CO­MO UNA OLA

Na­ció en uno de los ba­rrios más hu­mil­des de Ca­ra­cas, en Ve­ne­zue­la, y ter­mi­nó de­co­ran­do las ies­tas de los Beck­hamy Gior­gio Ar­ma­ni, en­tre otras ‘ce­le­bri­ties’. Su es­tu­dio, Isaac Dos­pun­tos, no en­tien­de de fron­te­ras.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - Isaa­cVe­gas

De­be su nombre ar­tís­ti­co a . “Ella­me lla­ma­ba Isaac two points”, re­cuer­da Vic­to­ria Beck­ham el ve­ne­zo­lano (Ca­ra­cas, 1980). La ex­pli­ca­ción se Isaac Ve­gas en­cuen­tra en su mi­ra­da. “Lle­vo dos pun­tos ne­gros en la ra­ya del ojo. Me los pin­ta­ba con lá­piz has­ta que de­ci­dí ta­tuár­me­los”, ex­pli­ca es­te ar­tis­ta, que re­cuer­da al his­trió­ni­co y Bo­ris Iza­gui­rre di­ver­ti­do de Cró­ni­cas Mar­cia­nas.

Ve­gas na­ció en uno de los ba­rrios más hu­mil­des de Ca­ra­cas. Su­ma­dre, fun­cio­na­ria del Es­ta­do, te­nía 17 años. Su pa­dre, men­sa­je­ro, 19. Es el se­gun­do de tres her­ma­nos, to­dos de dis­tin­ta ma­dre. “Así son las co­sas en­mi país”, co­men­ta. “Mi sue­ño era con­ver­tir­me en di­rec­tor de tea­tro. Em­pe­cé a ven­der en­tra­das de dis­tin­tos es­pec­tácu­los a las ca­jas de aho­rros, que las com­pra­ban pa­ra sus em­plea­dos. En un año pa­sé de ir en au­to­bús a te­ner mi pro­pio co­che y po­der vi­vir en una de las zo­nas más ri­cas de Ca­ra­cas”, re­cuer­da. Pe­ro to­do cam­bió el día que su­frió un de­sen­ga­ño amo­ro­so y que de­ci­dió sa­lir de su país. “Me ha­bían he­cho una ofer­ta de una com­pa­ñía de tea­tro ita­lia­na, pe­ro es­cu­ché Sa­ran­don­ga, de , y de­ci­dí cam­biar Ita­lia por Lo­li­ta Flo­res Es­pa­ña. ¡La hi­ja de la Fa­rao­na­me es­ta­ba ha­cien­do una se­ñal!”, bro­mea re­cor­dan­do a una de sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tas.

Lle­gó a Ma­drid con 22 años y em­pe­zó de ce­ro. Bai­lar en la ca­lle, ser­vir­me­sas, re­par­tir flyers… Has­ta que co­no­ció a Víctor , un de­co­ra­dor de dis­co­te­cas y crea­dor de fies­tas noc­tur­nas, Pa­llás y se con­vir­tió en su apren­diz. “Vol­qué to­da­mi ener­gía ar­tís­ti­ca en la de­co­ra­ción. No era can­tar ni bai­lar, pe­ro se­me da­ba

bien”. Co­mo de­co­ra­dor con­ci­bió las fies­tas Sun­dan­ce, tra­ba­jó pa­ra la sa­la Ca­pi­tal y lo con­tra­ta­ron en el Budd­ha Del Mar, la mí­ti­ca dis­co­te­ca don­de los ju­ga­do­res del Ma­drid ce­le­bra­ban sus triun­fos. Allí co­no­ció a mu­chos de sus fu­tu­ros clien­tes: , , y Gu­ti Sergio Ra­mos Ro­sa­rio Flo­res

. “Me en­car­gó la fies­ta Vic­to­ria Beck­ham del 30 cum­plea­ños de Da­vid. En­car­gué un ca­mión lleno de flo­res de Ho­lan­da. Que­dó tan con­ten­ta que me pi­dió de­co­rar un área de su ca­sa. Mon­té un es­pa­cio chill out con ca­mas ba­li­ne­sas y fuen­tes con agua”. Gra­cias a ella, ade­más, acu­ñó su mar­ca: Isaac Dos­pun­tos.

En­tre­me­dias, y can­sa­do de la no­che, pasó seis­me­ses tra­ba­jan­do co­mo má­na­ger de . “Hu­yen­do de una pe­sa­di­lla,

Joa­quín Cor­tés ter­mi­né­me­ti­do en otra. Le lle­va­ba la le­che, las ga­lle­tas, la ro­pa plan­cha­da…”, bro­mea so­bre su víncu­lo con el bai­la­rín, con quien man­tie­ne buena re­la­ción. En esa épo­ca co­me­tió el me­jor des­liz de su ca­rre­ra. “Prohi­bí a en­trar en el

Gior­gio Ar­ma­ni ca­me­rino de Joa­quín. No sa­bía quién era y yo es­ta­ba ahí pa­ra con­tro­lar la puer­ta”, co­men­ta rién­do­se de aquel des­pis­te. Pe­se a to­do, esa mis­ma no­che le pre­sen­ta­ron al di­se­ña­dor que ter­mi­nó ha­cién­do­le un en­car­go: de­co­rar su pró­xi­ma fies­ta. “Lle­né el lu­gar de an­tor­chas y ve­las, co­lo­qué es­ta­tuas de hie­lo y con­tra­té un gru­po fla­men­co. Le en­can­tó”, ase­gu­ra. Hoy en Isaac Dos pun­tos tra­ba­jan 14 per­so­nas: di­se­ña­do­res, ilus­tra­do­res, in­terio­ris­tas… Ha cam­bia­do Ma­drid por Má­la­ga, don­de pre­pa­ra el Pa­seo de la Fa­ma del Fla­men­co, en­tre otros pro­yec­tos, y en sep­tiem­bre abri­rá su­cur­sal en Os­lo. Allí le es­pe­ra la de­co­ra­ción de un res­tau­ran­te y un lo­cal. “Soy co­mo un sas­tre. Creo una his­to­ria en ca­da es­pa­cio”, ex­pli­ca. ¿Ysi ha­bla­mos de sue­ños? “En 2017 me gus­ta­ría abrir es­tu­dio en Pa­rís”. Ytras una pau­sa aña­de: “¿Pa­ra qué que­dar­me en una ca­pi­tal si ten­go el mun­do?”.

“Pa­ra la ies­ta del 30 cum­plea­ños de Da­vid Beck­ham en­car­gué un ca­mión de flo­res de Ho­lan­da”

Isaac Ve­gas lle­va po­lo de al­go­dón blan­co de Mas­si­mo Dut­ti y pan­ta­lón gris de Em­po­rio Ar­ma­ni.

De arri­ba aba­jo, con un año; en su sép­ti­mo cum­plea­ños; en un baile del co­le­gio. Dcha., Isaac con ca­mi­sa de Cor­te­fiel y cha­que­ta de Adol­fo Do­mín­guez. MI CA­SA, EL MUN­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.