Cuentas y Cuentos

De­nun­cias la­bo­ra­les, testaferros, sociedades fantasma... Po­drían ser los ingredientes de la tra­ma de Cuén­ta­me cómo pasó’. Pe­ro le­jos de la ic­ción, Imanol Arias, AnaDua­to y su­ma­ri­do, Mi­guel Án­gel Ber­nar­deau, pro­duc­tor de la se­rie, pro­ta­go­ni­zan el ca­pí­tu­lo

Vanity Fair (Spain) - - PORTADA -

En Es­pa­ña se di­gie­re mal el éxi­to. Cuén­ta­me cómo pasó ha en­tra­do en la his­to­ria de la te­le­vi­sión al for­mar par­te del re­du­ci­do club de se­ries de to­do el mun­do que han su­pe­ra­do los 300 ca­pí­tu­los, y si­gue en emi­sión. En un país co­mo In­gla­te­rra, yo estaría más cer­ca de ser nom­bra­do Sir que de su­frir un linchamiento me­diá­ti­co. El éxi­to es co­lec­ti­vo y da tra­ba­jo a cen­te­na­res de fa­mi­lias”. Por pri­me­ra vez y en ex­clu­si­va pa­ra Vanity Fair, ha­blaMi­guel Án­gel Ber­nar­deau, pre­si­den­te de Gan­ga Pro­duc­cio­nes, pro­duc­tor de Cuén­ta­me y ma­ri­do de la ac­triz Ana Duato. Tras 17 tem­po­ra­das, la se­rie más lon­ge­va de la te­le­vi­sión pú­bli­ca es­pa­ño­la se ha vis­to en­vuel­ta en un es­cán­da­lo de sobrecostes, caos, des­pi­dos y de­nun­cias que pro­vo­có que RTVE de­ci­die­se, en el oto­ño de 2015, au­di­tar sus ci­fras. Por otro la­do, la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción pi­dió al juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Is­mae­lMo­reno que ci­ta­se a de­cla­rar a los ac­to­res Ima­no­lA­rias, Ana Duato, y a Ber­nar­deau —co­la­bo­ra­dor ne­ce­sa­rio— co­mo in­ves­ti­ga­dos por de­frau­dar aHa­cien­da a tra­vés de sociedades ins­tru­men­ta­les del des­pa­cho Num­ma­ria, di­ri­gi­do por el ase­sor Fer­nan­do Pe­ña. Una pe­ti­ción en­mar­ca­da den­tro de la in­ves­ti­ga­ción a Num­ma­ria por crear en­tra­ma­dos in­ter­na­cio­na­les pa­ra fa­ci­li­tar la eva­sión fiscal de sus clien­tes con sociedades en el Reino Uni­do y Cos­ta Ri­ca.

Mer­che y Antonio Al­cán­ta­ra, los per­so­na­jes que pro­ta­go­ni­zan la se­rie Cuén­ta­me vi­ven an­gus­tia­dos por el di­ne­ro, con el que tie­nen y con el que no tie­nen. “Es­ta­ba ob­se­sio­na­do con el aho­rro”, le di­jo Imanol Arias al juez Is­mae­lMo­reno el pa­sa­do 29 de ju­nio pa­ra ex­pli­car por qué em­pe­zó a en­viar di­ne­ro a Sui­za en 1998, se­gún el au­dio de la de­cla­ra­ción. Ana Duato, la ac­triz que en­car­na a Mer­che, tam­bién alu­de a su preo­cu­pa­ción por el fu­tu­ro pa­ra ex­pli­car por qué en­tre­ga to­dos sus in­gre­sos por de­re­chos de ima­gen a una so­cie­dad, a cam­bio de una pen­sión de 33.000 eu­ros al año du­ran­te 50 años. Al tiem­po que los Al­cán­ta­ra as­cen­dían en la es­ca­la so­cial des­de sus hu­mil­des orí­ge­nes y em­pren­dían ne­go­cios que iban de la­mo­da al la­dri­llo, Duato y Ber­nar­deau iban te­jien­do su pro­pio gru­po de em­pre­sas de­di­ca­do a un úni­co ne­go­cio: Cuén­ta­me. Hoy son ricos. Po­seen una si­cav, Mar­que­ño Ca­pi­tal, que acu­mu­la un pa­tri­mo­nio de 7,2 mi­llo­nes de eu­ros, y el­mon­to to­tal de las prin­ci­pa­les sociedades en las que par­ti­ci­pan (Gan­ga Pro­duc­cio­nes, Gan­ga Pro­yec­tos, Nu­mé­ri­ca Film, Ác­ta­me Cin­cuen­ta, Ma­bau In­ver­sio­nes y BCNVi­sio­na) su­ma más de 17 mi­llo­nes, se­gún el re­gis­tro­mer­can­til. Imanol Arias ha re­co­rri­do tam­bién un lar­go via­je des­de queMa­nue­lMa­ría Aria­sDo­mín­guez, su ver­da­de­ro nombre, ofi­cial elec­tri­cis­ta, fra­ca­sa­se en di­fe­ren­tes aven­tu­ras em­pre­sa­ria­les. Tie­ne su pro­pia si­cav, que ase­gu­ra que es­tá des­ha­cien­do y en la que le que­dan 170.000 eu­ros, ha in­gre­sa­do una­me­dia de 1,3 mi­llo­nes de eu­ros anua­les so­bre to­do por Cuén­ta­me en­tre 2011 y 2014 y cuen­ta con un im­por­tan­te pa­tri­mo­nio en in­mue­bles a nombre de va­rias sociedades.

La pri­me­ra no­ti­cia que se pu­bli­có so­bre es­te ca­so fue el des­pi­do de Pi­lar Pun­zano. La ac­triz que in­ter­pre­tó a Inés Al­cán­ta­ra en­tre 2010 y 2015 sus­ti­tu­yen­do a Ire­neVi­se­do, acu­só a Ima­no­lA­rias de te­ner “la len­gua tan lar­ga co­mo las ma­nos”, y ase­gu­ró en un men­sa­je en Fa­ce­book que Gan­ga Pro­duc­cio­nes lle­va­ba 14 años re­ci­bien­do en­tre 15 y 20 mi­llo­nes de eu­ros al año de TVE que se re­par­tían en­tre cua­tro, lo que les ha­bría per­mi­ti­do en­ri­que­cer­se, mien­tras re­tra­sa­ban pa­gos a sus tra­ba­ja­do­res y se que­da­ban con par­te de sus nó­mi­nas.

