Mis De­mo­nios de HOLLY WOOD

Vanity Fair (Spain) - - AGEN­DA - Por WI­LLIAM STA­DIEM

Fue Me­la­nia en ‘Lo­que el vien­to se lle­vó’, ga­nó dos ve­ces el Os­car a la­me­jor ac­triz y en lo­más al­to de su ca­rre­ra hu­yó a Pa­rís. Re­cién cum­pli­dos los cien años, Oli­via de Ha­vi­lland, la úl­ti­ma dio­sa de la épo­ca do­ra­da del ci­ne, ha­bla so­bre la de­ca­den­cia de Holly­wood, sus amo­res, su pa­sión por Errol Flynn y de la ie­ra ri­va­li­dad con su her­ma­na Joan Fon­tai­ne.

“Yo vi­vía en Pa­rís fe­liz­men­te ca­sa­da con un fran­cés. ¿Por qué sen­tí ce­los de Errol Flynn?”

Aun­que aún no ha­bía lle­ga­do la épo­ca de los aco­sa­do­res de es­tre­llas, Oli­via de Ha­vi­lland, una mu­jer im­per­tur­ba­ble, no pu­do evi­tar in­quie­tar­se al ver a un hom­bre des­ali­ña­do, de mi­ra­da inex­pre­si­va, que no de­ja­ba de es­cu­dri­ñar­la. Era 1957. Se en­con­tra­ba en un bai­le be­né­fi­co en el nue­vo ho­tel Be­verly Hil­ton. Es­te ac­to le re­cor­dó to­do lo que no echa­ba de­me­nos de Holly­wood. A Oli­via le da­ba la sen­sa­ción de que ha­bía em­peo­ra­do des­de su épo­ca de glo­ria, las dé­ca­das de 1930 y 1940, por cul­pa de la te­le­vi­sión.

Pe­ro ¿quién era ese hom­bre per­tur­ba­dor que se ne­ga­ba a ale­jar­se de ella? Oli­via se dio la vuel­ta y em­pe­zó a char­lar, pa­ra pro­te­ger­se, con su vie­jo ami­go Wi­lliam Scha­llert. “De pron­to no­té que me be­sa­ban en la nu­ca”, re­cuer­da la in­tér­pre­te, de­ma­sia­do edu­ca­da pa­ra que se le pa­sa­ra por la ca­be­za lla­mar a se­gu­ri­dad. “Me di la vuel­ta y me en­con­tré con aquel hom­bre de­ma­cra­do. Lle­va­ba ro­pa que no era de su ta­lla. Pe­ro lo que­me in­quie­tó fue su­mi­ra­da sin vi­da. ‘¿Lo co­noz­co?’, le pre­gun­té”. —Soy Errol —con­tes­tó. “¿Qué Errol?”. Y en­ton­ces lo de­du­jo: era Errol Flynn. “Aque­lla mi­ra­da… An­tes, él la te­nía lle­na de vi­da —re­me­mo­ra ca­si 60 años des­pués—. Pe­ro aquel día es­ta­ba muer­ta”.

En su épo­ca, Errol y Oli­viaha­bían si­do el equi­va­len­te de Fred As­tai­re y Gin­ger Ro­gers en las pe­lí­cu­las de ac­ción. Des­de El ca­pi­tán Blood, de 1935, has­ta Mu­rie­ron con las bo­tas pues­tas, de 1941, ro­da­ron sie­te ta­qui­lla­zos de aven­tu­ras. Eran co­mo Bo­gie y Ba­call, aun­que sin man­te­ner una re­la­ción fue­ra de la pan­ta­lla. ¿O hu­bo al go más? En Holly­wood se­guía im­pe­ran­do el re­ca­to, in­clu­so en los años cin­cuen­ta, por el mie­do a las ex­clu­si­vas de la re­vis­ta Con­fi­den­tial. En el nue­vo Hil­ton, los pa­pa­raz­zi te­nían la en­tra­da ve­ta­da. Si hu­bie­ran po­di­do ver el vam­pí­ri­co be­so a Oli­via, ¡cuan­tí­si­mos ejem­pla­res ha­brían ven­di­do!

