LA VI­SI­TA DE LOS NIÑOS

Un dia­rio. Una he­roí­na de los cam­pos na­zis afi­cio­na­da al gin to­nic. JORGE ED­WARDS cuen­ta qué su­ce­de cuan­do los per­so­na­jes de sus no­ve­las apa­re­cen...

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

Una he­roí­na an­ti­na­zi. Per­so­na­jes de fic­ción que co­bran vi­da. Y un es­cri­tor, Jorge Ed­wards, que to­mó ca­fé con (ca­si) to­dos ellos.

En una de sus no­ve­las, Mi­guel de Una­muno se ha­ce vi­si­tar por uno de sus per­so­na­jes. Pe­ro la vi­si­ta es una in­ven­ción su­ya. El per­so­na­je es fic­ti­cio; la vi­si­ta no es más que una con­ti­nua­ción de la no­ve­la. Amí, aun­que no soy ni me creo Mi­guel de Una­muno, me ha ocu­rri­do al­go di­fe­ren­te. Es­cri­bí una no­ve­la ba­sa­da en he­chos reales, y los per­so­na­jes, niños en mi no­ve­la, lle­ga­ron ya bas­tan­te ma­yo­res a to­mar­se un ca­fé con­mi­go en Pa­rís. El per­so­na­je prin­ci­pal es una se­ño­ra chi­le­na que du­ran­te los años de la ocu­pa­ción na­zi sal­vó a niños ju­díos con­de­na­dos amo­rir en el Ho­lo­caus­to. Pues­bien, fue una bis­nie­ta­de esa se­ño­ra la que en­con­tró a dos de los niños sal­va­dos, ya sep­tua­ge­na­rios, y me ayu­dó a re­unir­me con ellos. Co­sas de la fic­ción no­ve­les­ca. Ha­bía te­ni­do que in­ven­tar a mu­chos de los per­so­na­jes se­cun­da­rios de mi li­bro, pe­ro nun­ca pen­sé que esos niños, aho­ra se­ten­to­nes, lle­ga­rían a to­car el tim­bre de­mi ca­sa. Pue­do ase­gu­rar que no eran fic­cio­nes: eran per­so­nas de car­ne y hue­so.

Uno de ellos era un sas­tre de re­li­gión ju­día que vi­vía en un ba­rrio apar­ta­do de la ciu­dad. El otro ha­bía si­do adop­ta­do por una fa­mi­lia bur­gue­sa, ca­tó­li­ca, y no de­mos­tra­ba ma­yor in­te­rés por el te­ma ju­dío. Ha­bía si­do bau­ti­za­do ca­tó­li­co y su fa­mi­lia de adop­ción le ha­bía per­mi­ti­do cum­plir con el sue­ño: de­di­car­se a la música. Lle­gó a ser pri­mer vio­lín de una or­ques­ta im­por­tan­te. Cre­yó ne­ce­sa­rio acla­rar­me que no era Yehu­di Me­nuhin, sino un pro­fe­sio­nal com­pe­ten­te, un vio­li­nis­ta res­pe­ta­do.

Aun­que no le in­tere­sa­ba ha­blar de sus orí­ge­nes, te­nía buen re­cuer­do de la chi­le­na que le ha­bía sal­va­do la vi­da. Me de­jó un vo­lu­mi­no­so dia­rio iné­di­to de un mé­di­co­de esos años, lleno de ano­ta­cio­nes ma­nus­cri­tas. Yo sa­bía que es­ta se­ño­ra chi­le­na era co­lec­cio­nis­ta de­mue­bles y otros ob­je­tos va­lio­sos. Te­nía una fa­bu­lo­sa al­fom­bra de Be­sa­ra­bia que ha­bía he­re­da­do de una abue­la en el re­mo­to Chi­le de co­mien­zos del si­glo XX: un ta­piz his­tó­ri­co, de fon­do blan­co, con­fec­cio­na­do ha­cía dé­ca­das con mano de obra es­cla­va, y que ha­bía lle­ga­do a un con­ven­to de Chi­le en los pri­me­ros días­de la in­de­pen­den­cia. Pues­bien, el tris­te­men­te cé­le­bre ma­ris­cal Goe­ring, co­lec­cio­nis­ta ávi­do, fa­mo­so la­drón de obras de ar­te, ha­bía sa­bi­do de la al­fom­bra de la se­ño­ra chi­le­na y ha­bía he­cho cu­rio­sos es­fuer­zos pa­ra apro­piar­se de ella. Ha­bía en­via­do a un fun­cio­na­rio con ór­de­nes pe­ren­to­rias de con­se­guir­la. El hombre se pre­sen­tó en el do­mi­ci­lio de la se­ño­ra y se de­di­có to­da una tar­de a me­dir y fo­to­gra­fiar la fa­mo­sa al­fom­bra. Sa­be­mos que la due­ña se ne­gó en for­ma ter­mi­nan­te a en­tre­gar­la, a pe­sar de las ame­na­zas gro­se­ras del sub­ofi­cial.

En el dia­rio iné­di­to en­tre­ga­do por el “ni­ño” vio­li­nis­ta se na­rra una con­ver­sa­ción en­tre ami­gos que sim­pa­ti­zan con la Re­sis­ten­cia. Son los fi­na­les de la gue­rra y uno de ellos cuen­ta que Hitler es­tá de­fi­ni­ti­va­men­te lo­co: se es­tá co­mien­do las al­fom­bras. “¡Por eso que­rían la mía!”, ex­cla­ma la chi­le­na. Es un de­ta­lle me­nor, pe­ro re­ve­la una cir­cuns­tan­cia y un ca­rác­ter. Se­gún el au­tor del dia­rio, la chi­le­na te­nía ex­ce­len­te hu­mor y era afi­cio­na­da a be­ber gi­ne­bra con tó­ni­ca en las tar­des. Com­pro­ba­mos que se pue­de ser afi­cio­na­da al gin to­nic y arries­gar la vi­da­pa­ra sal­var a niños. Esun ti­po­de ver­dad hu­ma­na­que las ca­be­zas cua­dra­das no son ca­pa­ces de com­pren­der. Co­mo le di­ce Ham­let a Ho­ra­cio en un pa­sa­je de Wi­lliam Sha­kes­pea­re…

Una ins­ti­tu­triz jun­to a un gru­po de niños ju­díos en 1939.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.