SOBREVIVIR A NÓOS

Ha pa­sa­do diez años al fren­te de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción de Pal­ma, seis de ellos ab­sor­bi­do por Nóos, el ca­so que pu­so en ja­que a la Mo­nar­quía y le co­lo­có en el pun­to de­mi­ra por su em­pe­ño en no impu­tar a la in­fan­ta Cris­ti­na. MARTA SUÁREZ en­tre­vis­ta en e

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

Ha pa­sa­do diez años al fren­te de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción de Pal­ma, seis ab­sor­bi­do por el ca­so que pu­so en ja­que a la Mo­nar­quía. En­tre­vis­ta­mos en ex­clu­si­va a Pe­droHo­rrach.

Es­ta ma­ña­na de ve­rano ti­tu­bea y me­di­ta ca­da palabra, pe­ro Pedro Horrach (Sa Po­bla, Ma­llor­ca, 1966) ha man­te­ni­do el pul­so fir­me du­ran­te los seis años que ha du­ra­do la ins­truc­ción y el jui­cio del ca­so Nóos, un pro­ce­so que él pla­ni­fi­có e im­pul­só y que ha sen­ta­do en el ban­qui­llo, en­tre otros, a Iña­ki Ur­dan­ga­rin, a su so­cio Die­go To­rres y, muy a su pe­sar, a la in­fan­ta Cris­ti­na. Los dos pri­me­ros afron­tan pe­nas de pri­sión de 19,5 y 16 años res­pec­ti­va­men­te por pre­sun­ta­men­te ha­ber des­via­do 6,2 mi­llo­nes de eu­ros de di­ne­ro pú­bli­co ha­cia un ins­ti­tu­to que, en teo­ría, no te­nía áni­mo de lu­cro; mien­tras que Ma­nos Lim­pias ha pe­di­do pa­ra la her­ma­na del rey ocho años de cár­cel por dos de­li­tos fiscales atri­bui­dos a su­ma­ri­do. Hoy, tras 24 años en la ca­rre­ra, 10 de ellos co­mo fiscal an­ti­co­rrup­ción de Pal­ma de Ma­llor­ca, Horrach con­ce­de su pri­me­ra en­tre­vis­ta tras anun­ciar que quie­re

de­jar su car­go y ha­ber acep­ta­do “con cier­ta frus­tra­ción” apla­zar su ex­ce­den­cia y que­dar­se unos­me­ses más tal y co­mo le ha pe­di­do la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, has­ta que se dic­te la sen­ten­cia del ca­so. “Es­toy ata­do a Nóos”, ad­mi­te re­sig­na­do.

No obs­tan­te, sien­te que ter­mi­na un ci­clo. Du­ran­te los seis me­ses que ha du­ra­do el jui­cio, el fo­co y la pre­sión­ra­do pre­sión so­cial le han ge­ne­ra­do “tal an­sie­dad que ata­ca­ba la ne­ve­ra” de ma­dru­ga­da ma­dru­ga dat u ación. “Cuan­do mien­tras re­pa­sa­ba men­tal­men­te su ac­tua­ción. “Cuan­do ter­mino un ca­so de es­ta in­ten­si­dad su­fro un pe­que­ño ba­jón y sue­lo re­vi­sar acier­tos y fa­llos que se pro­du­cen en to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes. Y, des­gra­cia­da­men­te, cuan­do re­me­mo­ro pe­san­más los fa­llos. Pien­so: es­te in­te­rro­ga­to­rio lo ten­dría que ha­ber em­pe­za­do de otra ma­ne­ra, qui­zá al­gu­na res­pues­ta a la ma­gis­tra­da­me la po­dría ha­ber aho­rra­do, no ten­dría que ha­ber dis­cu­ti­do co­nVir­gi­nia [Ló­pez Ne­gre­te, abo­ga­da de Ma­nos Lim­pias a la que se en­fren­tó en un re­ce­so del pro­ce­so]…”.

