Fir­ma­do­sin­con­sul­tar­co­nu­na­bo­ga­do”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

Hall pa­ra encarnar a Kip Ste­vens, el lí­der ra­bio­so y ca­ris­má­ti­co de un gru­po de punk de as­cen­sión im­pa­ra­ble?

En las es­ca­sas en­tre­vis­tas que ha con­ce­di­do da la im­pre­sión de ser un jo­ven re­ser­va­do que tra­ta de la­brar­se un nom­bre. A di­fe­ren­cia de su her­ma­na Geor­giaMay y de su her­ma­nas­tra Ja­de, am­bas­mo­de­los, Ja­mes­man­te­nía un per­fil ba­jo ape­nas en­tur­bia­do por al­gu­na sa­li­da de tono. Co­mo cuan­do ha­ce un año pu­bli­có un sel­fie en Fa­ce­book en el que sus ga­fas os­cu­ras no al­can­za­ban a ocul­tar un ges­to al­go des­com­pues­to acom­pa­ña­do por las pa­la­bras “Sto­ned again” [Co­lo­ca­do otra vez]. Pe­ro ni si­quie­ra su re­cien­te bo­da con la ar­tis­ta de ori­gen in­dio Anoush­ka Shar­ma, de 28 años, sus­ci­tó de­ma­sia­da aten­ción.

Aho­ra la si­tua­ción ha cam­bia­do. Al me­nos esa es mi im­pre­sión des­pués de ha­blar con él por te­lé­fono mien­tras via­ja en­tre Pa­rís y Te­xas. Es­tá ro­dea­do de gen­te, co­mo ocu­rre con los ar­tis­tas que se con­vier­ten en la sen­sa­ción del mo­men­to. En­con­trar un hue­co en su agen­da re­sul­ta ca­si im­po­si­ble. Ara­ñar un mi­nu­to más pa­ra la en­tre­vis­ta, tam­bién. Co­mo to­da es­tre­lla que se pre­cie co­la­bo­ra con una ONG, Project Zero, que pro­te­ge los océa­nos. “Na­do, buceo y ha­go surf. Siem­pre he man­te­ni­do una re­la­ción muy es­tre­cha con el mar”. No se con­si­de­ra eco­lo­gis­ta —“no abra­zo nin­gu­na ban­de­ra”—, pe­ro pre­fie­re la ver­du­ra a la car­ne y la bi­ci­cle­ta, al co­che. Y sí, tie­ne un acu­sa­do la­do sto­ne.

“Siem­pre he creí­do que mi ape­lli­do te­nía más de mal­di­ción pa­ra ellos. Se­gui­dor de The Dam­med, The Pi­xies y The Clash, tu­vo una in­fan­cia nor­mal. Sus pa­dres as­pi­ra­ban a que sus hi­jos es­tu­dia­sen. Pa­sa­ba las no­ches vien­do pe­lí­cu­las del oes­te, y des­de en­ton­ces ad­mi­ra a Paul New­man: “Mi ma­dre era muy fan. A mí­me en­can­ta­ba la for­ma en que en­car­na­ba los an­ti­hé­roes”. — Vinyl re­tra­ta un mun­do ar­tís­ti­co co­rrom­pi­do. ¿Ese en­torno hos­til es ya pa­sa­do? as co­sas se han es­tan­da­ri­za­do y la mú­si­ca se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio. Pe­ro si­gue ha­bien­do ca­sos de ex­plo­ta­ción y ar­tis­tas a los que se es­ta­fa. He vis­to a ami­gos ata­dos a con­tra­tos que ha­bían fir­ma­do sin con­sul­tar con un abo­ga­do.

—¿Ocu­rre lo mis­mo con la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca? —To­da­vía no ten­go su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia, pe­ro aún hay per­so­nas dis­pues­tas a cual­quier co­sa por cum­plir sus sue­ños, co­mo con­ge­lar­se en bi­qui­ni en la nie­ve por exi­gen­cias del guión.

An­tes de col­gar, le pre­gun­to por uno de los ico­nos mu­si­ca­les del si­glo XX, con quien su pa­dre pro­ta­go­ni­zó un fa­mo­so trío. —¿Co­no­ció aDa­vid Bo­wie? —Sí. Ten­dría cin­co años. Me im­pre­sio­na­ron sus dien­tes, eran blan­quí­si­mos...(ríe). Aho­ra sé que era un­maes­tro. Un per­so­na­je de­ci­si­vo pa­ra su épo­ca. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.