MO­DE­LO DE CAM­PEO­NA­TO

Axel Pons, hi­jo del cam­peón de mo­to­ci­clis­mo, cam­bia el pad­dock por la mo­da.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - –MAR­TÍN BIANCHI

“A LOS 19 AÑOS ME TU­VE QUE IR DE CA­SA POR­QUE YA ES­TA­BA HAS­TA ARRI­BA DE LAS MO­TOS”

Axel Pons (Bar­ce­lo­na, 1991) re­cuer­da muy po­co so­bre lo que le ocu­rrió el 15 de ju­nio de 2008 mien­tras com­pe­tía en una de las prue­bas del Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Ve­lo­ci­dad, en el cir­cui­to de Je­rez de la Fron­te­ra. En la pri­me­ra vuel­ta de la ca­rre­ra, el hi­jo de Si­to Pons, le­gen­da­rio bi­cam­peón mun­dial de mo­to­ci­clis­mo, cho­có con­tra otro pi­lo­to y ca­yó al as­fal­to. Al in­ten­tar po­ner­se en pie, una cua­dri­lla de mo­tos se lo lle­vó por de­lan­te y lo lan­zó por los ai­res.

“Mi ca­be­za bo­rró ese mo­men­to”, me di­ce Axel mien­tras jue­ga ner­vio­so con sus ani­llos. En sus de­dos se ha ta­tua­do “Li­ve Fast” (Vi­ve rá­pi­do), pe­ro son las ci­ca­tri­ces en su cuer­po las que le re­cuer­dan aque­lla caí­da ca­si mor­tal. Se rom­pió las dos pier­nas, una ro­di­lla y la pel­vis y se le­sio­nó un pul­món y el hí­ga­do. “Lo cu­rio­so es que lo pri­me­ro que pen­sé al des­per­tar­me en el hos­pi­tal fue: ‘Os­tras, qui­zá ya no pue­da vol­ver a co­rrer’. Po­dría ha­ber­me ma­ta­do, pe­ro yo es­ta­ba pen­san­do en cuán­do iba a re­gre­sar a la com­pe­ti­ción”, re­co­no­ce. Tras seis me­ses de reha­bi­li­ta­ción, ya es­ta­ba de nue­vo mon­ta­do en su mo­to y par­ti­ci­pan­do en mun­dia­les.

Diez años —y nue­ve mun­dia­les— des­pués, ha col­ga­do el cas­co pa­ra pro­bar suer­te co­mo mo­de­lo. “Ha­ce un tiem­po me hi­cie­ron unas fo­tos pa­ra un pa­tro­ci­na­dor de ro­pa de mi es­cu­de­ría y el fo­tó­gra­fo me di­jo: ‘Tie­nes que de­jar las mo­tos y de­di­car­te a la mo­da’. En ese mo­men­to me en­tró la ri­sa”, re­cuer­da. Pe­ro en la agen­cia de mo­de­los Sight Ma­na­ge­ment, que re­pre­sen­ta a top mo­dels co­mo An­drés Ve­len­co­so, Jor­dan Ba­rrett o Mar­lon Tei­xei­ra, se lo to­ma­ron muy en se­rio. Cuan­do lo vie­ron —1,82 de al­tu­ra, ojos azu­les—, no du­da­ron en ofre­cer­le un con­tra­to.

En un pri­mer mo­men­to, el cam­bio le dio vér­ti­go, pe­ro es­tá acos­tum­bra­do a la adre­na­li­na. Des­pués de to­do, cre­ció vien­do a su pa­dre com­pe­tir los fi­nes de se­ma­na y a su ma­dre ate­rra­da fren­te al te­le­vi­sor, con la ame­na­za de la tra­ge­dia. Con cua­tro años, él ya se mon­ta­ba en las fal­das de su pro­ge­ni­tor y pa­sea­ba por los ca­mi­nos de la Cos­ta Bra­va. “Me acuer­do de es­tar su­bien­do las cues­tas cer­ca de nuestra ca­sa y él ha­cien­do ca­ba­lli­tos con la mo­to”.

Cuan­do cum­plió cin­co años, le re­ga­la­ron su pri­me­ra mo­to­crós. Pe­ro no lo de­ja­ron com­pe­tir has­ta los 13. Su­pli­có pa­ra que lo de­ja­ran co­rrer. “Des­de en­ton­ces has­ta hoy ha si­do un no

pa­rar”. No fue fá­cil. Tu­vo que po­ner­se al día, por­que el res­to de pi­lo­tos de su ca­te­go­ría ya lle­va­ba años en­tre­nan­do y par­ti­ci­pan­do en com­pe­ti­cio­nes. Y lue­go es­ta­ba la cues­tión de su gran en­ver­ga­du­ra: en el mo­to­ci­clis­mo, ser al­to pue­de ser un hán­di­cap. —¿Te­nía al­gún ritual an­tes de una ca­rre­ra? —Uf, to­dos los pi­lo­tos te­ne­mos ma­nías. Yo, por ejem­plo, me po­nía el guan­te de­re­cho an­tes que el iz­quier­do.

