Apo­ca­lip­sis Aho­ra ( y Siem­pre)

VA­RIAS EDITORIALES RECUPERAN LOS ESCRITOS INÉDITOS Y LOS CUENTOS DE KURT VONNEGUT

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - POR RO­DRI­GO FRESÁN

en el mun­do se­gún , Kurt Vonnegut nues­tro atri­bu­la­do pla­ne­ta siem­pre se es­tá au­to­des­tru­yen­do por el so­lo pla­cer de volver a em­pe­zar. “El te­ma de Vonnegut siem­pre ha si­do el Día del Jui­cio Fi­nal, y na­die lo es­cri­be me­jor”, diag­nos­ti­có su dis­cí­pu­lo . Y no

John Ir­ving se equi­vo­ca: ca­tás­tro­fes am­bien­ta­les, pla­gas mi­nia­tu­ri­za­do­ras, con­ge­la­mien­to de to­do lo que an­da por ahí, te­rre­mo­tos tem­po­ra­les… Vonnegut en­ten­día que un es­cri­tor se­rio de­bía ani­qui­lar, al me­nos una vez en su obra, cual­quier ras­tro de vi­da. Y él se to­ma­ba muy en se­rio su di­ver­sión. Tal vez eso tu­vie­ra su ori­gen en es­te epi­so­dio trau­má­ti­co y (de)for­ma­ti­vo: du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, el jo­ven e inex­per­to sol­da­do Vonnegut so­bre­vi­vió al bom­bar­deo de los alia­dos a la ciu­dad deD­res­de. Sa­lió de allí trans­fi­gu­ra­do en un es­cri­tor úni­co e im­pres­cin­di­ble que tras­cen­dió por mu­cho las fron­te­ras de la cien­cia fic­ción y co­nec­tó con las men­tes jó­ve­nes y con­tra­cul­tu­ra­les de un país con­vul­sio­na­do por JFK, Viet­nam, elWa­ter­ga­te y el 11-S. “El fin del mun­do no es, pa­ra Vonnegut, una sim­ple idea; es una reali­dad que ex­pe­ri­men­tó. Así, su pro­sa es­tá siem­pre acom­pa­ña­da de una te­rri­ble be­lle­za cuan­do re­tra­ta la más vas­ta de las des­truc­cio­nes”, apun­tó .

John Up­di­ke Su obra tam­bién pa­re­ce des­apa­re­cer por el so­lo pla­cer de volver a no­so­tros. Des­pués de ser edi­ta­do por Bru­gue­ra, Po­mai­re, Gri­jal­bo... aho­ra Vonnegut re­gre­sa a no­so­tros a tres ban­das: sus cuentos pri­me­ri­zos en Sex­to Pi­so; sus escritos inéditos y pós­tu­mos en Mal­pa­so, y sus tí­tu­los más clá­si­cos en La Bes­tia Equi­lá­te­ra. Aquí vie­nen de n u evo sus me­jo­res tex­tos: Mi­ra al pa­ja­ri­to (su an­to­lo­gía lo­gía de cuentos con es­tra­fa­la­rios per­so­na­jes: un psi­quia­tra se con con­vier­te vier­te en ase­sor de ho­mi­ci­dios, un hombre atra­pa­do en un mun­do kaf­kiano...), Ma­dre no­che (una es­pe­cie de au­to­bio­gra­fía/sá­ti­ra so­bre el amor y la gue­rra, la iden­ti­dad y la cul­pa) o Que le­van­te mi mano quien crea en la te­le­qui­ne­sis y otros con­se­jos pa­ra co­rrom­per a la ju­ven­tud (nue­ve dis­cur­sos que dio en las uni­ver­si­da­des, mez­cla de con­se­jos y hu­mor).

Hombre sin pa­tria por de­fi­ni­ción y nor­te­ame­ri­cano tea­me­ri­cano uni­ver­sal, las va­ca­cio­nes —esa pla­cen­te­ra zo­na de ca­tás­tro­fe, ese in­fer­nal pa­raí­so— es un buen mo­men­to pa­ra re­en­con­trar­se­reen con­trar­se o des­cu­brir a quien ad­vir­tió que “na­da im­pi­de que el Bien triun­fe so­bre el Mal, bas­ta­ría con que los án­ge­les se or­ga­ni­za­ra­nor­ga­ni za­ran al estilo de la ma­fia”. Es­tá cla­ro que Vonnegut es­ta­ba del la­do de los án­ge­les. Pe­ro dis­pa­ran­do a que­ma­rro­pa.

“No soy más que una mo­da nor­te­ame­ri­ca­na per­te­ne­cien­te a un or­den ape­nas su­pe­rior al hu­lahoop”, min­tió Vonnegut, con so­ber­bia hu­mil­dad, en una car­ta a su co­le­ga Da­nWa­ke ield.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.