An­drea Do­pi­co

Ma­sa, Azú­car y ‘Voi­là!

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - www.re­vis­ta­va­nity­fair.es/mi­cros/grey­goo­se

“TE­NÍA QUE SER EX­CE­LEN­TE, NO HA­BÍA TÉRMINO ME­DIO”

en Ve­ne­zue­la ser pas­te­le­ro no es una pro­fe­sión ala­ba­da. Cre­cí pen­san­do que de­bía es­tu­diar otra co­sa y no le di una opor­tu­ni­dad a la co­ci­na has­ta los 22 años. Me di­je: ‘si quie­ro ser fe­liz, ten­go que de di­car­me a es­to”, re­ve­la An­drea Do­pi­co (Ca­ra­cas, 1992). Tras li­cen­ciar­se en Pu­bli­ci­dad, to­mó la de­ci­sión más arries­ga­da de su vi­da. “Y tal vez fue ese ries­go lo que­me lle­vó a ac­tuar con tan­to ím­pe­tu. Te­nía que ser ex­ce­len­te, no ha­bía término me­dio”, ad­mi­te. No han pa­sa­do ni dos años des­de que Do­pi­co cam­bió de rumbo, y ya ejer­ce de chef pas­te­le­ra en Mo­ments, el res­tau­ran­te bar­ce­lo­nés del ho­tel Man­da­rin Orien­tal.

Do­pi­co se gra­duó con ho­no­res en el Pa­ci­fic Ins­ti­tu­te of Cu­li­nary Arts de Van­cou­ver e in­me­dia­ta­men­te em­pe­zó a tra­ba­jar en pres­ti­gio­sos res­tau­ran­tes. Aún así, “sa­bía que no te­nía el cu­rrí­cu­lum que el pues­to de Mo­ments re­que­ría –con­fie­sa–. Pe­ro le di­je al je­fe de co­ci­na: ‘Me tie­nes que dar es­ta opor­tu­ni­dad por­que sé que pue­do sor­pren­der­te’. Me con­ce­dió 45 días de prue­ba, y va­rios me­ses des­pués, aquí si­go”, afir­ma or­gu­llo­sa. En es­te dos es­tre­llas Mi­che­lin plas­ma ideas y emo­cio­nes en sus pos­tres, con al­gu­na re­mi­nis­cen­cia de la co­ci­na de Ve­ne­zue­la. De sí­mis­ma di­ce que tie­ne muy arrai­ga­do el sen­ti­do del de­ber y del tra­ba­jo en equi­po. Fru­to, qui­zá, de su paso por la se­lec­ción ve­ne­zo­la­na de natación sincronizada, en la que com­pi­tió diez años.

En octubre re­pre­sen­ta­rá a nues­tro país en la fi­nal de C3 (Cho­co­la­te Chef Com­pe­ti­tion) en Nue­va York. Se tra­ta de su ma­yor re­to pro­fe­sio­nal, don­de se en­fren­ta­rá a otros pas­te­le­ros con dos crea­cio­nes: Raí­ces –un pos­tre ins­pi­ra­do en la sel­va ama­zó­ni­ca– y Pis­co Sour –un bom­bón de cho­co­la­te–. “Lle­var el nombre de Es­pa­ña bor­da­do en la cha­que­ti­lla y ser la úni­ca mu­jer en la fi­nal­me pe­sa en el­me­jor sen­ti­do –re­ve­la Do­pi­co–. Creo que hay que ser po­si­ti­va… Me es­toy pre­pa­ran­do pa­ra ga­nar”, afir­ma con con­vic­ción. Y tra­tán­do­se de ella, no se­ría ex­tra­or­di­na­rio que lo con­si­guie­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.