“So­bre la se­rie y la pro­duc­ción se han con­ta­do mu­chas men­ti­ras”, ase­gu­raMa­no­lo Cal, uno de los ac­to­res del re­par­to. “Si yo ten­go suer­te y un año me di­cen que ten­go que pa­gar dos mi­llo­nes aHa­cien­da, sin­ce­ra­men­te, in­ten­ta­ría por to­dos los­me­dios pa­gar el mí­ni­mo”, con­ti­núa. Ypo­ne co­mo ejem­plo lo que ha­ce años le di­jo

EAl­fre­do Lan­da: “Ma­no­li­to, yo ya ha­go una pe­lí­cu­la al año, por­que si ha­go dos, la se­gun­da va en­te­ra pa­ra Ha­cien­da”. ntre las que­jas de los tra­ba­ja­do­res de Cuén­ta­me es­ta­ban la fal­ta de me­dios, la es­ca­sez de agua y ca­le­fac­ción, las ho­ras ex­tra no pa­ga­das y los ba­jos sa­la­rios. Sin em­bar­go, Ma­no­lo Cal afir­ma que “es men­ti­ra. Lle­vo to­da la vi­da en es­to, ten­go 68 años y lo que co­bro por se­sión, 1.200 eu­ros bru­tos, es una bes­tia­li­dad. Es don­de­me­jor me han pa­ga­do”. Por otro la­do, Arie­la La­bra, que tra­ba­jó en el de­par­ta­men­to de ves­tua­rio du­ran­te 15 años y exen­la­ce sin­di­cal de Gan­ga Pro­duc­cio­nes, ase­gu­ra que lo más des­agra­da­ble fue­ron “las mu­chas ho­ras ex­tra que ha­cía­mos. Yo lle­gué a en­fer­mar de es­trés. Pe­ro es cier­to queMi­guel Án­gel no tie­ne to­da la res­pon­sa­bi­li­dad. Cuan­do co­men­zó la se­rie él era más cer­cano con el equi­po. Al cre­cer la pro­duc­to­ra co­men­zó a ale­jar­se y a de­le­gar en otras per­so­nas que de al­gu­na­ma­ne­ra o no su­pie­ron o no qui­sie­ron ha­cer­lo bien”.

Pa­ra mu­chos de los tra­ba­ja­do­res, Gan­ga era una fa­mi­lia pa­tro­nea­da por Ber­nar­deau, Dua Duato to y Arias. “Gan­ga es co­mo un pe­que­ño pue­blo go­ber­na­do por tres re­ye­zue­los­mez­qui­nos”, des­cri­be Pi­lar Sainz deVi­cu­ña, ex­je­fa del de­par­ta­men­to de

“En In­gla­te­rra estaría más cer­ca DE SERNOMBRADOSIRQUEDE SUFRIRUN LINCHAMIENTO ME­DIÁ­TI­CO” BER­NAR­DEAU

ves­tua­rio de Gan­ga Pro­duc­cio­nes. “Ana mar­ca­ba­mu­cho su es­pa­cio, na­die le po­día ha­cer som­bra. Tie­ne una ima­gen dul­ce, ru­bia de ojos azu­les, pe­ro es fría co­mo el tém­pano y ma­ni­pu­la­do­ra”.

Cuan­do Pi­lar Pun­zano de­nun­ció a Gan­ga por des­pi­do im­pro­ce­den­te, apun­tó a re­tra­sos en los pa­gos y re­ten­cio­nes no re­gla­men­ta­rias en el IRPF. Ma­no­loCal nie­ga ta­jan­te­men­te es­ta in­for­ma­ción: “He­mos co­bra­do to­dos los me­ses, ja­más ha ha­bi­do un re­tra­so en la nó­mi­na. Son his­to­rias in­ven­ta­das…”. Pun­zano in­ten­ta de­mos­trar an­te los juz­ga­dos que an­tes de ser des­pe­di­da ya ha­bían con­tra­ta­do a Ire­ne Vi­se­do. Mi­guel Án­gel ase­gu­ra que “es fal­so. Con Ire­ne Vi­se­do se con­tac­ta des­pués de no lle­gar a un acuer­do con Pi­lar Pun­zano”. Y so­bre las re­ten­cio­nes ex­pli­ca Ber­nar­deau: “En al­gu­na oca­sión ex­cep­cio­nal la com­pa­ñía se ha he­cho car­go de la re­gu­la­ri­za­ción de las re­ten­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res pa­ra sua­vi­zar el im­pac­to so­bre sus nó­mi­nas, des­con­tán­do­lo en las nó­mi­nas pos­te­rio­res, pe­ro siem­pre con el co­no­ci­mien­to y la aquies­cen­cia del tra­ba­ja­dor […]. Anin­gún tra­ba­ja­dor de la com­pa­ñía se le ha de­traí­do ja­más de su nó­mi­na un im­por­te que no pu­die­ra de­du­cir­se de su de­cla­ra­ción del IRPF, co­mo es ob­vio”. Y sin em­bar­go, an­tes de la de­nun­cia de Pun­zano, la em­pre­sa ya ha­bía su­fri­do va­rias ins­pec­cio­nes la­bo­ra­les.

¡Lle­ga Rob­bin Hood!