Errol le ofre­ció su bra­zo. “¿Te pue­do acom­pa­ñar a la me­sa?”. Nin­gu­na mu­jer po­día ne­gar­se a aque­llo, me­nos aún la que más ha­bía con­tri­bui­do a crear la ima­gen de ga­lán de Flynn, la don­ce­lla Ma­rian fren­te al Ro­bin Hood in­ter­pre­ta­do por el ac­tor. Ya­sí en­tra­ron en el sa­lón de bai­le aque­llos per­so­na­jes co­lo­sa­les, al fin reuni­dos.

“Nos sen­ta­mos —re­me­mo­ra Oli­via— en una me­sa con sie­te u ocho da­mas jó­ve­nes y gua­pas”. Al ser el cen­tro de aten­ción Errol se ani­mó y des­ple­gó to­do su en­can­to. “No sé muy bien por qué, pe­ro fui en­fa­dán­do­me ca­da vez­más al ver que Errol les es­ta­ba ha­cien­do más ca­so a ellas que a mí —con­fie­sa la ac­triz, que aún la­men­ta ha­ber­se de­ja­do do­mi­nar por las emo­cio­nes—. Yo vi­vía en Pa­rís, es­ta­ba fe­liz­men­te ca­sa­da con un fran­cés ma­ra­vi­llo­so, te­nía dos hi­jos es­tu­pen­dos. ¿Por qué sen­tí ce­los?”. Los dos ico­nos ape­nas se di­ri­gie­ron la pa­la­bra du­ran­te la ce­na. “Cuan­do se ter­mi­nó el bai­le, me des­pe­dí y me mar­ché so­la en un ta­xi”, cuen­ta.

Du­ran­te el res­to de su vi­da, Oli­via so­lo apa­re­ció en otros diez lar­go­me­tra­jes, y su dis­tan­cia res­pec­to a Holly­wood fue ca­da vez más oceá­ni­ca. Flynn mu­rió dos años des­pués, en 1959, con 50 años.

De Ha­vi­lland me cuen­ta es­ta anéc­do­ta cuan­do voy a ver­la en 2015 a Pa­rís, un mes an­tes de que cum­pla 100 años, el 1 de ju­lio. Es la úni­ca su­per­es­tre­lla fe­me­ni­na de la épo­ca do­ra­da de Holly­wood que aún vi­ve. No apa­ren­ta la edad que tie­ne. En su ros­tro no se ob­ser­van arru­gas, le bri­lla la mi­ra­da, po­see una me­mo­ria fo­to­grá­fi­ca. Po­dría pa­sar por una per­so­na dé­ca­das más jo­ven.

El epi­so­dio de Flynn nos ayu­da a en­ten­der me­jor el pro­lon­ga­do mis­te­rio de por qué una de las ma­yo­res es­tre­llas de Holly­wood lo aban­do­nó to­do pa­ra ir­se a Fran­cia. A Oli­via le pa­re­cía que en Holly­wood se res­pi­ra­ba cier­to am­bien­te de de­gra­da­ción, y es po­si­ble que los agre­si­vos ata­ques que re­ci­bía de su her­ma­na Joan Fon­tai­ne cons­ti­tu­ye­sen la ma­yor de­cep­ción de to­das. Des­pués de ha­ber ob­te­ni­do en­tre las dos tres Os­car a la me­jor ac­triz, ¿no era su­fi­cien­te? Por lo vis­to, en Holly­wood no: allí, la pe­lea en­tre her­ma­nas se con­vir­tió en el en­fren­ta­mien­to fa­mi­liar más fa­mo­so de esa ciu­dad. (Fon­tai­ne mu­rió en di­ciem­bre de 2013, con 96 años).

