LAS OLIM­PIA­DAS ATRAERÁN A ME­DIO MI­LLÓN DE TURISTAS Y A DIEZ MIL ATLE­TAS

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

Cuan­do te­nía diez años me ro­ba­ron en Ipa­ne­ma, la pla­ya de la fa­mo­sa can­ción de Vi­ni­cius de Mo­raes. Ha­cía tu­ris­mo con mi fa­mi­lia y se nos acer­có un ni­ño de mi edad. Vino son­rien­do tran­qui­la­men­te, co­mo pa­ra in­vi­tar­nos a ju­gar al fút­bol. Cuan­do lle­gó a nues­tras toa­llas, con un mo­vi­mien­to fe­lino, saltó so­bre el bol­so de mi ma­dre. Un se­gun­do des­pués, ya no es­ta­ba. Du­ran­te el res­to del día, lleno de ra­bia, me de­di­qué a in­sul­tar a ese chi­co des­co­no­ci­do. Has­ta que mi ma­dre me di­jo: “Ese chi­co vi­ve peor que tú ¡Y se­gu­ra­men­te los la­dro­nes más gran­des le ro­ban a él más ve­ces a que a ti!”.

La se­gu­ri­dad nun­ca ha si­do el pun­to fuer­te de Río de Ja­nei­ro. Y en los pró­xi­mos Jue­gos Olím­pi­cos fi­gu­ra en el nú­me­ro uno de la lis­ta de ca­tás­tro­fes po­ten­cia­les. El pro­ble­ma ya no son los car­te­ris­tas. Oja­lá lo fue­ran. El Es­ta­do Is­lá­mi­co ha ame­na­za­do di­rec­ta­men­te al even­to y a sus asis­ten­tes. Los ci­be­rac­ti­vis­tas de Anony­mous han lan­za­do ya ata­ques di­gi­ta­les con­tra la pá­gi­na ofi­cial de los Jue­gos y las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas in­vo­lu­cra­das.

Los vi­si­tan­tes no de­ben preo­cu­par­se. Es­ta­rán más se­gu­ros de lo que es­ta­ba yo aque­lla vez en la pla­ya: 47.000 policías y 38.000 mi­li­ta­res, más del do­ble que en los Jue­gos de Lon­dres, ga­ran­ti­za­rán su se­gu­ri­dad. El pro­ble­ma es que mien­tras esos agen­tes pro­te­jan a los ex­tran­je­ros, des­cui­da­rán las fa­ve­las, las zo­nas pe­li­gro­sas de ver­dad.

Vol­vía Río unos sie­te años des­pués de aque­lla vez, acom­pa­ñan­do a mi pa­dre a ha­cer­se una ci­ru­gía car­dia­ca. Me ocu­pa­ba de la bu­ro­cra­cia mé­di­ca y los se­gu­ros, ta­reas po­co gra­tas, y dor­mía en el si­llón de la ha­bi­ta­ción del hos­pi­tal. Se­me de­bía ver tris­te, por­que una no­che el pa­cien­te me obli­gó a sa­lir con la hi­ja de una ami­ga su­ya. La chi­ca me lle­vó a la fa­ve­la Ro­cin­ha, un ba­rrio po­bre que se ex­ten­día por las mon­ta­ñas, po­bla­do de tra­fi­can­tes de dro­ga y con gran­des áreas sin luz eléc­tri­ca. Yo ja­más ha­bría pen­sa­do que un lu­gar así fue­se un des­tino tu­rís­ti­co. Sin em­bar­go, fui­mos a la es­cue­la de samba del ba­rrio: Aca­de­mi­cos de Ro­cin­ha. Du­ran­te to­da la no­che, en un co­li­seo gi­gan­tes­co, tre­nes hu­ma­nos dan­za­ron a nues­tro al­re­de­dor, al­zan­do los bra­zos, mo­vien­do las ca­de­ras y for­man­do una in­ter­mi­na­ble ca­de­na de car­ne y per­cu­sión.

