¿LO OUIERO? LO TEN­GO

Em­pe­za­ron a com­prar ‘Pi­cas­sos’ de ado­les­cen­tes y se con­vir­tie­ron en unos de los ma­yo­res y más po­de­ro­sos co­lec­cio­nis­tas de ar­te del mun­do. Es­ta es la his­to­ria de la fa­mi­lia Nah­mad: ju­díos, li­ba­ne­ses y con una vi­da de pe­lí­cu­la.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - –VERA BERCOVITZ

n los años se­sen­ta via­ja­ban a me­nu­do de Pa­rís aMi­lán, don­de re­si­dían, con el co­che re­ple­to de obras de ar­te. En uno de aque­llos tra­yec­tos ata­ron un cua­dro a la ba­ca del au­to­mó­vil por­que no ca­bía en el ma­le­te­ro y tras con­du­cir to­da la no­che, al lle­gar a Mi­lán, se die­ron cuen­ta de que el cua­dro ha­bía vo­la­do. “Rehi­ci­mos el via­je de vuel­ta y en­con­tra­mos la obra en un ar­cén”, ha con­ta­do (Bei­rut, 1947) en

Da­vid Nah­mad más de una oca­sión. Es­ta es so­lo una de las ro­cam­bo­les­cas his­to­rias que han vi­vi­do los her­ma­nos Nah­mad, (fa­lle­ci­do

Jo­seph en 2012), (71 años) y (69), tres

Ez­ra Da­vid de los ma­yo­res co­lec­cio­nis­tas de ar­te del mun­do —po­seen cer­ca de 4.500 obras va­lo­ra­das en unos 2.800 mi­llo­nes de eu­ros— y, en el ca­so de Da­vid, el se­gun­do ma­yor co­lec­cio­nis­ta de obras de des­pués

Pi­cas­so de la fa­mi­lia del pin­tor: tie­ne al­re­de­dor de 300 obras del ma­la­gue­ño.

Lo­sNah­mad­na­cie­ron enLí­ba­no­de un pa­dre ban­que­ro ju­dío que se arrui­nó con el crack del 29. En 1957 se­mu­da­ron aMi­lán y años más tar­de el ma­yor de sus ocho hi­jos, Al­bert, fa­lle­cía en un ac­ci­den­te de avión.

Jo­seph fue el pri­me­ro en in­tere­sar­se en ar­te, que por en­ton­ces no exis­tía co­mo mer­ca­do por­que to­do el mun­do in­ver­tía en dia­man­tes. Joe era un hom­bre jo­ven, noc­tám­bu­lo y des­preo­cu­pa­do que em­pe­zó a com­prar cua­dros a to­dos sus ami­gos ar­tis­tas. Sus her­ma­nos Ez­ra yDa­vid se su­ma­ron al ne­go­cio cuan­do aún eran ado­les­cen­tes. “En­ton­ces un Pi­cas­so cos­ta­ba 15.000 dó­la­res, un Lé­gerd 100...”, re­cor­da­ba Da­vid.

Joe nun­ca se ca­só ni tu­vo hi­jos. Hoy, Da­vid y Ez­ra vi­ven me­dio re­ti­ra­dos en Mon­te­car­lo, don­de de­di­can tiem­po a otra de sus gran­des pa­sio­nes: la ru­le­ta. Mien­tras sus hi­jos, am­bos lla­ma­dos Hi­llel, el nom­bre del abue­lo y pa­triar­ca, di­ri­gen sen­das ga­le­rías de ar­te en Nue­va York y Lon­dres. En 2014, el hi­jo de Da­vid, Helly, de 36 años e ín­ti­mo ami­go de , pa­só

Leo DiCa­prio cin­co me­ses en pri­sión tras una con­de­na por or­ga­ni­zar apues­tas ile­ga­les en su ca­sa deMan­hat­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.