“¡Aten­ción, Rob­bin Hood es­tá aquí!”. Aquel día de octubre de 2008 se pro­du­je­ron al­gu­nas ca­rre­ras y mu­chos mo­men­tos de ten­sión en los estudios de la ca­lle Ala­me­da, en el po­lí­gono in­dus­trial de la­sA­re­nas de Pin­to (Ma­drid). Rob­bi­nHood, o El Ta­li­bán, co­mo conocen en el sec­tor au­dio­vi­sual al Ins­pec­tor de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial José Ig­na­cio Do­mín­guez Gar­cía de Pa­re­des, aca­ba­ba de en­trar por sor­pre­sa a los pla­tós don­de se rue­da Cuén­ta­me. Se es­ta­ba emi­tien­do la dé­ci­ma tem­po­ra­da y mien­tras en la fic­ción (y en la pan­ta­lla de to­dos los es­pa­ño­les) los Al­cán­ta­ra vi­vían una de­sen­fre­na­da tran­si­ción po­lí­ti­ca, en el pla­tó pa­sa­ban por una ins­pec­ción la­bo­ral ba­jo el mis­mo au­di­tor que se en­fren­tó a Me­dia­set, a Sál­va­me y que cam­bió las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de pre­sen­ta­do­res co­mo Jorge Ja­vier Váz­quez, Ma­ría Te­re­saCam­pos oA­naRo­sa Quin­ta­na.

“¡Me que­réis qui­tar lo mío, me que­réis hun­dir!”, di­ce Pi­lar Sainz de Vi­cu­ña que gri­ta­ba Ber­nar­deau mien­tras Do­mín­guez pe­día los con­tra­tos de los em­plea­dos y re­vi­sa­ba mi­nu­cio­sa­men­te ca­da uno de los pla­tós y sa­las de tra­ba­jo. Es­ta ins­pec­ción se pro­du­jo a raíz de la de­nun­cia que in­ter­pu­so el Sin­di­ca­to de Téc­ni­cos Au­dio­vi­sua­le­sCi­ne­ma­to­grá­fi­cos Es­pa­ño­les (TACE) por la “muy pre­ca­ria si­tua­ción la­bo­ral. En­ca­de­na­ban con­tra­tos por obra tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da. Ha­bía fal­sos au­tó­no­mos, irre­gu­la­ri­da­des con la pre­sen­cia de niños y es­ta­ba es­ta­ble­ci­da una jor­na­da de tra­ba­jo ile­gal. Se tra­ba­ja­ba más de 11 ho­ras y no se pa­ga­ban las ho­ras ex­tra”, ase­gu­ra Ga­brie­laWe­ller, coor­di­na­do­ra y por­ta­voz de TACE. “In­ti­mi­da­cio­nes”, “va­ca­cio­nes en­cu­bier­tas”, “ne­ga­ción de cons­ti­tu­ción” de sin­di­ca­to, y otros mu­chos in­di­cios de de­li­to se des­pren­den de las de­nun­cias en con­tra de la pro­duc­to­ra crea­do­ra de la se­rie más blan­ca y fe­liz de la pa­rri­lla te­le­vi­si­va. Los tra­ba­ja­do­res es­ta­ban en pie de gue­rra, mien­tras que Mi­gue­lÁn­gel y Gan­ga ase­gu­ra­ban que su pro­duc­to­ra no ob­te­nía be­ne­fi­cios su­fi­cien­tes pa­ra una me­jo­ra sa­la­rial. Pe­ro, ¿cómo es po­si­ble que tras incluso dar pér­di­das en al­gu­nas de sus sociedades ha­ya po­di­do ma­ne­jar un mon­tan­te de va­rios mi­llo­nes de eu­ros y de una mi­llo­na­ria SI­CAV?, pre­gun­ta­mos a Ber­nar­deau. Yres­pon­de: “Muy sen­ci­llo. Es­te pa­tri­mo­nio no es el pro­duc­to ex­clu­si­vo del tra­ba­jo del úl­ti­mo o los úl­ti­mos años, sino de una muy di­la­ta­da ca­rre­ra den­tro del ám­bi­to de la pro­duc­ción au­dio­vi­sual, con se­ries tan co­no­ci­das co­mo Los la­dro­nes van a la ofi­ci­na (1993), por ci­tar al­gu­na. Otros miem­bros de mi fa­mi­lia y yo lle­va­mos 30 años fir­man­do éxi­tos en el mun­do au­dio­vi­sual”.

SeEs­cri­be un Pri­mer Ca­pí­tu­lo

La au­di­to­ría deRTVE, que la cor­po­ra­ción se nie­ga a ha­cer pú­bli­ca o a en­tre­gar a los sin­di­ca­tos, le da la ra­zón a Pun­zano: le pa­ga­ron tar­de y de for­ma in­co­rrec­ta, abo­nan­do can­ti­da­des in­fe­rio­res a la cuan­tía a li­qui­dar. Ade­más, se des­cu­bre que des­de la crea­ción del ar­gu­men­to a la ela­bo­ra­ción de los guio­nes, el al­qui­ler de los pla­tós, la cons­truc­ción del de­co­ra­do, la com­pra de ves­tua­rio y mo­bi­lia­rio, es de­cir, ca­si en ca­da paso del pro­ce­so, exis­te al­gu­na irre­gu­la­ri­dad que, en no po­cas oca­sio­nes, im­pli­ca un cru­ce de fac­tu­ras en­tre em­pre­sas del gru­po deDua­to y Ber­nar­deau o re­la­cio­na­das con él (hay has­ta 25 que com­par­ten do­mi­ci­lios y ad­mi­nis­tra­do­res en­tre sí) y una pér­di­da pa­ra RTVE. Hay guio­nes ela­bo­ra­dos pa­ra un pro­vee­dor de Gan­ga por per­so­nas que es­tán en nó­mi­na de Gan­ga y am­bos gas­tos se pa­san aRTVE. No exis­ten fac­tu­ras ni in­ven­ta­rio de las de­ce­nas de mi­les de eu­ros que ca­da año se pre­su­pues­tan en ves­tua­rio y atrez­zo, ele­men­tos que ade­más de­be­rían en­tre­gar­se a RTVE una vez uti­li­za­dos. Y has­ta hay “pre­sen­cias pu­bli­ci­ta­rias que pa­re­cen in­ten­cio­na­das” a pe­sar de que des­de 2010 la Ley de Fi­nan­cia­ción de RTVE li­mi­ta la apa­ri­ción de cual­quier mar­ca que no es­té jus­ti­fi­ca­da.

