“Mis pri­me­ros agen­tes ex­plo­ta­ron mi par­te MÁS VOLUPTUOSA. Qui­zá no mea­se­so­ra­ron bien”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

I

ma­gí­ne­se la vi­da en un pe­que­ño pue­blo de la Che­cos­lo­va­quia de fi­na­les de los años se­ten­ta. El Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que to­da­vía con­tro­la to­das las es­fe­ras cul­tu­ra­les del país, fis­ca­li­za las ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas y mo­ni­to­ri­za los há­bi­tos de sus ciu­da­da­nos. En es­te pe­que­ño lu­gar, los ado­les­cen­tes no van a los cen­tros co­mer­cia­les a pa­sar la tar­de, por­que no exis­ten; no pa­san las pá­gi­nas de las re­vis­tas de mo­da en bús­que­da del pró­xi­mo out­fit, por­que no hay; y no acu­den a bai­lar a las dis­co­te­cas, por­que ese es un di­ver­ti­men­to ca­pi­ta­lis­ta. La prin­ci­pal fuen­te de ocio es el de­por­te. “Creo que en el mun­do en el que vi­vía­mos esa era la for­ma que te­nía­mos de ex­pre­sar­nos. Yo prac­ti­ca­ba to­do. Natación, tenis, ba­lon­ces­to, atletismo… Me­nos fút­bol, ¡to­do!”, cuen­ta con un tono a me­dio ca­mino en­tre la ri­sa y la re­sig­na­ción Eva Her­zi­go­va. Ten­di­da so­bre la ca­ma de la Sui­te Dior del Ho­tel Ma­jes­tic y en­vuel­ta en un al­bor­noz blan­co pa­re­ce una pa­cien­te en un di­ván, y el pe­rio­dis­ta, un psi­có­lo­go que to­ma no­tas. Pe­ro a pe­sar de que es­ta mu­jer de 43 años se crió en el am­bien­te opre­si­vo de Lit­vi­nov, una lo­ca­li­dad de 20.000 ha­bi­tan­tes al no­roes­te de una Pra­ga en­ton­ces aún so­me­ti­da a los dic­ta­dos del Mos­cú de la URSS, en su dis­cur­so no hay lu­gar pa­ra los trau­mas. “Mi pa­dre era un in­ge­nie­ro de­mi­nas que se de­di­ca­ba a la in­dus­tria del car­bón. Un hombre muy es­tric­to y dis­ci­pli­na­do, pe­ro pre­ci­sa­men­te por ese mo­ti­vo a mis her­ma­nos y a mí nos edu­có de una ma­ne­ra tal que sa­bía que po­día con­fiar en no­so­tros. Yo era una per­so­na res­pon­sa­ble”.

Aque­lla ni­ña res­pon­sa­ble de un país sin li­bre mer­ca­do al­can­zó la fa­ma in­ter­na­cio­nal sien­do la chi­ca Won­der­bra, un su­je­ta­dor que se con­vir­tió en su­per­ven­tas gra­cias a una cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad tan sexy que has­ta pro­vo­có ac­ci­den­tes de trá­fi­co. Hoy, Her­zi­go­va ha­bla de nue­vo co­mo ima­gen de un pro­duc­to. Es­ta vez de Cap­tu­re To­ta­le, la lí­nea de tra­ta­mien­tos fa­cia­les de Dior, que nos ha in­vi­ta­do a en­con­trar­nos con ella du­ran­te el Fes­ti­val de Can­nes.

