TORMENTA SO­BRE BRUSELAS

Vie­ne de una fa­mi­lia mi­ne­ra y ja­más pasó por la uni­ver­si­dad pe­ro des­pa­cha a dia­rio con An­ge­la Merk el o Fra­nçois Holl an­de y to­do lo que di­ce se con­vier­te en un ti­tu­lar. JORGE VALERO en­tre­vis­ta a Martin Schulz, pre­si­den­te del Parlamento Europeo, pa­ra habl

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

Martin Schulz, pre­si­den­te del Parlamento Europeo, ha­bla de Es­pa­ña, del tur­bu­len­to fu­tu­ro de laUE y, por su­pues­to, del Bre­xit.

Hoy ha­ce un buen día”. Martin Schulz ob­ser­va el ba­rrio europeo de Bruselas des­de la am­plia te­rra­za de su ofi­ci­na de la Pre­si­den­cia del Parlamento Europeo. Des­de el pi­so no­veno de la ins­ti­tu­ción, los edi­fi­cios de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y del Con­se­jo de la UE pa­re­cen api­ñar­se co­mo las atrac­cio­nes en el ma­pa de un par­que te­má­ti­co. Arru­gan­do el ros­tro, en un ges­to a me­dio ca­mino en­tre la con­cen­tra­ción y una fal­sa ex­pre­sión de en­fa­do que le apa­ga el bri­llo de los ojos azu­les, apun­ta con el de­do ha­cia el corazón del po­der de la UE. “En las pró­xi­mas se­ma­nas nos es­pe­ran tor­men­tas con true­nos”. Se re­fie­re a to­do lo que es­tá pasando en la Unión Eu­ro­pea, las san­cio­nes a Es­pa­ña, la sa­li­da del Reino Uni­do... —¿Cómo vi­vió el re­fe­rén­dum? —Em­pe­cé a se­guir las no­ti­cias des­de las cua­tro de la ma­ña­na. Ahí ya es­ta­ba cla­ra la vic­to­ria de los par­ti­da­rios de la sa­li­da de la UE. Me sen­tí pro­fun­da­men­te con­mo­cio­na­do. No me lo po­día creer.

—¿La sa­li­da del Reino Uni­do re­for­za­rá la po­si­ción ale­ma­na?

—No lo creo. El Go­bierno ale­mán sa­be muy bien que tie­ne que ser muy pru­den­te pa­ra no crear esa ima­gen. Ne­ce­si­ta­mos a Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia. Sin es­tos tres paí­ses no so­lu­cio­na­re­mos los pro­ble­mas.

—La gran au­sen­te es Es­pa­ña. ¿Tan­to pe­so ha per­di­do en la UE?

—Es un es­ta­do­miem­bro de la UE ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te, pe­ro des­de ha­ce un año es­tá en cam­pa­ña elec­to­ral per­ma­nen­te. El país es­tá en­si­mis­ma­do. Fue siem­pre uno de los­mo­to­res del de­sa­rro­llo europeo. Pe­ro tras las elec­cio­nes de di­ciem­bre han se­gui­do me­ses de ne­go­cia­cio­nes. Aho­ra se han ce­le­bra­do nue­vas elec­cio­nes, y se en­ca­ran se­ma­nas con una si­tua­ción irre­so­lu­ta. De al­gu­na ma­ne­ra es com­pren­si­ble que un país con se­me­jan­te pro­ble­ma en ca­sa no es­té in­vir­tien­do tan­to tiem­po en Eu­ro­pa. Pe­ro el re­sul­ta­do es que no jue­ga el pa­pel es­tra­té­gi­co que de­be­ría desem­pe­ñar. Ne­ce­si­ta­mos a Es­pa­ña en el cen­tro de la po­lí­ti­ca eu­ro­pea.

—Es­ta­mos en el cen­tro de aten­ción, pe­ro por otros mo­ti­vos: las san­cio­nes por vio­lar las re­glas fiscales de la UE. El Go­bierno es­pa­ñol pe­lea por re­du­cir, o incluso can­ce­lar, una­mul­ta que po­dría lle­gar a ser del 0,2% del PIB (más de 2.000 mi­llo­nes de eu­ros), ade­más de la con­ge­la­ción de par­te de los fon­dos eu­ro­peos. El ve­re­dic­to lle­ga­rá en las pró­xi­mas se­ma­nas. ¿Cree que ha si­do acer­ta­do ac­ti­var el pro­ce­so san­cio­na­dor en un mo­men­to con tan­tos pro­ble­mas de los so­cios eu­ro­peos?