Hay un des­con­trol ab­so­lu­to de gas­tos y no so­lo en Cuén­ta­me, en el con­jun­to de RTVE”, co­men­tan fuen­tes del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de la cor­po­ra­ción. En opi­nión de di­chas fuen­tes, “lo que se des­cu­bre tras la au­di­to­ría a par­tir del des­pi­do de Pun­zano es que en las sociedades de Cuén­ta­me pue­de ha­ber un es­cán­da­lo fiscal. Pe­ro Gan­ga no es­tá pro­ce­sa­da en es­te mo­men­to, so­lo sus pro­ta­go­nis­tas”. Cuén­ta­me ha si­do un gri­fo abier­to so­bre una tu­be­ría que se va bi­fur­can­do una y otra vez. RTVE pa­ga a Gan­ga Pro­duc­cio­nes al­re­de­dor de 12 mi­llo­nes de eu­ros al año por la se­rie. Es la prác­ti­ca to­ta­li­dad de su fac­tu­ra­ción sal­vo en las úl­ti­mas cuentas pre­sen­ta­das al re­gis­tro, re­fe­ri­das al ejer­ci­cio 2014, en las que se fac­tu­ran otros pro­gra­mas pe­ro to­dos ellos ( Ochén­ta­me otra vez, Un país pa­ra co­mér­se­lo…) se pro­du­cen tam­bién pa­ra RTVE. Con el di­ne­ro que re­ci­be, Gan­ga Pro­duc­cio­nes pa­ga la idea ori­gi­nal de los ca­pí­tu­los a Gan­ga Pro­yec­tos (255.000 eu­ros por tem­po­ra­da), al­qui­la los pla­tós a Gan­ga Pro­yec­tos yÁc­ta­meCin­cuen­ta (550.000 eu­ros) y se pa­gan los guio­nes a DeMi­lle Pro­duc­cio­nes Au­dio­vi­sua­les, vin­cu­la­da al gru­po. Los gas­tos de la em­pre­sa prin­ci­pal de­jan en el mí­ni­mo el be­ne­fi­cio, lo que ha­ce que los im­pues­tos sean­muy ba­jos, la ga­nan­cia nun­ca se re­par­te, no hay di­vi­den­do pa­ra los due­ños, que tam­po­co pa­gan im­pues­tos por es­te con­cep­to. Se acu­mu­la y se acu­mu­la.

Ana y Mi­guel Án­gel son due­ños de UNCHALÉENMADRID, ESTUDIOS ENPINTO, UNA CASAEN IBIZAYUNAFINCAENCHAPINERÍA

“Pa­ra ir a ir­mar al no­ta­rio se me SACÓ VES­TI­DO DE AL­CÁN­TA­RA. NO EXPLICABAN BIENLAS CO­SAS”, DI­JO IMANOLAL JUEZ

¿Cómo Co­men­zó To­do?

En 1985 Mi­guel Án­gel Ber­nar­deau (Al­ba­ce­te, 1960) aca­ba­ba de ter­mi­nar sus estudios de di­rec­ción de cine y tra­ba­ja­ba co­mo téc­ni­co su­pe­rior de pro­duc­ción cuan­do co­no­ció a una jo­ven Ana Duato (Valencia, 1968) en un ro­da­je en Valencia. Al po­co tiem­po, Ana se tras­la­dó a Ma­drid pa­ra es­tu­diar en una es­cue­la de in­ter­pre­ta­ción y con­ti­nuó su re­la­ción con Ber­nar­deau. Un per­so­na­je clave en es­ta his­to­ria de amor es el di­rec­tor y pro­duc­tor Agus­tín Cres­pí, uno de los po­quí­si­mos ami­gos ín­ti­mos del ma­tri­mo­nio. Por en­ton­ces, Cres­pí era so­cio de una pro­duc­to­ra au­dio­vi­sual y re­ci­bió un en­car­go de Ber­nar­deau pa­ra el mon­ta­je de un ví­deo de mo­da con muy po­co pre­su­pues­to. “Mi­guel Án­gel te­nía unas ideas muy com­pli­ca­das de lle­var a ca­bo y a mí me in­tri­ga­ba ver si se po­dían rea­li­zar, así que pa­sa­mos mu­chas ho­ras jun­tos. Un día apa­re­ció con Ana, te­ñi­da de ru­bio pla­tino pa­ra una fun­ción. Ese en­car­go aca­bó con una pan­za­da de 80 ho­ras de mon­ta­je se­gui­das […]. Aca­ba­mos en una bar­be­ría, ses­tean­do mien­tras nos afei­ta­ban an­tes de en­tre­gar el re­sul­ta­do al clien­te. Pa­ra en­ton­ces nos ha­bía­mos he­cho ami­gos. Al po­co tiem­po Ana vino a vi­vir a Ma­drid, a es­tu­diar en una es­cue­la de tea­tro. Ya en­ton­ces era­muy buena co­ci­ne­ra y en esa épo­ca de tra­ba­jo in­ten­si­vo nos man­te­nía bien ali­men­ta­dos”, re­la­ta Cres­pí.

“Mi­guel Án­gel era mu­cho más lo­co, más caó­ti­co, y Ana le cen­tró mu­cho. Ella es más am­bi­cio­sa, aun­que sea la ac­triz, y él es más crea­ti­vo, aun­que sea el pro­duc­tor. Aquí quien man­da es Ana, es la fuer­te. Ha­cen un buen con­tra­pun­to. La ga­lli­na de los hue­vos de oro [ Cuén­ta­me] fue idea de él, pe­ro fue ella, por te­naz, quien ha con­se­gui­do sa­car­lo ade­lan­te”, ase­gu­ra Pi­lar Sainz de Vi­cu­ña.