Aho­ra esos guan­tes es­tán guar­da­dos. El cam­bio de mar­cha no ha su­pues­to el dra­ma fa­mi­liar que ca­bría es­pe­rar. Axel se crio en­tre mo­to­res —su her­mano, Ed­gar Pons, tam­bién es pi­lo­to— y su pa­dre so­ña­ba con as­cen­der­lo a Mo­toGP, la cla­se rei­na del mo­to­ci­clis­mo, pe­ro el clan Pons se to­mó muy bien su sal­to del pad­dock a las pa­sa­re­las. “Me apo­ya­ron mu­cho. Mi pa­dre me di­jo: ‘Si te apor­ta al­go, ade­lan­te’. Nun­ca in­ten­tó di­sua­dir­me”, me ex­pli­ca.

Su ma­dre, Lau­ra Ra­món, sus­pi­ró de ali­vio cuan­do re­ci­bió la no­ti­cia. “Ella lo pa­só muy mal en la épo­ca en que mi pa­dre fue pi­lo­to pro­fe­sio­nal. Ya ha­bía su­fri­do mu­cho con él y lue­go fui­mos mi her­mano y yo a de­cir­le que tam­bién que­ría­mos co­rrer. Es un mun­do muy com­pli­ca­do, exi­gen­te y pe­li­gro­so. Su­pon­go que aho­ra duer­me más tran­qui­la”, re­co­no­ce en­tre ri­sas.

Sus pa­dres no le per­mi­tie­ron de­jar los es­tu­dios, así que com­pa­gi­nó la com­pe­ti­ción con el ins­ti­tu­to y, lue­go, la uni­ver­si­dad. Cur­só Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de Em­pre­sas en La Sa­lle, en Bar­ce­lo­na, y se con­vir­tió en el úni­co de su ca­te­go­ría con un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio.

—Des­pués de tan­tos sa­cri­fi­cios, ¿por qué ha de­ci­di­do de­jar las ca­rre­ras?

— Es­te año es nue­vo, un im­pas­se pa­ra mí. No me sen­tía mo­ti­va­do y de­ci­dí dar un pa­so atrás. Lle­vo nue­ve años en el mun­dial y que­ría pen­sar en otros pro­yec­tos. No descarto vol­ver a su­bir­me a una mo­to, mi sue­ño si­gue sien­do com­pe­tir y ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos en un buen equi­po. Pe­ro nue­ve años pen­san­do en lo mis­mo… La vi­da es­tá lle­na de opor­tu­ni­da­des. —¿En su fa­mi­lia se ha­bla de otra co­sa que no sean mo­tos? —A los 19 años me tu­ve que ir de ca­sa por­que ya es­ta­ba has­ta arri­ba de las mo­tos: en el cir­cui­to, en ca­sa… Era un mo­no­te­ma. Eso crea­ba mu­chas dis­cu­sio­nes y cuan­do pu­de, me lar­gué. Me in­de­pen­di­cé, pe­ro en bue­nos tér­mi­nos. Me sir­vió pa­ra des­co­nec­tar y abrir la ca­be­za.

Por eso, y por su atrac­ti­vo y des­par­pa­jo, en su fa­mi­lia no se ex­tra­ña­ron cuan­do anun­ció que iba a pro­bar suer­te co­mo mo­de­lo. El año pa­sa­do, mien­tras com­pe­tía, co­men­zó a rea­li­zar sus pri­me­ros edi­to­ria­les y des­fi­les. ¿Qué opi­na­ban sus com­pa­ñe­ros de pad­dock?, le pre­gun­to. “Ima­gino que se ha­brán har­ta­do de reír. Pe­ro me di­vier­to mu­cho ha­cien­do es­to”, res­pon­de. En reali­dad, el que ríe es él. “Al fi­nal, ha­ber es­tu­dia­do en la uni­ver­si­dad me da otra pers­pec­ti­va so­bre el ne­go­cio de la mo­da. Ten­go va­rios pro­yec­tos en men­te, ya no co­mo mo­de­lo, sino co­mo em­pren­de­dor. En unos me­ses po­dré con­tar­te más”. Co­mo re­zan sus de­dos: Li­ve Fast. Vi­ve rá­pi­do.

“NO DESCARTO VOL­VER A LAS CA­RRE­RAS. MI SUE­ÑO SI­GUE SIEN­DO COM­PE­TIR Y OB­TE­NER BUE­NOS RE­SUL­TA­DOS. PE­RO LA VI­DA ES­TÁ LLE­NA DE OPOR­TU­NI­DA­DES”

Axel lu­ce ca­za­do­ra de an­te ma­rrón de Mas­si­mo Dut­ti, ca­mi­se­ta gris de Adol­fo Do­mín­guez y pan­ta­lón va­que­ro 511 de Le­vi’s.

A la iz­da., con po­lo y va­que­ro de Mas­si­mo Dut­ti y za­pa­ti­llas All- Star de Con­ver­se. A la dcha., con ca­mi­se­ta de Mas­si­mo Dut­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.