CABALLITOS DE CO­LO­RES

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - – U. HI­DAL­GO.

Ro­ber­to­que se ba­sa En­rí­quez­la fun­ción cuen­ta que­la his­to­ria es­tre­na real es­te en mes la con voz gra­ve y a ve­ces con ra­bia con­te­ni­da. Ex­pli­ca cómo N oreen Bru­ce es­cu­chó ató­ni­ta a su hi­jo Gray­son, que se ne­ga­ba ate­rro­ri­za­do a sa­lir del co­che pa­ra ir a la es­cue­la: “To­do el mun­do me odia”. El chi­co lle­va­ba una se­ma­na su­frien­do aco­so por lle­var una mo­chi­la de My little pony, sus di­bu­jos ani­ma­dos fa­vo­ri­tos. Pe­ro la in­cre­du­li­dad de la ma­dre se mul­ti­pli­có cuan­do la res­pues­ta del co­le­gio fue prohi­bir al ni­ño que usa­ra esa car­te­ra, de­co­ra­da con caballitos de co­lo­res y pe­lo lar­go y se­do­so, por­que “fa­vo­re­cía el hos­ti­ga­mien­to”. (Bá­si­ca­men­te, se­gún el con­se­jo es­co­lar, los em­pu­jo­nes, los guan­ta­zos, los in­sul­tos... eran cul­pa de un crío de 9 años y de unos pa­dres irres­pon­sa­bles). Pa­ra En­rí­quez pro­ta­go­nis­ta jun­to a Ma­ría Adá­nez de El pe­que­ño po­ni, la obra que el dra­ma­tur­go Pa­co Be­ze­rra, jun­to al di­rec­tor Luis Lu­que y los dos in­tér­pre­tes, ha es­cri­to en un work in pro­gress el ar­gu­men­to del es­pec­tácu­lo es­tá muy cla­ro: “Se tra­ta de sa­ber qué ha­cer con el di­fe­ren­te y cómo en­fren­tar­se al aco­so cuan­do es tu hi­jo quien lo su­fre”. Al­go rea­cio alas pa­sa­re­la s de las al­fom­bras ro­jas, a En­rí­quez lo he­mos vis­to cre­cer co­mo ac­tor al­ter­nan­do su tra­ba­jo con gran­des — di­rec­to­res de tea­tro José Car­los Pla­za, el año­ra­do To­maz Por­ta­ce­li...— Pan­dur, Car­me con una pre­sen­cia con­ti­nua­da en la pe­que­ña pan­ta­lla. Es­ta ha si­do una gran tem­po­ra­da pa­ra el leo­nés. Ha triun­fa­do en te­le­vi­sión co­mo Fa­bio en Vis a vis y ha in­ter­pre­ta­do al sen­sual Al va­ro Man­giac ava­llo en La ro­sa ta­tua­da de Ten­nes­see Wi­lliams. Aho­ra es un pa­dre que se nie­ga a do­ble­gar­se an­te una so­cie­dad pu­ri­ta­na que te obli­ga a adap­tar­te. “De­be­ría­mos pre­gun­tar­nos qué po­de­mos ha­cer pa­ra ser más to­le­ran­tes, pa­ra no creer que unos so­mos me­jo­res que otros”, nos di­ce. Tam­bién tie­ne cla­ro que la so­lu­ción pa­sa“por mez­clar cul­tu­ras, fa­vo­re­cer­la edu­ca­ción pú­bli­ca y tra­tar de que no se ocul­ten los ca­sos de bull­ying ”. Qui­zá ha­ber te­ni­do a sus dos me­lli­zos le ha­ya he­cho cam­biar su pers­pec­ti­va so­bre la vi­da. “Des­de lue­go, ser pa­dre me ha he­cho ser me­jor per­so­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.