“Le­ti­zia ha vis­to las pe­lí­cu­las de mi her­mano”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - – J. SANGUINO

Ha­bla por los co­dos, has­ta mien­tras le pin­tan los la­bios. Ma­ría León (Se­vi­lla, 1984) pre­su­me con or­gu­llo de los­miem­bros de su es­tir­pe, a los que se re­fie­re co­mo “los leo­nes”. Abra­za­mu­cho y lla­ma a to­do el­mun­do “ca­ri­ño”, “bo­ni­ta” o “amor”. Es ac­triz por pu­ra vo­ca­ción y có­mi­ca por­que no lo pue­de evi­tar. El dra­ma, con La voz dor­mi­da, le dio pre­mios (elGo­ya y la Con­cha de Pla­ta) pe­ro en Cuer­po de éli­te vuel­ve a ex­plo­tar su arro­lla­dor hu­mor an­da­luz. Sos­tie­ne la pis­to­la co­mou­na­ma­fio­sa y re­cuer­da que en la pe­lí­cu­la car­ga­ba con una me­tra­lle­ta de nue­ve ki­los. “Me de­jé los bra­zos en ese ro­da­je y a mí me asus­tan has­ta los pe­tar­dos”.

Su per­so­na­je desafía a los de­más con un “no hay hue­vos”, una co­sa muy es­pa­ño­la. ¿Al­gu­na vez ha he­cho al­go so­lo por­que le han re­ta­do?

En es­te país te­ne­mos­mu­cha ca­pa­ci­dad pa­ra pi­car­nos y va­ci­lar. Yo hue­vos ten­go mu­chos, pe­ro por hue­vos pre­fie­ro no ha­cer las co­sas, no­se lle­ga a nin­gún­la­do. Las co­sas tie­nen que ser con gusto.

¿Por qué cree que nos en­tre­tie­ne tan­to eso del cho­que cul­tu­ral en­tre au­to­no­mías?

En Es­pa­ña siem­pre nos ha di­ver­ti­do reír­nos de no­so­tros mis­mos. Cuer­po de éli­te tie­ne un hu­mor muy es­pa­ñol, pe­ro ade­más es una pe­lí­cu­la co­mo se ha­cen po­cas aquí: con co­me­dia y con acción.

Y con már­ke­ting.

Y con­már­ke­ting, que es­muy im­por­tan­te. Los per­so­na­jes tie­nen mu­cha pa­sión y mu­chas ga­nas de lle­gar al­mis­mo si­tio, pe­ro no tie­nen fa­cul­ta­des. So­lo triun­fan cuan­do se unen, ha­cen equi­po y de­jan de mi­rar sus di­fe­ren­cias. Es un men­sa­je muy bo­ni­to pa­ra los po­lí­ti­cos.

En la pe­lí­cu­la di­cen que si su per­so­na­je fue­ra hombre ya la ha­brían as­cen­di­do. ¿Ha no­ta­do ma­chis­mo en su tra­ba­jo?

Di­rec­ta­men­te no, por­que soy muy leo­na y muy fe­mi­nis­ta. Si me en­con­tra­se ma­chis­mo me en­fren­ta­ría a él.

¿Qué le di­ce la gente por la ca­lle?

Gua­pa, co­mo a la Vir­gen de laMa­ca­re­na [ri­sas]. Me di­cen que soy la her­ma­na del Luis­ma, no se en­te­ran de que esa era Car­me­nMa­chi [ri­sas]. Me pi­den fo­tos por ser hi­ja de Car­mi­na. La gente nos quie­re y se nota. No es fa­na­tis­mo, sino ad­mi­ra­ción de ver­dad. Me di­cen: “Da­le re­cuer­dos a tu fa­mi­lia”. Y yo di­go: “De tu par­te”.

¿Por qué no tu­vo un pa­pel en ‘Ki­ki. El amor se ha­ce’, el éxi­to es­pa­ñol el ve­rano?

Es­ta­ba ro­dan­do Cuer­po de éli­te. La gente me pre­gun­ta por qué no hi­ce el pa­pel de Be­lé­nCues­ta y les di­go: “Por­que no­me veo

acos­tán­do­me con mi her­mano, gua­pa”.

¿Qué se com­pró con su pri­mer suel­do?

Una ca­fe­te­ra ita­lia­na.

¿En qué tra­ba­ja­ba?

He cu­rra­do de mu­chas co­sas an­tes de ser ac­triz. Y des­pués tam­bién. En clí­ni­cas de es­té­ti­ca, de ca­ma­re­ra, en una in­mo­bi­lia­ria ven­dien­do pi­sos… Lo he he­cho to­do, pa­pi.

¿Cuál es la men­ti­ra más ab­sur­da que ha leí­do so­bre us­ted?

Mu­chí­si­mas. Se lo in­ven­tan to­do. Con Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre sa­lí en una por­ta­da dán­do­le un abra­zo y pa­re­cía que nos es­tá­ba­mos co­mien­do la bo­ca. Me­nos­mal que la no­via es ami­ga, que si no me pe­ga una pa­li­za. Y lue­go hay co­sas co­mo “a Ma­ría León le gus­ta el ali- oli”, que yo no lo he di­cho nun­ca.

¿Pe­ro le gus­ta?

No. Bueno, va­le, sí. Pe­rono lohe­di­cho­nun­ca.

¿Qué le di­jo la rei­na Le­ti­zia cuan­do se co­no­cie­ron?

Me dio la en­ho­ra­bue­na por las pe­lí­cu­las de­mi her­mano yme di­jo que le trans­mi­tie­ra que las ha­bían vis­to.

Es muy ac­ti­va en re­des so­cia­les. ¿Ha te­ni­do al­gu­na bron­ca?

Si cuel­go una fo­to en el AVE en la que se ve que voy en tu­ris­ta la gente se sor­pren­de. Me di­cen mu­chas bar­ba­ri­da­des, pe­ro yo las ig­no­ro. Al­gu­na vez han co­men­ta­do co­sas de mi her­mano y me han da­do ga­nas de ca­gar­me en al­guien.

¿Si lle­ga a un mi­llón de se­gui­do­res en Twit­ter se va a des­nu­dar co­mo hi­zo su her­mano?

No, por­que no ten­go lo mis­mo que él. Al­go ha­ré, pe­ro no pro­me­to tan­to co­mo Pa­co. Pe­ro es que él tie­ne pa­ra pro­me­ter…

¿Es cier­to que su pa­dre con­quis­tó a su ma­dre con ja­món serrano?

Sí. Se es­ta­ba co­mien­do un bo­ca­di­llo de ja­món y le ofre­ció. Ella le di­jo: “Túe­res­mi hombre”. Mi tío la sacó a bai­lar pe­ro des­pués­mi ma­dre se vol­vió a sen­tar con mi pa­dre y le di­jo: “Da­me otro tro­ci­to de ja­món, que yo me que­do con­ti­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.