Con las ma­nos alar­ga­das, fi­ní­si­mas, Her­zi­go­va co­ge uvas de un pla­to que ella mis­ma ha pe­di­do, mien­tras re­me­mo­ra con par­si­mo­nia cómo una ni­ña del Es­te edu­ca­da en un país que no per­mi­tía viajar a sus ciu­da­da­nos con­si­guió aban­do­nar su pue­blo pa­ra con­ver­tir­se en una de las rei­nas de la Cor­te de las Su­per­mo­de­los de los No­ven­ta. Esa don­de tam­bién se ci­ñe­ron la co­ro­na Nao­mi Campbell, Clau­dia Schif­fer o Lin­da Evan­ge­lis­ta. “De ni­ña no pen­sa­ba en ser mo­de­lo por­que esa pro­fe­sión no exis­tía. En cam­bio, con cua­tro años ya so­ña­ba con ser prin­ce­sa. En mi país veía­mos mu­chí­si­mas pe­lí­cu­las de épo­ca, his­to­rias de gran­des di­nas­tías”. Con el tiem­po, la Her­zi­go­va que que­ría ser prin­ce­sa em­pe­zó a ha­cer­se su pro­pia ro­pa pa­ra pa­re­cer­lo. “To­dos los chi­cos de mi edad iban ves­ti­dos igual por­que com­pra­ban en la úni­ca tien­da que ha­bía. Yo que­ría ir di­fe­ren­te, por eso el Bur­da era­mi bi­blia. Me pa­sa­ba el día en­tre pa­tro­nes”. Sus crea­cio­nes lla­ma­ron la aten­ción en un gru­po de con­fec­ción de la zo­na, don­de la ani­ma­ron a ir con otras chi­cas a una mues­tra en Pra­ga. Una vez allí una de sus com­pa­ñe­ras del gru­po de cos­tu­ra le su­pli­có que acu­die­se con ella a un con­cur­so de be­lle­za. “Me pre­sen­té a su la­do sin que na­die me hu­bie­se in­vi­ta­do”, ríe Her­zi­go­va. Y así fue co­mo una agen­cia de mo­de­los in­ter­na­cio­nal la des­cu­brió. Cuan­do re­gre­só a ca­sa hu­bo dos reac­cio­nes. “Tú no vas a nin­gu­na par­te. Tie­nes die­ci­séis años y vas a es­tu­diar”, le di­jo su ma­dre. Pe­ro su pa­dre ha­bía si­do cam­peón olím­pi­co de natación y co­mo tal ha­bía re­pre­sen­ta­do a su país en Ale­ma­nia, en Fran­cia, lu­ga­res a los que es­ta­ba prohi­bi­do viajar en su tiem­po. Él sa­bía que viajar en­san­cha la men­te. “Por su­pues­to que va”, con­tes­tó él. “Sim­ple­men­te va a ver co­sas y vuel­ve. No pa­sa na­da”. Y ya no hu­bo más dis­cu­sión.

Aquién con­si­de­ra su prin­ci­pal apo­yo en esa épo­ca de su vi­da?

—Nun­ca he sa­li­do con fa­mo­sos o con gente po­de­ro­sa pa­ra con­se­guir al­go. Oja­lá hu­bie­se te­ni­do un án­gel de la guar­da, pe­ro me hi­ce a mí mis­ma.

—¿Cree que to­mó bue­nas de­ci­sio­nes? — Con 16 años to­do gi­ró en torno al cuer­po y las cur­vas. Ex­plo­ta­ron esa par­te de mí, que era lo más fá­cil. Creo que si me hu­bie­sen em­pu­ja­do en otra di­rec­ción hu­bie­se te­ni­do opor­tu­ni­da­des di­fe­ren­tes, qui­zá una ca­rre­ra en el cine.

Es cier­to que EvaHer­zi­go­va ex­plo­tó ini­cial­men­te una ve­na pin up. En par­te por­que fue una chi­ca Paul Mar­ciano. Mar­ciano, dueño de Guess Jeans, es co­no­ci­do en la in­dus­tria co­mo un ojea­dor de bombs­hells. Él des­cu­brió a Clau­dia Schif­fer y a Car­la Bru­ni. Él reivin­di­có el cuer­po de la co­ne­ji­ta Play­boy An­naNi­co­le Smith. Y él en par­te tie­ne la cul­pa de queE­va aca­ba­se en la cam­pa­ña deWon­de­bra. “En el mun­do de la mo­da éxi­to y pres­ti­gio es­tán un po­co re­ñi­dos. Y a mí me cos­tó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.