La pareja con­tra­jo ma­tri­mo­nio en 1989 y cua­tro años des­pués co­no­cie­ron a Ima­no­lA­rias du­ran­te el ro­da­je de Los la­dro­nes van a la ofi­ci­na. Imanol man­te­nía una re­la­ción con la tam­bién ac­triz Pas­to­ra Ve­ga, ma­dre de su hi­jo Jon (1987) —en 2001 na­ce­ría el se­gun­do ni­ño de la pareja, Da­niel—. En 1997 fue cuan­doDua­to tra­ba­ja­ría ba­jo las di­rec­tri­ces de su ma­ri­do en la se­rie Que­ri­do maestro, y en com­pa­ñía de Imanol Arias. La pri­me­ra vi­vien­da en la que se ins­ta­ló la pareja fue una dis­cre­ta ca­sa en la ca­lle Sa­nRes­ti­tu­to, en el ba­rrio de Val­de­zar­za deMa­drid, una zo­na de la pe­ri­fe­ria don­de hoy se en­cuen­tran las ofi­ci­nas de Gan­ga Pro­duc­cio­nes. De 2001 has­ta hoy, las pro­pie­da­des del ma­tri­mo­nio han cre­ci­do no­ta­ble­men­te. Se tras­la­da­ron a un cha­lé en laDehe­sa de la Vi­lla, una ur­ba­ni­za­ción co­lin­dan­te a la lu­jo­sa Puer­ta deHie­rro, que es su ac­tual vi­vien­da; pe­ro po­seen ca­sa en Ibi­za (Les Sa­li­nes), ade­más de una fin­ca ubi­ca­da en el término mu­ni­ci­pal deCha­pi­ne­ría (a 57 kmal oes­te deMa­drid), los pla­tós de Pin­to don­de se si­gue ro­dan­do Cuén­ta­me y mu­chas de las par­ce­las que co­lin­dan con el po­lí­gono in­dus­trial La­sA­re­nas. “Él se ha he­cho ri­co igual que el Tío Gi­li­to —co­mo le apo­dan po­co ca­ri­ño­sa­men­te—. No es que sean dis­cre­tos ni hip­pies, so­lo se en­cie­rran en su cas­ti­llo y acu­mu­lan di­ne­ro. Le qui­se­mu­cho, me pa­re­cía en­tra­ña­ble, cu­rran­te, nor­mal… Él ya no es elMi­guel Án­gel que co­no­cí ha­ce 30 años”, des­cri­be Sainz de Vi­cu­ña.

Quie­nes han tra­ta­do a Ber­nar­deau y Duato ase­gu­ran que son de gus­tos sen­ci­llos, no alar­dean ja­más de di­ne­ro y tie­nen po­cos ami­gos. Ha­cen vi­da con sus dos hi­jos, Mi­guel, de 20 años, yMa­ría, de 12, y con la fa­mi­lia deA­na yMi­gue­lÁn­gel. El pri­mo­gé­ni­to de la pareja ha si­do ten­ta­do tam­bién por la ac­tua­ción y es­tu­dió un año en Oa­kland, EE UU, y en el úl­ti­mo epi­so­dio de la tem­po­ra­da de Cuén­ta­me in­ter­pre­ta al con­duc­tor de un mi­li­tar.

Ado­ran viajar. Son cu­rio­sos y tie­nen es­pí­ri­tu de ex­plo­ra­do­res. En­se­gui­da ha­cen ami­gos y se in­te­gran en los lu­ga­res, in­ves­ti­gan­do las tra­di­cio­nes, los mer­ca­dos y la co­ci­na lo­cal. Jun­tos y con nues­tros hi­jos, he­mos re­co­rri­do In­dia (el nombre de la pro­duc­to­ra Gan­ga, vie­ne del nombre hin­dú del Gan­ges), Ja­mai­ca, Cos­ta Ri­ca, Bra­sil, Gre­cia… Con Mi­guel Án­gel me en­can­ta dar una vuel­ta en ca­ta­ma­rán y char­lar en me­dio del mar. Con Ana dar lar­gas bra­za­das en el agua y com­par­ti­mos el amor al yo­ga. Tam­bién des­cu­bri­mos jun­tos y nos enamo­ra­mos de una Ibi­za que, por des­gra­cia, ca­da vez exis­te­me­nos”, nos des­ve­la el di­rec­tor Agus­tín Cres­pí. La vi­da de Imanol Arias si­gue el mis­mo pa­trón que la de Duato y Ber­nar­deau. El ac­tor leo­nés cria­do en la lo­ca­li­dad viz­caí­na de Er­mua ha ama­sa­do una fortuna, aun­que su estilo de vi­da siem­pre ha si­do aus­te­ro y dis­cre­to. Jun­to a Pas­to­ra Ve­ga ad­qui­rió una vi­vien­da enMa­drid y otra en Zaha­ra de los Atu­nes (Cá­diz). Cuan­do se se­pa­ró de ella, en 2009, le de­jó la ca­sa y com­pró otra en Ar­tu­ro So­ria, don­de vi­ve ac­tual­men­te con su pareja, la fo­tó­gra­fa y di­se­ña­do­ra se­vi­lla­na Ire­neMe­rit­xell.

Un Se­gun­do Ca­pí­tu­lo

27 de abril de 2016. Va­rios agen­tes de la Uni­dad de De­lin­cuen­cia Eco­nó­mi­ca y Fiscal (UDEF) en­tran en el nú­me­ro 5 de la ca­lle Juan Bra­vo de Ma­drid: el des­pa­cho de abo­ga­dos Num­ma­ria. La Ope­ra­ció­nCity, que in­ves­ti­ga al des­pa­cho por ha­ber crea­do pa­ra sí mis­mo y sus clien­tes es­truc­tu­ras so­cie­ta­rias opa­cas ca­pa­ces de es­ca­mo­tear a Ha­cien­da 15 mi­llo­nes de eu­ros, sa­le a la luz. En­tre la vo­lu­mi­no­sa do­cu­men­ta­ción, los agen­tes se lle­van los secretos fiscales de de­ce­nas de clien­tes, en­tre ellos, AnaDua­to e Ima­no­lA­rias. Los ac­to­res aca­ban impu­tados por un pre­sun­to de­li­to fiscal de 800.000 eu­ros ella, por el IRPF de los ejer­ci­cios 2010 a 2012 y 1,8 mi­llo­nes de eu­ros él, por los años 2011 a 2014. Es una acción re­fe­ri­da a los im­pues­tos de sus ren­tas per­so­na­les, no del res­to de sociedades.

