EL SE­CRE­TO DEL SE­CRE­TO

Seis ape­lli­dos­mis­te­rio­sos y un enig­ma por re­sol­ver. El au­tor de ‘El se­cre­to de sus ojos’, EDUARDOSACHERI, nos des­ve­la los fle­cos de la tra­ma.

Vanity Fair (Spain) - - FIRMA -

uán­tas ve­ces re­vi­sa­mos un tra­ba­jo a me­di­da que lo es­ta­mos lle­van­do a ca­bo? En El se­cre­to de sus ojos fui­mos, creo, ex­haus­ti­vos, vehe­men­tes en nues­tra pre­ten­sión de cui­dar has­ta el mí­ni­mo de­ta­lle. Una no­ve­la po­li­cía­ca exi­ge cons­truir un me­ca­nis­mo de re­lo­je­ría, en el que na­da su­ce­de por­que sí, y don­de la ve­ro­si­mi­li­tud y el in­te­rés de la in­tri­ga de­ben es­tar siem­pre a sal­vo. En la tra­ma que cons­trui­mos hay una pie­za cla­ve: seis ape­lli­dos. Seis ape­lli­dos que, leí­dos o pro­nun­cia­dos por le­gos no sig­ni­fi­can na­da, pe­ro en pre­sen­cia de un ex­per­to dan la cla­ve de dón­de pue­de ser ha­lla­do el ase­sino. Cuan­do me to­ca di­se­ñar esa se­cuen­cia apli­co prin­ci­pios del la tra­ma po­li­cía­ca. De­bo ex­hi­bir al pú­bli­co esos ape­lli­dos. Los es­pec­ta­do­res de­ben es­cu­char­los y de­be su­ce­der­les lo mis­mo que le pa­sa a los pro­ta­go­nis­tas: que sue­nen ca­ren­tes de sig­ni­fi­ca­do. Des­pués de­bo do­blar la apues­ta: otra vez los nom­bres, otra vez la con­fu­sión pa­ra per­so­na­jes y es­pec­ta­do­res. Por úl­ti­mo, tri­pli­car­la. En la ter­ce­ra oca­sión los ape­lli­dos son enun­cia­dos fren­te a un per­so­na­je se­cun­da­rio: un es­cri­bano bo­rra­cho que po­see la cla­ve. Es un fa­ná­ti­co del Ra­cing Club de Ave­lla­ne­da, y esos ape­lli­dos per­te­ne­cen a ju­ga­do­res un tan­to ig­no­tos ese club a prin­ci­pios de los se­sen­ta. Si el ase­sino los nom­bra es po­si­ble que tam­bién sea un hin­cha, y que pue­dan lo­ca­li­zar­lo en el es­ta­dio.

Es­cri­bo esas es­ce­nas en el guión, sir­vién­do­me de ape­lli­dos fic­ti­cios. Pri­me­ro la 43, des­pués la 47, por úl­ti­mo la 55. Per­fec­to. Tiem­po des­pués, con el guión ter­mi­na­do y el pro­ce­so­de pre­pro­duc­ción­del fil­me en mar­cha, reali­zo la in­ves­ti­ga­ción que me per­mi­ta en­con­trar ape­lli­dos de ver­da­de­ros ju­ga­do­res de los se­sen­ta. Per­fec­to. Co­rri­jo el guión y me sien­to bien. Me gus­ta tra­ba­jar a con­cien­cia. Un año des­pués la pe­lí­cu­la es­tá ro­da­da y su di­rec­tor y co­guio­nis­ta, Juan Jo­séCam­pa­ne­lla, me­mues­tra el pri­mer mon­ta­je. Ma­ra­vi­lla­do, soy tes­ti­go del mo­do en que nues­tro guion se ha cor­po­ri­za­do en los ac­to­res, en los es­ce­na­rios. Yde re­pen­te, la ca­tás­tro­fe: un sor­pren­di­do Juan Jo­sé me pre­gun­ta por qué me he pues­to re­pen­ti­na­men­te pá­li­do mien­tras ob­ser­vo en la pan­ta­lla la es­ce­na 43. Le res­pon­do con un hi­lo de voz. Uno de nues­tros pro­ta­go­nis­tas­men­cio­na los ape­lli­dos “Ma­lano” y “Sil­ves­tri”. Y yo me quie­ro mo­rir por­que son dos de los ape­lli­dos in­ven­ta­dos del bo­rra­dor de guión. Re­cién en­ton­ces, con la pe­lí­cu­la ro­da­da en su to­ta­li­dad, y unos po­cos me­ses an­tes del es­treno, ad­vier­to que co­rre­gí las es­ce­nas 47 y 55. La es­ce­na 43 la pa­sé por al­to. Vie­nen en­ton­ces unos mi­nu­tos fre­né­ti­cos en los que Cam­pa­ne­lla re­pa­sa to­dos los pla­nos (es de­cir, los pun­tos de vis­ta de la cá­ma­ra) pa­ra esa es­ce­na. Pa­re­ce ser que en TO­DOS te­ne­mos la bo­ca de nues­tro per­so­na­je pro­nun­cian­do los nom­bres prohi­bi­dos. De­ses­pe­ra­do le pre­gun­to a Cam­pa­ne­lla si no po­de­mos re­unir al equi­po una vez más, pa­ra re­fil­mar la es­ce­na. Me mi­ra com­pa­si­vo: sa­be que soy un es­cri­tor de fic­ción, y que en los bo­rra­do­res de los li­bros las co­sas se so­lu­cio­nan ta­chan­do. Pe­ro en el mun­do del ci­ne las co­sas no son tan sim­ples.

Has­ta que apa­re­ce un plano sal­va­dor: uno en que la cá­ma­ra se mue­ve len­ta­men­te, en ho­ri­zon­tal, por de­trás de una lám­pa­ra de es­cri­to­rio, y el ros­tro de nues­tro per­so­na­je es­tá de­trás, li­ge­ra­men­te fue­ra de fo­co. El di­rec­tor, ve­te­rano de mil ba­ta­llas, re­em­pla­za un plano por otro. Días des­pués Ri­car­do Da­rín do­bla su pro­pia voz pa­ra re­em­pla­zar los fa­tí­di­cos “Ma­lano y Sil­ves­tri” por los co­rrec­tos: “Ani­do yMe­sías”. Si el lec­tor tie­ne ga­nas de com­pro­bar lo que di­go, ha­ga la prue­ba. Si­túe­se en el mi­nu­to 41 de El se­cre­to de sus ojos y es­cu­dri­ñe de­trás de la lám­pa­ra. La voz de Ri­car­doDa­rín di­ce los nom­bres co­rrec­tos que nos con­du­ci­rán al ase­sino. Pe­ro sus labios mien­ten unos nom­bres in­ven­ta­dos. Por suer­te, mien­ten en si­len­cio. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.