En aque­lla épo­ca, igual que aho­ra, las es­tre­llas no aban­do­na­ban Holly­wood. De Ha­vi­lland ha­bía si­do la no­via de Amé­ri­ca des­de su par­ti­ci­pa­ción en las pe­lí­cu­las

de aven­tu­ras de Flynn, y es­ta­ba en lo más al­to des­de Lo que el vien­to se lle­vó, de 1939; ha­bía ga­na­do dos Os­car a la­me­jor ac­triz, por Vi­da ín­ti­ma de Ju­lia No­rris (1946) y La he­re­de­ra (1949). Con­tán­do­la a ella, so­lo tre­ce ac­tri­ces han lo­gra­do se­me­jan­te proeza. ¿Quién re­nun­cia a al­go así?

Nos reuni­mos en el Ho­tel Saint Ja­mes de Pa­rís, en el que se hos­pe­da mien­tras re­for­man su mai­son, una ca­sa ado­sa­da a una man­za­na de dis­tan­cia de la del ex­pre­si­den­te Va­léry Gis­card d’Es­taing, con vi­gi­lan­cia las 24 ho­ras. Me ha­ce su­bir has­ta su es­plén­di­da sui­te por una es­ca­li­na­ta del Saint Ja­mes, se­me­jan­te a la de Ta­ra en Lo que el vien­to se lle­vó. Un in­ma­cu­la­do asis­ten­te lle­ga con Veu­ve Clic­quot y ma­ca­rons de La­du­rée. La ac­triz vis­te de beis, con una blu­sa de se­da, una de­co­ro­sa fal­da y unas za­pa­ti­llas de ba­llet a jue­go. La úni­ca con­ce­sión que le ha he­cho al gla­mour son sus jo­yas, un co­llar de per­las de tres vuel­tas y unos lla­ma­ti­vos pen­dien­tes for­ma­dos por una es­pi­ral de oro con una per­la en el cen­tro, que evo­can la hip­nó­ti­ca ima­gen que di­se­ñó Sal­va­dor Da­lí pa­ra el lar­go­me­tra­je Re­cuer­da. “No soy es­ta­dou­ni­den­se”, de­cla­ra la ac­triz. Na­ció en To­kio el 1 de ju­lio de 1916, de pa­dres in­gle­ses. Su pro­ge­ni­tor, aun­que no era le­tra­do, di­ri­gía un bu­fe­te de abo­ga­dos. Su ma­dre da­ba cla­ses en un co­ro e hi­zo sus pi­ni­tos co­mo in­tér­pre­te. “Ella no que­ría que me en­te­ra­se de que ha­bía tra­ba­ja­do de for­ma pro­fe­sio­nal”, re­la­ta De Ha­vi­lland. “De­di­car­se a la in­ter­pre­ta­ción co­mo un pa­sa­tiem­po es­ta­ba bien. Ha­cer­lo pro­fe­sio­nal­men­te pa­re­cía más pro­pio de una­mu­jer de­ma­la vi­da”.

Al lle­gar a la edad adul­ta, Joan (la pe­que­ña de la ca­sa, quin­ce me­ses me­nor) y Oli­via se con­ver­ti­rían en las úni­cas her­ma­nas que han ga­na­do el Os­car a la me­jor ac­triz. An­tes de que pu­die­ra adi­vi­nar­se una ri­va­li­dad en­tre ellas, se pro­fe­sa­ban to­do el ca­ri­ño y el afec­to. Oli­via me cuen­ta cuán­to le gus­ta­ba ejer­cer de her­ma­na­ma­yor. Joan se­me­tía en su ca­ma, “apo­ya­ba su ca­be­ci­ta en­mi hom­bro y me pe­día que le con­ta­ra un cuen­to”.

La se­ño­ra De Ha­vi­lland se lle­vó a las ni­ñas a Ca­li­for­nia de pe­que­ñas cuan­do su ma­tri­mo­nio em­pe­zó a des­mo­ro­nar­se. (El pa­dre se ca­só en Ja­pón con su ama de lla­ves). A Oli­via la des cu­brió un so­cio de Max Rein­hardt, un em­pre­sa­rio aus­tría­co.