De mo­men­to. El pro­ble­ma pue­de cre­cer si la es­truc­tu­ra so­cie­ta­ria en­rai­za­da en Gan­ga ha elu­di­do el pa­go de im­pues­tos gra­cias a la fac­tu­ra­ción cru­za­da en­tre em­pre­sas y siNum­ma­ria ha co­la­bo­ra­do di­se­ñan­do es­truc­tu­ras so­cie­ta­rias va­cías pa­ra fa­vo­re­cer esa si­tua­ción. Es lo que apun­tan las fuen­tes del Con­se­jo de RTVE y lo que se pre­gun­ta la Fis­ca­lía.

Co­mo de­mues­tran las cuentas del re­gis­tro mer­can­til, la mano deNum­ma­ria y de su pre­sun­to ce­re­bro, Fer­nan­do Pe­ña, ha to­ca­do al res­to de sociedades de unos y otros. El 22 de ju­lio de 2011, es el pro­pio Pe­ña quien es­tam­pa, co­mo so­cio au­di­tor, su fir­ma en el in­for­me de au­di­to­ría de las cuentas anua­les de Gan­ga Pro­duc­cio­nes. La au­di­to­ra de las cuentas esKi­neo, ad­mi­nis­tra­da por va­rios de los impu­tados del des­pa­cho Num­ma­ria.

Luis Nú­ñez Bo­lu­da, el no­ta­rio que fir­ma el 3 de ju­lio de 2008 la es­cri­tu­ra pú­bli­ca por la que Gan­ga Pro­duc­cio­nes se es­cin­de en dos sociedades (Gan­ga Pro­duc­cio­nes y Gan­ga Pro­yec­tos), es el mis­mo que au­to­ri­za la es­cri­tu­ra de com­pra de la ca­sa de la ca­lle San Res­ti­tu­to de Ma­drid y la de la fin­ca de la Dehe­sa, que ad­quie­ren Duato y Ber­nar­deau a tra­vés de Gan­ga Pro­yec­tos. Su nombre sa­le a re­lu­cir du­ran­te la de­cla­ra­ción de Imanol. El ac­tor se re­fie­re a Bo­lu­da co­mo el no­ta­rio ha­bi­tual al que le lle­va Num­ma­ria, un hombre con quien ter­mi­na por co­ger con­fian­za, con quien incluso in­ter­cam­bia bo­te­llas de vino por ta­rros de miel. So­lo en un par de oca­sio­nes, pre­ci­sa­men­te cuan­do se crean las sociedades que han pro­vo­ca­do la que­re­lla de An­ti­co­rrup­ción, Fer­nan­do Pe­ña le lle­va a un no­ta­rio di­fe­ren­te.

Pe­ro, ¿cómo funciona Num­ma­ria? El des­pa­cho se es­pe­cia­li­za en crear Agru­pa­cio­nes Eu­ro­peas de In­te­rés Eco­nó­mi­co, las fa­mo­sas AEIE co­mo Gau­mukh y Leit­mo­tif, que pro­vo­can la impu­tación de Duato y Arias res­pec­ti­va­men­te. Se tra­ta de una fór­mu­la de so­cie­dad par­ti­ci­pa­da por una em­pre­sa es­pa­ño­la y una bri­tá­ni­ca que no pa­ga im­pues­tos por­que, en teo­ría, ya lo ha­cen sus dos so­cias, ca­da una en su país en fun­ción del por­cen­ta­je de be­ne­fi­cio que les co­rres­pon­da. Al fi­nal no se pa­ga­ban im­pues­tos prác­ti­ca­men­te ni aquí ni allí. Las sociedades in­gle­sas son una cás­ca­ra, no exis­ten más que en los pa­pe­les. De he­cho, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, se­gún la que­re­lla de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, de­tec­ta 104 sociedades vin­cu­la­das con Num­ma­ria y do­mi­ci­lia­das en Lon­dres, la ma­yo­ría en dos di­rec­cio­nes, el nú­me­ro 77 deHa­rro­wD­ri­ve y el 70 de Chal­font Road. No tie­nen ni tra­ba­ja­do­res ni ac­ti­vi­dad al­gu­na. Ca­si to­das es­tán con­tro­la­das a su vez por sociedades de Cos­ta Ri­ca, ad­mi­nis­tra­das por un gru­po muy re­du­ci­do de testaferros. Uno de ellos es Ber­nal Za­mo­raAr­ce, un car­te­ro re­si­den­te en Cos­ta Ri­ca que ha lle­ga­do a re­pre­sen­tar a 631 sociedades, en­tre ellas, Ne­ving­ton Li­mi­ted, la em­pre­sa in­gle­sa que par­ti­ci­pa en la AEIE de Ana Duato. Za­mo­ra Ar­ce apa­re­ció en la lis­ta Fal­cia­ni y en el en­tra­ma­do Pú­ni­ca, di­se­ña­do pre­sun­ta­men­te por Fran­cis­co Gra­na­dos, ex­con­se­je­ro de la Co­mu­ni­dad deMa­drid, y el cons­truc­tor Da­vi­dMar­ja­li­za.

Za­mo­ra Ar­ce apa­re­ce tam­bién en la AEIE de Imanol Arias: Leit­mo­tif. En con­cre­to, se­gún la que­re­lla deAn­ti­co­rrup­ción, el tes­ta­fe­rro ha­bría otor­ga­do un po­der no­ta­rial el 26 de fe­bre­ro de 2010 pa­ra que otra per­so­na le re­pre­sen­ta­se en nombre de Ro­se­da­le (la fal­sa em­pre­sa in­gle­sa so­cia de la em­pre­sa es­pa­ño­la de Arias) en el mo­men­to de cons­ti­tu­ción de Leit­mo­tif. El po­der no se lo otor­ga el tes­ta­fe­rro a una per­so­na cual­quie­ra, sino a Ana Isa­bel Arias Do­mín­guez, la her­ma­na del ac­tor. Es­te guar­da una de­fen­sa en la man­ga, se­gún el do­cu­men­to que obra en la cau­sa y al que ha te­ni­do ac­ce­so Vanity Fair: sos­tie­ne que el po­der no es­tá fir­ma­do por su her­ma­na [si bien los po­de­res no pre­ci­san la fir­ma del apo­de­ra­do]. Es el mis­mo ar­gu­men­to que uti­li­za Imanol Arias pa­ra de­fen­der su des­co­no­ci­mien­to del frau­de de sus de­cla­ra­cio­nes de la ren­ta, en las que fi­gu­ra una can­ti­dad no so­lo muy in­fe­rior a aque­lla de la que dis­po­nía pa­ra sus gas­tos, sino incluso por de­ba­jo de la ren­ta vi­ta­li­cia que re­ci­bía teó­ri­ca­men­te de Leit­mo­tif. Él, ase­gu­ra, nun­ca fir­mó sus de­cla­ra­cio­nes. El des­pa­cho, y en con­cre­to Fer­nan­do Pe­ña, dis­po­nía de las cla­ves de su fir­ma di­gi­tal y se en­car­ga­ba de to­do.