Pa­ra desconectar se irá dos me­ses a re­co­rrer el sur de Ca­li­for­nia, Mé­xi­co, Cos­ta Ri­ca y Cu­ba con su mu­jer, la bil­baí­na Ana Za­cher. “Ne­ce­si­to em­pe­zar a ha­cer de­por­te a dia­rio, co­mer me­jor ¡y de­jar de fu­mar!”. Su esposa y su hi­ja, es­tu­dian­te de De­re­cho y Eco­nó­mi­cas en Ma­drid, han si­do sus gran­des pi­la­res a la ho­ra de en­ca­jar las crí­ti­cas du­ran­te el jui­cio de Nóos: “Tú pue­des, to­re­te”, le es­cri­bía es­ta úl­ti­ma por te­lé­fono.

El hombre al que me en­cuen­tro a las 11.30 de la ma­ña­na en una te­rra­za de Bar­ce­lo­na ya ha apa­ga­do el quin­to ci­ga­rri­llo y em­pie­za la se­gun­da bo­te­lla de agua con gas. No elu­de nin­gu­na pre­gun­ta, pe­ro le preo­cu­pa que de sus pa­la­bras se pue­da in­ter­pre­tar un in­ten­to por in­ter­fe­rir en la sen­ten­cia. Me ex­pli­ca có­mo­pa­sar seis­me­ses en un jui­cio con­ver­ti­do en pla­tó de te­le­vi­sión es ca­paz de unir a los pro­ta­go­nis­tas del pro­ce­so y de cam­biar sus vidas. ¿Y a él? ¿Cómo le ha afec­ta­do? Se en­cien­de el sex­to ci­ga­rri­llo. Le­van­ta una ce­ja y ad­mi­te su can­san­cio. “Es­ta cau­sa me ha pro­du­ci­do mu­cho des­gas­te per­so­nal, pro­fe­sio­nal y fa­mi­liar. Ne­ce­si­to li­be­rar­me. Es­tar ba­jo el fo­co me­diá­ti­co no es mi ilu­sión, la ex­pe­rien­cia ha si­do po­si­ti­va, pe­ro aho­ra mis­mo quie­ro ce­rrar es­te ci­clo. La pre­sión ha si­do du­ra y ten­go la sen­sa­ción de no ver el fi­nal del ca­mino, pe­ro di­cho es­to, acep­to que­dar­me y fi­na­li­zar el pro­ce­so deNóos”.

—¿Ha si­do su de­ci­sión de no impu­tar a Cris­ti­na de Bor­bón la ra­zón prin­ci­pal pa­ra de­jar su car­go?

—No. Nóos ha tras­cen­di­do al ám­bi­to na­cio­nal, pe­ro en es­tos 10 años en la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción he desa­rro­lla­do otras 60 ope­ra­cio­nes com­ple­jas.

—¿Le preo­cu­pa pa­sar a la his­to­ria co­mo el fiscal que in­ten­tó ex­cul­par­la?

—[Se ríe so­ca­rrón] No. Me he li­mi­ta­do a ejer­cer mi tra­ba­jo de la for­ma que he con­si­de­ra­do­más co­rrec­ta ju­rí­di­ca­men­te. Y he de­fen­di­do la­mis­ma po­si­ción que he man­te­ni­do en pro­ce­sos igua­les. Pe­ro es­ta de­ci­sión ha te­ni­do un cos­te. Me han lla­ma­do abo­ga­do de­fen­sor de la in­fan­ta, co­rrup­to, perro del Go­bierno… Al­gu­nos han mag­ni­fi­ca­do mi de­ci­sión por el he­cho de ser ella quien es, y así se ha ins­ta­la­do un pre­jui­cio ina­mo­vi­ble en la ma­yo­ría de la so­cie­dad res­pec­to a es­ta se­ño­ra.

—¿Si­gue pen­san­do que la in­fan­ta desconocía el ori­gen del di­ne­ro que gas­ta­ba?

—[Mue­ve la ca­be­za] In­de­pen­dien­te­men­te de las va­lo­ra­cio­nes éti­cas que otros pue­dan ha­cer, yo no pue­do ba­sar­me en ru­mo­res o sos­pe­chas acer­ca del com­por­ta­mien­to de una per­so­na. Des­de­mi pun­to de vista no hay in­di­cios que la vin­cu­len con un de­li­to fiscal. Por eso no la im­pu­té. —¿Cree que ha ha­bi­do una cons­pi­ra­ción pa­ra in­cul­par­la?