En 1938, con 22 años, ya se ha­bía con­ver­ti­do en una gran es­tre­lla. Con

44 ki­los de pe­so, era anoré­xi­ca an­tes de que se uti­li­za­se es­te tér­mino. Su­ma­dre y ella se in­ven­ta­ron un diag­nós­ti­co pa­ra lo que le pa­sa­ba: Holly­woo­di­tis. “No le de­seo a na­die el éxi­to de la no­che a la­ma­ña­na”, ase­gu­ra Oli­via.

En la no­che de los Os­car del 29 de fe­bre­ro de 1940, el pro­duc­tor de Lo que el vien­to se lle­vó, Da­vid O. Selz­nick, or­ga­ni­zó en su ca­sa una fies­ta pre­via a la ce­re­mo­nia. A Oli­via, que no te­nía acom­pa­ñan­te for­mal, le ale­gró acu­dir a la ga­la jun­to a aquel gru­po de des­ta­ca­dí­si­mos per­so­na­jes, en­tre los que se en­con­tra­ba John Hay Jock Whit­ney, uno de los prin­ci­pa­les in­ver­so­res del fil­me. Tam­bién es­ta­ban allí Vi­vien Leigh y Lau­ren­ce Oli­vier, Ire­ne y la mu­jer de O. Selz­nick. Mien­tras to­ma­ban una co­pa, so­nó el te­lé­fono: les iban a so­plar los nom­bres de los ga­na­do­res do­res de los pre­mios. “Da­vid lo co­gió y

sol­tó una lis­ta de nom­bres: ‘Ah, va­le. Vi­vien [Leigh], Vic­tor [Fle­ming], Hat­tie [McDa­niel]’ —re­me­mo­ra Oli­via—. Me que­dé he­cha pol­vo. En la ce­re­mo­nia na­die me pre­sen­tó sus con­do­len­cias”. “Dos se­ma­nas des­pués, me di cuen­ta de que me ha­bían no­mi­na­do en la ca­te­go­ría de me­jor ac­triz se­cun­da­ria, pe­ro se equi­vo­ca­ron. Yo tam­bién era la es­tre­lla”. Du­ran­te la dé­ca­da pos­te­rior ob­tu­vo en­dos oca­sio­nes la es­ta­tui­lla a la­me­jor ac­triz, así co­mo mu­chí­si­mos otros ga­lar­do­nes. Sin em­bar­go, ya ha­bía vi­vi­do en car­ne pro­pia lo cruel que Holly­wood po­día lle­gar a ser. Las lá­gri­mas que de­rra­mó en la no­che de los Os­car de 1940 re­ga­ron las se­mi­llas de su fu­tu­ra mar­cha a Pa­rís. De Ha­vi­lland tam­bién su­frió de­sen­ga­ños fue­ra de la pan­ta­lla. Es­tu­vo lo­ca por Flynn, pe­ro el aus­tra­liano es­ta­ba ca­sa­do. Tam­bién sin­tió una gran atrac­ción por Ho­ward Hug­hes en 1939. Oli­via ro­da­ba Alas de la Ma­ri­na, una pe­lí­cu­la de pro­pa­gan­da que, jun­to al víncu­lo fa­mi­liar de la ac­triz con la avia­ción bri­tá­ni­ca, tá­ni­ca, hi­zo que ella y Hug­hes, a quien ob­se­sio­na­ban los avio­nes, tu­vie­ran pun pun­tos tos en co­mún. El cor­te­jo de Hug­hes fue cual­quier co­sa me­nos cons­tan­te. Al mag­na­te,mag­na te, De Ha­vi­lland le sir­vió pa­ra cu­brir el va­cío que le ha­bía de­ja­do­de ja­do Kat­ha­ri­ne Hep­burn. A Hep­burn le en­can­ta­ba vo­lar, lo mis­mo que a Oli­via, quien se sa­có una li­cen­cia de pi­lo­to. La pa­sión que De Ha­vi­llan­dHa­vi lland sen­tía por la ae­ro­náu­ti­ca la fo­men­tó aún­más Ja­mes Ste­wart, fu­tu­ro ge­ne­ral de bri­ga­da de la Fuer­za Aé­rea que man­tu­vo una re­la­ción se­ria con ella a prin­ci­pios­prin­ci pios de los años cua­ren­ta, has­ta que lo lla­ma­ron a fi­las. Qui­zá el hom­bre del que más se enamo­ró fue­ra John Hus­ton, cu­yo se­gun­do en­car­go co­mo di­rec­tor de un lar­go­me­tra­je­lar go­me­tra­je fue di­ri­gir a De Ha­vi­lland y a Bet­te Da­vis en Co­mo ella so­la, de 1942. Es po­si­ble que el he­cho de que los dos hom­bres con los que se ca­só Oli­via fue­ran es­cri­to­res re­fle­je tam­bién­tam bién la po­bre opi­nión que le ins­pi­ra el sec­tor del ci­ne. Mar­cus Au­re­lius Goo­drich (con­quien con­tra­jo ma­tri­mo­nio en 1946, y de quien se di­vor­ció en 1952) era un te­jano co­no­ci­do so­bre to­do por una no­ve­la am­bien­ta­da en un aco­ra­za­do du­ran­te la I Gue­rra Mun­dial, ti­tu­la­da De­li­lah. (Tu­vie­ron un hi­jo, Ben­ja­min Goo­drich, que mu­rió en 1991, con 41 años, por cul­pa de un lin­fo­ma de Hodg­kin). Des­pués lo hi­zo con Pie­rre Ga­lan­te, quien, al mar­gen de sus obli­ga­cio­nes en Pa­ris Match, tam­bién es­cri­bía re­la­tos mi­li­ta­res, en­tre los que se en­cuen­tra Ope­ra­ción Val­ki­ria.