Esa fal­ta de con­trol es la que ha cau­sa­do, se­gún Imanol, que ha­ya se­gui­do os­ten­tan­do car­gos sin sa­ber­lo en una em­pre­sa que or­de­nó ce­rrar en 1998. Se tra­ta de la com­pa­ñía hoy de­no­mi­na­da Pre­mie­rGes­tión 2005, la aven­tu­ra em em­pre­sa­rial pre­sa­rial de la que Arias se mues­tra más or­gu­llo­so an­te el juez por­que en su ori­gen, cuan­do se de­di­ca­ba a la fa­bri­ca­ción de ro­bots y ai­re acon­di­cio­na­do, tu­vo incluso su pro­pia pa­ten­te. La em­pre­sa fra­ca­só y el

ac­tor afir­ma que se li­qui­dó en or­den, pe­ro si­gue ac­ti­va. La mano de Num­ma­ria es evi­den­te. En­tre los ad­mi­nis­tra­do­res apa­re­ce el ac­tor (nom­bra­do pre­si­den­te en ma­yo de 2005 y ad­mi­nis­tra­dor úni­co has­ta agos­to de ese año); Fer­nan­do Pe­ña, re­pre­sen­tan­te en­tre 2000 y 2003 y el fa­mo­so tes­ta­fe­rro, Ber­nal Za­mo­ra Ar­ce, nom­bra­do re­pre­sen­tan­te des­de agos­to de 2005.

Un Ami­go de Ple­na Con­fian­za

Fer­nan­do Pe­ña, el hombre que le lle­va­ba al pal­co del Real Ma­drid o a la ópe­ra, a quien co­no­ció en 1987, fue quien se en­car­gó de ges­tio­nar to­do du­ran­te dé­ca­das. Pe­ña, ca­sa­do con la pe­rio­dis­ta Al­mu­de­na Ber­me­jo, ín­ti­ma ami­ga de la rei­na Le­ti­zia, cuan­do lle­ga­ban los mo­men­tos más de­li­ca­dos, in­ten­ta­ba que el ac­tor no se en­te­ra­se de mu­cho. Eso da a en­ten­der Imanol Arias cuan­do le di­ce al juez que pre­ci­sa­men­te en la cons­ti­tu­ción tan­to de Re­ma­ke, la so­cie­dad que Num­ma­ria creó pre­via­men­te pa­ra él, co­mo en la de Leit­mo­tif, se cam­bió de au­di­tor y se le so­me­tió a una si­tua­ción pe­cu­liar. “Fui­mos a otro no­ta­rio y ade­más se me sacó del ro­da­je ves­ti­do de Al­cán­ta­ra con to­do lo que eso su­po­ne de des­pis­te y to­do lo que su­po­ne de ex­tra­ñe­za. En­ton­ces no se explicaban bien las co­sas. Se leía sin ex­pli­car y ade­más siem­pre sur­gía la mis­ma pre­gun­ta. Vie­nes con bi­go­te. ¿Es­te año con qué es­tás? ¿Es­tás con Suárez? Anéc­do­tas de Al­cán­ta­ra que de al­gu­na ma­ne­ra di­luían to­da la in­for­ma­ción. Yo sa­lía rá­pi­da­men­te otra vez pa­ra el ro­da­je, ves­ti­do de Al­cán­ta­ra, pen­san­do que ha­bía he­cho lo que te­nía que ha­cer”.

Ana Duato con­tri­bu­ye a apun­ta­lar esa ver­sión con su de­cla­ra­ción an­te el juez. Ella ase­gu­ra que lle­gó a Num­ma­ria a tra­vés de Imanol Arias y que de­po­si­tó en el des­pa­cho la mis­ma con­fian­za que el ac­tor pa­re­cía te­ner. “Era el ase­sor de mi com­pa­ñe­ro Imanol Arias des­de ha­cía diez años y no ha­bía te­ni­do nun­ca nin­gún pro­ble­ma”, co­men­ta Duato. “[Fer­nan­do Pe­ña] Es una per­so­na que ge­ne­ra­ba mu­cha con­fian­za y muy co­no­ce­do­ra de la par­te ju­rí­di­ca y fiscal”, aña­de. En su de­cla­ra­ción an­te el juez Imanol ex­pli­ca cómo en­tró en es­te en­tra­ma­do. El ac­tor ha­bía lo­gra­do un ca­pi­tal im­por­tan­te gra­cias al éxi­to de Que­ri­do maestro y le pi­dió con­se­jo a Fer­nan­do Pe­ña so­bre “cómo se pue­de ha­cer un aho­rro (sic) que sea le­gal en Sui­za”. Así sa­le la pri­me­ra par­ti­da de di­ne­ro, en di­vi­sas, al país hel­vé­ti­co: 18 mi­llo­nes de pe­se­tas. La se­gun­da sa­li­da tie­ne lu­gar en 2001. En ese año “es­toy ame­na­za­do por ETA por un dis­cur­so que di. (…) In­cre­men­to esa can­ti­dad en Sui­za, ago­bia­do por­que (…) la ame­na­za de ETA no es so­lo per­so­nal sino con­tra mi pa­tri­mo­nio”.