—Ne­ce­si­ta­mos cre­di­bi­li­dad al apli­car el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad. Pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos es­ta­bi­li­dad so­cial en los es­ta­dos miem­bros. Te­ne­mos que ana­li­zar las cir­cuns­tan­cias es­pe­ci­fi­cas de los paí­ses. Por lo tan­to, creo que la es­tra­te­gia de la Co­mi­sión has­ta hoy, que era re­ti­cen­te a po­ner en mar­cha el pro­ce­di­mien­to, era la co­rrec­ta. Aho­ra con el pro­ce­so san­cio­na­dor en mar­cha, se­gún las re­glas, los si­guien­tes pa­sos son ca­si au­to­má­ti­cos, a pe­sar de las ac­cio­nes que to­men los Go­bier­nos.

Las san­cio­nes no son la me­jor op­ción?

— Las san­cio­nes a Es­pa­ña no son la me­jor op­ción. Yo preferiría evi­tar­las si hay al­gu­na­ma­ne­ra de ha­cer­lo. Si no exis­te, te­ne­mos que dis­cu­tir qué ti­po de me­di­das [pu­ni­ti­vas] se adop­tan.

Quie­nes le conocen des­de la in­fan­cia di­cen que Eu­ro­pa siem­pre ha for­ma­do par­te de sus con­vic­cio­nes, co­mo pa­ra tan­tos otros jó­ve­nes que na­cie­ron en el cru­ce de fron­te­ras del con­ti­nen­te. En el ca­so de Schulz fue ha­ce 60 años en Hehl­rath (Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia), en­tre Bél­gi­ca y Ho­lan­da. Cre­ció en una fa­mi­lia de cla­se obre­ra. Su abue­lo, del que a me­nu­do ha­bla, tra­ba­jó en las mi­nas del car­bón de su re­gión. Allí ha­bla­ban el dia­lec­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. “El ale­mán es­tán­dar era co­mo un idio­ma ex­tran­je­ro pa­ra no­so­tros”, nos con­fie­sa Cor­ne­lis Si­mons, uno de sus ami­gos de la in­fan­cia

En aque­lla Ale­ma­nia du­ra e in­dus­trial, la am­bi­ción del jo­ven Schulz pa­sa­ba por ser un gran fut­bo­lis­ta. “Era un de­fen­sa no muy téc­ni­co. Más bien de aque­llos a los que no te quie­res en­fren­tar”, nos di­ce Si­mons, con quien ju­gó al fút­bol des­de ni­ño. Pe­ro una le­sión le apar­tó de una po­si­ble ca­rre­ra con el ba­lón, que cam­bió por la for­ma­ción de li­bre­ro da­do su ape­ti­to por la lec­tu­ra des­de pe­que­ño. Los li­bros y no las au­las fue­ron su he­rra­mien­ta pa­ra for­mar y en­san­char su vi­sión del mun­do. No so­lo fue au­to­di­dac­ta —no pasó por la uni­ver­si­dad—, sino tam­bién em­pren­de­dor, co­mo pro­pie­ta­rio de una li­bre­ría en la dé­ca­da de los ochen­ta en Wür­se­len, la ciu­dad don­de cre­ció. En­tró en el SPD y rá­pi­da­men­te lle­gó a la al­cal­día de es­te mu­ni­ci­pio, sien­do el can­di­da­to más jo­ven ele­gi­do pa­ra el pues­to.

Ate­rri­zó en el Parlamento Europeo en 1994. Un en­con­tro­na­zo ver­bal con el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro Sil­vio Ber­lus­co­ni du­ran­te una se­sión ple­na­ria en ju­lio de 2003 le pu­so en el ma­pa de la po­lí­ti­ca eu­ro­pea. Ber­lus­co­ni com­pa­ró a Schulz con el ca­po de un cam­po de con­cen­tra­ción cuan­do es­te cri­ti­có los ne­go­cios pa­ra­le­los del ita­liano. El lan­ce, pien­san­mu­chos en el Parlamento, re­pre­sen­tó su pista de des­pe­gue. “Des­de que en­tró te­nía cla­ro que que­ría lle­gar al­to”, nos re­cuer­da el ex­pre­si­den­te del Parlamento Europeo y lí­der de los so­cia­lis­tas en la Eu­ro­cá­ma­ra aque­llos años, En­ri­que Ba­rón Cres­po.

—Us­ted siem­pre ase­gu­ró que los bri­tá­ni­cos se que­da­rían. ¿Qué ha ido mal?