—No, pe­ro a mí me han acu­sa­do de for­mar par­te de una con­fa­bu­la­ción pa­ra no impu­tar­la. Es ver­gon­zo­so que cues­tio­nen mi im­par­cia­li­dad e in­de­pen­den­cia. Si yo soy el en­car­ga­do del ca­so, yo soy el res­pon­sa­ble de las de­ci­sio­nes, que son ex­clu­si­va­men­te mías.

—Sin em­bar­go, us­ted acu­só al juez ins­truc­tor Jo­séCas­tro de no ser­lo. En su ale­ga­to fi­nal di­jo que ha­bía crea­do un an­da­mia­je pa­ra impu­tar a la her­ma­na del rey.

—No he acu­sa­do a na­die de pre­va­ri­ca­ción, pe­ro al­gu­nas de­ci­sio­nes se han to­ma­do por la pre­sión me­diá­ti­ca. Ha si­do tan du­ra que es muy di­fí­cil sus­traer­se a ella, pe­ro con es­to no es­toy di­cien­do que las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les ha­yan si­do cons­cien­te y de­li­be­ra­da­men­te to­ma­das en con­tra de la in­fan­ta.

Aho­ra su re­la­ción es dis­tin­ta, pe­ro us­ted co­no­ce muy bien a Cas­tro y se­gu­ro que sa­be sus mo­ti­va­cio­nes más allá de lo que ha­yan pu­bli­ca­do los me­dios…

—Mi­re, Cas­tro es un gran pro­fe­sio­nal. La re­la­ción la­bo­ral en­tre él y yo siem­pre ha si­do co­rrec­ta y lo se­gui­rá sien­do. Otra co­sa es que ten­ga­mos di­fe­ren­cias de cri­te­rio y que yo pien­se que al­gu­nas de las de­ci­sio­nes pue­dan es­tar­más o me­nos con­di­cio­na­das por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

—Di­ce us­ted que nun­ca le ha pre­sio­na­do la Fis­ca­lía Ge­ne­ral pa­ra sal­var a la in­fan­ta. Que ha si­do in­de­pen­dien­te. —Y lo re­pe­ti­ré has­ta la sa­cie­dad. —Sus pa­la­bras se con­tra­di­cen con las gra­ba­cio­nes del mi­nis­tro del Interior en fun­cio­nes, Jorge Fer­nán­dez Díaz, con el je­fe de la Ofi­ci­na An­ti­frau­de de Ca­ta­lu­ña

so­bre la in­ves­ti­ga­ción de da­tos de po­lí­ti­cos so­be­ra­nis­tas ca­ta­la­nes: “Es­to la Fis­ca­lía te lo afi­na, ha­ce­mos una ges­tión”. Dan a en­ten­der que los fiscales son un ins­tru­men­to al ser­vi­cio del Go­bierno de turno.

—Es­tas con­ver­sa­cio­nes son in­dig­nan­tes e im­per­do­na­bles. No co­noz­co a nin­gún mi­nis­tro del Interior ni de Jus­ti­cia. Des­de la Fis­ca­lía, des­de la Ju­di­ca­tu­ra y des­de las ins­ti­tu­cio­nes se ten­drían que ha­ber adop­ta­do­me­di­das de for­ma in­me­dia­ta con­tra el­mi­nis­tro y con­tra el je­fe de la Ofi­ci­na An­ti­frau­de, que fue des­ti­tui­do. Si en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co su­ce­den ese ti­po de co­sas, hay que ata­jar­las de in­me­dia­to. No so­mos ju­gue­tes ni del­mi­nis­tro del Interior ni del je­fe de la Ofi­ci­na An­ti­frau­de ni de na­die. —¿En qué lu­gar les de­ja? — Si por mi fue­ra, es­te se­ñor estaría cesado de­ma­ne­ra in­me­dia­ta e incluso encausado. Lo que no es de re­ci­bo es que in­ves­ti­guen quién fil­tró las con­ver­sa­cio­nes, pe­ro no su con­te­ni­do. Y ya me gus­ta­ría te­ner com­pe­ten­cia pa­ra po­der ha­cer­lo, pe­ro no la ten­go.

—¿Y por qué cree que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral no ac­túa? —No lo sé. —¿Ha vi­vi­do un am­bien­te de hos­ti­ga­mien­to a raíz de es­te jui­cio?