Río de Ja­nei­ro es co­mo esa es­cue­la de samba: un pa­la­cio de luz en­me­dio de la oscuridad. Se tra­ta del se­gun­do Es­ta­do más ri­co de la ma­yor eco­no­mía la­ti­noa­me­ri­ca­na. Pe­ro el país lle­va dos años de re­ce­sión. Y el pro­pio Es­ta­do de Río se ha de­cla­ra­do en ban­ca­rro­ta con un dé­fi­cit de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros. Y sin em­bar­go, pre­ci­sa­men­te en es­te lu­gar, la fal­ta de di­ne­ro nun­ca ha si­do un obs­tácu­lo pa­ra la ale­gría.

Cuan­do me mu­dé a Ma­drid en 2000, vi­ví con una bahia­na. Ella y sus ami­gos ha­bla­ban de po­lí­ti­ca y no pa­ra­ban de que­jar­se de Bra­sil, de la co­rrup­ción, de la in­jus­ti­cia, de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des. En­ton­ces yo les pre­gun­ta­ba: “Si es tan ho­rri­ble, ¿por qué no se lar­gan de ahí?”. Y to­dos res­pon­dían abrien­do mu­cho los ojos: “¡Por­que en nin­gu­na par­te se vi­ve co­mo en Bra­sil!”. En 2003, Lu­la ga­nó las elec­cio­nes, los bra­si­le­ños me pu­sie­ron una ca­mi­se­ta ver­de ama­ri­lla y me lle­va­ron a fes­te­jar por la ca­lle. De re­pen­te, ha­bía un mon­tón de ellos. Y Bra­sil nun­ca vol­ve­ría a te­ner pro­ble­mas. Bai­la­mos. Be­bi­mos cai­pi­ri­ñas. Y por ins­tan­tes, sen­tí que yo tam­bién, al fin, era bra­si­le­ño.

Vi­si­té Río por úl­ti­ma vez ha­ce unos­me­ses pa­ra dar una con­fe­ren­cia. Mis vie­jos ami­gos es­ta­ban de­pri­mi­dos. El go­bierno de Dil­ma Rou­seff co­men­za­ba a caer aplas­ta­do por una ava­lan­cha de de­nun­cias de co­rrup­ción. Ade­más, la se­lec­ción ha­bía si­do hu­mi­lla­da en su pro­pio Mun­dial de fút­bol 7 a 1 por una Ale­ma­nia im­pla­ca­ble. “Creíamos que éramos una potencia mun­dial —me di­jo un co­le­ga es­cri­tor—, pe­ro ya ni si­quie­ra so­mos Bra­sil”.

Los Jue­gos que co­mien­zan es­te mes atraerán a me­dio mi­llón de turistas y a diez mil atle­tas de 200 paí­ses. En el es­ta­do de áni­mo ac­tual pro­du­cen más es­trés que or­gu­llo. Los de­por­tis­tas acuá­ti­cos han mos­tra­do su preo­cu­pa­ción por com­pe­tir en pla­yas con­ta­mi­na­das co­mo Bo­ta­fo­go —don­de na­die se ba­ña—. Y al­gu­nos han re­nun­cia­do a las Olim­pia­das de­bi­do a la ame­na­za del vi­rus zi­ka. Pe­ro ni el Apo­ca­lip­sis pue­de aca­bar con es­ta ciu­dad. De he­cho, el Apo­ca­lip­sis ya ha pa­sa­do por aquí su­fi­cien­tes ve­ces co­mo pa­ra no im­pre­sio­nar a na­die. Mien­tras to­das las ci­fras pre­sa­gian la ca­tás­tro­fe, Río no pier­de ni un ápi­ce de su fuer­za. Si­gue sien­do esa ciu­dad lle­na de gente y ener­gía. Ir por la ca­lle es un fes­ti­val de so­ni­dos, olo­res y sa­bo­res. Incluso las pro­tes­tas po­lí­ti­cas pa­re­cen car­na­va­les. En una vie­ja can­ción de los años ochen­ta, Charly Gar­cía que­ría con­ven­cer­se de que “la ale­gría no es so­lo bra­si­le­ña”. Más de tres dé­ca­das des­pués, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, to­dos que­re­mos ser ca­rio­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.