—El75% de los jó­ve­nes vo­tó a favor de la per­ma­nen­cia, pe­ro so­lo un 43% de ellos acu­dió a las ur­nas. Vien­do la di­fe­ren­cia ge­ne­ra­cio­nal­me vino a la ca­be­za la fra­se de Geor­ge Ber­nard Shaw: “De­be­ría­mos des­con­fiar de los ma­yo­res, por­que no se preo­cu­pan del fu­tu­ro”. Pien­san que ya han he­cho su tra­ba­jo. Lo en­tien­do pe­ro es ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so, eres res­pon­sa­ble has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to no so­lo an­te ti, sino tam­bién an­te la so­cie­dad. En el re­fe­rén­dum­mu­cha gente no se preo­cu­pó de la pró­xi­ma generación.

—¿Qué le pa­re­ce que Bo­ris John­son y Ni­gel Fa­ra­ge de­jen la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca tras em­pu­jar el país ha­cia la sa­li­da de la UE?

—Aho­ra pro­cla­man que quie­ren re­cu­pe­rar su vi­da. ¿Te lo pue­des creer? Fa­ra­ge es­tá di­cien­do cla­ra­men­te que quie­re dis­fru­tar de la vi­da mien­tras tie­ne un es­ca­ño en el Parlamento Europeo. Con suel­do de eu­ro­dipu­tado. Los eu­ro­dipu­tados son per­so­nas bien re­mu­ne­ra­das. Nun­ca vi en mi vi­da po­lí­ti­ca tal gra­do de irres­pon­sa­bi­li­dad. El pre­cio lo pa­ga­rán los jó­ve­nes y los que pier­dan su tra­ba­jo por­que la gran­des com­pa­ñías se mar­chen del Reino Uni­do.

Unos días an­tes ha­bía­mos ha­bla­do con Ni­gel Fa­ra­ge, quien se­mos­tró es­pe­cial­men­te du­ro con la in­ten­ción de Schulz de con­ver­tir la pre­si­den­cia del Parlamento en un car­go po­lí­ti­co. “Ha in­ten­ta­do ha­cer creer a la gente que ha­bla en nombre del Parlamento Europeo, cuan­do de he­cho la po­si­ción de la ins­ti­tu­ción pue­de ser muy di­fe­ren­te a la que él sos­tie­ne”, nos cuen­ta. Más aún, cree que “el gran nú­me­ro de opi­nio­nes per­so­na­les que ex­pre­sa mien­tras pre­si­de las se­sio­nes de­mues­tran el po­co res­pe­to que tie­ne por las re­glas del pro­ce­di­mien­to”. Le co­men­to a Schulz esas crí­ti­cas. —Me sor­pren­den, por­que en mi pa­pel ofi­cial co­mo re­pre­sen­tan­te del Parlamento nun­ca en­con­tra­rás una pos­tu­ra que no ex­pre­se, a ve­ces incluso con­tra mis pro­pias con­vic­cio­nes, la del Parlamento. Pe­ro tam­bién soy un eu­ro­dipu­tado elec­to con de­re­cho a opi­nar.

—¿Qué re­la­ción tu­vo con Pa­blo Iglesias du­ran­te sus quin­ce­me­ses de eu­ro­dipu­tado?

—No tu­ve una re­la­ción per­so­nal con él. Te­nía­mos un con­tac­to res­pe­tuo­so, tam­bién fue una des­pe­di­da res­pe­tuo­sa. Iglesias siem­pre es­ta­ba mi­ran­do a Es­pa­ña, por lo tan­to

Een­ten­dí que en un mo­men­to de­ter­mi­na­do re­gre­sa­ra a la vi­da po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. s Iglesias un buen po­lí­ti­co?

—De­pen­de de lo que en­tien­das co­mo un buen po­lí­ti­co. Pa­ra mí, es al­guien que to­ma res­pon­sa­bi­li­da­des. Creo que Iglesias ve sus res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo lí­der de la opo­si­ción, no co­mo al­guien que quie­re go­ber­nar el país. Por lo tan­to me re­sul­ta di­fí­cil juz­gar. Pe­ro des­de lue­go es un buen po­lí­ti­co, en el sen­ti­do de que sa­be cómo mo­ver­se en la arena po­lí­ti­ca.

—Aho­ra que tan­to se ha­bla de po­pu­lis­mos, ¿con­si­de­ra a Po­de­mos un par­ti­do po­pu­lis­ta, co­mo lo des­cri­ben vo­ces del PSOE?

—No. Tie­ne ele­men­tos po­pu­lis­tas, pe­ro Po­de­mos es un mo­vi­mien­to, no un par­ti­do cohe­ren­te. Fue vi­si­ble du­ran­te la

“ES­PA­ÑA ES­TÁ EN­SI­MIS­MA­DA. NO INVIERTE TIEM­PO EN EU­RO­PA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.