— Sí. Me han lla­ma­do sin­ver­güen­za por la ca­lle, me han en­via­do anó­ni­mos, car­tas re­ple­tas de in­sul­tos, des­de hi­jo de pu­ta, ca­brón, etc… Me man­da­ron una car­ta con una fo­to mía jun­to a mi mu­jer con la palabra ‘CUIDADO’. Ha si­do al­go ais­la­do, así que in­ten­to que no se con­vier­ta en una preo­cu­pa­ción. Mis com­pa­ñe­ros, en cam­bio, siem­pre me han apo­ya­do.

—La Fis­ca­lía le abrió un ex­pe­dien­te por los ne­go­cios de su fa­mi­lia…

—No, eso fue ha­ce ocho años a raíz de una de­nun­cia in­ter­pues­ta pre­ci­sa­men­te por Ma­nos Lim­pias. Ya lle­van tres, y to­das han si­do ar­chi­va­das.

El jui­cio, que con­clu­yó el pa­sa­do 22 de ju­nio y ha que­da­do vis­to pa­ra sen­ten­cia, se vio sal­pi­ca­do el pa­sa­do mes de abril por la impu­tación de los di­ri­gen­tes de Ma­nos Lim­pias y Aus­banc por ex­tor­sión a di­fe­ren­tes per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes a cam­bio de la re­ti­ra­da de ac­cio­nes ju­di­cia­les. El au­to­de­no­mi­na­do sin­di­ca­to, úni­ca acu­sa­ción con­tra Cris­ti­na de Bor­bón, es sos­pe­cho­so de ha­ber chan­ta­jea­do tam­bién a la in­fan­ta a cam­bio de tres mi­llo­nes de eu­ros, tal y co­mo de­nun­ció su abo­ga­do Mi­quel Ro­ca. Horrach, que te­nía una buena re­la­ción con Vir­gi­nia Ló­pez Ne­gre­te, le­tra­da de Ma­nos Lim­pias, en­frió su amis­tad con ella ha­ce dos años a raíz de su de­ci­sión de impu­tar a la her­ma­na del rey. Un des­en­cuen­tro que saltó de­fi­ni­ti­va­men­te por los ai­res dos días des­pués de que el lí­der de Ma­nos Lim­pias, Mi­guel Ber­nard, fue­ra de­te­ni­do. “Es­cu­ché a la se­ño­ra Ló­pez Ne­gre­te de­cir que es­ta­ba es­can­da­li­za­da y que si las acu­sa­cio­nes fue­ran cier­tas re­nun­cia­ría de for­ma in­me­dia­ta a se­guir re­pre­sen­tan­do a ese sin­di­ca­to. Al mis­mo tiem­po, la veía sa­lir en te­le­vi­sión hablando in­dig­na­da de las cloa­cas del Es­ta­do. Así que en un re­ce­so del jui­cio­me gi­ré y le di­je que no­me creía na­da de lo que de­cía. Los dos ele­va­mos el tono de voz. Ella­me pre­gun­tó si la es­ta­ba lla­man­do ex­tor­sio­na­do­ra. Y aquí aca­bé la dis­cu­sión por­que no le con­tes­té. Me di­jo que le pi­die­se dis­cul­pas y res­pon­dí queno”.

—¿Cree queMa­nos Lim­pias chan­ta­jeó a la in­fan­ta? —Se es­tá in­ves­ti­gan­do, no lo sé. —Yno se­mo­ja. —No, no, no. Hay que res­pe­tar a los jue­ces y fiscales de la Au­dien­cia Na­cio­nal.

—¿Ma­nos Lim­pias tie­ne le­gi­ti­mi­dad co­mo acu­sa­ción úni­ca de la in­fan­ta des­pués de que se abrie­ra su ca­so?

