‘Stay at Ho­me Dad’

EnB­rookly­nal­goha­cam­bia­do.¡Fue­ra­ma­dre­sa­tiem­po­com­ple­to! Hoy so­ne­llos los­me­jo­res cui­da­do­res: SAHD.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

no sa­be que es­tá en el co­ra­zón hips­ter de Brooklyn cuan­do un mu­cha­cho for­ni­do y bar­bu­do que lu­ce co­mo un gran­je­ro del si­glo XIX apa­re­ce em­pu­jan­do un pri­mo­ro­so co­che­ci­to do­ble ro­sa high tech y cuen­ta que su tra­ba­jo es que­dar­se en ca­sa con las me­lli­zas Mae y La­na (o Do­ris y Gre­ta, o Au­drey y Bet­te —da­do que to­das las be­bés lle­van aho­ra, de­ma­ne­ra iró­ni­ca, nom­bres re­tro de es­tre­llas de la edad de oro de Holly­wood—). Tam­bién acom­pa­ña a la ma­yor, Zooey (o Franny, o Es­mé, bau­ti­za­da cuan­do lo­más in eran nom­bres to­ma­dos de las no­ve­las de Sa­lin­ger), a quien hay que lle­var a la es­cue­la.

Acer­car­se a di­cho pa­dre es un pla­cer. La ro­pa de al­go­dón or­gá­ni­co y la­na grue­sa de pro­duc­ción lo­cal que lle­va siem­pre es sua­ve al tac­to. Y co­mo pa­ra dar la for­ma ade­cua­da al pe­lo fa­cial so­lo se afei­ta con na­va­ja y acei­tes na­tu­ra­les en cier­tas an­ti­guas bar­be­rías, su piel hue­le a eu­ca­lip­to. Tie­ne tiem­po de cui­dar­se, por­que no ne­ce­sa­ria­men­te se pa­sa el día so­lo con las cria­tu­ras. Aun­que la idea ori­gi­nal era des­pe­dir a la can­gu­ro y al ama de lla­ves tras el par­to (na­tu­ral y en ca­sa, of cour­se), ocu­rre que en­mu­chas oca­sio­nes la­mu­jer, a los po­cos días de dar a luz, de­bía vol­ver a la ofi­ci­na enMan­hat­tan —y a su sa­la­rio de cin­co ci­fras de ban­que­ra—, así que el des­pi­do no lle­ga­ba a ma­te­ria­li­zar­se. Por­que tam­bién que­da­ba abier­ta la po­si­bi­li­dad de que él pre­fi­rie­se re­gre­sar la star­tup de in­ter­net con la que tra­ta­ba de se­du­cir a in­ver­so­res des­de ha­cía tiem­po, aun­que con con­si­de­ra­ble me­nos éxi­to que con la cer­ve­za ar­te­sa­nal que ha­bía co­men­za­do a pro­du­cir en el só­tano de su browns­to­ne, y que sus ami­gos de­cían que de­bía ofre­cer en el­mer­ca­do de gran­je­ros de la es­qui­na.

Pa­ra el Brooklyn dad la vi­da es­tá re­sul­tan­do ex­tre­ma­da­men­te agra­da­ble. Se com­pró una bi­ci­cle­ta de pi­ñón fi­jo (una bi­ci­cle­ta con cam­bios es so­cial sui­ci­de, equi­val­dría a lle­var una ca­mi­se­ta deMon­san­to en esa par­te de la ciu­dad) y has­ta se en­cuen­tra en­me­jor for­ma que nun­ca.

El úni­co mo­men­to que no dis­fru­ta es cuan­do tie­ne las reunio­nes del co­le­gio de Zooey en la ciu­dad (la ma­dre exi­gió que fue­ra a la mis­ma es­cue­la hi­per­tra­di­cio­nal de ni­ñas que ha­bía ido ella). Allí sa­be que se re­fie­ren al él co­mo el SAHD, las si­glas de Stay At Ho­me Dad, pe­ro que en in­glés sue­nan co­mo sad [tris­te]. Otros lo ca­li­fi­can, a sus es­pal­das pe­ro no tan­to, de ma­cho be­ta. Pe­ro de vez en cuan­do apa­re­ce al­gún pa­dre más sim­pá­ti­co. Uno de ellos pro­bó una tar­de la cer­ve­za de su só­tano y au­to­má­ti­ca­men­te le ofre­ció va­rios­mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra con­ver­tir­la en la­mar­ca­por ex­ce­len­cia de la nue­va ge­ne­ra­ción. Tras el éxi­to ini­cial, in­clu­so hay pla­nes pa­ra que even­tual­men­te la com­pa­ñía sal­ga a bol­sa.

Mien­tras tan­to, el mu­cha­cho se si­gue de­di­can­do a la bar­ba, la bi­ci y las be­bés. Po­drá ser mu­chas co­sas, pe­ro na­die lo po­dría ca­li­fi­car de pa­pá tris­te. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.