(Des) He­cho en USA

HOR­DAS DE YAN­QUIS BUS­CAN CRU­ZAR LA FRON­TE­RA HA­CIA UN PAÍS ES­TA­BLE LLA­MA­DO MÉ­XI­CO EN ‘LOS MANDIBLE’, DE LIO­NEL SHRIVER

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - POR RODRIGO FRESÁN

Ima­gi­nen que en­tra en una li­bre­ría,

Ba­rack Oba­ma ha­ce sus com­pras y, de pa­so, ad­quie­re el re­ga­li­to per­fec­to pa­ra : la nue­va

Do­nald Trump no­ve­la de ti­tu­la­da Los

Lio­nel Shriver Mandible y sub­ti­tu­la­da Una fa­mi­lia, 2029-2047 (Anagrama).

Sí, la co­sa va de dis­to­pía fu­tu­ris­ta. A Shriver siem­pre le ha gus­ta­do en­tre­te­ner e in­quie­tar con los gran­des te­rro­res nor­te­ame­ri­ca­nos. Ya sa­ben, que su hi­jo sea un psi­có­pa­ta ( Te­ne­mos que ha­blar de Ke­vin), que el se­gu­ro mé­di­co no cu­bra su tra­ta­mien­to de cán­cer ( To­do es­to pa­ra qué), que esos ki­li­tos de más as­cien­dan a to­ne­la­da ( Big Brot­her) o ha­cer vo­lar por los ai­res su ma­tri­mo­nio per­fec­to ( El mundo des­pués del cum­plea­ños). Al­go pa­re­ci­do a lo de , pe­ro sin la ne­ce­si­dad de

Step­hen King apo­yar­se en el ho­rror so­bre­na­tu­ral. E ima­gi­nen a Trump tem­blar por­que Los Mandible trans­cu­rre en un EE UU en ban­ca­rro­ta en el que la hi­per­in­fla­ción ele­va el pre­cio de una le­chu­ga a 20 dó­la­res. Y— war­ning!— hor­das de yan­quis desean cru­zar el Río Gran­de en di­rec­ción sur y ser de nue­vo fe­li­ces en un país fuer­te y es­ta­ble lla­ma­do Mé­xi­co que, cla­ro, cons­tru­ye un mu­ro pa­ra que no se le lle­ne el pa­tio de grin­gos. Yes­te­mu­ro de la chin­ga­da sí que lo pa­gan los me­xi­ca­nos con mu­cho gus­to. Y el mundo obe­de­ce al tán­dem ru­so­chino con el “to­do­po­de­ro­so de por vi­da” al fren­te. Yme­jor Vla­di­mir Pu­tin no men­cio­ne­mos el apa­gón tec­no­ló­gi­co de 2024 o las superbacterias re­sis­ten­tes a an­ti­bió­ti­cos que han aca­ba­do con esa po­co hi­gié­ni­ca cos­tum­bre de es­tre­char­se las ma­nos. Y los muy de­va­lua­dos Mandible es­tran­gu­lán­do­se en­tre ellos, obli­ga­dos a mal­vi­vir en una ca­si­ta de Brooklyn, ca­yen­do en pi­ca­do y sin fuer­zas ni pa­ra pe­lliz­car­se con­fian­do en que to­do sea un ma­lí­si­mo sue­ño.

Ya se­guir tem­blan­do, Do­nald. Aun­que se cue­la una alu­sión a una pa­sa­da “Ad­mi­nis­tra­ció­nChel­seaC­lin­ton” en la cual pa­sa­ron­co­sas­muy ra­ras, el­man­da­ta­rioes­ta­dou­ni­den­se se lla­ma­rá , pri­mer

Dan­te Alvarado pre­si­den­te la­tino na­ci­do en el DF y no en DC. Él ha da­do la or­den de que to­do el oro en­ma­nos pri­va­das pa­se a ser par­te del men­guan­te te­so­ro na­cio­nal, sor­ti­jas de boda in­clui­das.

YDo­nald (que se­gún Shriver es “al­guien que ni amí se me hu­bie­se ocu­rri­do”) si­gue tem­blan­do. Y Ba­rack se ríe a car­ca­ja­das en su­nue­va re­si­den­cia­deWas­hing­to­na­dos ca­lles­de la­de la pri­me­ra hi­ja-da­ma , mien­tras

Ivan­ka son­ríe con esa son­ri­sa. � Me­la­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.