Oli­via y Pie­rre se co­no­cie­ron la pri­me­ra vez que ella vi­si­tó Fran­cia, en abril de 1952, co­mo in­vi­ta­da del Fes­ti­val de Ci­ne de Can­nes. Con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio en1955. Al año si­guien­te, en Pa­rís, Oli­via y Pie­rre fue­ron pa­dres de una hi­ja, Gi­se­le (que de adul­ta se ha­ría pe­rio­dis­ta y se de­di­ca­ría a cu­brir pa­ra Pa­ris Match el des­lum­bran­te mun­do que ha­bía de­ja­do de in­tere­sar a su ma­dre). Con un ma­ri­do pa­ri­sino y una hi­ja re­cién na­ci­da, De Ha­vi­lland ol­vi­dó su pa­sa­do. [Tras una lar­ga se­pa­ra­ción, Oli­via y Pie­rre se di­vor­cia­ron en 1979].

La cues­tión más pe­lia­gu­da y di­fí­cil de abor­dar con Oli­via de Ha­vi­lland es su in­nom­bra­ble her­ma­na. Al ha­blar de la au­to­bio­gra­fía de Joan pu­bli­ca­da en 1978 No bed of ro­ses [ No es un ca­mino de ro­sas], ella lla­ma­ba al li­bro “No es­más que una men­ti­ra”. Ha re­dac­ta­do una re­fu­ta­ción de lo que con­si­de­ra las fal­se­da­des del li­bro de Fon­tai­ne, un do­cu­men­to pre­pa­ra­do pa­ra cuan­do se es­té quie­ta el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra es­cri­bir su pro­pia au­to­bio­gra­fía. Pe­ro Oli­via quie­re que el­mun­do se­pa que no re­cuer­da el pa­sa­do con ra­bia, so­lo con afec­to. “De pe­que­ña la que­ría mu­chí­si­mo”, de­cla­ra con ges­to nos­tál­gi­co. Des­de la dé­ca­da de 1950 siem­pre se ha ne­ga­do a ha­blar de su her­ma­na.

No fue el ca­so de Joan. En una en­tre­vis­ta de 1978con­ce­di­da a la re­vis­ta Peo­ple, afir­ma­ba: “No­me acuer­do de ha­ber re­ci­bi­do ni un so­lo ges­to de ca­ri­ño por par­te de Oli­via du­ran­te to­da mi in­fan­cia”.

