¡ Es­ta Ca­sa es una Rui­na!

Los neo­yor­qui­nos se abu­rren en oto­ño. Les fal­ta un te­ma de con­ver­sa­ción. Se me­ten en una obra in­fer­nal ...

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - JUANA LIBEDINSKY

To­do el­mun­doha­bla­de ello. Gut re­no­va­tion o “re­no­va­ción de tri­pas”. Pe­ro no se tra­ta de una nue­va mo­da de die­ta ex­tre­ma, irri­ga­ción de co­lon o ejer­ci­cios pa­ra te­ner las ab­do­mi­na­les de una top mo­del. No. Ha­bla­mos de un ri­to oto­ñal enNue­va York. Se rea­li­za cuan­do los niños han co­men­za­do el co­le­gio (una ex­clu­si­va es­cue­la pri­va­da) y ya no hay que per­se­guir­los pa­ra que de­jen laX­box y las fies­tas elec­tró­ni­cas y se pon­gan a es­tu­diar con tu­to­res con pre­mio No­bel pa­ra en­trar en Har­vard. Es en­ton­ces cuan­do fal­ta un te­ma de con­ver­sa­ción. La so­lu­ció­nes com­pra­ru­na ca­sa nue­va y, aun­que es­té im­pe­ca­ble, ha­ya si­do re­no­va­da por star­chi­tects dos años atrás y ha­ya si­do por­ta­da de una re­vis­ta de de­co­ra­ción, se de­be ti­rar aba­jo to­do su interior y co­men­zar de ce­ro una vez­más. Co­mo un cuer­po al que lo va­cían de ór­ga­nos vi­ta­les pa­ra po­ner­le otros nue­vos y bri­llan­tes. Y, na­tu­ral­men­te, mu­cho más ca­ros. El pro­ble­ma es que no im­por­ta el di­ne­ral que ha­ya si­do pre­su­pues­ta­do, la cons­truc­ción fi­nal siem­pre cues­ta más. Pe­ro com­par­tir his­to­rias de ho­rror al res­pec­to es ga­ran­tía de con­ver­tir­se en el cen­tro de las ce­nas con ami­gos, que tam­bién es­tán atra­ve­san­do el mis­mo pe­río­do tur­bu­len­to. El prin­ci­pal fo­co de aten­ción es siem­pre el con­tra­tis­ta. En ge­ne­ral, jo­ven y muscu­loso, pe­ro que tam­bién dé buena con­ver­sa­ción. La re­la­ción con él ter­mi­na sien­do tan lar­ga e ín­ti­ma que re­em­pla­za al pro­fe­sor de tenis en las fan­ta­sías (o reali­da­des, se­gún el ca­so) de los clien­tes de am­bos se­xos. Pe­ro, ade­más, a di­fe­ren­cia de los pro­pie­ta­rios, que pa­san el día en­cor­va­dos so­bre un or­de­na­dor, los con­tra­tis­tas tra­ba­jan en el­mun­do real, y sin si­quie­ra las ve­lei­da­des ar­tís­ti­cas de los ar­qui­tec­tos. Las char­las de tú a tú con ellos ter­mi­nan sien­do un se­gu­ro pa­ra los pro­pie­ta­rios de las vi­vien­das de que no han per­di­do el con­tac­to con el mun­do real, el de los ob­je­tos tan­gi­bles.

Ade­más, des­pués de re­ci­bir los ho­no­ra­rios de cua­tro años (mí­ni­mo) de pro­yec­to de la ca­sa, mien­tras to­da la fa­mi­lia si­gue en un ho­tel o pi­si­to que se su­po­nía tem­po­ral, ya se ha vuel­to ri­quí­si­mo. Un pa­sa­tiem­po de los neo­yor­qui­nos—aquie­nes hu­mor áci­do no les fal­ta— es com­pa­rar las ex­cu­sas que da pa­ra jus­ti­fi­car sus de­mo­ras con su es­ta­tus en las re­des so­cia­les. Por ejem­plo, cuan­do di­ce que el car­ga­men­to con sa­ni­ta­rios que ve­nía des­de Ale­ma­nia se re­tra­só una se­ma­na y por eso no se pa­sa­rá por la obra, ca­sual­men­te apa­re­cen sus fo­tos en un ve­le­ro en St. Barths con el tí­tu­lo #es ti­ran­do el ve­rano. O cuan­do anun­cia que se sien­te muy mal y no pue­de le­van­tar­se de la ca­ma, pe­ro las fo­tos de la no­che an­te­rior lo mues­tran en las fies­tas de fin de tem­po­ra­da de los Ham­ptons to­man­do bo­te­llas de cham­pán ro­sé con se­ño­ri­tas es­cue­ta­men­te ves­ti­das (# que me qui­ten lo bai­la o acom­pa­ña la fo­to).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.