Pe­ro el di­ne­ro no sa­le a su nombre. Per­ma­ne­ce en una cuen­ta en el Ban­que Frank de Gi­ne­bra que fi­gu­ra en los pri­me­ros años a nombre de una so­cie­dad, Tre­kel Tra­ding Li­mi­ted, ra­di­ca­da en el pa­raí­so fiscal de Niue y ges­tio­na­da por el des­pa­cho pa­na­me­ño Mos­sack Fon­se­ca. La his­to­ria de es­te via­je off sho­re del ca­pi­tal de Arias sal­ta a la luz en 2016 gra­cias a la in­ves­ti­ga­ción li­de­ra­da por el Con­sor­cio In­ter­na­cio­nal de Pe­rio­dis­tas de In­ves­ti­ga­ción (ICIJ), pu­bli­ca­da en Es­pa­ña por El Con­fi­den­cial y La Sex­ta y co­no­ci­da co­mo los Pa­pe­les de Pa­na­má. Imanol ase­gu­ra an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal que to­do aque­llo es al­go del pa­sa­do que ya se re­gu­la­ri­zó. An­te el juez Is­mael Mo­reno, Ana Duato ase­gu­ró des­co­no­cer el di­ne­ro del que dispone pa­ra vi­vir, ni si se co­rres­pon­de con la ren­ta de 33.000 eu­ros anua­les que ha pac­ta­do en su ca­so que re­ci­bi­rá de su AEIE Gau­mukh. “No lo sé por­que mi tra­ba­jo re­quie­re mu­cha con­cen­tra­ción. Cuan­do­me plan­teo pa­sar esa res­pon­sa­bi­li­dad a Fer­nan­do Pe­ña­me que­do­que tran­qui­la de que to­do es­tá bien he­cho, por­que lo que pi­do es po­der es­tar tran­qui­la y no te­ner pro­ble­mas”, de­cla­ra. Sin em­bar­go, los pro­ble­mas lle­gan. Se­gún Duato, cuan­do se en­te­ra de que Imanol Arias es­tá sien­do ins­pec­cio­na­do por Ha­cien­da por los ejer­ci­cios 2009 a 2010 de­ci­de des­ha­cer la es­truc­tu­ra que le ha crea­do Num­ma­ria. Ya es tar­de. En 2014 re­ci­be una ins­pec­ción por las ren­tas per­ci­bi­das de 2010 a 2012 aun­que esa ins­pec­ción no de­tec­ta la tra­ma em­pre­sa­rial fic­ti­cia, no con­si­de­ra que ha­ya de­li­to. La ac­triz pa­ga lo que le exi­gen pa­ra así po­der re­cu­rrir la ins­pec­ción por la vía ad­mi­nis­tra­ti­va.

Aho­ra mis­mo, Imanol Arias tie­ne una deu­da con Ha­cien­da de 2,7 mi­llo­nes de eu­ros por sus im­pues­tos de 2009 y 2010, cu­ya ges­tión de co­bro es­tá sus­pen­di­da con ga­ran­tías. A es­ta deu­da se su­man los 1,8 mi­llo­nes de eu­ros del ca­so por el que es­tá ac­tual­men­te impu­tado. La di­fe­ren­cia

es que en es­te úl­ti­mo ca­so se le impu­ta un de­li­to, por­que pre­sun­ta­men­te hay una es­truc­tu­ra fic­ti­cia crea­da con la in­ten­ción de elu­dir el pa­go de los im­pues­tos. La vía pe­nal im­pli­ca pe­nas de cár­cel, en­tre uno y seis años, y una mul­ta de has­ta el séx­tu­plo de lo de­frau­da­do. Si re­co­no­ce el de­li­to, al­go que aún no ha he­cho pe­ro que en la Fis­ca­lía es­pe­ran que ha­ga, la sen­ten­cia se­rá con­de­na­to­ria pe­ro con acuer­do, lo que pue­de de­jar la pe­na y la mul­ta en la mi­tad. Por el mo­men­to Arias defiende su inocen­cia, en bus­ca del so­bre­sei­mien­to, ba­sa­da en los ma­ne­jos que no co­no­ció de Fer­nan­do Pe­ña, aun­que co­mo pri­mer paso ha­cia el po­si­ble acuer­do ya ha­bría pe­di­do el des­blo­queo de sus cuentas y la po­si­bi­li­dad de hi­po­te­car los in­mue­bles que le han si­do em­bar­ga­dos pa­ra pa­gar to­da la deu­da.

Duato y Ber­nar­deau tie­nen tam­bién la op­ción del pac­to aun­que en su ca­so el des­cua­dre en­tre lo que pa­ga Gan­ga Pro­duc­cio­nes por los ho­no­ra­rios de la ac­triz y lo que re­co­no­ce Gau­mukh, en­tre otras in­cohe­ren­cias, pue­den com­pli­car­le el acuer­do. Y to­do ello a la es­pe­ra de que to­da la do­cu­men­ta­ción que la Fis­ca­lía es­tá in­ves­ti­gan­do no arro­je nue­vos da­tos so­bre sus sociedades y su re­la­ción con Num­ma­ria.

La úl­ti­ma tem­po­ra­da de Cuén­ta­me ter­mi­na con un jui­cio por asuntos fiscales en el que tie­ne que de­cla­rar Mer­che. Los pro­duc­to­res de la se­rie, que tras la au­di­to­ría in­ter­na de RTVE si­guen con la du­da de si con­ti­nua­rá emi­tién­do­se en el en­te pú­bli­co, han lle­ga­do a un acuer­do con Atres­me­dia pa­ra que se emi­ta en An­te­na 3. Ya es­tán lis­tos los nue­vos guio­nes, en sep­tiem­bre co­men­za­rá el ro­da­je y en enero de 2017 se estrenará la tem­po­ra­da 18. Pe­ro lo que aún es­tá por ver es si se­gui­rá sien­do de to­dos los es­pa­ño­les (co­mo Mer­che y Antonio), o pa­tri­mo­nio pri­va­do (co­mo Ana e Imanol).

Ana Duato de­cla­ró an­te la AU­DIEN­CIA NA­CIO­NAL QUE DESCONOCÍA EL DI­NE­RO DEL QUE DISPONE PA­RA VI­VIR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.