Tal co­mo lo cuen­ta De Ha­vi­lland, el amor fra­ter­nal co­men­zó a des­apa­re­cer cuan­do cum­plie­ron seis y cin­co años,

“Con 44 ki­los de­pe­so, era anoré­xi­ca an­tes de que se uti­li­za­se ese tér­mino”

“Me que­dé he­cha pol­vo al no ob­te­ner el Os car por ‘Lo­qu eel vien­to se lle­vó’. Na­die me pre­sen­tó sus con­do­len­cias”

res­pec­ti­va­men­te. Un día, Joan, que es­ta­ba ju­gan­do al la­do de la pis­ci­na, aga­rró del to­bi­llo a su her­ma­na y tra­tó de ti­rar­la al agua. “Aque­llo me pi­lló des­pre­ve­ni­da”, cuen­ta Oli­via, que era más fuer­te de lo que Joan sos­pe­cha­ba, de mo­do que, en vez de ti­rar­la, Joan se rom­pió la cla­ví­cu­la con­tra el bor­di­llo de la pis­ci­na y tu­vo que lle­var una es­ca­yo­la. Es­te jue­go in­fan­til mar­có el ori­gen de la ma­yor ri­va­li­dad en­tre her­ma­nas de la his­to­ria del ci­ne. (En sus me­mo­rias, Joan si­tua­ba es­te in­ci­den­te des­pués, cuan­do ella te­nía 16 años y Oli­via 17).

A me­di­da que fue­ron cre­cien­do, la ra­bia y la fuer­za fí­si­ca de Joan au­men­ta­ron. El pa­dras­tro de las her­ma­nas, di­rec­tor de unos gran­des al­ma­ce­nes lo­ca­les lla­ma­do Geor­ge Fon­tai­ne, im­po­nía dis­ci­pli­na con ac­ti­tud dic­ta­to­rial y so­lía pe­gar a las be­li­co­sas jó­ve­nes. Fon­tai­ne les da­ba a ele­gir: una cu­cha­ra­da de acei­te de hí­ga­do de ba­ca­lao, que les pro­vo­ca­ba vó­mi­tos, o dar­les gol­pes en las es­pi­ni­llas con una per­cha de ma­de­ra. En cier­ta oca­sión en que Oli­via lle­gó a te­ner 22 car­de­na­les en las pier­nas, un em­plea­do de su co­le­gio in­ter­vino y ad­vir­tió a Fon­tai­ne de que pa­ra­se. No sir­vió de na­da.

La se­ño­ra De Ha­vi­lland pa­só en­fer­ma gran par­te de es­ta épo­ca y mu­chas ve­ces se en­con­tra­ba au­sen­te, en un hos­pi­tal de San Fran­cis­co, de­jan­do a las jó­ve­nes sin pro­tec­ción. Las dos lle­ga­ron a la do­lo­ro­sa con­clu­sión de que ya era ho­ra de mar­char­se de ca­sa. Oli­via se re­fu­gió en el ar­te dra­má­ti­co. Joan hu­yó a Ja­pón y se fue a vi­vir con su pa­dre y la nue­va es­po­sa de es­te en 1933. Vol­vió a Ca­li­for­nia en 1934 y des­cu­brió que su her­ma­na ma­yor es­ta­ba a pun­to de con­ver­tir­se en una es­tre­lla. “Joan vino con mi ma­dre al es­treno de El sue­ño de una no­che de ve­rano en la Ópe­ra de San Fran­cis­co —re­la­ta Oli­via—. Ni si­quie­ra la re­co­no­cí. Se ha­bía de­co­lo­ra­do el pe­lo. Fu­ma­ba. Ya no e ra­mi her­ma­na me­nor. Le re­co­men­dé que se gra­dua­se. ‘No quie­ro’, me con­tes­tó con in­so­len­cia. ‘Quie­ro ha­cer lo­mis­mo que tú”. Fi­nal­men­te ce­dió an­te la in­tran­si­gen­cia de su her­ma­na, pe­ro pu­so un lí­mi­te: no de­bían com­par­tir el­mis­mo ape­lli­do ar­tís­ti­co. “Le pu­se ejem­plos de her­ma­nas me­no­res que se lo cam­bia­ron y que ha­bían triun­fa­do. Pe­ro ella se ne­ga­ba”, ex­pli­ca.

