lis­tas y ciu­da­da­nos que­da­ra de­rro­ta­da en la se­sión­de in­ves­ti­du­rano fue­ran los dipu­tados dePo­de­mos, sino su com­pa­ñe­ro el­mú­si­co.

Mi ami­ga me lo con­ta­ba in­se­gu­ra, co­mo si le pa­re­cie­se des­pro­por­cio­na­do rom­per una re­la­ción por asun­tos po­lí­ti­cos. Ha­bían de­ci­di­do dar­se un tiem­po, de­jar­lo co­rrer. Qui­zá has­ta que las aguas po­lí­ti­cas se se­re­na­sen. Pen­sé en pre­gun­tar­le si las desave­nen­cias po­lí­ti­cas no eran más que el dis­fraz que am­bos apro­ve­cha­ban­pa­ra­de­jar al­go­que yano los sa­tis­fa­cía, pe­ro pre­fe­rí no in­co­mo­dar­la. Y nos pu­si­mos a ha­blar de po­lí­ti­ca, cla­ro. �

Robert F. Ken­nedy, se­na­dor por el Es­ta­do de Nue­va York, en la cam­pa­ña de 1968.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.