“CON UR­DAN­GA­RIN NO PACTÉ POR­QUE NO ES­TA­BA DISPUESTO A DEVOLVER EL DI­NE­RO”

—Se pue­de dar una si­tua­ción pa­ra­dó­ji­ca: que la Au­dien­cia Na­cio­nal de­ter­mi­ne que el sin­di­ca­to ha si­do au­tor de un in­ten­to de ex­tor­sión y que la in­fan­ta sea con­de­na­da por unos he­chos que so­lo man­te­nía Ma­nos Lim­pias. Tam­bién es con­tra­dic­to­rio que Ló­pez Ne­gre­te se ha­ya in­ten­ta­do per­so­nar en la acu­sa­ción co­mo per­ju­di­ca­da por los he­chos que se in­ves­ti­gan de Ma­nos Lim­pias y Aus­banc, y a la vez se man­ten­ga co­mo re­pre­sen­tan­te de Ma­nos Lim­pias ejer­cien­do su acu­sa­ción po­pu­lar.

Ha ac­tua­do Ro­ca co­rrec­ta­men­te?

—No he vis­to na­da fue­ra de lo co­mún.

— ¿Cree que bus­có una vía

al­ter­na­ti­va de acuer­dos con Ma­nos Lim­pias? —No lo sé, me pa­re­ce in­con­ce­bi­ble. —El juez José Cas­tro di­jo que Ro­ca le pro­pu­so una reunión en una fin­ca.

—Si un abo­ga­do­me pi­de una reunión, mi des­pa­cho es­tá abier­to. No es na­da inusual. En Es­pa­ña es fre­cuen­te y or­di­na­rio que los abo­ga­dos se reúnan con los jue­ces de ins­truc­ción.

—En el es­cri­to que di­ri­gió a San­tia­go Pe­draz [el juez que in­ves­ti­ga a Ma­nos Lim­pias y Aus­banc] José Cas­tro di­jo que, al pre­gun­tar­le a us­ted si sa­bía al­go so­bre ese con­tac­to con Ro­ca, le res­pon­dió “con un es­cue­to no”.

—Sí pe­ro es que, sin­ce­ra­men­te, yo no me acuer­do. —¿En se­rio? —Es que no lo sé. Si él me hu­bie­se con­ta­do al­go ex­tra­or­di­na­rio, pro­ba­ble­men­te me acor­da­ría.

—¿Por qué no lle­gó a un acuer­do con la de­fen­sa de Ur­dan­ga­rin?

—A ini­cia­ti­va de su abo­ga­do, Ma­rio Pas­cual, vi­mos la po­si­bi­li­dad de lle­gar a un acuer­do, pe­ro no fruc­ti­fi­có. —¿Cuá­les eran sus re­qui­si­tos? —Yo plan­teé la de­vo­lu­ción de to­do el di­ne­ro pre­sun­ta­men­te mal­ver­sa­do, apli­car un ate­nuan­te de re­pa­ra­ción y, si re­co­no­cía los he­chos, un ate­nuan­te de con­fe­sión. Así, la pe­na po­dría re­ba­jar­se sus­tan­cial­men­te… —¿A 6 años? —No lle­ga­mos a ha­blar de una ci­fra. —¿Por qué? ¿Por­que no iba a con­fe­sar? —No, y por­que no es­ta­ban dis­pues­tos a devolver el di­ne­ro. Si no cum­plían el pri­mer re­qui­si­to, di­fí­cil­men­te po­día va­lo­rar el mar­co pu­ni­ti­vo ade­cua­do.

—¿Tu­vo esa­mis­ma ne­go­cia­ción con la de­fen­sa de Die­go To­rres?

—Sí, pe­dí lo mis­mo a Ma­nuel Gon­zá­lez Pee­ters y tam­po­co lle­ga­mos a nin­gún acuer­do.

—¿Cree que se han equi­vo­ca­do en su es­tra­te­gia? —La sen­ten­cia lo dic­ta­mi­na­rá. —¿Qué ha­cía el pe­que­ño Nicolás ne­go­cian­do la re­ti­ra­da de la de­man­da de la in­fan­ta con Ma­nos Lim­pias?

—Ni idea. No le co­noz­co. Y si se hu­bie­se pues­to en con­tac­to con­mi­go hubiera sa­li­do con una patada en el culo fue­ra del des­pa­cho y al juz­ga­do de guar­dia, so­lo fal­ta­ría.

—El jo­ven se ha­me­ti­do en el bol­si­llo a mu­cha gente…

—Es po­si­ble, pe­ro a Cris­tó­bal Mar­tell [abo­ga­do del cu­ña­do de To­rres y ex­se­cre­ta­rio del Ins­ti­tu­to Nóos Mi­guel Te­jei­ro] no le en­ga­ñó, a Gon­zá­lez Pee­ters tam­po­co por­que le man­dó a freír es­pá­rra­gos.