Una vi­den­te lo­gró lo que ella no ha­bía con­se­gui­do. En una fies­ta ce­le­bra­da en ca­sa del ac­tor bri­tá­ni­co Brian Aher­ne, un pi­lo­to que fue no­vio de Oli­via, una adi­vi­na va­ti­ci­nó que Joan no ten­dría éxi­to has­ta que uti­li­za­se un nom­bre ar­tís­ti­co que de­bía te­ner ocho le­tras y em­pe­zar por la efe. Ya lo te­nía: el de su pa­dras­tro mal­tra­ta­dor. Tam­bién pre­di­jo que Joan aca­ba­ría ca­sán­do­se con el an­fi­trión. Acer­tó de nue­vo.

En un pri­mer mo­men­to, Oli­via hi­zo to­do lo po­si­ble por ayu­dar a Fon­tai­ne. Mien­tras ro­da­ba Lo que el vien­to se lle­vó, Da­vid O. Selz­nick in­ten­tó que Jack War­ner le ce­die­se a Oli­via pa­ra fil­mar Re­be­ca jun­to a Lau­ren­ce Oli­vier, pe­ro War­ner se ne­ga­ba. “¿Te im­por­ta­ría que le die­ra el pa­pel a tu her­ma­na?—pre­gun­tó Selz­nick a De Ha­vi­lland—. Es per­fec­ta”. Gra­cias a Re­be­ca (di­ri­gi­da por Al­fred Hitch­cock) Joan ob­tu­vo su pri­me­ra no­mi­na­ción al Os­car. Al año si­guien­te lo­gró otra por Sos­pe­cha, del mis­mo di­rec­tor. Fon­tai­ne ga­nó y de­rro­tó a su her­ma­na, no­mi­na­da por Si no ama­ne­cie­ra. Es­ta­ban sen­ta­das en la mis­ma me­sa cuan­do anun­cia­ron el nom­bre de Fon­tai­ne. “To­da la an­ti­pa­tía que nos ha­bía­mos te­ni­do de ni­ñas, la frac­tu­ra de la cla­ví­cu­la… Re­cor­dé to­do de gol­pe”, es­cri­bió Joan.

Co­rrie­ron ríos de tin­ta so­bre la su­pues­ta pe­lea en­tre Oli­via y Joan en los Os­car de 1947, cuan­do Fon­tai­ne ase­gu­ró que De Ha­vi­lland (que ha­bía lo­gra­do el ga­lar­dón a la me­jor ac­triz por Vi­da ín­ti­ma de Ju­lia No­rris) ha­bía re­cha­za­do su fe­li­ci­ta­ción de ma­los mo­dos. Es po­si­ble que a su her­ma­na ma­yor le sen­ta­ra mal que po­co an­tes Joan di­je­ra de su ma­ri­do Mar­cus Goo­drich: “Lo úni­co que sé de él es que ha te­ni­do cua­tro mu­je­res y ha es­cri­to un li­bro. Una pe­na que no ha­ya si­do al re­vés”.

En la dé­ca­da si­guien­te, cuan­do sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les em­pe­za­ron a apa­gar­se, los co­lum­nis­tas las de­ja­ron en paz. Oli­via se ins­ta­ló en Pa­rís, Joan en Man­hat­tan, y al­can­za­ron una tre­gua has­ta que su­ma­dre en­fer­mó de cán­cer en 1975. Mien­tras que la her­ma­na pe­que­ña es­ta­ba de gi­ra con Flor de cac­tus, Oli­via y su hi­ja, Gi­se­le, se que­da­ron jun­to a ella. Joan es­cri­bió en No bed of ro­ses que, cuan­do asis­tió al fu­ne­ral, Oli­via y ella no se di­ri­gie­ron la pa­la­bra. Al fin se re­con­ci­lia­ron, en pri­va­do, gra­cias al inexo­ra­ble pa­so del tiem­po y a las pro­fun­das creen­cias re­li­gio­sas que am­bas com­par­tían, en la épo­ca en que el hi­jo de Oli­via es­ta­ba en­fer­mo.

