Los Dia­blos de Char­lie

EM­MA CLINE REIN­VEN­TA EN ‘LAS CHI­CAS’ LA LE­YEN­DA RO­JA DE CHAR­LES MAN­SON Y SU REBAÑO DE LOBAS FE­RO­CES

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

sí can­ta en

Neil Young Hip­pie Dream: “Otra flo­wer child que se ha mar­chi­ta­do / En una ha­bi­ta­ción lle­na de éter con gan­chos de don­de cuel­ga la car­ne / Es tan feo / tan feo / Y los bar­cos de ma­de­ra / Son el sue­ño hip­pie / Vol­ca­dos por los ex­ce­sos / Es tan feo…”. Y la chi­ca flo­ri­da aquí se lla­ma .Y

Evie Boyd ya es­tá se­ca. Pe­ro no pue­de ol­vi­dar su muy, lla­mé­mos­la aven­tu­re­ra, ju­ven­tud. Va­rias dé­ca­das atrás, cuan­do te­nía ca­tor­ce años, huía del di­vor­cio de sus pa­dres que se pre­gun­ta­ban: ‘Qué va a ser de ti le­jos de ca­sa, ne­na, qué va a ser de ti’.

A to­dos —re­bel­des con o sin cau­sa— nos pa­só un po­co, de acuer­do. Pe­ro Evie tu­vo en su tiem­po per­di­do al­guien a quien nun­ca que­rría­mos en­con­trar: el muy vo­lá­til, me­siá­ni­co y li­sér­gi­co mú­si­co me­dio­cre y ab­so­lu­ta­men­te de­li­ran­te gu­rú

de co­mu­na [ ] al

Rus­sell Ha­drick Char­les Man­son vo­lan­te de un au­to­bús es­co­lar pin­ta­do de ne­gro.

Sí, Las chi­cas (Ana­gra­ma) rein­ven­ta la le­yen­da ro­ja de Man­son y su rebaño de lobas fe­ro­ces. Pe­ro aten­ción: Las chi­cas no se con­for­ma con vol­ver a un te­rri­to­rio tan­tas ve­ces ex­plo­ra­do y, aun­que la au­to­ra del li­bro ha­ya

Em­ma Cline re­co­no­ci­do es­tar ob­se­sio­na­da por Los dia­blos de Char­lie, opta por usar el true cri­me co­mo te­lón de fon­do y lle­var al primer plano el mo­do en que fun­cio­nan las men­tes ju­ve­ni­les. Tan ma­ne­ja­bles y tan fá­ci­les de es­tre­llar. Tan as­quea­das y abu­rri­das del mun­do de sus ma­yo­res. La ju­ven­tud co­mo dro­ga de­fi­ni­ti­va. Y tan adic­ti­va (al­gún crí­ti­co acu­só a Las chi­cas de es­tar de­ma­sia­do enamo­ra­da de sí­mis­ma y de, ca­si con los mo­da­les hi­per­es­té­ti­cos de la al­gu­na vez chi­ca

, ma­qui­llar el­ho­rror con So­fia Cop­po­la co­lo­res cool). Pe­ro lo­que en es­te­más que en­co­mia­ble de­but aca­ba im­po­nién­do­se es una pro­sa tan pre­ci­sa co­mo lírica.

Y —co­mo ad­vier­te Neil Young— el sue­ño de un oa­sis de­vie­ne en la pe­sa­di­lla de un es­pe­jis­mo don­de, a la ho­ra del nau­fra­gio, nun­ca hay bo­tes su­fi­cien­tes pa­ra to­dos.

Y las chi­cas no son las pri­me­ras en sal­tar des­de cu­bier­ta.

Y se hun­den con el bar­co. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.