— Con la juez del ca­so Nóos Sa­mant­ha Romero ha te­ni­do una re­la­ción ti­ran­te.

— Ha si­do mí­ni­ma, por no de­cir inexis­ten­te. Ella ha que­ri­do ga­ran­ti­zar su in­de­pen­den­cia. Du­ran­te el jui­cio hu­bo ten­sión, pe­ro más fru­to de es­tar en un Gran Her­mano per­ma­nen­te que por otro mo­ti­vo. Nos en­fo­ca­ban cá­ma­ras de alta tec­no­lo­gía y, cuan­do uno se sien­te ba­jo el fo­co, es na­tu­ral sen­tir cier­ta ten­sión.

—¿Le lle­gó a ago­biar el es­cru­ti­nio de las cá­ma­ras?

—Sí, creo que es la pri­me­ra vez en Es­pa­ña que en un jui­cio hay cua­tro cá­ma­ras y cua­tro pan­ta­llas gi­gan­tes den­tro de la sa­la, don­de te ves mien­tras in­te­rro­gas.

—¿Qué ha apren­di­do de ello?

—[Se ríe] A no mo­ver­me tan­to, no era muy agra­da­ble in­ten­tar que no se me vie­ran las go­tas de su­dor es­tan­do en ten­sión. —¿Qué es­pe­ra de su tra­ba­jo? — Que ha­ya te­ni­do un efec­to ejem­pli­fi­can­te, es mi má­xi­ma mo­ti­va­ción.

—Des­pués de lo que le ha afec­ta­do te­ner ese fo­co me­diá­ti­co, ¿es­tá pre­pa­ra­do ya pa­ra afron­tar cual­quier crí­ti­ca?

— Sí, ya ten­go una pe­que­ña co­ra­za aquí pues­ta [se­ña­la su bra­zo] y las es­pal­das an­chas. —¿Qué crí­ti­ca le ha do­li­do más? —La de que cum­plía ór­de­nes por­que Cris­ti­na de Bor­bón es in­fan­ta.

Quie­nes­más le han ani­ma­do tam­bién han si­do quie­nes más han su­fri­do el alu­vión de ata­ques. “Mi mu­jery­mi hi­ja siem­pre me han apo­ya­do pe­ro lo han pa­sa­do mal, por­que con­si­de­ra­ban que las crí­ti­cas eran in­me­re­ci­das. Sin ellas, hubiera si­do di­fí­cil so­por­tar to­do”. Mien­tras su pri­mo­gé­ni­ta si­gue man­dán­do­le men­sa­jes de alien­to des­de Ma­drid, su mu­jer em­pie­za a pen­sar en ese via­je por Nor­tea­mé­ri­ca y le ani­ma a em­pren­der nue­vos ca­mi­nos. El si­guien­te, cuan­do con­clu­ya su la­bor en la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, se­rá el de abrir un bu­fe­te de abo­ga­dos.

Al fi­nal de la en­tre­vis­ta no pue­do evi­tar una úl­ti­ma pre­gun­ta re­la­cio­na­da con ella. ¿Qué le di­jo su mu­jer al ver en El Mun­do una fo­to en

su des­pa­cho con un ca­rri­to de Mer­ca­do­na lleno de ar­chi­vos? Apa­ga el úl­ti­mo ci­ga­rro y ríe a car­ca­ja­das. “Que cómo se­me ocu­rre. No me di cuen­ta, y lo peor es que ha­bía diez ca­rros más en la Fis­ca­lía. A raíz de aque­lla fo­to, el je­fe de Pal­ma lla­mó a Mer­ca­do­na y los vi­nie­ron a re­co­ger. Yo no sé cómo ha­bían apa­re­ci­do allí, pe­ro nos re­sul­ta­ba al­go na­tu­ral. Des­de en­ton­ces han ad­qui­ri­do ca­rros nue­vos…” —¿De for­ma le­gal? —Sí, de for­ma le­gal.

“DE HA­BER VENIDO A VERME, EL PE­QUE­ÑO NICOLÁS SE HUBIERA IDO CON UNA PATADA EN EL CULO”

2

1

4

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.