Aun­que si­gue sien­do ciu­da­da­na de EE UU, De Ha­vi­lland ha cau­sa­do un gran im­pac­to en su país de adop­ción. El pre­si­den­te fran­cés Ni­co­las

Sar­kozy, al con­ce­der­le la Le­gión de Ho­nor en 2010, de­cla­ró en­tu­sias­ma­do que le pa­re­cía in­creí­ble es­tar de­lan­te de Me­la­nia.

La ac­triz atri­bu­ye su sa­lud y su lon­ge­vi­dad a lo que ella de­no­mi­na “el acró­ni­mo ARL: amor, ri­sas y luz”. To­dos los días ha­ce el cru­ci­gra­ma de The Ti­mes y le ha ase­gu­ra­do a su mé­di­co que pien­sa vi­vir has­ta los 110 años, lo que ex­pli­ca por qué no tie­ne pri­sa por es­cri­bir sus me­mo­rias. Al ser una es­cri­to­ra es­plén­di­da, el li­bro po­dría ser el tes­ti­mo­nio de­fi­ni­ti­vo so­bre el Holl­woood que ella en­car­na co­mo na­die. Tam­bién po­dría su­po­ner el ca­pí­tu­lo fi­nal de la his­to­ria de Oli­via y Joan.

En nues­tro úl­ti­mo en­cuen­tro, De Ha­vi­lland me lle­va al mag­ní­fi­co pa­tio in­te­rior es­ca­lo­na­do del Saint Ja­mes y da cin­co vuel­tas, lle­na de ener­gía, en torno al pe­rí­me­tro. “¡A por los 110!”, ex­cla­ma muy ale­gre: es su ver­sión, con diez años más, del “Cent’an­ni” con que brin­dan los ita­lia­nos.

Co­mo re­ga­lo de des­pe­di­da, me en­tre­ga los pen­dien­tes de Re­cuer­da que tan­to me ha­bían gus­ta­do, pa­ra que se los re­ga­le a mi ma­dre, que cum­ple años el mis­mo día que Oli­via y es fan su­ya des­de ha­ce ocho dé­ca­das. Lue­go me pre­gun­ta con ges­to enig­má­ti­co si me en­can­ta Pa­rís. Tras mi inevi­ta­ble res­pues­ta afir­ma­ti­va, me ob­se­quia con un li­bro so­bre las glo­rias des­apa­re­ci­das de la ciu­dad. “Siem­pre nos que­da­rá Pa­rís”, di­ce Oli­via, des­pi­dién­do­se así con un gui­ño al Holly­wood clá­si­co y tam­bién a la­ma­ne­ra en que ella se li­be­ró de ese mun­do.

La ac­triz an­glo­ame­ri­ca­na se re­la­ja en su ca­sa de Be­verly Hills en 1942. AQUE­LLA DA­MA

(1) Vi­vien Leigh, De Ha­vi­lland y Les­lieHo­ward du­ran­te el ro­da­je de Lo que el vien­to se lle­vó, en 1939. (2) Oli­via re­ci­be jun­to a su ma­ri­do Pie­rre Ga­lan­te a Gra­ce Kelly en la es­ta­ción de tren de Can­nes en 1955. (3) La in­tér­pre­te, que pos­te­rior­men­te ga­na­ría dos Os­car, en 1941. (4) Apren­dien­do un bai­le en la is­la de San­to­ri­ni en 1955 jun­to a la con­de­sa Jac­que­li­ne de Ri­bes. (5) Oli­via deHa­vi­lland en 1997 en su jar­dín de Pa­rís. MÁS ALLÁ DE HOLLY­WOOD 2 5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.